Nuestra misión es generar contenido en la página de nuestra empresa. O, tal vez, trabajamos como freelance para varias organizaciones. Escribir requiere concentración, no hay cabida para las distracciones. Un mal día, varias interrupciones, pueden ser sinónimo de un texto erróneo.

Vamos a repasar en 7 pasos cómo redactar un texto de manera eficaz. Es decir, extrayendo los puntos más interesantes para el lector, ser capaz de desarrollarlos y todo ello de una manera amena.

En su momento, Leo Babauta redactó este método para poder escribir en un entorno donde las distracciones están a la orden del día, sobre todo si trabajamos desde casa.

Este escritor rescata una frase del conocido William Faulkner: “Sólo escribo cuando estoy inspirado. Afortunadamente me inspiro a las 9:00 cada mañana.”

1. Horario y disciplina

Trabajar desde casa, y en este caso, escribir, no es algo que se pueda hacer en cualquier momento. Las musas no existen. Establecer un horario y cumplirlo es imprescindible. Ese horario será sagrado y nada, ni nadie debería interrumpir tu labor. Ni siquiera tú mismo.

2. Si no cumplo, ‘castigo’

No se trata de fustigarnos, ni de mandarnos al rincón de pensar como a los niños, pero sí de saber que existe un toque de atención por parte de alguien o algo, si no cumplimos con nuestro trabajo.Por ejemplo, si no terminas un artículo a la hora prevista, nada de leer el correo, consultar una red social o mirar el móvil. De hecho, éste debería estar apagado o en silencio.

teclado

3. Bye, bye Google y amigos

Cuando comencé a escribir no tenía conexión a Internet en casa. Puede sonar a Prehistoria. Ahora quien más quien menos tiene acceso, pero ¿es necesario estar conectado mientras escribimos? La respuesta parece clara: no. Tal vez, necesitemos realizar una consulta, pero una vez hecha, se acabó. Adiós a Google y amigos. Nuestro editor de texto o la página en la que estemos redactando será lo único que necesitemos. Existen herramientas como Ommwritter, para quienes necesiten crear un clima zen, donde las distracciones no existen.

4. Escribir para un amigo

Muchas veces, antes de comenzar con la primera línea, pienso en la persona que lo va a leer. A veces, de un modo general, o en un conocido o amigo. Leo Babauta, hace hincapié en la figura del amigo, pero en mi caso prefiero pensar en un grupo de gente. Y de qué modo les puedo ayudar con lo que escribo. Releer es importante.

5. Romper el hielo

Imagina cuando tuviste esa primera cita, cómo costó romper el hielo y dar paso a una conversación inolvidable. Con la escritura sucede lo mismo. No nos podemos permitir plantarnos ante la otra persona (el lector) y permanecer callados. Escribe unas líneas, y con ellas el primer paso estará dado.

6. Mente en blanco

Escribes desde casa. En ella siempre surgen problemas, interrupciones, actividades que más tarde te esperan, llamadas por teléfono… (juro que ha sonado mientras escribía este párrafo) La capacidad para desconectar de lo que nos rodea es otra obligación. Tomar aire, relajarnos y concentrarnos en nuestra tarea es difícil pero no imposible.

Ha llegado la hora de disfrutar con nuestro trabajo. No importa que vayas en chándal,te duela la cabeza o te angustie lo que tengas que hacer por la tarde.

7. ¿Ganas de abandonar?

Nadie me ve. Nadie me vigila. ¿Por qué no me levanto y lo dejo para luego? Error. Toma aire de nuevo. Visualiza lo que te gustaría hacer o resolver en esos momentos. Unos segundos. Pero no te levantes, recupera la concentración y sigue escribiendo. Tirar la toalla es lo fácil. Además, ése es un mal hábito si pretendes acabar tu trabajo a tiempo.

Con variaciones, estos son los 7 pasos que mostraba el articulista. Cada uno podemos añadir o modificar alguno de ellos, pero lo que está claro, es que no es sencillo aislarse. Pero tampoco, imposible.

Lo importante es convencerse de que escribir es un trabajo serio, que puede ser divertido mientras se realiza. Y que lo distrae a uno, puede servir de ayuda a otro como: escuchar música. Estos son 7 pasos generales, pero cada uno debemos ser capaces de encontrar unos hábitos que nos ayuden a concentrarnos y no sentir ansiedad porque ese artículo, o ese texto para el cliente no está listo.

En Pymes y Autónomos