Teletrabajo

¿Marca personal o marca empresa?

Si te estás planteando emprender en solitario, esta es una de las primeras decisiones que deberás tomar.

Además, debes tomarla lo antes posible para poder avanzar: diseñar tu logotipo, crear tu web, empezar a captar clientes…

¿Qué es mejor? ¿Usar tu nombre o actuar bajo un nombre comercial?

Por un lado, podemos pensar que lo lógico sería apostar por la marca personal. Al fin y al cabo tu proyecto eres tú.

Pero por otro lado, ¿qué ocurre si el día de mañana quieres crecer?

Además, una marca empresa siempre se ve más seria y profesional…

En realidad ambas reflexiones son válidas. No hay una opción que sea mejor que otra.

Todo depende básicamente de 3 parámetros:

  • Los planes que tengas para tu negocio a largo plazo
  • La naturaleza de tu producto/servicio
  • La estructura que tiene o va a tener el negocio

Reconozco que no es una decisión fácil. Equivocarte en este momento significa que quizás dentros de 1 o 2 años deberás reorientar tu branding o construir una nueva marca desde cero.

Quiero compartir contigo algunas reflexiones para ayudarte a tomar una decisión.

¿Cuándo es mejor apostar por la marca personal?

Usar tu nombre como base para crear tu marca es una buena opción cuando ofreces servicios 1 a 1.  Consultoría, asesoría, coaching…

También es una ventaja la marca personal si tienes intención de ofrecer formacióncharlas o conferencias. Tanto si es tu actividad principal como si es una actividad secundaria.

Hay quien dice que la marca personal es más flexible. En el sentido de que hoy puedes dedicarte a una cosa y mañana dedicarte a otra cosa totalmente distinta sin problema. Al final tú sigues siendo tú.

Yo no tengo tan claro que esto sea así.

Igual que pasa con las marcas de empresa, si has trabajado tu marca personal a lo largo de los años tratando de conseguir autoridad en un mercado determinado, no es tan fácil cambiar.

Deberás empezar a construir tu marca y tu autoridad en un nuevo sector desde cero.

Por otro lado, una marca personal es más difícil de gestionar porque la frontera entre lo personal y lo profesional se difumina. Tienes que poner tus propios límites y decidir qué aspectos de tu vida vas a mostrar y qué aspectos quedarán en la esfera de la intimidad.

ALGUNAS CONSIDERACIONES

Cuando apuestas por la marca personal, normalmente los clientes quieren que seas tú quien les atienda. Si en lugar de hacerlo tú lo hace alguien de tu equipo (aunque sea muy bueno), esos clientes pueden sentirse desatendidos.

Eso hace que el negocio dependa mucho de tu tiempo disponible. Aunque luego puedes crear productos digitales que te liberen de esa carga, como hago yo actualmente.

Otra ventaja de la marca personal es que es más fácil conectar con tu audiencia/cliente a través de los contenidos.

A largo plazo puedes crear otros proyectos y usar tu marca personal ya consolidada como trampolín y eso es muy valioso.

¿Qué ocurre si tu nombre es muy común o simplemente no te apetece usar tu nombre? Siempre puedes usar un alias.

Fernando de la Rosa es fundador de Foxize School y escribe en su blog bajo el nombre de Titonet.

Existe también otra opción que yo llamo “nombre-proyecto”.

No es ni un nombre propio ni una marca empresa, sino una tercera vía que también tiene su gracia.

Hiten Shah, fundador de Kissmetrics, tiene un blog llamado Hitenism. ¿Es una marca empresa? ¿Es su nombre? No, es Superman un nombre-proyecto. 😀

Una cosa más: aunque no vayas a usar tu nombre, compra el dominio de todos modos. Por si las moscas…

¿Cuándo es mejor apostar por la marca empresa?

Si tu plan es crear un equipo para ofrecer servicios que van más allá de tu propia especialidad, la marca empresa es la mejor opción.

La razón es muy sencilla: es difícil que tu propio nombre represente a las personas que trabajan contigo. En cambio, al crear una marca empresa puedes buscar un nombre que recoja una serie de valores de marca y sea capaz de aglutinar a muchas personas bajo un mismo paraguas.

Si tu producto/servicio no depende del trato personal o no es necesaria tu implicación directa, a la larga la marca empresa acaba siendo mejor opción porque no te limita.

Por otro lado, las marcas empresa transmiten la idea de que hay una estructuradetrás y que es más “caro” trabajar contigo. Eso no es ni bueno ni malo, pero hay que tenerlo en cuenta.

Este tipo de marcas también facilitan la captación de talento e inversores porque da más sensación de solidez y estabilidad. Además, en el futuro esa marca se puede vender. Eso es algo imposible cuando usas tu propio nombre.

Pero cuidado, lo que no debes hacer jamás es fingir que eres una empresa cuando en realidad solo estás tú, porque se te vería el plumero fácilmente.

ALGUNAS CONSIDERACIONES

Aunque decidas crear una marca empresa, te recomiendo que tú como fundador/a seas muy visible en todo momento.

Escribe regularmente como autor en el blog corporativo, aparece como remitente en los emails que envíe la empresa, etc.  Eso ayuda a que la marca deje de ser anónima y para la audiencia sea más fácil conectar emocionalmente.

Aún te diré más.

Aunque crees una marca empresa, trabaja también tu marca personal en paraleloy úsala para dar visibilidad a tu negocio.

Hagas lo que hagas…

Construye tu marca siguiendo una estrategia. Apuesta por la diferenciación y ten un discurso propio que despierte el interés de tu audiencia objetivo.

El “formato” que elijas a la hora de crear tu marca es importante. Pero recuerda que tu marca no puede ser algo vacío.

Un artículo escrito por Samu Parra

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.