Teletrabajo

Cuando la Ley de Atracción no alcanza

Yo escuchaba hablar de la Ley de Atracción y me costaba mucho creer que fuera cierto. A medida que pasó el tiempo me encontré con una, después dos y después más, personas que me contaban sobre sus propias experiencias y yo ví los cambios en sus vidas. Y también me hablaban de la Ley de Atracción. Decidí asomarme un poquito y ví la película “El Secreto“. Me gustó, me entusiasmó y hasta armé mi propio Tablero de sueños! Sin embargo, los cambios no llegaban a mi vida, yo seguía lejos del estilo de vida de mis sueños.

Más tarde comprendí que no era sólo la Ley de Atracción, había más leyes sobre las que yo tenía que aprender…

Rueda de la vida

Un día me tocó hacer un ejercicio que me resultó muy visual y me ayudó a clarificar mi situación: el ejercicio de la Rueda de la vida.

ley de atraccion y rueda de la vida

Si yo quiero que gire mi rueda de la vida, tengo que lograr un balance entre todos los “rayos” que la componen. Porque si algunos son más largos y otros más cortos, se forma como una estrella… ¡y no gira! Y ahí me quedo, no puedo avanzar.

Y eso es precisamente la Prosperidad: es obtener ese balance, es tenerlo todo.

 

El ejercicio consiste en dividir nuestra vida en áreas y analizar cómo estoy.

Cada uno de los rayos de la rueda representa un área de tu vida, y vamos a medir cómo estoy en cada uno de esos aspectos. Por ejemplo, cómo estoy en el amor, trabajo, vida social, familia, salud, etc.

Vamos a marcar la medida que indica dónde estoy, en cada rayo. Es común que al hacer este ejercicio, te quede un dibujo parecido a este:

Para avanzar en mi vida tengo que hacer que la rueda gire, y para eso tengo que lograr un balance. Si me descubro que le estoy dando mucho a un área y desatiendo otra es que se me forma como una estrella.

Con este ejercicio es que pude ver dónde estaba mi desequilibrio, y después de hacer un análisis profundo DECIDÍ hacer cambios. Ese momento es clave: decidirlo. Tenemos que trabajar ese equilibrio. Depende de cada uno. Y es posible lograrlo, para todos es posible.

 

¿Y cómo lo cambio?

Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado; está fundado en nuestros pensamientos y está hecho de nuestros pensamientos.

Buda

Atraemos lo que pensamos
Yo no sirvo. Yo no puedo. Yo no estoy preparada. Yo no soy capaz. Yo no sé. Yo no merezco. Yo no soy tan buena como los demás… Todo el tiempo nos hablamos a nosotras mismas y, de alguna manera, ese diálogo condiciona tu mundo y crea tu realidad. Por eso es clave lo que te decís a vos misma; porque tus pensamientos están hechos de tu diálogo interno, y tu realidad se crea en base a tus pensamientos.
No sirve de nada dedicar media hora a visualizar, repetir afirmaciones o leer sobre la Ley de Atracción si el resto del tiempo hacés o pensás cosas que lo contradicen. Estás atrayendo a cada segundo, seas consciente o no. Las palabras -dichas o pensadas- tienen un gran poder de manifestar. La Ley de Atracción no deja de funcionar en ningún momento, por eso el diálogo interno atrae más de lo mismo: porque es a lo que estamos dando foco.
Si no te gusta tu realidad, tenés que cambiar tus pensamientos. Y para eso primero tenés que cambiar tu diálogo interno.

 

Y vos… ¿qué estás atrayendo?

¡Contános!

Dejá tu comentario más abajo, para compartir lo que estamos creando en nuestras vidas y sigamos la conversación entre todas

Comprendiendo la actitud de Prosperidad y Abundancia

3 Leyes para la manifestación:

  1. Ley de Atracción:
    Aquello que es semejante es atraído. Atraemos con el pensamiento, la emoción acelera el proceso. Aquello en que pensamos o nos enfocamos es atraído hacia nosotros.
  2. Ley de Creación Deliberada:
    Somos los creadores de nuestra vida. Nosotros invitamos a todo lo que nos sucede. Aunque no me lo proponga, estoy creando igual, “por default”. Esto ocurre cuando no elegimos nuestros pensamientos. El camino es imaginarte y sentirte viviendo lo que soñás. Pensar y ¡sentir! Darlo por hecho, sin dudas.
  3. Ley de Aceptación:
    Aceptar que existe la diversidad y que la abundancia me corresponde de forma merecida, y hay suficiente para todos.

Te regalo una afirmación para que puedas repetir al inicio de cada día:

Cualquier cosa que ocurra en este día, se me mostrará el mejor camino y siempre tendré las respuestas que necesite para hacer las elecciones más acertadas y dichosas para mi vida. Así es!

Hasta la próxima…..  Sandra

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.