Teletrabajo

5 motivos por los que no debes poner anuncios en el blog (+5 buenas alternativas)

Poner anuncios en el blog es una de las principales formas que tienen blogueros y emprendedores novatos para intentan ganar dinero en internet.

A priori suena bien: dejas que aparezcan anuncios de terceros en tu blog y recibes ingresos por cada clic. Es dinero cómodo.

¿De verdad es esta la mejor solución?

Te adelanto que no; y para argumentar mi postura he preparado este artículo.

Vamos a ver por qué no te recomiendo poner anuncios en el blog y cuáles son las alternativas más eficaces.

Empecemos por el principio.

Existe la creencia de que la mejor manera de generar ingresos con un blog es publicar contenido y poner algún tipo de anuncio publicitario en el sidebar o en la parte superior de cada post.

Por eso, a menudo la gente me pregunta cómo conseguir más clics de AdSense o dónde encontrar anunciantes que quieran pagar por anunciar sus ofertas en su página web.

Sin embargo, por mi experiencia, esta es una de las peores maneras de hacer dinero online.

Así que si a ti también se te está pasando por la cabeza unirte a un programa de AdSense e intentar ganar dinero de este modo, voy a contarte los 5 motivos principales por los que deberías desechar la idea.

#1. Falta de control de calidad

Cuando te das de alta en un programa de anuncios de publicidad, te das cuenta de que realmente no tienes control sobre los anuncios que se muestran en tu blog.

Al no tener control, no es raro que junto a un contenido de calidad aparezca un anuncio de productos cuestionables, que posiblemente el dueño de ese blog en otra circunstancia no habría aprobado.

#2. Reducción de tiempo de carga de la web

Si compruebas la velocidad de carga de cualquier web en la que se muestran anuncios de terceros, casi con total seguridad puedo afirmar que en todos los casos habrá algún problema de velocidad.

Como sabemos, la rapidez es un factor que Google tiene en cuenta en sus rankings, así que piénsalo 2 veces antes de apuntarte a una red de publicidad de este tipo, porque puede afectarte negativamente de cara al posicionamiento.

#3. Pérdida de lectores

Los programas como AdSense llaman la atención porque parece que es una manera muy rápida de ganar dinero.

Ahora, piensa una cosa. Llega un lector a tu blog. Ve el anuncio, hace clic y se marcha de tu contenido. Has perdido un usuario a cambio de unos pocos céntimos.

¿Compensa? Realmente, no.

Puede que estés pensando: “Bueno, con un clic no gano mucho, pero ¿y si tengo un montón de clics?”. En mi opinión, no compensa perder un lector, potencial suscriptor y cliente a cambio de cuatro duros.

Fíjate la cantidad de acciones que tienes que hacer para ganar la visita: creación de contenido, SEO, networking, redes sociales… ¿Vas a dejar que se marche a cambio de unas migajas?

#4. Los anuncios son intrusivos

Desde el punto de vista de los anunciantes, van a querer maximizar la visibilidad que les proporciona tu blog. Sin embargo, desde la perspectiva de los lectores, los anuncios se convierten en elementos intrusivos y molestos, porque suelen estar colocados en lugares muy concretos: en mitad del post, bajo el menú principal o tras el título del artículo.

Si los anuncios interrumpen la lectura, es muy posible que aumente la tasa de rebote y que experimentes un bajón en las tasas de conversión.

#5. Los anuncios generan desconfianza

En algunos casos extremos, los anuncios minan la confianza y afectan a la credibilidad de los contenidos que publicas en tu blog.

Por ejemplo, hay blogs que tienen tantos anuncios y pop-ups que es casi imposible navegar con normalidad por el sitio. ¿Qué ocurre? Pues que la gente en internet tiene poca paciencia y desde luego no van a esperar a que la publicidad les deje consumir los contenidos. Se marchan y punto.

Este punto es especialmente relevante, porque si tu objetivo es monetizar tu blog y ganar dinero con él, necesitas 2 elementos fundamentales: credibilidad y confianza.

Si es difícil ganar ambas haciendo las cosas bien, no te quiero contar lo que te va a costar si en la ecuación incluimos anuncios molestos. 😉

Un ejemplo de por qué poner anuncios en el blog es una mala idea

Veamos un ejemplo para ilustrar este tema.

Para no herir sensibilidades y ser lo más respetuoso posible, omitimos nombres. Vamos a lo que nos importa: los anuncios.

Fíjate en esta imagen:

En una web donde se habla de psicología, desarrollo personal y mindfulness, el anuncio sobre neurociencia puede pasar desapercibido y confundirse con contenido informativo, no publicitario. Por lo tanto, es fácil despistarse y hacer clic en el anuncio que aparece entre los dos bloques de artículos.

Si un lector hace clic pensando que va a leer información sobre neurociencia y aterriza en una landing de publicidad, posiblemente no compre la oferta del anuncio y, además, perderá confianza en la web donde hizo clic.

Por eso, conviene que antes de apuntarte a programas de publicidad, analices si te interesa a largo plazo, porque puedes perder más de lo que ganes.

5 alternativas a la inserción de anuncios para ganar dinero con un blog

¿Qué alternativas hay para ganar dinero en internet y descartar la publicidad?

Ya que te contado 5 razones por las que deberías olvidarte de poner anuncios en el blog, voy a darte 5 ideas que puedes convertir en ingresos online.

Eso sí, ten en cuenta que no estamos hablando de hacerte rico de la noche a la mañana. Las acciones requieren tiempo, así que conviene pensar a largo plazo.

