Un blog puede ser fantástico, cambiarte la vida y hacer que mejores en todo.

Conozco a miles de personas a las que su blog les ha cambiado la vida, incluido yo mismo.

Pero no es oro todo lo que reluce.

El blog también puede ser la puntilla definitiva para que tu salud empeore, te obsesiones con tu trabajo y descubras que eres el peor jefe que has
podido tener en tu vida.

Conozco a otros tantos emprendedores knowmadas cuyos éxitos profesionales han ido de la mano con fracasos personales.

Y dentro de esos fracasos hablo de relaciones personales rotas, problemas físicos y mil problemas más.

Esto es serio, my friend.

Un blog/negocio online es como una droga que no te deja dormir ni pensar en otra cosa. Y aquí tienes 2 opciones:

  • Dejar que el negocio online que te debería dar libertad y felicidad te destruya por completo.
  • Mantener unos hábitos saludables que sirvan para saber disfrutar de todo lo que has conseguido y conseguirás en los próximos meses y años con tu imperio online.

Yo he pasado por todo tipo de etapas y, tras mucha prueba y error, hay 6 hábitos diarios que no negocio con nadie.

Te reto a incorporarlos, sin pensar demasiado, en tu vida diaria. Pero antes, evidentemente, tendré que decirte cuáles son.

Vamos a verlos.

#1 Come bien, por favor

Si pasas muchas horas en el ordenador, comenzarás a picar y puedes acabar con unos hábitos alimenticios totalmente destructivos.

Cuida tu alimentación, ya que será la que te dé más o menos energía para trabajar después.

Podría darte 100 recomendaciones de alimentos, pero por ahora solo te daré 3 claves básicas:

  • Evita el azúcar y los productos refinados y procesados al 100%: esos cereales “para el desayuno”, bollería industrial y ese Cola-Cao te están envenenando poco a poco.
  • Dale grasa a tu cerebro: la demonización de la grasa es una de las injusticias más grandes del mundo de la alimentación. Tu cerebro necesita grasa para funcionar, así que dásela con aceite de oliva, mantequilla, chocolate 70% o más, aguacate, …
  • Come comida real: si tienes que leer en una etiqueta más de 5-6 ingredientes y hay cosas que no entiendes, es que no es una gran elección. Opta por comida que, si quisieras, pudieras cazar o recolectar en el campo.

No soy nutricionista, así que no me voy a extender más en este punto.

La alimentación es la base de todo lo que haces en tu vida. Cuídala y tendrás energía de sobra para luchar contra lanzamientos, clientes, escribir posts y mil temas más.

No lo hagas y en un año tendrás más problemas de salud de los que creías que podían existir.

#2 Dormir no es una opción

No renuncies a horas de sueño por trabajar con tu blog.

El sueño es esencial y tus 6-8 horas son innegociables. De hecho, son 100% innegociables en un horario nocturno porque tu cuerpo TIENE que dormir de noche.

Aquí van algunas recomendaciones para mejorar tu “rutina del sueño”:

  1. Vete antes a la cama: llévate un buen libro y vete a la cama 15 minutos antes todos los días hasta que encuentres un horario en el que, de media, duermas tus 6-8 diarias. Puedes aprovechar para formarte antes de dormir porque tu cerebro incluso retendrá mejor esa información, pero nunca con tablet o móvil. Libro o Kindle por favor.
  2. Controla la luz: intenta evitar usar dispositivos electrónicos a partir de las 8-9 de la noche. Si lo haces engañas a tu cerebro, aunque hay aplicaciones como f.lux que vienen muy bien para controlar el brillo de la pantalla de tu ordenador, tablet o móvil.
  3. No te pongas despertador: prueba, durante una semana, a no ponerte despertador. Antes de acostarte, simplemente piensa “me tengo que levantar a las 8:00”, visualiza un reloj y piensa en cómo se mueve desde la hora actual hasta esa hora. El primer día puede que te quedes dormido, pero tu cuerpo acabará por entenderte.

Tampoco soy un “experto en el sueño”, pero si no das descanso a tu cerebro acabará por explotar.

Es mucho más fácil prevenir que curar un burnout. Y este llega mucho más rápido si duermes mal, te lo aseguro.

#3 Antes de arrancar, ¡deporte!

Que trabajes 8 horas delante del ordenador no significa que no puedas correr, jugar al baloncesto, ir al gimnasio o simplemente pasear.

