Así puedes ser más productivo trabajando desde casa

El trabajo desde casa, tanto en profesionales freelance como en personas que varias veces al mes no necesitan acudir a la oficina, es una modalidad cada vez más extendida.  Son ya muchas personas las que trabajan a través del ordenador con una gestión libre del tiempo. Una forma de trabajo cómoda pero que requiere de disciplina y motivación, ya que sino la jornada se alarga mientras que la productividad cae en picado.

Distracciones, falta de presión de tiempo o la falta de un jefe hacen que el rendimiento se desvanezca y no acabemos gestionando las actividades de la mejor forma posible. Es aquí donde fallamos y lo que hace que acabemos prefiriendo los horarios y el clima de oficina.

Ventajas desde casa

El teletrabajo es aplicable a muchas profesiones, centrado en el uso de la tecnología y ayudándonos a una mayor compatibilidad con nuestra vida. De esta forma, podemos adaptar el horario a las clases de los hijos, la vida social o las relaciones personales.

Por eso, con una buena gestión, cuenta con una serie de ventajas frente al trabajo convencional:

  • Mayor autonomía a la hora de hacer frente a las actividades laborales.
  • Reducción del estrés y la ansiedad.
  • Flexibilidad de horarios.
  • Mejora en la adaptación al ritmo de la vida social y familiar.
  • Aumento de la productividad.
  • Ganancia de tiempo, como con el ahorro que aparece al no tener desplazamientos.

Motívate en casa

Horarios extensos de trabajo, largos desplazamientos, atascos, estrés o incompatibilidad de horarios con el entorno cercano son varios de los problemas que pueden surgir al tener la necesidad de acudir a la oficina para trabajar. Sin embargo, si podemos hacerlo desde casa, todos estos inconvenientes desaparecen, siempre y cuando sepamos mantener una alta productividad.

A través de estas técnicas conseguirás aumentar la motivación cuando trabajes desde casa:

1. Evalúa tu trabajo

Una vez a la semana se debe hacer balance de las metas que se han ido fijando y su consecución. Si estamos ligados a una empresa, es tan fácil como tener reuniones en los que vayamos viendo el progreso. Sino seremos nosotros mismos los que hagamos este balance en casa y podamos reajustar el calendario.

2. Siempre una rutina

Trabajar desde casa no implica renunciar al despertador y a un ritmo fijo. Nos permite levantarnos más tarde, al no tener que desplazarnos, pero siempre con despertador. La rutina proporciona sensación de control sobre nuestro trabajo, generando seguridad y un aumento en la motivación.

3. Quítate el pijama

Desayunar, ducharnos y vestirnos nos dará la sensación de estar en modo trabajo, aunque lo hagamos desde el sofá. Esto también hará que no te distraigas con otras actividades, como limpiar o cocinar. El período de trabajo debe estar acompañado de una ropa concreta.

4. Reserva un espacio

De la misma forma que tenemos un despacho o una mesa fija en la oficina, debemos tenerlo también en casa. Un espacio que solo destinemos al trabajo y que esté acomodado para ello, sin distracciones.

5. Marca un ritmo

Tanto con las horas de trabajo como con los minutos de descanso debe haber un ritmo fijo. Esto puede incluir pequeños descansos de 5 o 10 minutos cada hora y alguno extra más largo a media mañana.

La ventaja principal de trabajar desde casa reside en su flexibilidad de horarios, que nos permite adaptarnos a un ritmo de vida más tranquilo y con mayor tiempo para nosotros. Pero, sin una buena dosis de motivación, la productividad caerá y convertirá esta ventaja en algo contraproducente para nosotros.

Ángel Rull, psicólogo.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.