10 VENTAJAS DEL COWORKING

¿Tu casa se te cae encima? ¿Quieres una oficina, pero te preocupa el contrato de alquiler, limpieza, luz, internet, etc., las facturas y los costes imprevistos? ¿Necesitas separar el trabajo de tu vida personal?

Hoy vamos a descubrir las 10 principales ventajas que ofrece el coworking frente a una oficina tradicional, el trabajo desde casa o cafeterías con wifi.

Antes de empezar a leer, deberías responder a una pregunta importante: ¿sabes qué es un coworking? Si la respuesta es no, te invitamos a leer nuestra entrada “Qué es un coworking y su historia”. Si la respuesta es sí, pero sigues sin tener claro que factores lo diferencian o lo hacen la mejor opción para ti, empecemos a enumerarlos.

1. Adiós a la soledad

¿Cuántas veces has sentido que estabas solo en tu espacio de trabajo, sea un despacho, una oficina o tu propia casa? Es en ese momento cuando la motivación disminuye considerablemente y la sensación de aislamiento te invade. Tienes que tomar una decisión o resolver un problema en el trabajo y necesitas consejo; o simplemente contarlo en voz alta para aclarar ideas; o hacer un break para despejar la mente y retomar el tema después. Y solamente tienes el silencio haciéndote compañía.

Siempre hay alguien en el coworking, alguien que conoces y te resulta familiar. Ya sean tus compañeros, otros emprendedores u otras empresas. Incluso los propios gestores del espacio. Siempre tendrás esa sensación de sentirte acompañado en todo momento.

2. Ubicación

En muchas ocasiones la ubicación de la oficina es parte de la marca, una buena localización es sinónimo de una entidad consolidada y de éxito. Pero, ¿quién puede permitirse una oficina en el centro y mantener la estabilidad económica de la empresa? Además, si estás empezando un nuevo proyecto, tendrás que seleccionar meticulosamente cada pequeña inversión y dónde establecer tu despacho podría verse afectado.

Gracias a los espacios coworking, este problema tiene fácil solución. Los espacios suelen estar ubicados en zonas de relevancia, siendo éste uno de los puntos fuertes a la hora de ofrecer sus servicios. Trabajar en el centro de la ciudad, en una zona estratégica de negocios, en un TechHub o en el barrio histórico o de moda estará al alcance de cualquier startup o autónomo que esté empezando. Por ejemplo, en nuestro caso estamos ubicados estratégicamente entre el puerto de Valencia – el TechHub de la ciudad – y el Cabañal, un barrio con su propia historia en Valencia que se está convirtiendo en la zona más trendy de Valencia después de Ruzafa. Un espacio de trabajo a pocos metros del puerto y a pasos del mar. ¿Quién no querría hacer un descanso disfrutando del sol del mediterráneo o un paseo por la playa?

3. Servicios incluidos 

Necesitas una oficina, necesitas luz, agua, electricidad, limpieza, climatización, café, agua, internet… y además servicios variados sala de reuniones, zona social o una cocina para tomar el ansiado café de la mañana. En un espacio coworking no tendrás que preocuparte por la gestión de todos y cada uno de estos proveedores: el contrato de alquiler, de los servicios, el mantenimiento, la resolución de las complicaciones contractuales cada vez que hay algún problema y el pago de todas las facturas a final de mes, que a veces se hinchan imprevisiblemente. El ahorro en tiempo y el control de costes será mayúsculo. Simplemente con tener un ordenador será suficiente para aprovechar todas las ventajas que ofrecen, en una sola factura al mes.

4. Flexibilidad

Primero, flexibilidad con el contrato de alquiler; en una oficina tradicional, el contrato suele tener duraciones superiores a un año, adquiriendo así un compromiso que quizá no te interese. En un espacio de coworking, el compromiso es mensual, dando la flexibilidad que muchos necesitan.

También flexibilidad horaria; en una oficina tradicional te encontrarás con horarios fijos e instalaciones cerradas a partir de una hora concreta. En tu casa es posible que tus compañeros o tus hijos marquen los horarios “eficientes” y dependas de otros para poder fijar tu horario laboral.

En un espacio coworking tú eliges a qué hora entras y a qué hora sales. Tú eliges cuantas horas vas a trabajar al día o si quieres organizarte por partes. La mayoría de los espacios tienen un horario comercial o cierran los fines de semana, sin embargo, como en nuestro caso, existe la posibilidad de ofrecer acceso 24 horas cualquier día de la semana a las instalaciones. Este tipo de servicio te abre un sinfín de posibilidades ya que, hay quién es más eficiente en horario nocturno o vespertino, o, simplemente, tiene reuniones con clientes que tiene otra franja horaria.

