Teletrabajo

¿No tienes tiempo?; descubre porque te engañas y como ganar ese tiempo que necesitas

Con casi total seguridad podría afirmar que varias veces al día te repites la frase de “no tengo tiempo”.

Miras el calendario y piensas que nunca es el día propicio, el momento ideal para cambiar tu vida y empezar a hacer realidad tus sueños.

Miras al calendario y piensas que te falta tiempo para montar tu blog, para hacer crecer tu audiencia o para transformar tu web en un negocio online.

Lo sé porque la falta de tiempo es el principal problema de mis lectores. Siempre se repite la misma historia. Una historia que hace que tenga cientos de seguidores que desde hace más de 2 o 3 años me siguen diciendo que no han lanzado su blog.

¿Y sabes la verdad?

El problema no está en el reloj, el problema son ellos. Porque no se están dando cuenta de que el “no tengo tiempo” es solo una excusa que les impide alcanzar sus sueños.

En este post no solo te voy a demostrar que estás equivocado y que tu enemigo no es el reloj, también te voy a enseñar a romper ese bloqueo.

¿Estás preparado?

#1 Cómo saber cuál es el mejor momento para lanzarte

Te voy a responder con otra pregunta: ¿de verdad existe un buen momento para montar un negocio o crear un blog?

Nop, no es así.

Nunca vendrán mejores momentos. Sencillamente no existen buenos o malos momentos.

Yo monté mi blog con un trabajo de 10 horas al día, una mudanza recién completada y un negocio moribundo que cerrar. Y en casa me aguardaban mis 2 mellizas de 18 meses, cuestión que siendo padres primerizos todavía da más miedo.

¿Qué te parece?

A la vista de los resultados, ¿era o no un mal momento para lanzarme?

Lee con atención esta frase:

El mejor momento era el año pasado. El segundo mejor momento es ahora

Su significado está claro.

Ya perdiste una oportunidad (o muchas), ponte en marcha ahora si no quieres volver a derrochar otros 10 años más de tu vida profesional.

¿Qué es lo que te da miedo?

¿El tiempo que debes dedicar a escribir?

Eso es solo otra excusa más. No creas que necesitas más tiempo para escribir porque ese tiempo no existe. Nadie puede hacer magia y retrasar el reloj 3 horas.

Tu problema es que tienes una concepción errónea del tiempo.

Tu lucha no es contra el reloj, es contra ti mismo. Tu reto es ser cada vez más productivo para que saques el máximo provecho del tiempo del que dispones.

Y para gestionar tu tiempo con eficacia todo se resume en 2 cosas:

  1. Un objetivo motivador por el que luchar.
  2. Un plazo a cumplir en tu calendario.

No hay más. Olvídate de buenos y malos momentos. En tu cabeza ya solo debe existir una idea: “hoy es el día en el que voy a empezar a cambiar mi vida”.

#2 Tu problema no es la falta de tiempo, es la incertidumbre

Ahora es posible que estés pensando “vale Franck, si es tan sencillo, ¿por qué a mí me cuesta tanto?”.

Justo de esto es de lo que te quiero hablar ahora.

Lo primero que deberías quitarte de la cabeza es que tu problema es la falta de tiempo. Para nada.

Esa frase de “no tengo tiempo” que no dejas de repetirte no es más que un síntoma. Aunque tú pienses que sí, no es la causa del statu quo de tu proyecto.

Tu problema real es que estás experimentando una parálisis por la incertidumbre. Por el miedo a equivocarte.

Me explico.

Todos sabemos que de forma natural el tiempo es el recurso más valioso del mundo. Y el tiempo pasado nunca se recupera. Los minutos van pasando y tu lista de sueños por cumplir o cosas por hacer no disminuye. Tu deseas:

  • Viajar por el mundo.
  • Aprender un nuevo idioma.
  • Escribir un libro.
  • Empezar a meditar.
  • Aprender a cocinar.
  • Entrenar para un maratón.
  • Dibujar los planos de la casa de tus sueños (y luego hacerla construir).

Lo que quieres conseguir lo tienes claro, pero te bloqueas a la hora de dar el primer paso para alcanzarlo.

No paran de asaltarte dudas acerca de si te compensa invertir más tiempo o no en tu blog. Y si además piensas en el contexto en el que nos encontramos hoy, la sensación de inseguridad se agudiza.

  • ¿He elegido la temática adecuada?
  • ¿Estoy aplicando la estrategia correcta?
  • ¿Va a funcionar esto del blogging para mí?

Y la verdad es que es normal que te plantees este tipo de cuestiones. Todos nos hacemos preguntas así. Pero cuando se crea algo nuevo desde la nada siempre nos enfrentamos a esta incertidumbre.

Siento decirte que no te queda más remedio que empezar con ella. Es el único camino que existe.

Ten confianza y, aunque cada mañana te levantes con un nudo en el estómago, continua. Avanza porque cada vez estarás más cerca de encontrar la claridad.

Y con esa claridad es con la que se logran grandes cosas.

De nuevo te preguntarás “pero Franck, ¿por qué debería buscar más la claridad que la seguridad?”.

Porque la seguridad no existe.

Aunque te diera un método a prueba de balas para hacer tu blog visible y memorable seguirías con dudas. La única diferencia es que en vez de ser las preguntas de antes serían otras distintas.

  • ¿Funciona de verdad este método? Todo me parece demasiado sencillo y luego empiezan los problemas.
  • ¿Este sistema se podrá aplicar con seguridad en mi sector?
  • ¿Yo que soy novato total seré capaz de llevarlo a cabo?

