Cada día me encuentro con una nueva persona que me dice cosas como estas:

  • “Franck, llevo meses intentando lanzar mi blog pero nunca termino de dar el paso porque…”.
  • “Quiero triunfar con mi blog, pero tengo prisa y necesito hacerlo ya o…”.
  • “Siempre dejo tareas por hacer, los to do’s se me amontonan y al final nunca lanzo…”
  • Etc, etc, etc.

Todo este tipo de frases, que se resumen en tareas sin terminar y planificaciones interminables, se resumen en una sola cosa: una actitud emprendedora nula y un desconocimiento del mindset de éxito.

Ellos, tú y yo hemos caído en las trampas que tu cerebro procrastinador te presenta a diario. Ahora que has decidido lanzarte y montar tu blog de una vez, esa procrastinación es todavía más potente y no te deja avanzar.

Por este motivo pienso que, antes de dedicarte a pensar en qué temática debe tener tu blog, cómo debes estructurarlo, el diseño que vas a utilizar, sobre qué vas a hablar, etc, etc es importante abordar el propio mindset del éxito y tu actitud emprendedora.

Si no conoces las trampas que te va a presentar tu cerebro, acabarás cayendo en ellas sin remedio y tu actitud acabará por hundirte. Te retrasarás, no avanzarás y puede que te quedes en la casilla de salida para siempre.

Aun así, si caes en alguna trampa… no pasa nada. Yo he caído, tú caerás y no conozco nadie que haya llegado alto sin haber caído alguna vez en ellas.

Lo importante es que, si estás pensando en lanzarte a la piscina ya, leas este post y conozcas las trampas. Una vez las conozcas, podrás ver si aparecen, identificarlas, reaccionar a tiempo y no dejar que te impidan despegar.

¿Preparado para recorrer este camino lleno de trampas?

Trampa Nº 1: no soy suficiente experto

A menudo el primer miedo que tienes a la hora de emprender es creer que no sabes lo suficiente sobre tu temática como para poder enseñar a nadie.

Te diré qué es lo que pienso yo: no necesitas aprender más cosas sobre tu temática, ya eres experto suficiente hoy.

Una de las preguntas más comunes que me hacen los novatos es básicamente “no me siento experto suficiente para tener un blog, ¿quién soy yo para poder tener un blog en la temática X?”.

En este gráfico creo que queda muy clara la situación del mercado. Por si no lo entiendes, te lo explico fácilmente.

El eje Y (vertical) representa el tamaño del mercado y el eje X (horizontal) representa el nivel de expertise, experiencia o conocimiento que tiene ese mercado. Y cuando me refiero a mercado me refiero a cualquiera casi sin excepción.

Veamos qué actores tenemos en él:

  1. Cracks de EE.UU: son los que inventan en tu mercado. Figuras visibles a nivel mundial que, en un 90% de las ocasiones, provienen de Yankeelandia.
  2. Cracks en español: gente que está replicando lo que están haciendo estos 2 o 3 cracks en Estados Unidos y que se han hecho dueños de esta temática en España o en el país de habla hispana que te corresponda. Tienen un nivel de expertise importante y probablemente superior al tuyo, pero se pueden contar con prácticamente los dedos de las manos.
  3. Tú: te he puesto un poco más a la izquierda en esta curva, donde claramente no llegas a estas figuras visibles en español ni a estos cracks en Estados Unidos -ojalá algún día los superes-, pero ahí estás tú. Llevas tiempo, sabes muchas cosas y estás por encima de casi todo el mercado… pero estás obsesionado con esas pocas figuras visibles en español y en Estados Unidos. Sufres una comparación destructiva y sin sentido, ya que si llevas 2 años y ellos 10 no tiene ni pies ni cabeza hacerlo. Estás comparando peras con manzanas y no deberías hacerlo, céntrate en ti y en las personas que tienes detrás.
  4. Novatos: el 98% del mercado. Todos saben menos que tú, están dispuestos a comprar tus cursos y servicios si los ofreces de la forma adecuada y son posibles consumidores de todo tu conocimiento y expertise. Esta es la gran mayoría que te debe obsesionar y no la de la derecha.

Hay una metáfora muy simple de todo esto.

Piensa en una carrera popular. Cuando te pones a correr siempre miras a ese montón de personas que llevas delante y piensas “estoy muy atrás, debería ir más rápido”. La cosa se pone difícil y puedes llegar a desesperarte.

Yo te recomiendo que te des la vuelta. Mira atrás y observa ese montón (mucho más grande) de personas que están detrás de ti.