5. Conciliación entre vida personal y trabajo

Uno de los principales problemas que encuentran los trabajadores independientes es el aislamiento y la dificultad para diferenciar entre su trabajo y la vida personal. Gracias a un espacio coworking resulta mucho más sencillo fijar un horario, unas obligaciones y, en definitiva, crear tu propia rutina laboral. La conciliación entre la vida familiar, personal y el trabajo sucede de una manera mucho más fácil.

6. Aprecias tu trabajo

En ocasiones, la mayoría del tiempo estás realizando la misma actividad, ya sea en casa o en el despacho. Para ti, lo que haces es normal, incluso puede hacer que no valores lo que haces. Cualquier trabajo desempeñado tiene su valor, su dificultad y su coste. Puedes ser el mejor programador y pensar que cualquiera puede hacerlo o ser un gran vendedor y considerarlo una tarea sencilla.

Sin embargo, esto no te ocurrirá en un coworking. Al compartir el espacio con diferentes empresas, distintos sectores y todo tipo de persona, te darás cuenta del valor que tiene tu trabajo. Las tareas que desempeña cada uno tienen su importancia en el mercado laboral. Verás que no todo el mundo es capaz de programar, vender, relacionarse, enseñar, emprender o diseñar. Te sentirás único, te sentirás bien.

7. Crecimiento escalable

Uno de los factores que más preocupan a la hora de establecer tu oficina es la incertidumbre. Nunca estás seguro del espacio que necesitas a partir del crecimiento de la propia empresa. A veces, estás empezando y no sabes si en un día o en un mes, el número de trabajadores va a pasar de 2 a 3 o de 2 a 7. Otras veces, sin embargo, son las predicciones las que fallan y una inversión en un despacho para 20 trabajadores, se ha convertido en una escala industrial que no has conseguido llenar con más de 10 personas, y, por lo tanto, un coste fijo evitable.

Este tipo de situaciones son mucho más fáciles de controlar si trabajas en un espacio coworking. Si tu empresa necesita incorporar a un nuevo trabajador, bastará con alquilar un nuevo puesto fijo o flexible. No tendrás que cambiar de oficina asiduamente en función de lo que oscile el número de integrantes de tu plantilla. La inversión será ajustada a las necesidades de cada momento, segura y fácil de controlar.

8. Imagen Profesional

 Cuando eres un emprendedor, un autónomo o un freelance no vas a necesitar demasiado espacio para ti, pero, ¿qué pasa si tienes una reunión con un cliente? ¿vas a alquilar una sala de reuniones por horas distinta en cada reunión o directamente la vas a tener en el salón de tu casa? ¿quieres que sea en un lugar profesional, de diseño y que impresione o en una cafetería cualquiera?

Los espacios de coworking ofrecen zonas donde podemos recibir a nuestros clientes o incluso salas de reuniones que entran en la mensualidad, por horas o incluso la posibilidad de tener expuesto nuestro producto o un taller de formación. Y algunos, como Vortex Coworking, tienen un diseño de vanguardia, moderno, profesional e inspirador.La imagen que ofreces a un cliente que te recibe con además una localización perfecta, no tiene precio.

9. Cultura de Solidaridad

Por lo general, en una oficina tradicional cada uno va por su cuenta. Y en una cafetería no necesariamente te rodeas de profesionales consolidados ni de gente de confianza. Pero una de las normas no escritas en un espacio coworking es la de ayudarse unos a otros y hacer comunidad. Los coworkers siempre tienen la intención de ayudar y colaborar con el resto de compañeros. A lo largo de una jornada laboral hay infinidad de oportunidades para ser solidario unos con otros, ya que coexistiremos con diferentes sectores y diferentes perfiles de gente con distintas habilidades.

10. Sin conflicto de intereses

 Cuando estás en la oficina siempre existe esa sensación “extraña” en la que tus compañeros se pueden convertir en tus rivales o tu jefe controla todos tus movimientos. Los objetivos y las primas pueden marcar el ambiente de trabajo, generar conflictos entre compañeros,  o enturbiar la mejor la de las relaciones.

En un espacio de coworking tus compañeros trabajan en distintas compañías, empresas y proyectos. Nadie buscará imponer su criterio, o demostrar que es mejor que otro. La tensión desaparece, la colaboración es desinteresada, la relajación y la confianza aumentan, y con ello, la productividad también.

La comunidad de coworkers es más que una oficina compartida, es una filosofía con una misión clara: ayudar a los trabajadores en su aventura profesional. Rodearse de otros profesionales es la mejor forma de emprender este camino; compartir, colaborar, y crecer juntos. Ahora ya sabes que sólo necesitas tu ordenador y encontrar tu espacio.

Vía: Coworking Spain

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.