Teletrabajo

10 hábitos de la gente con dinero que a ti te faltan para ser rico

La inteligencia, el talento y el carisma son grandiosos, pero esto no es lo que separa a las personas más ricas de las más pobres.

La manera en que pasan su día a día, los comportamientos que tienen, su manera de pensar, sus creencias y todo lo que proviene de ellos mismos, tiene más que ver con el éxito en sus vidas.

Los hábitos diarios son lo que diferencian a las personas ricas del resto.

Una gran parte de las actividades y pensamientos que tenemos a diario son realizados inconscientemente. Operamos en piloto automático.

Así es como el cerebro ahorra energía. Cuando un hábito se forma y es almacenado en nuestro subconsciente, las partes del cerebro que están asociadas con la toma de decisiones ya no participan en esta actividad.

En los últimos años se ha podido estudiar tanto a personas ricas como a personas pobres, y se ha llegado a la conclusión de que las condiciones en las que nacieron no significan nada a la hora de que unas consigan riqueza y otras no.

Hay una buena parte de personas ricas que fueron pobres y lograron conseguir su fortuna al diferenciarse del resto.

Tampoco consiguieron ganar tanto dinero porque tuviesen habilidades extraordinarias ni nada fuera de lo normal.

Son personas como tú y como yo, pero con una diferencia: sus costumbres.

Los hábitos que practican en su día a día han hecho que consigan el éxito que tienen. Las personas ricas no se comportan de la misma forma que una persona pobre.

Las personas pobres tienen comportamientos autodestructivos que los hacen mantenerse en su condición de pobreza o empeorarla.

¿Nunca te has preguntado por qué hay un pequeño porcentaje de personas que sí tienen éxito mientras las demás no? La respuesta está en las actividades y pensamientos que tienen en su vida cotidiana.

En este post te mostraré cómo piensan y qué hábitos tienen las personas ricas para que tú comiences HOY mismo a practicarlos también, y logres llegar igual de lejos que todos ellos.

¿Estás preparado para iniciar tu camino hacia una vida mejor? ¡Allá vamos!

10 hábitos de los ricos que tú no practicas

 

1. Eliminan las creencias limitantes

Si alguna vez has tenido problemas financieros, es probable que te hayas dicho a ti mismo frases como “las personas ricas tienen buena suerte y las pobres, mala suerte.”, “las personas pobres no pueden volverse ricas.”, “so soy lo suficientemente inteligente”, etc.

Todo ese tipo de frases o pensamientos son creencias limitantes que afectan tu comportamiento negativamente.

Las personas ricas atribuyen su éxito en la vida a su modo de pensar. Por eso, debes cambiar tus creencias negativas y convertirlas en afirmaciones positivas para lograr todo lo que te propones.

2. Piensan en el futuro

Algo que diferencia a las personas ricas, es que constantemente intentan pronosticar las tendencias del futuro.

No viven preocupadas por el futuro, piensan a largo plazo para descubrir nuevas oportunidades.

Una de las personas más famosas que implementaba este hábito era Steve Jobs. Era un gran innovador y lo demostraba en sus productos de Apple, parecía como si supiera lo que la gente quería incluso antes de que ellos supieran qué querían.

No es necesario desarrollar un producto para aplicar esto. Cuando se trata de crear riqueza, algo que debemos intentar hacer es predecir los desafíos que nos traerá el futuro y estar un paso adelante.

3. Evitan perder el tiempo

¿Cuánto tiempo pierdes frente a una pantalla? No es algo secreto que la mayor parte de personas ricas mira poco o nada de TV, lo mismo aplica para el internet, a menos que se trate de algo relacionado al trabajo.

Las personas exitosas usan su tiempo libre para trabajar en una versión mejor de ellos mismos, relacionarse con personas que los ayuden a ser mejores, organizar un nuevo proyecto o haciendo cualquier cosa que los ayude a acercarse a sus objetivos a largo plazo.

Saben que su tiempo es limitado e intentan aprovecharlo al máximo.

4. Delegan el trabajo pesado

Para crear riqueza tienes que aprender a administrar tu tiempo. No puedes pasarte horas de horas en tareas que cualquier otra persona podría hacer. La forma en qué delegas el trabajo pesado será determinante para tu éxito.

Al estar trabajando en un nuevo negocio o proyecto, siempre nos encontraremos con esas tareas que consumen tiempo pero deben hacerse.

Por ejemplo: la contabilidad de tu negocioel diseño de tu página web, llamar a clientes potenciales, etc.

Este tipo de cosas pueden ser hechas por alguna otra persona que tenga las habilidades necesarias.

Mi consejo es que hagas una lista de todas tus obligaciones y evalúes cuáles tienen que ser hechas por ti necesariamente y cuáles pueden ser delegadas. Calcula el tiempo que te ahorrarás y úsalo para lograr mejores resultados.

5. Evitan a las personas tóxicas

Somos tan exitosos como las personas con las que pasamos la mayor parte del tiempo. No es coincidencia que las personas ricas pasen tiempo con otras personas ricas.

Es igual que si tú pasas demasiado tiempo con una persona que siempre se está quejando por todo, o criticando a los demás: al final, esa negatividad que desprende, se te pegará a ti también.

Si quieres dejar de estar ligado a cosas negativas como la falta de dinero, falta de iniciativa, etc. evalúa tus relaciones personales para ver si te están ayudando o, al contrario, te hacen retroceder.

¿Cómo saber esto? Muy simple: una buena relación es cuando la otra persona te puede ayudar a ser mejor, como animarte a que inicies un nuevo negocio, o a que pruebes otras cosas nuevas que te beneficiarán.

6. Ponen la salud primero

Muchas personas no hacen ejercicio por que se excusan en la falta de tiempo.

Las personas exitosas aunque no tienen todo el tiempo del mundo, se aseguran de cuidar su salud a través del ejercicio y una dieta saludable. No ponen excusas.

Es posible que el hecho de llevar una dieta saludable te cueste más dinero que la comida rápida que sueles comer. Pero para disfrutar de tus inversiones financieras, primero debes invertir en ti mismo.

Saben que su salud es muy valiosa y sin ella no podrían disfrutar del éxito por el cual trabajan día a día. La salud no tiene precio.

7. Controlan sus gastos y sus ingresos

Las personas ricas evitan gastar de más y primero ahorran. Se deben pagar a sí mismos un porcentaje de lo que ganan y el resto pueden usarlo para sus gastos personales. Sí, en ese orden.

¿Por qué hay tantas personas que viven con problemas financieros? Porque viven por encima de lo que pueden pagar. Gastan más de lo que ganan y las deudas los absorben completamente.

Si quieres terminar con esos problemas financieros, lo primero que tienes que hacer es un presupuesto de tus gastos necesarios y cultivar el hábito de ahorrar un porcentaje de lo que ganas.

Si no puedes ahorrar, tienes que ajustar tu estilo de vida a tus ingresos.

Tal vez no puedes seguir pagando esa casa tan cara y deberás mudarte a un lugar más barato, limitar las salidas con amigos y otros sacrificios. No confundas los lujos con necesidades.

8. Establecen objetivos a corto y largo plazo

Las personas exitosas no soñaron con el éxito y mágicamente apareció. Se pusieron objetivos y trabajaron duro para lograrlos.

No puedes controlar el resultado de un sueño, pero sí puedes controlar el resultado de un objetivo. La clave está en ser constante.

Son pocas las personas que se mantienen mirando hacia un objetivo y lo consiguen.

¿Qué diferencia un sueño de un objetivo? Un sueño puede ser algo como ser millonario, ser famoso, etc. Un objetivo es algo más específico, como tener un negocio que facture un millón al año, llegar a muchas personas a través de un blog de finanzas, etc.

Tenemos que ponernos objetivos tanto a largo plazo como a corto plazo. Todo empieza con un objetivo grande, y a partir de este vamos estableciendo objetivos más pequeños que nos ayuden a lograr esta gran meta.

9. Leen todos los días

Leer información que aumenta tu conocimiento tanto en los negocios como en el área en que te desempeñas, te hará más valioso para tu industria y tus clientes. Las personas exitosas leen en promedio una hora al día.

La razón es simplemente para mejorarse a ellos mismos. Como mencioné anteriormente, evitan perder el tiempo y hacen buen uso de este para ser mejores.

Así están más conectados con lo que ocurre en el mundo y pueden ver más oportunidades, lo cual significa más dinero.

10. Se concentran en sus objetivos

Las personas ricas y exitosas viven siguiendo un propósito de vida, y gracias a ello, con cada éxito se vuelven, además de más ricas, más felices.

Quiere decir que ellos aman lo que hacen para vivir. Aman dedicarle más tiempo a su propósito.

Si tu trabajo no te da los ingresos suficientes, es porque no estás haciendo algo que te gusta hacer. Cuando descubres cómo ganar suficiente dinero haciendo lo que te apasiona, has encontrado tu propósito en la vida.

Y si aún no sabes cuál es tu propósito en la vida, no eres el único. Nadie nace sabiendo esto.

Pero puedes averiguarlo identificando aquellas cosas que te hacen feliz, en las que eres bueno, algún talento que tengas, etc.

Pregúntate a ti mismo: ¿qué te gustaría hacer por el resto de tu vida aunque no te pagaran?

¿Cómo piensa un rico?

Las personas ricas piensan que la pobreza es la raíz de todos los males. Mientras la persona promedio piensa que el dinero es la raíz de todos los males. ¿Coincidencia?

Lamentablemente, en la sociedad en la que vivimos, muchas personas tienen la falsa creencia de que las personas ricas son malas o tienen mucha suerte.

Al contrario de lo que muchos piensan, las personas exitosas saben que el dinero no garantiza la felicidad. Pero, también saben que con dinero la vida es más fácil y agradable.

Hay muchas cosas que el dinero no puede comprar; sin embargo, sí las puede facilitar.

Otro pensamiento que diferencia a un rico de un pobre es el hecho de pensar primero en ellos mismos. Las personas ricas van por el mundo intentando hacerse felices a sí mismas, no intentan salvar el mundo.

El problema es que el resto de personas ve esto como algo negativo y hace que se mantengan pobres.

La razón es simple: si no puedes cuidar de ti mismo primero, no puedes ayudar a nadie más. No puedes dar algo que no tienes.

Y la verdad es que siendo pobre, no puedes ayudar a los otros pobres. Siendo rico puedes ayudar a los demás y aportar tu granito de arena a la sociedad.

La mentalidad de acción también es una característica de las personas ricas. ¿Por qué las personas pobres juegan a la lotería? Porque creen que un golpe de suerte les arreglará la vida.

Viven pensando que algún día llegará su momento.

Mientras las grandes masas esperan ese famoso “golpe de suerte”, que alguien más les solucione la vida, sea su jefe, Dios, o el gobierno, las personas más exitosas están ahí fuera resolviendo grandes problemas.

Al final, lo único que pasa es el tiempo. Aquí es donde la visión entra en juego. Las personas ricas piensan en el futuro, las personas pobres extrañan los “buenos viejos tiempos”.

Sólo debes mirar al pasado para ver todo lo que has avanzado o aprender de él. Si vives atrapado en lo que crees que fueron “tus mejores días”, no llegarás a superarte.

Las personas se vuelven ricas porque apostaron por un proyecto a largo plazo. No sabían lo que sucedería, pero dieron todo de sí mismos para lograr un futuro mejor.

La forma de pensar sobre el dinero también es diferente. Cuando se trata de dinero, las personas ricas tienen un pensamiento lógico, no se dejan llevar por sus emociones como la gran mayoría de gente.

Saben que el dinero es una herramienta para nuevas oportunidades y no se dejan llevar por el miedo o la ansiedad. Manejan su dinero de manera lógica, nunca emocional. Analizan sus riesgos y van a por ello.

Las personas ricas viven siguiendo su pasión. La mayor parte de personas no gana suficiente dinero porque trabajan en cosas que no disfrutan. ¿Te has dado cuenta que parece como si las personas ricas y exitosas trabajaran todo el tiempo?

El detalle es que aman lo que hacen y por eso le dedican todo su tiempo. Es algo que podrían estar haciendo horas de horas sin agotarse. Disfrutan la actividad y eso les llena.

La clave está en lograr que les paguen por hacer aquello que aman. Recuerda que el ingreso que recibes está directamente relacionado con la cantidad de personas a las que logras impactar.

En esto se enfocan las personas ricas, en ganar más dinero. Está bien ahorrar, pero eso no te hará rico.

Debes tomar riesgos para ganar más, en lugar de ahorrar lo que ya tienes. Una buena manera es invirtiendo tu dinero. No lo tengas guardado en tu cuenta bancaria sin hacer nada, úsalo a tu favor. ¡Haz que trabaje para ti!

La expectativa de la gente rica es ganar mucho dinero, mientras las personas pobres esperan trabajar duro.

No caigas en esos pensamientos de que la vida es una constante lucha. Piensa en grande y trabaja de manera inteligente.

Tus pensamientos determinan tus acciones, tus acciones determinan tu vida. ¿Qué clase de vida quieres tener?

Para ser rico, no necesitas sacarte la lotería ni esperar un aumento de sueldo. El cambio empieza por dentro, en uno mismo.

Cambia tu forma de pensar y actuar, deja esos hábitos contraproducentes y enfócate en ser tu mejor versión. Si haces lo que siempre haces, conseguirás los mismos resultados.

Por supuesto, Roma no se construyó en un solo día y una fortuna, tampoco. El camino es largo y el proceso lento. Pero si nunca das ese primer paso, ¿cómo llegarás al final del camino?

Dedícate a aquello por lo que trabajarías sin importar la ganancia, y verás que el dinero llegará solo. No bases tu felicidad en la riqueza, disfruta el camino y mira el dinero como una consecuencia de esto.

Olvídate de esas actitudes que sólo te hacen perder tiempo y dinero. No te ayudarán a ser más feliz ni lograr tus metas.

Si ya estás implementando estos hábitos en tu día a día, ¡enhorabuena! Si todavía no has incluido ninguno de estos hábitos a tu vida, ¿qué esperas?

Un artículo escrito por Erick Copello

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *