En ocasiones, emprender negocios por Internet  es tan fácil como tener la valentía de llevar una idea adelante. Como diceRichard Branson, el fundador de Virgin Group (formada por más de 360 empresas):

Conquistar el miedo es el inicio de la riqueza“.
Buenos ejemplos de ello son los siguientes negocios por Internet que triunfaron a pesar (o gracias) de que sus ideas fueron tachadas de extravagantes, inviables o directamente estúpidas, pero que en algunos casos hicieron millonarios a sus emprendedores.

1- La página del Millón de Dólares (Million Dollar Homepage)
www.milliondollarhomepage.com

La página del Millón de Dólares nació en agosto de 2005 en Wiltshire (Inglaterra), donde Alex Tew, un estudiante de 21 años que quería financiar su carrera universitaria, decidió crear una página web compuesta por un millón de píxeles, y vender cada píxel al precio de un dólar.

La idea de negocio por internet era muy sencilla, los anunciantes podrían comprar cuantos píxeles quiseran para publicitarse y mostrar en ellos logos o anuncios de su empresa que estarían hipervinculados a sus páginas webs.Cuando llevaba recaudados 1.000 dólares, los medios de comunicación se hicieron eco de su idea, y desde entonces todo fue un éxito. La curiosidad de la gente hizo que La Página del Millón de Dólares fuese un fenómeno en Internet y una de las webs más visitadas del mundo, lo que llamó la atención de muchas empresas.

En enero de 2006, solo unos meses después de su lanzamiento, vendió los últimos píxeles con lo que sumó unarecaudación de $1.037.100.

“Desde el principio sabía que la idea tenía potencial, pero era una de esas cosas que podría haber ido de cualquier forma. Mi pensamiento era que no tenía nada que perder (aparte de los 50 euros para comprar el dominio y mantener el servidor). Sabía que la idea crearía un gran interés de forma rápida … Internet es un medio muy poderoso“. -Alex Tew.

Actualmente la página sigue funcionando.


2- La Carta de Santa Claus (Santa Mail)
www.santamail.org

A Byron Reese le encantaba la Navidad, pero pensaba que era muy difícil para los padres mantener la magia y el secretismo en torno a la figura de Santa Claus, así que tuvo una idea.

Él mandaría cartas a niños de todo el mundo haciéndose pasar por Santa Claus. Para darle más realismo consiguió una dirección postal en el Polo Norte y acompaña sus envíos con fotos y postales del “hogar de Santa Claus”.

Los padres, que son los que escriben las cartas y se ponen en contacto con él, le pagan 10 dólares, por cada carta enviada. Desde 2001, cuando pusiera en marcha esta idea de negocio por Internet, ha enviado más de 300.000 cartas.

influencer


3- Gafas para Perros
www.doggles.com

La idea puede parecer sorprendente al fin y al cabo ¿quién necesita unas gafas para su perro? Pues parece ser que mucha gente, ya que Doggles vende gafas(no graduadas, que conste) a perros de todo el mundo.

La idea de este negocio por Internet se le ocurrió al dueño de un perro al que le encantaba sacar la cabeza por la ventanilla del coche, pero al que el viento le resultaba molesto. Un día probó a ponerle unas gafas de bucear ajustadas y el problema desapareció.

Además de vender estas gafas, también venden gafas de sol para perros, algo que sirve para poco más que para hacerle una foto graciosa a nuestra mascota, pero que tiene demanda.


4- Bolsas para Pañales de Diseño (Diapees and Wipees)
http://diapeesandwipees.com

Christie Rein estaba cansada de llevar los pañales de hijo en su bolso, así que tuvo una idea más bien sencilla pero que a nadie se le había ocurrido: crear un bolso exclusivamente para ello.

Con un diseño atractivo, varios modelos y colores, y con unas buenas dotes emprendedoras, Christie ha conseguido todo un éxito empresarial con su idea de negocio por Internet.

Actualmente Diapees & Wipees dispone de 22 estilos de “porta-pañales” disponibles en su tienda online y 120 boutiques repartidas por todo el mundo.


5- Monjes Láser (Laser Monks)
www.lasermonks.com

Tradicionalmente, los monjes han llevado a cabo trabajos artesanales con los que garantizarse unos ingresos que podrían usar para el propio mantenimiento de sus congregaciones o para realizar acciones de ayuda a los más desfavorecidos.

Pero ¿por qué emplear su tiempo en otras tareas más rentables? Eso debieron pensar en la abadía de este monasterio de Madison, en EEUU, ya que los monjes que allí residen se dedican a recargar cartuchos de tinta para impresoras.

Su éxito es tal que han ampliado sus negocios por Internet a otros sectores, como la alimentación de productos artesanales.

Un artículo publicado en Unimooc