No hay tantas diferencias entre la carrera popular y este gráfico. No tienes que ser el más rápido ni el experto Nº en la temática ni tienes que compararte con las figuras visibles.

Date la vuelta, disfruta viendo que el 98% del mercado son novatos que no han leído ni un libro sobre la temática y relájate.

Piensa que, hoy en día, con que hayas leído un par de libros sobre tu temática ya eres un experto.

Pero, ¿un experto para quién? Pues para todos esos novatos que no han arrancado su camino todavía.

Con ese conocimiento ya eres capaz de aportar valor y conseguir esos ansiados fans y clientes.

Obviamente, no te puedes equiparar a las figuras visibles en español o en habla inglesa, pero ya tienes la capacidad de aportar valor para los que están arrancando con tu temática y es ahí donde quiero que te obsesiones.

Con el paso del tiempo, a medida que vayas blogueando, irás también haciéndote más experto y la comparación no será tan odiosa con estas figuras visibles. Y en 5 años, que no habrás visto pasar, te habrás hecho un experto muy, muy experto en tu temática.

Por favor, deja de mirar a las personas que están más adelantadas que tú en el camino y céntrate en las que ya puedes ayudar hoy.

No necesitas aprender más sobre tu temática.

No necesitas una acreditación ni un diploma más para poder empezar a ayudar desde ya a la gente que tiene interés en tus temas.

ACTITUD EMPRENDEDORA Nº 1: deja de obsesionarte con intentar ser igual de bueno que otros profesionales que te llevan años o décadas de ventaja y obsesiónate con satisfacer las necesidades del 98% de posibles clientes que tienes en tu mercado.

Trampa Nº 2: la sobrepreparación es una ilusión

Ningún plan aguanta más de 5 minutos en el mercado.

Dilo alto conmigo: no a la sobrepreparación.

Cada vez que organizo un evento presencial suele haber una o varias personas que me dicen que me están siguiendo desde años (algunos desde el año 2010) y que todavía no han lanzado su proyecto.

Siguen estudiando, haciendo cálculos de no sé qué y al final han caído en la trampa de siempre estar buscando y estudiando más cosas, haciendo más números para, al final, nunca lanzarse.

Yo suelo hacer planes, planes sencillos que pueden caber en un par de hojas A4 como mucho y que se pueden hacer en un par de días.

Hago estos planes porque me ayudan a mentalizarme para el reto que me está esperando y porque me tengo que preparar a nivel mental para estas actividades.

Pero luego me lanzo y ajusto con los inputs reales del mercado.

Después de más de 20 años de experiencia en negocios sigo equivocándome de forma sistemática con todas mis previsiones de ventas. Hasta que no tengo ventas reales no puedo hacer previsiones con criterios, así que no creo que necesites más de 7 días para lanzarte en tu aventura de Extreme Blogging.

Este es el período de tiempo que necesitas para prepararte, pero la mayoría de las respuestas no las vas a tener ni las vas a conseguir alargando esta fase de preparación porque ningún plan resiste el paso del papel a la realidad.

Puedes tener un montón de ideas, pero hace falta lanzar tu idea en el mercado y empezar a trabajar con datos reales, lectores reales, clientes reales que rechacen tu oferta y ahí sí empiezas el camino hacia el éxito.

Pero hasta que lanzas tu blog no tienes absolutamente nada, así que ojo con alargar al infinito tu fase de preparación de lanzamiento de tu proyecto.

ACTITUD EMPRENDEDORA Nº 2: lánzate al mercado con un Blog Mínimo Viable y valida todas tus hipótesis sobre la marcha trabajando en la vida real y no en un papel.

 

Trampa Nº 3: la perfección es nociva

Te animo a rechazar todo afán de perfección. La perfección es pérfida, es realmente nociva y te impide disfrutar de tus avances porque siempre va a haber un detalle que hace que no estés contento.

Esto es muy triste porque no vas a disfrutar de lo que aprendes y del camino que estás recorriendo. Odio la perfección y creo que no te servirá de (casi) nada en tu camino.

Pero sobre todo el afán de perfección es la excusa perfecta para retrasar las cosas una y otra vez:

  • “No tengo suficientes posts escritos en el blog”.
  • “No tengo el diseño que quiero”.
  • “Todavía no he instalado el plugin X o Y”.
  • “No puedo medir las visitas en Google Analytics“.
  • “Bla, bla, bla”.

Siempre va a haber una excusa para no lanzarte, no avanzar y no empezar a trabajar con datos reales. Con lo cual, di que no a la perfección. La perfección es una excusa para no hacer.