Yo empiezo todas mis mañanas con una carrera, sin ni tan siquiera haber abierto el email o mirado nada de mi negocio.

No importa si empiezas con una caminata de 30 minutos con tu perro, si acompañas a tu hijo al colegio y luego andas un rato, corres o directamente vas al gimnasio una hora.

Lo importante es hacerlo.

Mis 2 recomendaciones aquí son estas:

  1. Intenta hacer deporte antes de hacer nada más: la única forma de no dejar de lado el deporte es que sea lo primero que hagas en el día, así que oblígate. Si no has hecho tu pequeña rutina de deporte, no puedes empezar.
  2. Muévete durante todo el día: haz descansos cada 30-40 minutos, estira, muévete, haz unas sentadillas o cualquier tipo de ejercicio para decirle a tu cuerpo que cambie de posición. No vale con solo ir una hora al gimnasio, el día tiene 23 horas más.

Si te alimentas bien y haces deporte, todo cambia.

En primer lugar, te irás antes a la cama porque habrás gastado más energía. Y, curiosamente, durante el día estarás más activo porque el deporte y dormir bien te ayudarán a estar más despierto.

Un buen 2×1.

#4 Escribe TODOS los días

Mantén el hábito de escribir todos los días, aunque solo sean 15-30 minutos.

No importa si escribes un post, un email, un trocito de tu nuevo infoproducto, una carta a tu novia, una actualización de Facebook o cualquier otra cosa.

Mantén la rutina. Si pierdes el contacto con la escritura te costará volver a cogerlo, así que no lo dejes de lado.

Aquí no tengo muchos consejos prácticos más, simplemente oblígate a hacerlo. Reserva en tu agenda 30 minutos para escribir y que sean innegociables: nada de reuniones, nada de llamadas ni distracciones.

Solo tú y tu blog/libreta/email.

#5 Conecta con otros bloggers a diario

El networking no solo es importante porque genera más ingresos y abre más puertas para tu negocio. También es importante porque haces amigos y creas tu propia tribu.

En este mundo puede que tus amigos cercanos o conocidos no entiendan el 99% de las cosas que haces. Necesitas un círculo de confianza con el que hablar y en el que apoyarte. En el mundo marketer lo llamamos “grupo Mastermind”.

Aun así, mantén la rutina de hacer cosas como estas todos los días para abrir nuevos contactos y amistades y, por supuesto, para mantener lo que ya tienes:

  1. Envía un email corto preguntando cómo le va ese lanzamiento, qué tal está de ese dolor de espalda o cómo le fue en su viaje por Bali.
  2. Tuitéa una respuesta a algún tweet con algo gracioso o un simple enhorabuena.
  3. Comenta un post que has leído y que sabes que merece, como mínimo, un “impresionante”. Recompensa a esa persona con algún añadido escribiendo un comentario de valor.

Cultiva relaciones y plantarás colaboraciones y amigos.

#6 Haz

Simplemente eso: haz cosas.

Pensar está muy bien, pero hacer está mucho mejor. Como siempre digo, “mejor hecho que perfecto”.

Por ejemplo, no te cuestiones estos hábitos: simplemente hazlos.

Piensa en cómo te limpias los dientes… ¿te cuestionas cómo lo haces?

¡No! Pues aplica lo mismo a estos hábitos.

Tu filosofía debe ser la de probar, comprobar e incluir en tu rutina.

Quizás de estos hábitos te acabes quedando con 3, pero te servirán para toda la vida.

Tu blog puede ser tu peor enemigo… o no

De nada sirve triunfar si después…

  • Engordas 20 kilos y no te gustas cuando te miras.
  • Estás en la peor forma física de la historia y te cuesta hasta levantar una bolsa de la compra.
  • Dejas de hacer deporte y no puedes correr ni 20 metros.
  • Estás solo en un cuarto sin conectar con nadie pegado a la pantalla.

Eso no es triunfar, eso es un fracaso en toda regla.

No mueras de éxito.

No dejes que tu blog sea tu verdugo.

Coge estos hábitos, inclúyelos en tu vida y empieza a notar los cambios. Después ven aquí y cuéntame qué tal te ha ido.

O, mucho mejor… ¿por qué no me dices cuáles son tus hábitos diarios?

Escríbelos en los comentarios, siempre estoy dispuesto a añadir nuevos hábitos a mi rutina diaria.

Un artículo escrito por Frank Scipión