3 formas de optimizar tu procrastinación y ser más productivo

A todos nos ha pasado: estamos concentrados haciendo nuestro trabajo y, de repente, nos ponemos a mirar Facebook, Twitter o entramos en la web de un periódico. Si esto te ocurre frecuentemente, te mostramos tres formas de optimizar tu procrastinación y que te ayudarán a ser más productivo.

Son muchos los que pasan gran parte de su jornada laboral mirando sus Redes Sociales o consultando alguna web de entretenimiento e información.

Por esa razón, al final acaban haciendo horas extra porque no han terminado el trabajo diario que les correspondía.

De hecho, a veces esto ocurre porque pasan demasiadas horas en la oficina y necesitan evadirse. Y es que nuestro cerebro necesita un descanso después de un largo periodo de concentración.

Si esto ocurre, lo mejor es levantarte de tu puesto y dar una pequeña vuelta. A continuación, vuelve a la rutina.

En el caso de que no funcione u ocurra más veces de las que debería, te recomendamos una serie de trucos para combatir la procrastinación y mejorar tu productividad elaborados por Art Markman, doctor en Psicología y Marketing de la Universidad de Texas. Ojo, no son consejos para vencerla, sino opciones para optimizar ese “tiempo perdido” que destinas a cosas que no te benefician en tu trabajo.

1. Adquiere una nueva habilidad

Nunca deberíamos dejar de aprender. Por eso, si eres de los que dedicas gran parte de tu jornada a ver vídeos de gatitos en YouTube, ¿por qué no gastar ese tiempo en algo que te vaya a beneficiar en un futuro? Practicar o mejorar una habilidad puede ser muy beneficioso para tu carrera, y destinar ese “tiempo perdido” en mejorar tus dotes negociadoras o en aprender a programar será de lo más productivo.

2. Ten un libro a mano

Una de las razones por las que empiezas a procrastinar es porque tu cerebro te demanda realizar una actividad más pasiva, es decir, algo que necesite menos concentración. Por eso, una de las mejores opciones si necesitas procrastinar es leer, ya que es una tarea que se encuentra en un limbo entre borrar emails y crear una presentación original para convencer a un cliente.

Si te sientes culpable por leer en el trabajo y crees que todos te observan, te recomendamos abrir un blog y escribir sobre tus intereses literarios, tus aficiones o sobre la nueva habilidad que estás aprendiendo.

3. Comienza con el “trabajo divertido”

Todos nosotros tenemos una serie de tareas en el trabajo que son más divertidas que otras o, simplemente, que nos gusta más hacer. Éstas suelen motivarnos, por lo que son perfectas para los momentos de procrastinación, ya que nos estimularán para hacer los proyectos más aburridos que tenemos que entregar o más costosos.

Escrito por Ana Muñoz

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.