Teletrabajo

20 consejos para trabajar desde casa y que a su productividad no le salga “moho”

Trabajar desde casa es a priori el paraíso laboral en la Tierra (hasta que uno tiene oportunidad de probar el teletrabajo de primera mano y se da cuenta de que éste lleva solapadas no sólo un buen número de ventajas sino también toda una pléyade de inconvenientes).

Cuando trabajamos en la oficina, el principal enemigo de la sacrosanta productividad son nuestros colegas, que nos distraen permanentemente de aquello que tenemos entre manos. Pero cuando la oficina se traslada a casa, el peor enemigo del trabajador es él mismo, que totalmente libre de inhibiciones (las que le procuran las miradas ajenas) tiene a su alcance múltiples tentaciones por las que despeñarse sin la presión de los reproches que brotan de los labios de sus jefes y sus colegas de profesión.

Para trabajar desde casa sin que su productividad se vea lastimada, debería prestar mucha atención a los consejos que desgrana a continuación HubSpot (con la ayuda de expertos en el teletrabajo):

1. Empiece pronto

Trabajando en casa la transición (a veces dolorosísima) de la almohada al ordenador se hace mucho más cuesta arriba que cuando nos desplazamos a la oficina, puesto que en este segundo caso tenemos ocasión de terminar de desperezarnos de camino al trabajo.

Por eso, es importante meterse cuanto antes en faena, hincar el diente a una actividad muy concreta cada mañana y no prolongar sine die el desayuno.

2. Finja que va a ir a la oficina

Haga todas las cosas que haría si tuviera que desplazarse a la oficina: ponga el despertador, haga café y deshágase del pijama para enfundarse en ropa más o menos presentable.

La asociación mental entre trabajo y oficina puede hacernos más productivos y no hay razón para echar a perder esta asociación única y exclusivamente porque no haya desplazamiento del hogar al lugar de trabajo.

3. Estructure su día como lo haría si estuviese en la oficina

Para atenerse a un horario (y no irse por los cerros de Úbeda), segmente adecuadamente todo aquello que hará a lo largo de su jornada laboral. Así le cundirá más el tiempo y mantendrá a raya las distracciones.

4. Elija un espacio con el foco puesto en el trabajo

Sólo porque no vaya a la oficina no quiere decir que no deba pertrecharse de un espacio concreto de trabajo. Aléjese del sofá y del dormitorio (y de cualquier otro lugar que asocie al ocio) para concentrar su actividad laboral en un lugar vinculado única y exclusivamente al trabajo.

5. No se quede en casa

El teletrabajo no está constreñido ni mucho menos a las cuatro paredes del hogar y puede echar anclas en múltiples lugares (siempre y cuando haya Wi-Fi a mano): desde las cafeterías hasta las bibliotecas pasando por los espacios de co-working.

6. Ponga trabas al uso de los social media

Para que las redes sociales no se interpongan entre usted y sus quehaceres laborales, desconecte el acceso a sus cuentas 2.0 durante las horas de trabajo (o trabaje en incógnito desde Google Chrome).

7. Comprométase a hacer más

Fíjese metas ambiciosas cuando se vea las caras con su lista de tareas. Puede que no llegue a las metas previamente establecidas, pero logrará aun así tachar más cosas de su interminable lista de tareas.

8. Trabaje cuando sea más productivo

Nadie está igual de productivo de la mañana a la noche. La motivación sube y baja lógicamente a lo largo del día. Y trabajando desde casa es particularmente importante conocer los altibajos de los que deudora nuestra productividad para planificar nuestro horario atendiendo a tales altibajos.

9. Deje las llamadas para la tarde

Para quienes trabajan desde casa es a menudo preferible dejar las tareas en solitario para la mañana y reservar la tarde (cuando las neuronas están quizás más despiertas) para labores de tipo colaborativo como reuniones y llamadas telefónicas.

10. Céntrese en una distracción (únicamente en una)

Las personas ocupadas se las ingenian para mantener el ritmo y dar cumplida satisfacción a una ingente cantidad de tareas. En casa, donde el grado de ocupación tiende a caer en picado, es recomendable a veces fijar la mirada en una única distracción para mantener en su punto álgido la presión necesaria para acometer el trabajo que hay por delante.

11. Planifique con suficiente tiempo sus tareas

Huya de la improvisación y ultime su agenda de tareas con antelación para hincar el diente a todos los proyectos pendientes de manera más formal.

12. Válgase de la tecnología para estar conectado

Quienes trabajan desde casa lo tienen quizás más fácil para concentrarse (al menos a corto plazo), pero pueden sentirse desconectados de lo que se “cuece” en la oficina. Afortunadamente las herramientas de mensajería instantánea y de videoconferencias se lo ponen muy fácil para estar permanentemente en contacto con sus colegas.

13. Emparente la música con la tarea que tiene entre manos

La música (si se utiliza como telón de fondo en el trabajo) debe estar en sintonía con las labores ejecutadas. Si estamos revisando la bandeja de entrada de nuestro correo electrónico, quizás necesitemos los ritmos intensos y pegadizos del rap y del R&B. En cambio, si estamos escribiendo, la música instrumental obrará probablemente un efecto más balsámico en nuestra productividad.

14. Utilice la lavadora como una suerte de temporizador

Quizás no a todo el mundo le funcione, pero utilizar el tiempo que transcurre entre que ponemos la lavadora y ésta completa el programa de lavado para acometer una labor concreta de nuestra lista de tareas puede ser increíblemente motivador (a la vez que útil).

15. Deje las cosas claras a quienes compartan espacio con usted mientras está trabajando

No siempre tendrá compañía si trabaja desde casa, pero si la tiene, asegúrese de que las personas con las que convive van a respetar (escrupulosamente) sus horas de trabajo.

16. Haga pausas (de verdad)

Trabajando desde casa hacer pausas es tan importante o más que cuando el trabajo se guarece bajo las cuatro paredes de una oficina. En lugar de relajarse viendo vídeos en YouTube o conectándose a las redes sociales, aproveche las pausas para despegarse del ordenador, salir al exterior y airear sus ideas.

17. Interactúe con otras personas

Recuerde que está trabajando desde casa, no desde la Luna. Interactuar con otras personas durante el día está absolutamente permitido (también cuando esas personas no son nuestros colegas). Es más, interactuar con otras personas es una buena idea cuando invertimos la mayor parte del tiempo en solitario.

18. Prepare el almuerzo la noche antes

No malgaste tiempo de su valiosa jornada laboral cocinando (por mucho que tenga la cocina a mano). Métase entre fogones preferiblemente durante la noche antes.

19. Termine de trabajar a un hora fija

Quienes trabajan desde casa corren el peligro de perder la noción del tiempo, por lo que para no trabajar de más (y no estirar inútilmente el tiempo como el chicle) es recomendable tener un toque de diana (y atenerse a él en la medida de lo posible).

20. Convierta la televisión en su colega de trabajo

Tener encendida la televisión (a un volumen bajo) puede obrar auténticos milagros en términos productivos cuando trabajamos desde casa.

Vía: Marketing Directo

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.