#1. Desarrolla una estrategia a largo plazo

Lo primero que necesitas si quieres vivir de tu blog o de tu negocio digital es una estrategia, que recoja tus objetivos, las acciones necesarias para conseguirlos y las tácticas específicas que tendrás que llevar a cabo.

Una estrategia es una hoja de ruta y con ella sabrás en cada momento dónde estás, dónde quieres llegar y qué tienes que hacer para conquistar tu meta.

Es como viajar. Antes de preparar las maletas y de subirte al coche, sabes cuál es el destino, ¿no? En función del destino, sabes qué camino debes tomar y el medio de transporte más apropiado.

Bueno, pues cuando hablamos de negocios digitales ocurre algo similar: saber dónde vas te ayudará a conseguir tus objetivos y saber en cada momento en qué debes centrarte y cuáles son los próximos pasos.

#2. Vende como afiliado

Si acabas de empezar con tu negocio online, es posible que le des mil vueltas a cómo concretar tu oferta y definir qué puedes vender a tus potenciales clientes.

En estos casos, si no tienes aún tu cartera de servicios o productos definitiva, puedes empezar vendiendo productos de terceros a través de la afiliación.

Por cada venta que consigas en tu lista de suscriptores ganarás una comisión, por lo que consigues 2 beneficios:

  • Ofreces a tu audiencia algo que realmente puede interesarles.
  • Promocionas una oferta sin resultar intrusivo ni molesto.

#3. Construye una lista de suscriptores

La mejor estrategia que puedo compartir contigo si quieres tener ingresos online es, sin duda, que te preocupes por tener una lista de suscriptores y que la cuides.

¿Cuántas veces has leído que el dinero está en la lista?

Sí, se repite mucho porque es cierto.

Pero no funciona a lo loco. Es decir, no se trata de que te conviertas en coleccionista de emails para soltar ofertas a diestro y siniestro.

Una vez que tus lectores se convierten en suscriptores, deberás cuidar la relación que tienes con ellos. Y poco a poco, esa relación se irá fortaleciendo, aumentará la confianza y cuando quieras vender algo no resultarás molesto ni agresivo.

El éxito de vender a través de email marketing y de embudos de venta se basa en la segmentación. No importa la cantidad, sino la calidad.

Así que te toca reflexionar sobre tu público objetivo y tener muy claro a quién te vas a dirigir.

Recuerda que hablar a todo el mundo en internet es como no hablarle a nadie.

Define, segmenta y a partir de ahí, vende.

¿Cómo empezar a construir tu lista?

Si partes de cero, necesitas:

  • Squeeze page: página de captación de emails en la que ofreces un recurso gratuito y descargable.
  • Lead Magnet: el contenido gancho del que hablas en la squeeze page. Recuerda que sea concreto, rápido de consumir y que resuelva un problema muy específico de tus lectores.

(¿Aún no tienes un lead magnet? En este artículo descubrirás todo lo que necesitas saber para crear el tuyo en una tarde)

Y no te olvides de cuidar la relación enviando contenidos periódicamente y “escuchar” cuáles son sus principales problemas y necesidades (así tú sabrás cuáles son las mejores soluciones que puedes ofrecerles.

#4. Crea un infoproducto

Muy relacionado con vender a tu lista de suscriptores está esta recomendación: crear tus propios infoproductos.

Las ventajas de los infoproductos básicamente son 3:

  • No requieren tu intervención directa para funcionar (trabajas una vez y vendes múltiples veces).
  • Puedes venderlos en automático (generas ingresos pasivos mientras tú te dedicas a otra cosa).
  • Dejas de vender horas (por lo que recuperas tiempo y ganas libertad).

Infoproductos hay de muchos tipos y formatos. Lo importante para que funcionen es, de nuevo, tener en cuenta a quién se lo ofreces.

#5. Refuerza las ideas anteriores con más tráfico

Cuando ya tienes todo el sistema montado (lista de correo> productos de afiliados > infoproductos propios) y tu embudo de venta está listo, ha llegado el momento de poner los esfuerzos en conseguir tráfico y disparar tu visibilidad.

¿Cómo?

  • Mediante campañas de pago: en Google y Facebook Ads.
  • Medios orgánicos: guestposting, entrevistas, posts colaborativos…

Una de las principales razones por las que me gusta especialmente este estilo de monetización es que el proceso completo es un win-win: tú consigues ingresos y tus lectores reciben contenidos que les interesan y les resultarán útiles.

¿No es magnífico?

¿Cuándo poner anuncios en el blog SÍ es una buena idea?

Pocas veces algo es “siempre” o “nunca”.

En el caso de los anuncios en el blog, existen ocasiones en los que usar esta estrategia es razonable.

En concreto, son tres.

  1. Web con un volumen de tráfico elevado, pero tiempo de estancia es bajo porque los lectores consumen la información rápidamente y se marchan: es el caso de un sitio de reviews de productos.
  2. Web con mucho tráfico y muchos subtemas: los periódicos, por ejemplo. No se suele leer todo el contenido, sino que cada lector consume la información de la sección que más le interesa. Aunque en estos casos sigue siendo preferible la afiliación, los anuncios no son mala idea tampoco.
  3. Publicidad exclusiva: si un anunciante se interesa por mostrar su anuncio de forma exclusiva en tu blog, puede ser interesante escuchar la oferta. Si pones este tipo de anuncios, al menos tendrás el control tanto de la publicidad como del precio.

¿Tú pones anuncios en tu blog? Cuéntame tu experiencia en los comentarios. ¡Te espero!

Un artículo escrito por Javier Gobea

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *