Editorial

9 pasos para vivir tu vida al máximo cada día

Hace años, cuando escuchaba la frase “hay que vivir la vida al máximo“, inmediatamente me imaginaba a alguien saltando de un avión o haciendo una locura divertida.

Ahora mi visión ha cambiado. Me he dado cuenta de que para aprovechar la única oportunidad que tenemos para vivir no es necesario correr aventuras emocionantes como las que ocurren en las películas.

Pero esto lo he aprendido a base de duros golpes…

Durante muchos años, el 31 de diciembre se convirtió en mi peor pesadilla. Lo que para algunas personas era una fecha especial, para mí era una forma de ver que el año se había acabado y no había hecho nada.

Era un año menos de vida, y un año más cerca de la muerte.

Sé que suena muy negativo, e incluso puede parecerte terrorífico, pero la vida es demasiado corta para dejarla escapar sin hacer realidad nuestros sueños, sin experimentar todas las emociones que nos puede dar.

Vivir la vida de esta manera no es vivir: sólo es alargar nuestra existencia.

Si cada día lo único que haces es ir de tu casa al trabajo, y del trabajo a tu casa, esperando que llegue el viernes para poder sentarte frente a la televisión, algún día te despertarás y pensarás:

¿Qué estoy haciendo con mi vida?

 

El problema es que quizás cuando te hagas esa pregunta, ya sea demasiado tarde para remediarlo…

Si de verdad quieres vivir tu vida al máximo, tienes que encontrar la forma de salir del molde en el que estás atrapado AHORA; no mañana, ni dentro de una semana, sino ahora.

Y con estos 9 pasos que te comparto a continuación podrás empezar tu viaje hacia una vida más extraordinaria y feliz.

 

9 pasos para vivir tu vida al máximo disfrutando cada día

 

1. No pongas excusas

Si de verdad quieres vivir tu vida al máximo, deja de poner excusas.

Quejarte sobre algo malo que te ha pasado, pensar que no puedes conseguir lo que deseas, o que con lo que tienes nunca podrás ser feliz son sólo excusas que no te llevarán a ningún lado.

Haciendo eso lo único que lograrás es construir una pared cada vez más grande que te impedirá alcanzar todo lo que siempre has querido.

Piensa en la última vez que dijiste “esto no va a funcionar porque (añade aquí tu excusa)“.

Esto es un completo desastre para ti porque con esas excusas ¡te estás rindiendo antes de haber empezado!

Y si tus excusas te alejan de hacer cosas nuevas, de perseguir aquello que realmente quieres, es imposible que puedas vivir al máximo, porque una vida plena y feliz consiste en eso: en experimentar y hacer lo que tu corazón te pide.

2. Escucha a tu corazón

¿Qué es lo que te hace feliz, te da motivación y te inspira? ¡Eso es lo que deberías estar haciendo con tu vida!

Deja de pensar en lo que otras personas quieren que hagas, y empieza a escuchar a tu corazón. ¿Qué importa lo que los demás digan?

Si pasas todo tu tiempo pensando en otros, estarás malgastando los minutos que tienes para vivir.

  • Si quieres vivir una vida llena de aventuras, ve a por ello.
  • Si quieres crear tu propia familia, empieza a hacerlo.
  • Si quieres tener un empleo mejor, consíguelo.
  • Si quieres cambiar el mundo, hazlo.

 

Mira en tu corazón, busca qué es lo que realmente deseas, y no pares hasta haberlo alcanzado.

Este paso es realmente importante para vivir una vida extraordinaria porque te ayudará a mantenerte concentrado en lo que tú realmente quieres lograr.

Y estando cerca de ese objetivo sentirás que tu vida cobra un nuevo sentido, y que vives de verdad de forma plena.

3. Olvida lo que otros piensan

A muchas de las personas que conozco les encantaría dejar sus empleos para trabajar en lo que realmente les gusta; a otras les encantaría crear su propio negocio.

Otra gente no se atreve a apuntarse a clases de baile o de cocina, ni a mudarse a otras ciudades en las que les gustaría más vivir.

Todos ellos suelen tener una cosa en común: su mayor miedo es lo que otros piensen de ellos, y que esas personas les juzguen por lo que hacen.

Yo también soy culpable de esto; durante años, no me atreví a viajar sola porque los demás pensarían que no tenía amigos para hacerlo.

No decía lo que pensaba realmente por miedo a que alguien creyese que era rara, o que mis ideas no eran buenas.

Con este tipo de cosas sólo conseguí vivir como querían los demás mientras me rompía por dentro a mí misma. Hasta que un día no pude más, y exploté.

Empecé a hacer lo que yo deseaba de verdad, sin importarme lo que otros pensaran, y desde entonces soy más feliz que nunca y vivo mi vida como yo quiero.

4. Sal de tu zona de confort

Ahora mismo estás en el sitio más cómodo para ti: tienes una rutina que sigues cada día, haces tus tareas de forma autómatica (sin tener que pensar en ellas), y no tienes que esforzarte por lograr algo nuevo.

Pero de lo que no te das cuenta es de que fuera de esa zona de confort es donde se produce la magia.

Muchas personas viven dentro del mundo que han construido sin atreverse a salir de él porque es un lugar cómodo, sin riesgos ni miedos a los que enfrentarse.

Sin embargo, sólo los que son valientes para salir de ahí pueden vivir al máximo.

La vida está para disfrutarla, para probar cosas nuevas, experimentar, sentir distintas emociones, conocer a nuevas personas.

Tú no naciste para hacer todos los días lo mismo hasta el día que mueras, ni para conformarte con lo que has conseguido hasta ahora.

¡Has nacido para vivir plenamente y disfrutar de todo lo que la vida puede darte!

Así que piensa en alguna cosa nueva que realmente te gustaría hacer, deja tus miedos y tus dudas a un lado, ¡y ve a por ello!

5. Confía en ti mismo

Tener confianza en uno mismo es más importante de lo que crees para poder vivir la vida al máximo.

Si no confías en ti…

  • Estarás evitando creer en ti mismo
  • Te dará demasiada vergüenza hacer lo que realmente deseas
  • No te atreverás a probar nuevas experiencias
  • Sólo harás cosas que en realidad no te gustan
  • Y todo eso te llevará a ser una persona infeliz

 

Sin embargo, confiar en ti puede abrirte muchísimas puertas.

Puede llevarte a conseguir el empleo que quieres, a ganar más dinero, a conocer al amor de tu vida, a alcanzar tus sueños, y en definitiva, a llegar hasta donde tú quieras.

Para tomar el control de tu vida y vivir de forma extraordinaria, debes empezar a creer en ti mismo y dejar de ponerte excusas (¡recuerda el paso número uno!).

¿No sabes cómo conseguirlo? Empieza leyendo este artículo: Cómo tener confianza en ti mismo cuando nadie cree en ti.

6. Acepta tus fracasos

Aunque esto te parezca algo negativo, es importante que lo entiendas. Debes aceptar tus fracasos, pero en vez de pensar en ellos como el final de algo, tómatelos como una experiencia para aprender.

Equivocarte o tener un fallo es completamente natural y humano, pero eso no te debe impedir volver a probar cosas nuevas.

Nunca sabrás si algo funcionará o no a menos que lo pruebes, y debes entender que puede haber una posibilidad de que eso no salga como tú esperabas.

Parte de vivir una vida al máximo y extraordinaria es fallar de vez en cuando. Acepta ese destino ahora, y así estarás preparado mejor si eso vuelve a suceder.

7. Date permiso para sentir tus emociones

Hubo en tiempo en el que por las situaciones negativas que había vivido en el pasado, estaba cerrada al mundo. Me había creado una coraza para que nada ni nadie me hiciese de nuevo daño.

Pero vivir así no es realmente vivir. Un corazón que no siente, está muerto.

Muchas veces, las experiencias que hemos tenido antes nos han llevado a cerrar nuestro corazón para intentar protegernos del dolor y la pena que hay en el mundo.

Pero llegará un momento en el que te darás cuenta que esto tiene un coste, y ese coste es matar a tus propios sentimientos.

No te cierres a nada, y date permiso para sentir las emociones que nacen desde tu interior.

Si quieres reír, ríete. Si quieres llorar, adelante, hazlo. Si quieres vivir aventuras para subir tu adrenalina, experimenta cosas nuevas.

¡Si te apetece bailar, baila!

8. Márcate objetivos que te ilusionen

Algo realmente importante para vivir tu vida al máximo es marcarte objetivos que te ilusionen y que te motiven.

El entusiasmo es la expresión de la vitalidad del alma, y debe estar presente en tu vida si lo que deseas es ser feliz y sentirte satisfecho contigo.

Las metas que te marcas, y los pasos que das para alcanzarlas, son realmente lo que dará forma a tu vida y a tu felicidad.

Piénsalo bien: ¿cómo te sientes cada vez que en tu vida sólo hay rutina? Aburrido, sin ganas de hacer nada, deseando sentir un poco de emoción…

¿Y cómo te sientes cuando hay algo que quieres conseguir? Emocionado, feliz, y motivado a ir por el siguiente objetivo que quieras alcanzar.

Así que empieza a marcarte objetivos en tu vida que realmente te ilusionen, y sobre todo no te duermas, y da los pasos necesarios para llegar hasta tus metas.

9. ¡No dejes que la vida se te escape!

Dejar que tu vida se escape es mucho más fácil de lo que piensas. Antes de que te des cuenta, los años se habrán ido para siempre.

Hay demasiada gente que piensa “dentro de 10 años mi vida será mejor porque habré conseguido esto y esto”, pero luego dejan que esos años se les escapen sin haber hecho nada.

No seas como los demás, y si realmente deseas lograr algo, ¡HAZLO AHORA!

No esperes a mañana, ni a dentro de un mes, o de un año. Da el paso para conseguir lo que quieres hoy.

 

La vida te regala todos los días un cheque con 24 horas.Pero eres tú quien decide qué hacer con ellas.

 

¡Así que no las desperdicies y aprovecha cada minuto del día disfrutando al máximo!

Creemos que viviremos para siempre, pero la realidad es que la vida es demasiado corta. Así que disfruta de las pequeñas cosas que te da, porque un día te darás cuenta de que son las más grandes.

Aprovecha cada segundo de tu tiempo, porque nadie sabe lo que pasará mañana.

 

¿Qué significa para ti vivir la vida al máximo? Déjame un comentario aquí abajo y ¡dime qué te pareció este artículo!

Un artículo escrito por Jenny del Castillo

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *