Las historias se han convertido en uno de nuestros grandes aliados a la hora de llegar a las personas. En los tiempos en los que vivimos, captar la cada vez más distraída y dispersa atención de los consumidores es un reto para el que no existe ninguna fórmula mágica que nos asegure el éxito.

La labor de los copywriters cobra en este nuevo escenario un papel fundamental ya que en ellos descansa la difícil tarea de hacer que nuestros mensajes resulten lo más atractivos posible para conseguir despertar esas emociones que tanto buscamos.

Profundizando un poco más en este aspecto desde brandrepublic.com, han recogido un total de cinco consejos que las nuevas generaciones de copywriters están poniendo en práctica como ejemplos del camino que hay que seguir para llegar a la tan ansiada meta. ¿Está preparado? No pierda detalle de lo que le contamos a continuación:

1. Ponerse en los zapatos del cliente

Un error muy común es el de sólo leer acerca de los clientes sin interactuar con los distintos grupos con los que trabajamos. Su labor pasa por hablar con ellos y, lo más importante, escuchar todo lo que tienen que decir. De esta forma conocerá de primera mano sus problemas, valores, hábitos y prioridades para dar una respuesta a todas sus necesidades.

guest-blogging

2. Acuda donde se encuentra el cliente

No se limite a confiar en las directrices marcadas en un briefing por la marca como las que pueden encontrarse en su página web. Ha llegado el momento de hacer trabajo de campo y desplazarse donde se encuentra su cliente para conocerle en profundidad.

Un proceso que le proporcionará una información de alto valor ya que cualquier cliente (salvo raras excepciones) le recibirá con curiosidad.

3. ¿Cuenta con un método científico?

La observación y el conocimiento son claves para recabar información y conocer a sus clientes. Pero si queremos profundizar en sus hábitos y comportamientos tiene a su disposición cada vez un mayor número de estudios de índole científica que se centran en conocer al consumidor por dentro, desde su fuente de toma de decisiones: el cerebro.

4. Enamórese de los datos

Seguramente si expone la palabra “datos” a sus copywriters estos sólo piensen en una ingente cantidad de números pero nada más lejos de la realidad. El Big Data se posiciona ahora como la llave que abre la puerta al conocimiento del consumidor.

En la era pre-digital los datos sólo se utilizaban para ofrecer cifras a los clientes pero en la actualidad su uso es un claro mecanismo para reescribir la forma en la que las empresas responden a los clientes.

5. Vea más allá de la marca

Todos los libros y manuales sobre publicidad le enseñaran como vender su marca de la mejor forma posible a la persona con la que está hablando. En la época de la economía social en la que vivimos tenemos que pensar no sólo en las marcas y compañías sino en las personas que hay detrás de estas y a las que se dirigen.

Esto es así porque cada cliente representa a una marca diferente y buscan contenidos que se adecuen a sus consumidores de acuerdo a la identidad de cada uno. Los copywriters tienen que aprender a elaborar mensajes tan poderosos que sean capaces de llegar a millones de personas.