Es un elemento que te impide disfrutar de todo lo que vas aprendiendo y de las pequeñas victorias que estás cosechando cuando lanzas tu blog por vez primera. Cuando empiezas es totalmente normal sentir vergüenza con lo que estás haciendo. Yo también la he tenido.

Recuerdo mi primer blog y era un blog muy feo. Recuerdo también mis primeros artículos o mi primer vídeo y me da una auténtica vergüenza tenerlos ahora.

Siguen publicados ahí y me sirvo de estos ejemplos en algunos de mis talleres presenciales para enseñarle a la gente que todos hemos empezado algún día y que con la práctica mejoramos muy rápido.

El secreto del éxito y de dominar una técnica, sea cual sea esta técnica, pasa por la repetición y al principio las cosas que hacemos son muy aproximadas.

¿O acaso nacimos músico de élite? ¿O de la noche a la mañana nos transformamos en un concertista o deportista de élite?

Pues no, no es así.

No te exijas a ti en el mundo del blogging cosas que nunca te exigirías en otras temáticas como pueden ser el deporte o la música.

No te preocupes, con la práctica vas a mejorar muy rápido y sobre todo te animo a centrarte en los progresos que estás haciendo, escuchar a tus clientes en tu blog y ponerte a trabajar bajo demanda para ellos resolviendo sus dudas.

¿Por qué? Porque ellos entienden mucho más de perfección que tú y saben qué esperan de ti.

No intuyas, tu intuición se equivoca. Escucha lo que te dicen tus lectores y tus clientes. Ellos te van a guiar hacia el producto perfecto.

En definitiva, “hecho” siempre es mejor que “perfecto” y tienes que integrar este hábito en tu rutina de trabajo.

ACTITUD EMPRENDEDORA Nº 3: olvídate de la perfección y busca siempre la acción. Es mejor avanzar con algo imperfecto que quedarte para siempre estancado en la nada por querer hacerlo todo 100% perfecto.

Trampa Nº 4: el síndrome del soberbio durmiente

Sintoma Nº 1: “Esto ya me lo sé”. Una y otra vez frente a muchos temas que intentan enseñarte.

Es fundamental que tengas una mente abierta. Si no la abres, te cerrarás a los nuevos conceptos que te presenta un formador y te estarás haciendo un flaco favor, ya que no aprenderás. Y además, con aprender no es suficiente.

Hace falta validar estos conocimientos con experimentos. A veces me topo con alumnos que me dicen que ya se saben lo que les enseño. Puede que sea verdad o no, da un poco igual. Pero la soberbia, en todas sus formas, mata.

Aunque hayas escuchado, aunque hayas leído muchos blogs o muchos libros y quizás hayas aprendido alguna estrategia en un taller presencial o en una Masterclass en la que escuchas a un experto contarte su propia experiencia, si no has implementado lo que te han enseñado en tu propio proyecto la verdad es que no sabes nada. No has validado estos conocimientos.

La sabiduría de los ancianos nace de 2 cosas inseparables: conocimientos -por un lado- y experimentación para consolidar estos conocimientos con el objetivo de que entren a formar parte del ADN de tu cerebro y forma de pensar.

Sin experimentación no terminas de validar tus conocimientos. Esto que te estoy comentando nos pasa a todos, todos pecamos en algún momento de soberbia. Sí, somos todos un poco soberbios. Yo el primero.

Por ejemplo, llevo años, literalmente años, leyendo y formándome en diagonal -como digo yo- sobre webinars. De paso, me he gastado miles de dólares en el camino porque sabes que las formaciones en la blogosfera inglesa son muy buenas, pero son muy caras.

Tan solo me he puesto a experimentar en serio con los webinars en 2016. Los he implementado de verdad en mi negocio y enseguida todo aquello que he leído empieza a tomar forma.

Cuando yo creía, a veces, por soberbia que me estaban contando cosas que ya sabía, al ponerme en marcha e implementar estos webinars en mi propio negocio mi perspectiva ha cambiado por completo.

Por fin entiendo cosas que me estaban comentando los mentores sobre estos temas. Ahora lo entiendo porque trabajo de forma activa con estas herramientas y las ventas se están disparando por arte de magia.

Para aprovechar los conocimientos y esa formación de la que te hablo te voy a dar 2 claves fundamentales:

  1. Céntrate en una única cosa a la vez: no te metas en 17 trainings con 17 objetivos distintos. Si entras en uno, tu objetivo es completarlo antes de pasar al siguiente. Si tu training es de cómo crear un blog, cosas como autoresponders, funnels, webinars automatizados y demás te sobran. Además, que siempre este training sea exactamente el que necesitas ahora mismo para progresar y no uno que esté varios pasos por delante.
  2. Implementa todo lo que leas: da igual que te formes con trainings, cursos de pago, blogs o lo que quieras. Implementa lo que aprendes y no te quedes solo leyendo. Implementa esa única cosa en la que te has centrado, avanza y consigue los objetivos marcados.

