Hace tiempo que se asoma por tu cabeza.

Empezar tu blog, emprender, despedir a tu jefe y ser finalmente libre.

Arrancar algo que para ti tenga sentido, que te mantenga vivo y que te permita, de una vez por todas, sentirte realizado con tu trabajo.

Aun así, la elección no es sencilla.

Te invade el miedo.

Las facturas no se pagan solas, la crisis económica sigue muy presente, sabes que el dinero vuela y que nada te asegura mantenerte de tu nuevo proyecto.

¿Te es familiar?

Pues yo estuve ahí.

Yo fui de los que dieron el salto. Valiente, dirían algunos. Aunque en muchos casos fui un insensato.

Me gustaría compartir parte de mi historia contigo y explicarte paso a paso lo que he aprendido durante el camino, mientras montaba mi blog de coaching.

Para que sepas lo que hay que evitar a toda costa, junto a las claves prácticas que deberías aplicar desde un inicio en tu proyecto emprendedor.

¿Historia de un valiente? Déjame que te cuente…

Lo recuerdo como si fuese ayer.

Era el año 2012 y trabajaba de manera discontinua para una compañía en el departamento de Recursos Humanos.

La crisis estaba azotando con fuerza.

Se veían despidos masivos en las empresas, reducciones de salarios escandalosos y tener un trabajo suponía tener un tesoro.

Fuese el que fuese.

Para aquel entonces ganaba bien, alrededor de 2.000 € al mes, ya que la empresa facturaba muchísimo y nos llevábamos dos tipos de comisiones que inflaban nuestros salarios hasta niveles que ni creíamos.

Y por si eso fuera poco, cobraba las 4 pagas extras. Algo inaudito para los tiempos que corrían.

Pero era un pobre infeliz, que había vendido su alma al diablo e iba al trabajo deseando que pasasen esas 8 horas de angustia.

La relación con mi jefa no ayudaba nada en absoluto y vivía en una tensión constante al tener que trabajar junto a una persona sin escrúpulos.

Era inaguantable.

A mí siempre me había gustado el desarrollo personal y en ese momento estaba terminando mi formación en coaching.

Estaba ansioso por dar el salto y empezar algo por mi cuenta. Pero era bastante arriesgado.

La vida me lo puso fácil: un día me presentaron unas condiciones totalmente injustas que debería aceptar y yo me negué rotundamente.

Despedí a mi jefa, tal como le escuché decir tanta veces a Raimon Samsó y decidí que era el momento de empezar algo nuevo.

Algo con sentido.

De futuro acomodado a salto al vacío

Ya era un hecho.

Mi blog estaba en marcha desde hacía unos meses.

Pero, la verdad, no me visitaba ni Dios…

Algunos amigos y familiares se asomaban de vez en cuando para darme la palmadita en la espalda con intenciones de animarme. Pero la realidad es que no venía ningún cliente.

Me había quedado sin un duro y era un analfabeto del mundo emprendedor.

Para que no te ocurra lo mismo que a mí, me gustaría presentarte dos hechos importantísimos que has de tener en cuenta y que yo descuidé:

#1 Poner en balanza si empezar al 100% o dedicarte a tu proyecto part-time

En mi caso empecé al 100%, pero finalmente tuve que combinar mi proyecto con otros trabajos al mismo tiempo, que por cierto, eran muy poco cualificados.

Pero, qué quieres, necesitaba el dinero a toda costa para mantenerme.

Si estás en una posición similar a la que yo estuve, con intención de montar tu blog y empezar algo por tu cuenta, te sugiero que valores muy bien tu situación actual:

  • Los ahorros que tienes (mínimo aconsejo 6 meses para poder vivir con total tranquilidad y sin agobios de ningún tipo).
  • Si tienes hijos a tu cargo.
  • Tu nivel de formación en la materia que desarrollarás.
  • Y ser honesto contigo mismo para saber si serás capaz de dedicar las horas que hagan falta a tu proyecto y de manera consistente.

Me gusta recalcar estos últimos puntos porque son muy importantes si quieres evitar dolor innecesario.

