Hay muchas razones para empezar un negocio.

Tal vez quieres dedicarte a lo que te gustaser tu propio jefe o encontraste una oportunidad en el mercado. Sea lo que sea, debe despertar ese fuego interior que te impulse a seguir adelante cuando las cosas se pongan difíciles.

Cuando empecé mi negocio online de desarrollo personal, no tenía mucha idea de cuál era la situación de la industria en ese momento. Lo único que sabía era que quería inspirar a las personas a conseguir sus sueños.

El día que lancé mi página web estaba lleno de emoción, pero eso solo era el comienzo de un largo camino lleno de altas y bajasAprendí muchas cosas siendo emprendedor, lecciones valiosas que luego me sirvieron en los siguientes proyectos de mi carrera.

Aquí te enseñaré 5 lecciones que aprendí en mi primer negocio online:

 

1. No todos te apoyarán

Cuando le comenté a algunos amigos que empezaría un proyecto online, no recibí la respuesta que esperaba. Incluso mis familiares dudaron de mí. A pesar que fue difícil aceptarlo al principio, decidí que eso me impulsaría a trabajar mucho más.

Tienes que tener muy claro el por qué lo estás haciendo.

Interioriza tu misión y visión, y verás cómo esos comentarios negativos pierden sentido. La sensación de ver a esas personas que dudaron de ti al principio, preguntándote ahora cómo lo hiciste, es indescriptible.

Las opiniones de las personas no te motivarán tanto como alcanzar tus objetivos.

2. Recorrerás un largo camino

La vida es una secuencia de lecciones que debes vivir para aprender.

Aunque no tenía mucho conocimiento de mi industria al empezar, no deje que eso me detuviera de ir tras mi sueño. Contraté a un reconocido consultor que se había desempeñado durante muchos años en el desarrollo personal.

Me enseñó muchas cosas valiosas, quiénes eran los personajes más importantes, cuáles eran las tendencias, qué programas eran los más útiles, etc.

También me presentó a otro blogger que estaba en el mismo camino que yo, quien me enseñó habilidades básicas como administrar el gestor de la web y hacer reportes mensuales. Sin mencionar que aprendí a colaborar con otros, en lugar de competir.

Hasta el día de hoy sigo aprendiendo cosas nuevas, lo importante es que no dejé que la inexperiencia me detenga.

3. Intentarán hundirte

Cuando ya había tenido ciertos clientes en mi asesoría personalizada, hubo una persona que me acusó falsamente de haberla engañado y lo hizo público a través de las redes sociales.

Como dueño de un negocio online, esta es una de las peores cosas que te pueden pasar. Sabes que si no reaccionas adecuadamente, tu reputación y credibilidad pueden verse seriamente afectadas.

Investigué el caso, me asesoré con un abogado y no asumí ninguna culpa (ya que no la tenía). Me comuniqué con la persona y le dije que el caso ya había sido informado con mi abogado. No volví a saber más después de eso.

Algunas personas quieren sacar provecho o hundir tu negocio, no lo permitas.

4. Rodéate de personas que te apoyen

Aunque la primera respuesta de mis amigos y familiares no fue tan buena, en Internet encontré personas que me apoyaron y fueron los primeros visitantes de mi página web.

Me uní a algunos grupos de Facebook de emprendedores que estaban en el mismo camino que yo. Esto no solo me ayudó a aprender ciertas cosas de los negocios online, sino que pude conocer grandiosas personas, que después se volvieron amigos cercanos.

Estas personas creyeron en mí y me motivaron a seguir creciendo. Me inspiraron a seguir hacia adelantecuando recién estaba comenzando, por lo que siempre les estaré agradecido.

Tú también puedes encontrar ese pequeño grupo de personas que creerá en ti y te ayudará a crecer.

5. Ser el primero no te hará mejor

Ser de los primeros en tu industria te permite cometer errores, aprender y mejorar rápidamente.

En el año que empecé, la industria del desarrollo personal no era tan popular en mi país. Descubrí que solo había un par de competidores directos, por lo que era una gran oportunidad.

Pero no todo son ventajas. Al ser una industria en crecimiento, era necesario estar atento a los nuevos personajes que aparecían e innovar constantemente.

Implementar nuevas estrategias de marketing se convirtió en algo cotidiano. Adoptamos la mentalidad de crecimiento intentando cosas nuevas y cometiendo errores.

Ser el primero no es importante, debes apuntar a ser el mejor.

¿Qué te detiene de empezar tu propio negocio? ¡Déjanos tus comentarios!

Via: Gananci