Teletrabajo

Cómo recuperar la concentración cuando tu mente está en otra parte

Concentrarse es todo un arte en un mundo plagado de distracciones digitales, frenético ritmo de vida o falta de sueño. Por ello, te proporcionamos algunas claves que te permitirán regresar a tu sitio cuando la mente está en otra parte.

Tengas o no distracciones revoloteando a tu alrededor, es muy posible que en múltiples ocasiones tu concentración se esfume y te encuentres pensando en las musarañas, perdiendo tiempo valioso si te encuentras en tu jornada de trabajo, dificultando tu estudio o viendo lastrada tu creatividad a la hora de llevar a cabo un proyecto personal. Si ayer te revelábamos lo beneficioso de tomar una taza de té para potenciar de nuevo tu talento e imaginación, hoy queremos darte algunos consejos para que tu atención vuelva para quedarse.

La mayoría de trucos y claves para concentrarte en el trabajo son de aplicación sencilla y únicamente requieren tesón, constancia y buena organización. Uno de los primeros es poner en práctica la atención consciente o mindfulness, tal y como recomiendan desde Harvard Business Review los autores del próximo libro The Mind of the Leader, para el que encuestaron a más de 1.000 líderes que indicaron que esta estrategia es óptima para involucrar al equipo, crear mejores conexiones y mejorar el rendimiento.

Además de ser beneficiosa para la ansiedad y para la mejora de tu salud mental, el mindfulness es una herramienta esencial para favorecer tu buena concentración. Para empezar a ponerla en práctica puedes circunscribirla a actividades tales como caminar, meditar, hacer ejercicio o comer, tal y como te explicamos en este artículo. En cuanto lo integres en tu rutina cotidiana lograrás reducir las distracciones, poner atención consciente en lo que haces, tomar conciencia del cuerpo, dormir mejor y decir adiós al estrés.

Para recuperar la concentración, por paradójico que parezca, también es fundamental tomarte un descanso y pautar que estos tengan un carácter periódico durante tu jornada laboralEl contacto con la naturaleza, la luz natural, los espacios abiertos y las oficinas abiertas estimulan la productividad y la concentración. Practicar deporte con regularidad también te ayudará a tener una mejor atención y control de tu cuerpo, por lo que puedes probar a practicar de forma diaria running, yoga, tai-chi, caminar a buen ritmo o algún otro de los ejercicios recomendados por la Universidad de Harvard. Recuerda que cambiar el entorno puede ayudarte a cambiar tu estado de ánimo a otro más positivo.

Escuchar podcast o audiolibros es una manera de conducir tu mente a lugares creativos en tu rutina, empapándote de otras buenas historias. También puedes escuchar música apropiada para tu espacio de trabajo, como música clásica, épica, de videojuegos o bandas sonoras ambientales. Y una opción para recuperar el mando de tu concentración es poner en práctica diferentes técnicas de relajacióncomo la visualización, la respiración profunda o el escaneo corporal, ideales para momentos de tensión, estrés o ansiedad. 

Escrito por Andrea Núñez-Torrón Stock

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *