Blog vs Youtube Vs Podcast ¿cual-es-el-mejor?

Blog vs Youtube vs podcast. Es la eterna duda cuando empezamos con nuestro negocio online y nos damos cuenta de que el marketing de contenidos es fundamental en la fase de atracción de nuestro embudo de ventas.

¿Necesitamos hacerlos todos?

¿Qué pasa si eres genial escribiendo pero horrible frente a la cámara o tienes un acento de lo más marcado y no hay quien te entienda?

¿Necesitas estar en todos o es una locura integral? En esta guía vamos a intentar valorar las ventajas y desventajas de cada canal de marketing de contenidos: blog, canal de Youtube y podcast para que valores qué es lo más apropiado para ti dependiendo de tu nicho de mercado.

Si todavía no has empezado a construir tu negocio online y te interesa ver si tu idea es válida, antes de empezar con el marketing de contenidos, tal vez te interese nuestra guía.



Primero: ¿qué quieres conseguir: enamorar o amor verdadero?

No sé si sabes que el amor a primera vista está determinado por un cóctel de hormonas (la serotonina, la oxitocina y la dopamina) que le meten «un chute» literal a tu cerebro y por eso, cuando nos enamoramos nos sentimos excitados, llenos de optimismo y la vida es todo mariposas y pajaritos.

Pero, al cabo de un tiempo, como pasa con cualquier droga, el cuerpo se acostumbra a ese chute hormonal y entonces es cuando nuestra parte racional toma el control y nos hace valorar si la persona con la que estamos es la que nos llena realmente.

Con la atracción a tus leads pasa lo mismo: existe una fase inicial de enamoramiento en la que la persona que te visita crees que eres lo más y comparte tus contenidos y te deja miles de comentarios en todas partes.

Luego, tú tienes que responder a ese enamoramiento para que cuando llegue la tolerancia (y se acostumbre al valor que proporcionas) se dé cuenta de que sí, que eres la persona adecuada y se convierta en un cliente.

Así que…

Tratar de hacer todo a la vez es un error.

Sí, hay gente que empieza con todo: blog + canal de youtube + podcast + miles de cuentas en redes sociales. Un suicidio para las 24 horas que tiene el día (y eso es igual para todos).

Y una pérdida de foco total, que te impide brillar como experto en tu nicho. Voy a crear un blog y un canal de youtube y un podcast, así todo junto. Un totum revolutum. Cuando divides tus energías y no te enfocas en una cosa sino en varias a la vez, ninguna de ellas tendrá la más mínima oportunidad de tener éxito.

Claves para elegir el canal de marketing de contenidos adecuado

En resumen, lo ideal es saber cuál es el canal de marketing de contenidos mejor para ti y para tu negocio online. Y para saberlo: te doy una serie de claves.

#1. Tipo de público objetivo que quieres atraer.

¿De qué vas a hablar y a quién quieres atraer a tus contenidos? A lo mejor si tu web va de tejer, como ocurre en el caso de Sandra Llorca —alumna de Objetivo 6C— un canal de Youtube es el método idóneo para ilustrar tutoriales (aunque tengas otras formas de compartir vídeo, como por ejemplo las stories de instagram o Facebook Live).

Un tutorial de cualquier herramienta o de técnicas de cocina o de ejercicios de mindfulness puede ser entretenido, interesante y de gran valor para tu audiencia.

En cambio, si la información es compleja, larga o estás enseñando una estrategia determinada, es posible que se ajuste mejor el contenido a un artículo de blog, donde puedes organizar los títulos, subtítulos y esquemas de forma más sencilla de entender y de consumir para tus lectores.

También es una forma mucho más rápida de que el lector escanee los contenidos y vea si le interesa o no. En el vídeo, tienes que atraer con el título y luego enganchar muy rápidamente al público para que se queden hasta el final.

Si tu público objetivo es gente con muy poco tiempo, puede que tu canal de marketing de contenidos idóneo sea el podcast. Porque pueden escucharlo mientras hacen otra cosa. Y, en ese sentido, el formato ideal es que no sea demasiado largo: entre quince y treinta minutos, lo que se tarda en un trayecto en coche estándar.

Por otro lado, las publicaciones de blog atraen a gente más comprometida, gente que desea mucha información y por lo tanto son valiosas en ese sentido.

Con un post puedes entrar en más detalles (combinar con vídeo y audio) y colgar enlaces que metan a los lectores en tu funnel de venta mediante un lead magnet de forma mucho más sencilla que en un canal de Youtube o en un podcast (que también puedes hacerlo, pero como se brindan a la multitarea la gente no lo hace en el momento y luego lo olvida)

#2. En qué canal de marketing de contenidos puedes desarrollar un conjunto de habilidades mejor

Lo próximo en lo que deberías pensar es en qué fortalezas y debilidades tienes porque es posible que necesites aprender cosas.

Si tu canal de marketing de contenidos es el blog

Debes ser capaz de escribir bien y rápido. Los errores de ortografía y de gramática te restarán credibilidad frente a los lectores.

En el primer año de Lifestyle al cuadrado, escribí más de 1000 palabras todos los días y desarrollé mis habilidades como copywriter. Además de eso, pasaba también tiempo leyendo y estudiando las publicaciones de otros blogs de marketing, diseccionando cuáles eran las cosas que les funcionaban para aplicarlas a mi trabajo.