Incluso Franck cuando inició Lifestylealcuadrado estaba trabajando en una empresa y no fue hasta su despido que se puso a tiempo completo con el blog.

Con esto no estoy diciendo que no puedas empezar al 100% con tu proyecto, pero debes asegurarte de que tienes el dinero suficiente para subsistir un buen tiempo, que posees un buen margen para imprevistos y sobre todo, que vas en serio con lo que haces.

#2 Tener ahorros para formarte constantemente y convertirte en una referencia

Es indispensable: todos los fueras de serie que admiras se forman.

Y además constantemente.

Me parece algo básico que muchos descuidan y deberías reservar una parte de los ahorros que tienes para contratar esas sesiones de mentoring que sabes que te van permitir despegar como un cohete o unirte a un programa formativo junto a otros para aprender y acelerar el proceso.

No dejes tu formación en el olvido, te lo digo muy en serio.

A día de hoy quien no se recicla y se forma constantemente se queda desfasado y eso te va a limitar la posibilidad de convertirte en uno de los mejores.

Si tienes claro estos dos puntos, entonces estás preparado para seguir adelante, porque te voy a enseñar unos cuantos errores que debes evitar desde el inicio de tu proyecto.

8 errores de novato que cometí cuando era un analfabeto del mundo emprendedor

#1 Síndrome del lobo estepario

En el fondo siempre me gustó trabajar para mí mismo, hacer las cosas a mi manera.

Como decía Juan Palomo: “Yo me lo guiso, yo me lo como”.

Me preguntaba: ¿Para qué debería colaborar con otros? ¡Me van a quitar clientela!

Esas son creencias de escasez absoluta y que no tienen cabida en el nuevo paradigma laboral.

Por increíble que les pueda seguir pareciendo a algunos, colaborar con profesionales de tu mismo nicho y trabajar el networking para ampliar contactos es algo que deberías estar haciendo desde el primer minuto.

De ese modo:

  • Ocurren grandes cosas. Todo avanza.
  • Surgen ideas que actúan en sinergia.
  • Aparecen proyectos conjuntos para alcanzar más personas de las que nunca podrías llegar por tu cuenta.

Hay un proverbio chino que lo resume muy bien:

“Si caminas solo, irás más rápido; si caminas acompañado, llegarás más lejos”

Conclusión: Aunque estés en un negocio unipersonal, fomenta las relaciones ganar/ganar, trabaja junto a otros profesionales de tu nicho y ponte de inmediato a desarrollar tu networking. Conseguirás un mayor alcance, nuevos proyectos estimulantes y un aumento de personas que solicitarán tus productos y servicios.

#2 Rodearte de las personas equivocadas

Éste fue un gran error y que mantuve durante mucho tiempo.

Cuando cambié mi estilo de vida, yo también cambié, por lo que muchos de mis círculos sociales ya no simpatizaban conmigo.

¡Incluso amistades de hacía mucho tiempo no paraban de sabotearme!

Hazte un favor, cambia tus círculos sociales de inmediato si te ocurre algo similar.

No porque carezcas de sensibilidad, sino porque entiendes que la vida es así.

Y hay personas con las que pasarás muchísimos años de tu vida y otras con las que compartirás un corto periodo.

Lo que está claro es que debes crearte una realidad a tu favor, junto a personas que por lo menos te hagan sentir bien cuando estés con ellos y no te saboteen cada 5 minutos.

Cuando empiezas tu proyecto estás en una situación muy delicada y no puedes permitirte según qué situaciones.

Conclusión: Crea un entorno social que te haga sentir a gusto, libre de tensiones y que no estén pensando en echar por tierra todo lo que se te ocurre. Tu salud mental te lo agradecerá y, créeme, que tu proyecto también.

#3 Newsletter inexistente

Error de gran novato donde los haya, no fue hasta que di con el contenido de Franck que se me ocurrió la magnífica idea de poner una opción para que la gente dejase su correo electrónico en mi blog.

Estuve unos seis meses sin ofrecer newsletter.

