Teletrabajo

10 errores que debes evitar para reinventarte con éxito

Uno de los principales problemas que hay en todo proceso de cambio es no saber por dónde empezar. 

Gracias a internet contamos con muchísimos recursos e información que, a menudo, nos cuesta digerir y aún más priorizar.

Por eso, un buen comienzo es saber qué errores no hay que cometer, de modo que puedas avanzar por el proceso de una manera más rápida y con mayor seguridad.

Toma buena nota, porque con esta entrada te puedes ahorrar valioso tiempo y un buen dinero en tu proceso de reinvención.

¡Vamos a ello!

ERROR Nº 1: QUEJARSE POR TODO Y NO HACER NADA

No sé tú pero, en mi caso, no pasaba ni un día sin que me quejara.

Que si echaba muchas horas, que si el cliente era un gili… quiero decir un desconsiderado, que si mi jefe no hacía nada más que soltarme marrones…

Vamos, era una auténtica alegría estar al lado mío.

Y por si no tenía bastante, cuando coincidía con algún compañero con el que compartía mi condición de “quemado”, nos dedicábamos a “rajar” y no dejábamos títere con cabeza.

El caso es que me quejaba mucho pero tampoco es que hiciera grandes esfuerzos para poner remedio a la fuente de mi insatisfacción.

Como si la culpa de ello la tuvieran los demás…

Quejarse tiene su intención positiva que es desahogarte y expresar tus emociones, pero cuando no haces otra cosa es un inmenso error a corregir. Porque..

CARCOME TU VIDA 

Hay situaciones sobre las que tú no tienes control y, por tanto, no puedes modificar, por ejemplo,  la actitud de una persona.

Si no quieres que te amargue la vida, has de aceptarla y olvidarte de ella. Si dejas que tu energía se vaya por el sumidero, estarás teniendo una experiencia vital muy gris.

Lo importante es disfrutar de tu vida ahora, independientemente de que dejes tu trabajo hoy o mañana.

TE ROBA ENERGÍA 

Y necesitas el 110% para salir de ese trabajo.

Si pasas tiempo retroalimentando el pensamiento de todo lo malo que te ocurre, te quedará poca energía para lo que realmente es importante.

Es mucho mejor dedicarlo a aquello sobre lo que verdaderamente tienes control.

SÓLO TÚ TIENES EL PODER DE DECIDIR QUÉ OCURRE EN TU VIDA

Si estás en ese trabajo y aún no has presentado la carta de dimisión es porque te interesa.

En lugar de criticar y protestar es mucho más efectivo que te pongas a buscar alternativas para mejorar tu vida.

Por todo esto, si a menudo te descubres a ti mismo quejándote, te recomiendo que censures al victimista que sale de dentro de ti y comiences a dedicar la energía que empleas en quejarte en mejorar tu vida.

ERROR Nº 2: PERMITIR A TU EGO QUE SE IDENTIFIQUE CON TU PROFESIÓN

Aquellas personas que llevan mucho tiempo desempeñando una profesión suelen identificarse con lo que hacen.

Ser panadero, charcutero, ingeniero o médico no es más que una etiqueta que te has puesto tú o te has puesto los demás.

Yo tengo dos títulaciones de ingeniería y he ejercido de ingeniero durante más de 10 años, sin embargo, he decidido cambiar mi etiqueta. Considero que “sienta mejor” la de mentor, coach, formador…

Tú eliges quién quieres ser más allá de estas titulaciones o etiquetas.

Identificarse excesivamente con una profesión es un error porque te impide considerar que en tu vida puedes dedicarte a otras cosas. Si no lo haces, va a ser difícil que consigas reinventarte.

ERROR Nº 3: BUSCAR OPORTUNIDADES DE NEGOCIO “MÁGICAS”

Sí, lo sé. Estás hart@ de tu trabajo, pero te aseguro que empezar buscando negocios rentables no es el camino.

Seguro que has dicho u oído alguna vez la famosa frase “aquí montan un estanco/bar/kiosko… y se forran”

Pues si la oportunidad es tal ¿por qué narices no lo montas?

Puede que se te ocurra la idea del millón, pero si no tienes lo que hay que tener, es difícil que la pongas en marcha.

Y lo que hay que tener son dos cosas:

  • Voluntad, o lo que es lo mismo una motivación para hacerlo
  • Talento, o lo que es lo mismo conocimiento para hacerlo

Dicho de otro modo para emprender cualquier proyecto has de querer y saber (por este orden).

No olvides que el motor para lograr tus objetivos son la determinación y la perseverancia, cualidades que se alimentan de tus motivaciones y experiencia.

Por eso deja de buscar oportunidades de negocio y empieza a pensar en qué puedes aportar valor a los demás y para qué quieres hacerlo.

ERROR Nº 4: PENSAR QUE NO TIENES SUFICIENTE TIEMPO

Quizás en el apartado anterior estabas esperando que dijera que una de esas cosas que hay que tener es tiempo.

O quizás tú lo sientas así.

Es habitual escudarse en la excusa del “no tengo tiempo”.

Sí, en tu caso también es una excusa, porque todos tenemos 24 horas al día.

Lo único que diferencia a las personas de éxito de las que no lo son, es que saben priorizar ese tiempo, de modo que no dejan a un lado lo que es importante en su vida.

Déjame que te pregunte algo: ¿Cuánto vale tu vida?

Si tu respuesta ha sido “un huevo” o “no tiene precio”, postergar decisiones que pueden cambiarla significa poner en primer lugar otras cosas que no son importantes.

Eso era lo que hacía yo con mi trabajo.

Te aseguro que si había un tío ocupado ese era yo.

Sin embargo decidí que era importante cambiar mi vida, y por eso, a pesar de echar horas y horas en la oficina, permanentemente me formaba para que eso un día tocara a su fin.

Si no priorizas tu vida es difícil que puedas transformarla. Si la valoras tanto como afirmas deberías de empezar a ponerla en primer lugar, ¿no crees?

ERROR Nº 5: PENSAR QUE NO TIENES SUFICIENTE DINERO

Quizás no te sobre el dinero, pero eso hoy en día no es una excusa.

Es cierto que el dinero hace que todo sea más rápido, pero con muy poco puedes montar un negocio online.

Obviamente tendrás que formarte para hacerlo, pero en internet hay información gratis que te ayuda a hacer de todo.

No tienes nada más que navegar por todo el contenido de este blog wink

Piensa en lo privilegiad@ que eres. Tu abuelo jamás podría haber imaginado tener acceso a tantísima información y recursos gratis como tú disfrutas ahora.

Y con el dinero que tengas haz como con el tiempo: prioriza.

He tenido clientes mileuristas que han contratado mis servicios porque era importante para sus vidas.

Seguramente no se puedan comprar una tele de plasma, pero ellos tienen muy claro que sus vidas tienen mucho más valor que todo lo material que se pueda poner ante ellos.

ERROR Nº 6: QUERER HACERLO TODO EN SOLITARIO

Dice un proverbio que si quieres ir rápido vayas sólo y que si quieres ir lejos vayas acompañado.

No estoy de acuerdo. Si quieres ir rápido y lejos ve acompañado.

Ya sea de amigos, de familiares, de gente que piensa como tú o de expertos.

El sendero de la reinvención es un camino difícil, y todo apoyo que puedas recibir desde fuera es inmensamente valioso.

He de admitir que este ha sido uno de mis mayores errores en el camino.

Mi obsesión por la “autosuficiencia” me ha llevado muchas veces a buscar en solitario la solución a mis problemas.

Desde que me di cuenta de mi error contrato a mentores y siempre que puedo cuento con los mejores.

¿Por qué? Porque me ayuda a ir muchísimo más rápido y seguro, porque ellos conocen un método, un camino para que aquello que tú pretendes llegue a buen puerto.

Y por supuesto, compartirlo con familia y amigos hace que emocionalmente no estés solo en el proceso.

ERROR Nº 7: INTENTAR ABARCAR MUCHO PARA NO PERDER OPORTUNIDADES

Cuando tuve que decidir a qué dedicarme profesionalmente empecé a explorar varias actividades.

Todo lo que era una oportunidad lo movía y así me metí en lo siguiente:

  • Creación de una web para venta de productos de incontinencia: un muy buen negocio que tras evaluarlo vimos que daba mucho trabajo y poca rentabilidad.
  • Importación de una “viagra” natural a Turquía: sí, yo también caí en lo de las oportunidades de negocio para forrarse. bigsmile
  • Marchante de arte en Estambul de un chaval cuyos padres eran unos verdaderos artistas: me duró 2 días.
  • Intermediario entre un astillero de yates y posibles compradores: esto me duró más de un año y sólo me robó tiempo y dinero.
  • Representante de una ingeniería para proyectos ferroviarios: mi feeling al segundo día era ¿qué carajo hago yo aquí, si es de este negocio del que he salido huyendo???
  • Life coach: lo que hago ahora wink

Es decir, como no tenía un plan claro me puse con todo por si fallaba algo.

ERROR!!!! ERRORRRRR!!!!

Recuerda la fórmula para montar un negocio: Motivación+talento.

De todo lo anterior, en lo único que había ambas cosas era en el coaching y por eso es lo único que perdura hasta ahora.

Pero incluso dentro del coaching cometí al principio el error de abarcar todo. Un life coach puede ayudar a personas con cualquier tipo de objetivo personal, sin embargo el ser un coach “generalista” no ayudaba.

Tuve que hiper-especializarme como coach en reinvención profesional.

No sólo porque me encanta la idea de ayudar a personas que quieren salir de la esclavitud de sus trabajos para dedicar sus vidas a algo con sentido, sino también porque yo he pasado por ese camino y puedo entender mucho mejor lo que supone hacer ese recorrido.

Por eso si estás pensando en reinventarte hazle caso al refrán popular, porque sin duda es muy sabio:

“Quien mucho abarca, poco aprieta”

ERROR Nº 8: PENSAR QUE CON MONTAR UNA WEB VAN A VENIR LOS CLIENTES

JA JA JA

Espera que me tengo que seguir riendo.. JA JA JA JA JA JA mrgreen

Cuando lo recuerdo ahora pienso, “Qué tío más iluso”

Compré el dominio “istanbulcoach.com” y creí haber encontrado un tesoro. Mi lógica era la siguiente: “quien busque un coach en Estambul me encontrá a mí”.

Así me curré mi página web, puse mis datos de contacto, expliqué cuatro historias y en dos años que estuvo abierta sólo me contactó una persona, y era otra coach bigsmile

Ahora sé que crear una web y no hacer nada más es como hacerte tarjetas de contacto y dejarlas en el cajón del escritorio.

Si quieres que vean tu web, tienes que hacer cosas para que eso suceda. Si no estás dispuest@ mejor que no te molestes, porque no vas a obtener resultados y el esfuerzo no te va a compensar.

Eso de que si no tienes una web o un blog no eres nadie es una gilipollez, porque tener un blog y que nadie lo visite nunca, es si cabe aún más estúpido.

Por tanto, si pretendes que tus clientes te encuentren a través de internet tendrás que trabajar para lograrlo.

¿Cómo? Realizando una estrategia de marketing, a través de un blog, redes sociales, etc..

Si te limitas a publicitar tus servicios sin más será como tener una tienda en el desierto del Sahara, por muy bonita que sea nadie la verá (y por supuesto nadie te comprará).

La estadística está ahí: el 95% de los blogs no superan el año de vida, así que si no le vas a dedicar tiempo, no te molestes en crearlo, porque con casi toda seguridad tendrá una muerte prematura.

ERROR Nº 9: PARÁLISIS POR EL ANÁLISIS

Es muy habitual estar bloqueado.

A veces por pretender un objetivo muy ambicioso, otras por no saber qué hacer.

Cuando el objetivo es muy ambicioso abruma demasiado y uno no se ve capaz de alcanzarlo.

Habrás oído muchas veces eso de “apunta a las estrellas y llegarás a la luna”.  Yo te digo:

Apunta a donde te dé la gana, pero no te centres en nada que no sean los 3 próximos pasos.

Más allá de esos tres pasos nada es importante.

No esperes a que todo sea perfecto para dar el salto pues no hay momento perfecto, ni forma de controlar todo lo que aparece en el camino.

Empezar es lo más importante, y para ello es muy útil tener pequeños objetivos alcanzables que no supongan grandes riesgos.

Para llegar al final de una larga escalera, tienes que subir todos los peldaños.

Así que, trocea en pedazos pequeños ese gran objetivo y empieza dando hoy el primer paso.

Si el problema que genera tu parálisis es que no sabes qué hacer, lo tienes fácil: empieza por descubrir qué hacer con tu vida.

Ya sabes que tengo un curso que te ayuda a descubrir tu verdadero talento, ese talento que poniéndolo al servicio de los demás te proporcionará un medio de vida y sentido de realización.

ERROR Nº 10: CREER QUE EMPRENDER NO ES PARA TI

Me voy a remontar a comienzos del siglo XVIII, justo antes de comenzar la era industrial.

Entonces el trabajo por cuenta ajena apenas existía: cada persona tenía su negocio y vivía de lo que mejor sabía hacer.

¿Qué te hace pensar que si hace 300 años personas con muchos menos recursos de los que tienes tú podían emprender un negocio tú no puedes hacerlo ahora?

Te lo digo yo, las mentiras que te ha metido en la cabeza la sociedad de consumo en la que vivimos.

La principal razón por la que la mayoría de la gente no emprende es por miedo, por sensación de incertidumbre y de falta de seguridad.

Y también porque es más cómodo no hacerlo, ¡qué narices!

Es cierto, los que trabajamos para nosotros mismos no sabemos cuánto vamos a cobrar a final de mes, pero al menos sabemos con seguridad que la continuidad en nuestro trabajo no depende de otro.

Emprender es para todos, y si no que se lo digan a las miles de personas que en esta crisis se han tenido que reinventar por obligación al verse fuera del mercado laboral a los cuarenta y tantos.

Una vez más es cuestión de motivación. Cuando uno tiene obligaciones que atender se siente automáticamente motivado aunque a priori no le atraiga la idea de emprender.

Y hasta aquí la entrada de hoy.

¿HAS COMETIDO EN TU PROCESO DE REINVENCIÓN ALGUNO DE ESTOS ERRORES U OTROS QUE NO HE MENCIONADO?

Cuéntanoslo en los comentarios.

Un artículo escrito por Alvaro Lopez

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.