El formato blog ha decepcionado a más de uno porque puede parecer que es escribir y ya. Todo el mundo cree que sabe escribir y que escribir es fácil y está chupado y luego pasa lo que pasa con este tipo de expectativas irreales.

Un post se escribe para atraer y con un objetivo claro en mente. Y un blog requiere constancia y compromiso. Además de:

  • Dedicar una media de unas tres horas —mínimo— a la semana a la creación de contenidos y difusión de los mismos en redes.
  • Aprender de SEO-on-page y de copywriting para conseguir enamorar tanto a los lectores como a Google y conseguir que ese enamoramiento pase a ser amor estable.
  • Conocimientos básicos de WordPress para poder editar los artículos. Y, of course, un dominio y un hosting (te dejo un descuento de uno muy recomendable) que funcionen.

Puede haber varias razones por las que no te funcione tu blog. Pero la gran mayoría de los freelances cierran sus blogs después de un año por falta de constancia y compromiso con su proyecto.

Si lo que quieres es crear tu propio canal de Youtube

Si lo que quieres es dar la cara en vídeo, tienes que tener clarísimo qué supone lanzar un canal de contenidos en Youtube.

  • Necesitas conocimientos en edición y montaje de vídeo para atraer a tu audiencia, así que aunque subir tus vídeos a Youtube es gratis —y no necesitas inversión en dominio y hosting como ocurre en el caso del blog—, sí que necesitas una pequeña inversión inicial: una cámara decente, un micro y focos, así como cursos de edición si no sabes editar.
  • Necesitas elaborar un guion previo: el que no tengas que escribir no significa que no tengas que trabajar el contenido. Si lo que cuentas no es interesante o no aporta valor, me temo que no engancharás a la gente. Lo mismo que si tu tono de voz es demasiado monótono.
  • Este punto es una consecuencia natural de los dos anteriores: necesitas tiempo —entre 4-5 horas a la semana— para elaborar guion, grabar y editar, además de difundir el vídeo.
  • Como red social que esYoutube te garantiza un contacto directo con tu audiencia. Eso tiene su parte negativa cuando te atacan los temidos trolls. Tienes que tener templanza cuando empiecen a aparecer: significa que estás empezando a ser visible. Pero llegas a otras audiencias: si eres constante y consigues pasar de los 1000 suscriptores, el buscador de Youtube empieza a relacionarte con otros vídeos de otros canales (en la columna de vídeos recomendados).
  • Y por supuesto, necesitas formarte —como en cualquier canal de contenido— en SEO y en copywriting, porque después de todo, Youtube es un buscador (el segundo más importante después de Google, pero es que además es de Google).

Si quieres saber cómo debes hacer crecer tu canal de Youtube, aquí te explico cómo hacerlo con ocho tácticas probadas

Pero en resumen, una cosa que sí que deben ser los vlogs es que deben ser atractivos. Si eres un youtuber aburrido, tu tono es monocorde, tienes coletillas, tu contenido es poco atrayente en temas de edición de vídeo…tu canal no despegará.

Si no eres capaz de transmitir tu entusiasmo y tu know-how a la cámara y traspasar al otro lado, es mejor que te dediques al blog.

Si tu opción preferida es crear un podcast

Una de las ventajas del podcast frente al canal de Youtube —que te parecerá una chorrada pero no veas la de tiempo que ahorra— es que el podcast lo puedes grabar en pijama.

Y si eres una chica, no necesitas preocuparte por tu maquillaje porque nadie te ve.

Y aún así, la voz crea mucho engagement con la audiencia.

¿Qué habilidades tienes que tener para montar un podcast?

  • Necesitas un micrófono.
  • Necesitas conocimientos de edición de audio.
  • Necesitas un sitio donde poder grabar en silencio.

No es demasiado complejo, ¿verdad?

El tema es que debes crear una publicación de blog de cada uno de los episodios del podcast porque por sí mismos no conllevan SEO, así que la gran desventaja de los podcasts es precisamente esa: el SEO.

Unido a eso está también la dificultad de monetización directa. Un podcast debe buscar patrocinadores o mecenas que lo mantengan.

Precisamente, por esas dos razones la competencia es menor que en el blog o en el canal de Youtube. Peeero…el engagement es mayor.

Aunque en Youtube también hay suscripciones, la audiencia del podcast suele ser mucho más fiel, por lo que a nivel de marca personal es cuestión de pensarlo.

Cuál es el secreto para que los contenidos de tu negocio triunfen

La clave del éxito es la constancia e ir aprendiendo de los resultados.

El medio realmente no importa tanto: blog vs youtube vs podcast… la mayoría de los creadores de contenido cualquiera que sea el formato están donde están porque trabajan duro para conseguirlo. Y porque han tenido un mentor que les ha reconducido los pasos cuando se equivocaban.

Elige un solo canal. Concéntrate en él y haz que brille.

A medida que vas dominando tu canal de marketing de contenidos, mejoran tus habilidades. Y empiezas a meterte poco a poco en el círculo de expertos en tu nicho.

Una vez que tu expertise empieza a ser reconocido es el momento de plantearse otro canal asociado. Sobre todo, si cuentas con equipo en el que delegar otras tareas (como por ejemplo, la edición del vídeo o del audio).

Pero no seas tonto y reutiliza tus contenidos adaptados a cada canal. Un artículo puede convertirse en varios contenidos para redes, en un guion de un vídeo para Youtube y en un audio para el podcast.

Escrito por 

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.