No colecciones cursos, te quedes siempre a medias y seas un soberbio durmiente. Apaga las distracciones, trabaja en esa formación que tienes y cumple los objetivos.

ACTITUD EMPRENDEDORA Nº 4: no te cierres a lo que te cuenten tus mentores y formadores y aplica todo lo que aprendas. Si no pasas a la práctica no aprenderás nada y tendrás mucho conocimiento vacío en el cerebro.

Trampa Nº 5: el agobio del objeto que brilla

Siempre habrá una herramienta nueva que probar.

Siempre habrá una nueva táctica increíble que le ha funcionado a ese blogger y que deberías aplicar en tu blog.

Siempre habrá un post impresionante que debes de leer sí o sí si no quieres quedarte atrás.

Y siempre habrá mil cosas que “debes hacer”. Y luego dirás que estás agobiado.

Simplemente ese agobio está unido a la perfección. Al querer esa perfección siempre descubres nuevas cosas que estudiar y, con el paso del tiempo, en 30 días te encuentras con una lista interminable de tareas.

Te reto a hacer una cosa: coge esa lista de tareas y elimina el 99% de lo que tienes en menos de 60 segundos.

No necesitas ese plugin, no necesitas esa táctica ni necesitas leerte ese maldito post.

Si eres novato es normal que no tengas criterios para saber qué es relevante o por dónde ir, pero para eso están los mentores que funcionan como guías a corto plazo.

Acepta que aprender puede ser lento. No tengas prisa. Te agobias porque te centras en el resultado: ya quieres ser libre, ya quieres viajar por el mundo, ya quieres obtener ingresos automatizados a los 30 días y esto no puede ser, esto no funciona de esta forma.

Tan solo deberías disfrutar con el proceso. Si tan solo quieres crecer como persona, siendo un mejor blogger cada día del año, te garantizo que terminarás ganando mucho dinero y que no tendrás esta sensación de estar agobiado.

No te exijas demasiado a corto plazo. Lo fundamental es el viaje, no tanto el destino.

ACTITUD EMPRENDEDORA Nº 5: deja de probar todo lo nuevo que sale al mercado y céntrate en avanzar con lo que ya tienes. Y si quieres probar algo nuevo, hazlo en orden trabajando con una sola cosa a la vez.

Trampa Nº 6: la procrastinación como consecuencia de las trampas anteriores

Última trampa: procrastinar como el que más.

Para vencer la procrastinación hay que proyectarse a ámbitos temporales muy, muy cortos.

La procrastinación es el tercer amigo de la banda, por decirlo de alguna forma, ya que siempre va unido con la perfección y el agobio.

Empiezas con ganas de perfección, te agobias enseguida y al final, por culpa de este agobio, te das cuenta que no puedes atender a todo lo que te has marcado en el planning y empiezas a procrastinar.

La motivación baja, y a partir de ahí, entramos en un círculo vicioso negativo descendente que te conduce al abandono del blog a los pocos meses.

Este es el círculo vicioso que hay que romper: perfección-agobio, agobio-procrastinación.

La motivación es fundamental en un proyecto que se está lanzando y tienes que poder nutrirte de las pequeñas victorias. Mi secreto para resolver este tema de la procrastinación presupone trabajar los ámbitos de la perfección y del agobio -por un lado- y también trabajar a una escala temporal muy corta.

Si trabajas de forma muy intensa pero corta, tendrás todo el derecho de descansar después.

Hay que vivir la vida de forma peligrosa, salir de la zona de confort, apuntar a la luna, anunciarlo a tu audiencia, dar la cara de forma pública. Puede que al final no llegues a la luna, pero sin darte cuenta tu proyecto habrá despegado, estarás volando y te parecerá normal.

Hay que tener ambición para las cosas, porque si al final no te marcas objetivos ambiciosos no terminarás de dar pasos de gigante.

Y sobre todo tienes que exigirte a muy corto plazo, no proyectarte en proyectos que pueden durar semanas o meses, porque es ahí donde la procrastinación suele hacer daño.

Si trabajas en proyectos en ámbitos de unos días, una semana como mucho, vas a darte cuenta de que estás avanzando muchísimo más. Además, obviamente, tendrás que plantearte objetivos más razonables.