La gente entraba, leía y se iba.

De esa manera nunca llegaría a crear un vínculo de confianza real entre mis lectores y yo.

Cuando finalmente lo apliqué, esto me permitió tener un contacto más directo con mi comunidad, pude averiguar cuáles eran sus verdaderos problemas y además creé productos acordes a sus necesidades que pude monetizar gracias a que tenía una lista de personas interesadas en mi contenido.

Así que no te lo pienses dos veces, desde el inicio haz uso de Newsletter.

Conclusión: Tiene que haber de manera visible algún lugar donde la gente pueda suscribirse para iniciar una relación de confianza con tu lector vía email. Además de la clásica opción en el sidebar de tu blog, una opción muy interesante es la recomendación de Franck sobre poner un pop-up (captará la atención de la gente y tu conversión será mucho más efectiva).

#4 No ofrecer un servicio o un producto desde el inicio.

A medida que más personas visiten tu blog, se interesarán por lo que haces.

En consecuencia, querrán adquirir parte de tu conocimiento de una forma más personalizada o bien, concentrada a modo de producto.

Lo curioso es que estuve también seis meses sin mencionar en ningún lado de mi web que ofrecía algún servicio y tardé por lo menos un año y medio en crear un producto.

Daba por hecho que si alguien me visitaba y se interesaba por lo que hacía, me escribirían para solicitarme información.

Que equivocado estaba.

La gente no es adivina y en internet la proactividad brilla por su ausencia, has de ser tú quién deje todo bien claro y especificado para guiarles e informarles de todo lo que tienes.

Mi recomendación es que desde el inicio tengas algún servicio a mano y lo muestres, ya que además no te genera ningún gasto. Por lo menos saben que ofreces servicios profesionales.

Y, en seguida que puedas, crea tu primer producto, testéalo y saca conclusiones.

No hacer esto desde el inicio te puede salir muy caro, porque muchas personas pensarán que lo haces a modo de Hobby y te tomarán como eso: un entretenimiento. Mientras que algunos otros que desearían contratarte se quedarán con las ganas por pensar que no ofreces una opción profesional.

Conclusión: Haz una página específica describiendo tu servicio para que la gente sepa que pueden contratarte. Al poco tiempo ponte en marcha con tu primer producto.  Desde mi punto de vista una buena forma de empezar sería con un eBook.
cambio

#5 Ir a la deriva sin un mentor (o formación)

Como mencioné más arriba, la formación es indispensable.

El tiempo pasa volando e invertir en conocimiento y ayuda va a marcar claramente la diferencia para acelerar tu desarrollo.

Investiga sobre las mejores formaciones, aquellas que de verdad tengan buenas opiniones y críticas, que se conozcan sobradamente por la cantidad de expectación que generan.

Si tu economía te lo permite contrata servicios de mentoring, coaching o asesoría específicos para lo que quieres conseguir.

En mi caso, cuando me di cuenta que era algo indispensable, contraté a un coach, adquirí un training de Robin Sharma para mi desarrollo personal y miré formaciones a nivel local para seguir creciendo con mi negocio.

No escatimes en estas cosas, te aseguro que es la mejor inversión que habrás hecho en tu vida: te ahorrará meses e incluso puede que años de dar palos de ciego.

Te enfocarás de una manera increíble y además, verás un camino muy bien definido.

Conclusión: Busca la formación que más se ajuste a tu caso en particular y no te lo pienses dos veces. Si además eres de los que no se andan con chiquitas y apuesta fuerte, entonces contrata un mentor.

#6 Ofrecer cantidad, no calidad

Otro fallo de los que se ven por todas partes. Yo fui el primero en cometerlo, cuando empecé mi blog recuerdo que escribía 3 veces a la semana.

Eran más bien artículos cortos que si bien podían despertar algún interés no aportaban un gran valor.

Curiosamente, también me quemé mucho de tener que escribir tres veces a la semana, aunque fuesen posts de poca longitud.

No me permitía dedicarme a otras cosas que seguramente harían crecer mi negocio, porque tenía que destinar unas cuantas horas para hacer los artículos.

Mejor escribir uno con muchísima calidad (aunque te lleve toda una tarde) y dejar boquiabiertos a tus lectores. Centrándote muy bien en solucionar alguno de sus grandes problemas.

Créeme, en estos casos MENOS es MÁS.

Y no por escribir más va aumentar tu número de visitas, porque si lo que leen no es relevante no te van a recordar en ninguno de los casos.

Ofrece calidad y la gente volverá más a menudo recordándote como una referencia.

Conclusión: Mi recomendación es que escribas menos pero de gran calidad, en vez de mucho pero mediocre. Prueba con un artículo escandalosamente bueno a la semana y verás cómo la gente empieza a felicitarte, comentarte y a percibirte como una autoridad en tu nicho.

#7 Oídos sordos con tu audiencia

Hay veces que no queremos escuchar.

O más bien, no nos da la gana prestar atención a lo que nuestros lectores dicen.

Recuerdo que en ocasiones me escribían comentarios, me enviaban emails con felicitaciones y sugerencias, también tenía conocimiento de los artículos más leídos y así mismo… ¡No prestaba atención a esos detalles!

Precisamente éste es uno de los puntos que más atención hay que prestar,porque te están dando una incalculable información.

No se trata de escribir sobre aquello que te apetece a ti o de lo que te sientes inspirado en ese momento.

Deja eso a un lado. Has de centrarte en ellos, tu gente, tu tribu, en sus necesidades, preguntas y problemas. No en ti.

Si no tienes en cuenta esto, no te extrañe que cada vez tengan menos relación contigo o que simplemente dejen de visitarte. Lee sus sugerencias con atención, los comentarios que hacen y toma nota, será información esencial a la hora de crear tus futuros productos.

Conclusión: Pregúntales qué es lo que quieren, ten los ojos muy abiertos a sus comentarios y escribe para ellos, no para ti.

#8 ¿Mi nicho? Todo el mundo

Si eres válido para todo el mundo… Si tu oferta es para cualquiera…. Entonces, tienes un problema.

Estás siendo un generalista, por lo que te va a ser imposible convertirte en una autoridad.

Fue uno de los errores que cometí, ya que empecé a escribir y a ofrecer servicios de coaching para todo el mundo.

Hay que ser MUY específico.

Este principio funciona siempre y es indiferente la profesión que tengas.

Mira los siguientes ejemplos:

  • ¿Eres abogado? ¿O eres abogado de rupturas matrimoniales para hombres?
  • ¿Eres Personal Trainer? ¿O Personal Trainer de Crossfit para gente con sobrepeso?
  • ¿Eres coach? ¿O eres un coach de amas de casa que quieren emprender?

Como ves, las segundas opciones están mega especializadas, por lo que la posibilidad de convertirte en una autoridad, si haces muy bien tu trabajo, son infinitamente más elevadas que con las otras opciones.

Conclusión:específico, cuanto más mejor. Si te centras en un colectivo tendrás más posibilidades de captar su atención.

El elemento primordial que hace prosperar a los blogs de éxito

Todo lo que he mencionado anteriormente es indispensable para empezar con buen pie.

Para no cometer errores estúpidos que pueden evitarse y crecer a un ritmo mucho más elevado.

Sin embargo, la característica principal que mantiene a un proyecto vivo y que hace que siga adelante a pesar de las dificultades, es sentir pasión por lo que estás haciendo.

Porque descubrir tu pasión lo cambia todo.

Observar que estás llevando a cabo un propósito que para ti tiene sentido y que en el fondo te hace feliz.

Muchas veces tengo momentos en que me da pereza tener que hacer la edición de mis vídeos de Youtube, ponerme a crear una campaña de email marketing o simplemente organizar todo lo referente a un programa formativo.

Pero con una gran diferencia.

Que tengo un propósito que me mueve más allá de las dificultades y sé que sin sentir amor por lo que hago no hubiese aguantado.

¿Si yo pude a pesar de todos mis errores qué te hace pensar que tú no podrás?

Escrito por Alberto Blázquez