Es difícil definir el diseño. Tenemos una amplia gama de definiciones para elegir: el diseño se refiere no sólo al diseño gráfico, sino también a la estrategia de diseño. Se utiliza en una variedad de industrias, tales como ingeniería, arquitectura y diseño web.

Esto significa que el diseño no es algo sólamente visual (es decir, una forma de representación artística visual), sino también una planificación de procesos que permiten lograr ciertos objetivos. Las grandes corporaciones entienden esto muy bien e incorporan cada forma de diseño en su estrategia para tener éxito.

En cuanto al buen diseño corporativo, hay dos elementos principales que, a continuación, se puede dividir en 7 “ingredientes”:

  • Diseño como una representación artística (logotipo, tipografía, colores)
  • Estrategia de diseño (marca, calidad, comunidad, cultura).

1. Logo

Por lo general, un logotipo se crea para el reconocimiento inmediato de la empresa determinada. Los usuarios a menudo identifican una corporación por su logotipo. Pero el logotipo es sólo un elemento de la estrategia de marca de la empresa. Por supuesto, este elemento ayuda a la empresa a diferenciarse de sus competidores, pero incluso un gran logotipo no significa nada hasta que la marca demuestre que valga algo. Si tienes una tarea de crear un logotipo para una organización, te recomendamos que crees una imagen abstracta que sea limpia, sencilla y tenga muy poco significado hasta que esta organización añada ese significado.

  1. Tipografía

Una fuente bien proporcionada y limpia puede tener un papel importante tanto en un sitio web como en un volante corporativo. La buena tipografía causa una impresión de que “Hay algo en eso” a la gente.

Una de las fuentes más exitosas que se pueden ver en todas partes (signos, edificios, aviones, etc.) es Helvetica. Este tipo de letra es el King Kong entre las tipografías, a pesar de tener más de 50 años. Helvetica cambió el mundo de la tipografía. Esta fuente demostró a los tipógrafos y diseñadores gráficos que lo simple es bueno.

Las corporaciones grandes tienden a optar por las tipografías sans-serif. En general, un tipo de letra debe reflejar la imagen y los principios de la empresa particular. Si esa empresa es un poco conservadora, entonces es mejor utilizar fuentes serif, como, por ejemplo, Times New Roman: estos tipos de letras son adecuados para diseños clásicos.

Lo más importante es que todo el texto del sitio web debe ser legible. Cada diseñador web debe tener en cuenta cómo un diseño funciona en diferentes navegadores y pantallas, ya que las fuentes a menudo no se muestran de la misma manera en todos los navegadores.

En caso de los grandes sitios web corporativos, la usabilidad tiene un papel cada vez más importante. Toda empresa contemporánea también debe preocuparse por los usuarios con discapacidades que sólo pueden leer con la ayuda de un lector de pantalla, etc. Pues, no es siempre una buena idea incrustar textos en imágenes y no incluir las etiquetas <alt>, porque en este caso los lectores de pantalla no pueden leer el texto. Lamentablemente, la mayoría de las grandes organizaciones todavía están trabajando en la solución de este problema.

3. Colores

El diseñador gráfico por lo general debe tener cuidado a la hora de diseñar la identidad visual de una corporación grande. Es necesario tener en cuenta diferentes combinaciones de colores, significados de colores y la teoría del color.

El esquema de color corporativo que elige el diseñador representa una organización y su manera de trabajo. Igual que otros siete elementos, los colores deben enfatizar la filosofía y la estrategia de la corporación.

La investigación realizada por el Instituto de Investigación del Color revela que todos los seres humanos subconscientemente forman una opinión sobre una persona, una situación o un elemento en 90 segundos y que esa evaluación se basa sólo en el color. Esto demuestra el papel importante de los colores en el diseño gráfico corporativo.

4. Marca

En otras palabras, una marca es una definición del negocio particular. El nombre de una organización también puede servir como su marca. El valor de la marca refleja cómo se percibe una empresa en el mercado. La identidad corporativa comunica la estrategia de la organización de una manera universal.

Cada empresa debe establecer los objetivos de la marca desde el principio. Se trata de las características de la organización que deben reflejar su filosofía, procesos, imagen, etc. Toda marca fuerte gana confianza y motiva a los clientes.

5. Calidad

La calidad es uno de los elementos más importantes que define una empresa a través de sus políticas, procedimientos y responsabilidades ante sus clientes. Una empresa que ofrece productos o servicios de primera calidad tiene una gran oportunidad de atraer a un usuario no sólo una vez, pero muchas veces.

La calidad se debe reflejar en cada aspecto de tu corporación: tu manera de negociar, el tipo de productos o servicios que ofreces y la maneja de tratar a tus clientes.

6. Comunidad

Muchas grandes corporaciones tienden a descuidar este aspecto de su negocio. La primera gran empresa que reconoció la importancia de este elemento fue Apple. Esta empresa creó una comunidad dedicada, entusiástica y centrada en sus productos.

No es una tarea fácil formar comunidades entusiastas y aprovechar su poder. Una empresa siempre debe tener en cuenta que sin productos o servicios de primera calidad, nunca puede causar una impresión buena a sus usuarios.

Una manera de formar una comunidad es contratar a los “evangelistas” de los productos de la empresa determinada. El evangelismo es una forma de marketing de boca a boca en el que una empresa nutre a los clientes que creen firmemente en los productos de la empresa y que promocionan ellos activamente y tratan de convencer a otros de que los compren y los usen. Estas personas a menudo se convierten en los principales influyentes en la comunidad, y como ellas no reciben pagos y no son afiliados de la empresa, son percibidas como creíbles por otros.

Como modelo tomamos la compañía Apple y descubrimos tres pasos de la creación de una comunidad:

  • El primer paso, que es el más importante, consiste en crear productos de calidad orientados a un público específico.
  • Este tipo de producto motiva a los clientes a reunirse y compartir, como en el caso de iPods.
  • Se centra en los aspectos claves específicos del producto y asocia ellos con la filosofía de la empresa. En el caso de Apple, se trata de una mejor experiencia de usuario.

7. Cultura

Cuando se habla de cultura, no se debe tomar ella sólo como una comunidad. La cultura se compone de los gustos, modales, conocimientos y valores que son compartidos y favorecidos por la comunidad. Si una corporación tiene comunidades formadas a la base de sus productos, esto no significa necesariamente que estas comunidades tienen una cultura sana. De hecho, una cultura mala puede arruinar la reputación incluso de una empresa prometedor.

Microsoft es, por desgracia, un buen ejemplo de una mala cultura de comunidad. Esta cultura es principalmente el resultado de las políticas de la compañía y su manera de tratar a su comunidad. Por otro lado, Apple creó una comunidad relativamente sana rodeando sus productos con misterios y rumores.

P.S. Boletines informativos también tienen un papel importante en la creación de una imagen sólida de tu marca, por lo tanto, te invitamos a ahorrar tu tiempo y esfuerzo y utilizar una de las plantillas newsletter de TemplateMonster.

Un artículo escrito por el equipo de SocialBlaBla