En una semana no puedes pasar de tener un blog que no genera ingresos a un blog que genera 10.000 euros al mes. Esto no funciona así.

ACTITUD EMPRENDEDORA Nº 6: ponte plazos temporales muy cortos y objetivos fáciles de alcanzar para no procrastinar. Cuanto menos tiempo necesites y menos dificultad tengan esas tareas, más fácil será conseguir pequeñas victorias.

¿Qué actitudes ganadoras deberías trabajar?

Conoces las 6 trampas que pueden destruir tu negocio incluso antes de lanzarlo. Y bien, ¿cuáles son las actitudes que debes trabajar para superar estas trampas? ¿Qué puedes hacer para caer en ellas?

Muy simple: deberías trabajar estas 6 actitudes ganadoras para emprender de forma rápida, sana y productiva.

#1 Me gusta fracasar

El fracaso es la antesala del éxito.

Nadie consigue algo sin haber fracasado antes. Y si lo hace, tarde o temprano fracasará antes de conseguir su próximo éxito.

No tienes que buscar la perfección y el éxito. Simplemente debes fracasar mucho, barato y rápido para aprender qué es lo que no hay que hacer y cómo hacerlo bien.

Si fracasas rápido y barato encontrarás la forma de triunfar al mismo “precio”.

#2 Pensar a muy largo plazo

El blogging NO es una carrera de velocidad. Es una semi-maratón semanal o un entrenamiento por intervalos.

Si haces 10 kilómetros en 70 minutos no tendrás un buen tiempo, pero si sales 3 veces a la semana habrás corrido 1.560 kilómetros en un año. 15.600 en 10 años. Y es probable que ya bajes de la hora para correr esos 10 km sin sufrimiento.

La clave no está en correr, querer llegar el primero y agobiarte. La clave está en disfrutar del camino, de los hábitos y de todo lo que lo rodea.

Planea a corto plazo, proyéctate a largo plazo.

#3 Ayudar es más importante que ingresar

Si tu objetivo Nº 1 a la hora de crear tu blog es ganar dinero sea como sea, intentando dar un pelotazo y sin “escrúpulos” tengo una noticia para ti: vas a fracasar.

No te obsesiones con ingresar, obsesiónate con ayudar a tu target. Hazlo de forma genuina, no pienses en el dinero y piensa en todo el valor que vas a aportar.

Si construyes una audiencia que te quiere y responde a lo que le pides sabrás monetizar esta audiencia sin problemas.

Si te presionas por el dinero a corto plazo, espantarás a tus lectores y te quedarás solo.

#4 Hecho está mejor que perfecto

Deja de ser un perfeccionista y conviértete en un “hazlatán”.

Haz un par de cosas todos los días y, sobre todo, termínalas.

No importa que esa cosa suponga 30 minutos, 1 hora o 2. Lo importante es que no encares el final de ningún día sin haber completado una tarea.

Cada día debe ser un día resuelto lleno de tareas terminadas.

Menos perfección, más acción.

#5 Alégrate del éxito de los demás

En el mundo del blogging no existen islas.

Hay muy pocos bloggers que hayan triunfado sin tejer una red de bloggers amigos potentes.

No son tu competencia, son coopetencia. Son compañeros. Son tus aliados en el camino que vas a recorrer.

Colabora con tus competidores, ponte a su servicio y trátalos bien.

Si lo haces el crecimiento de tu proyecto se acelerará y, a largo plazo, conseguirás cientos de cosas que en solitario son imposibles.

#6 No hay días sin placeres

Sí, así es. O más bien, así debería ser.

Elige los placeres que más te gusten y disfruta de ellos cada día.

Si tu premio al trabajo duro es tomarte una cerveza viendo una serie de televisión, hazlo.

Si tu premio diario es salir a correr con tu música preferida o un episodio de un podcast, hazlo.

No te acuestes sin tu dosis de placeres cotidianos.

Si trabajas duro y sabes disfrutar de estos placeres, ¡nadie podrá pararte!

¿Cuál es la trampa Nº 1 que evita que lances tu blog de una vez?

En este post te he detallado todas las claves para tener una actitud emprendedora y mindset de éxito adecuada para lanzar un blog en poco tiempo y de forma 100% accionable.

Aun así, sé que caerás en muchas trampas y que probablemente ahora mismo andes metido en alguna de ellas. Por eso quiero preguntarte esto: ¿cuál de estas trampas te está impidiendo conseguir tus objetivos y por qué?

Compártelo en los comentarios. Te ayudará a analizar tu situación y descubrir el problema Nº 1 que evita que cumplas con tus objetivos.

Un artículo escrito por Franck Scipion