Aunque ahora llegase y te presentase un método 100% garantizado y probado seguirías sintiendo incertidumbre.

Por eso la clave está en controlar esa inseguridad y empezar a caminar en busca de la claridad. En la búsqueda de un sistema.

#3 Cómo encontrar la claridad que necesitas para avanzar

Si has llegado hasta aquí es porque ya te has convencido de que tu problema es la incertidumbre. Lo que necesitas es claridad o, lo que es lo mismo, visualizar el camino que debes seguir para alcanzar tus objetivos.

Y para conseguirlo lo primero que tienes que hacer es contestar a estas 4 preguntas:

  1. ¿Quién es el cliente ideal de mi blog?
  2. ¿Dónde se encuentra mi cliente en Internet?
  3. ¿Qué deseos, objetivos, miedos y frustraciones tiene?
  4. ¿Cómo puedo conseguir que visite mi web?

Deberías tomarte tu tiempo en contestar.

Piensa que responder a estas preguntas requiere que investigues y experimentes. Y de nuevo esto implica que consumas tu tiempo. Y de nuevo gastar tiempo puede darte miedo.

Por eso es muy habitual el ver que todas las personas que sufren el síndrome del “no tengo tiempo” dejen aparcadas esas 4 preguntas. Es un círculo vicioso.

Sientes miedo por no saber si alcanzarás tus sueños, a la vez que tu bloqueo por “no tener tiempo” te impide dar los pasos que te ayudarán a avanzar. Y así, una y otra vez.

Estoy convencido de todo lo que te he contado te sonará porque tú mismo habrás experimentado la misma sensación. Un bloqueo total por creer que no tienes tiempo suficiente.

Siento decirte que te estabas equivocando de enemigo.

Solo estabas dando palos de ciego.

#4 Cómo arañar horas al reloj para invertirlas en tu blog

Acabamos de llegar al punto que más te interesa. Al que va a hacer que tu mentalidad cambie y que tomes las riendas de la situación.

Desde ya vas a empezar a ser tú el que controle a tu reloj y no a la inversa. Y aunque no te lo creas, todo empieza con una pregunta muy básica: ¿por qué?

  • ¿Por qué quieres cambiar tu vida?
  • ¿Por qué estás dispuesto a sacrificarte?
  • ¿Por qué vas a superar tu inseguridad?

La importancia de conocer tus motivos es vital. Sin razones no hay motivación. Y sin motivación no sacarás tiempo para nada.

Ejercicio Nº 1: focaliza tu mayor motivación

Enciérrate en una habitación con un papel y un boli y escribe bien grande al principio: ¿por qué estoy haciendo esto?

A veces actuamos por inercia, nos dejamos llevar por la corriente y no analizamos los verdaderos motivos que nos llevan a realizar determinadas acciones.

No te voy a engañar, como digo muchas veces “sin sacrificio no hay paraíso”.

Habrá muchos momentos en los que tendrás que hacer un esfuerzo extra. Tendrás que madrugar, privarte de salir con tus amigos o, lo que para mí es lo peor, tendrás que dedicar menos tiempo a tu familia.

En muchos de esos instantes te agobiarás y recordarás la excusa de “no tengo tiempo”.

Cada vez que esa frase se plante en tu cabeza tienes que recordar tus porqués. Tus porqués son tus motivaciones. Tu fuerza para quitarte esa idea de la cabeza y seguir adelante.

¿Cuáles son tus razones? ¿Cuáles son tus porqués? No olvides que pueden ser muchos:

  • Quieres ayudar a la gente.
  • Llevas un mensaje importante dentro de ti que quieres compartir con el mundo.
  • Quieres ganar dinero.
  • Quieres un negocio basado en lo que te hace feliz.
  • Quieres que tu futuro profesional dependa únicamente de ti.
  • Quieres tener un negocio que viaje contigo allá donde quieras ir.
  • Quieres escribir un libro y que te lo publique una editorial de renombre.
  • Quieres ser uno de los influencers de tu nicho de mercado.
  • Quieres estar en contacto con tus familiares y amigos mientras viajas por el mundo.
  • Quieres mantener un diario personal para dejar constancia de los avances de tu proyecto.
  • Quieres recaudar dinero para una causa caritativa.

Rellena ese papel con todos tus porqués y guárdalo. Habrá muchos momentos en que necesites sacarlo y volver a leerlo para recuperar tu motivación.

Si tienes claro el premio grande que quieres conseguir, te será mucho más fácil encontrar el tiempo.

Cuanto más definidos tengas tus motivos para bloguear o crear un blog de éxito, más fácil te será encontrar las horas que necesitas para alcanzar tu propósito.

En cambio, si no sabes con seguridad cuál es tu porqué, tu compromiso se tambaleará a la más mínima tormenta de dudas. Y créeme, esas tormentas siempre llegan. Tarde o temprano siempre llegan.

Ejercicio Nº 2: visualízate en el futuro

Esta es una variante del ejercicio anterior que también es muy motivadora.

Imagínate en el mismo día que te encuentras, pero dentro de 3 años. Estás sentado en tu escritorio, en el rincón donde te aíslas para trabajar. Abres tu ordenador y revisas tus estadísticas, lo que has alcanzado:

  • ¿Cuántos suscriptores tienes?
  • ¿Cuántos clientes has captado?
  • ¿Cuánto dinero ganas?

¿Ya lo tienes?

De acuerdo.

Pues ahora haz una visualización de cómo ha cambiado tu vida en este periodo:

  • ¿Tienes un mayor control sobre tu vida profesional o sobre tu vida en general?
  • ¿Vives de forma más consciente y disfrutas más de tu trabajo?
  • ¿Viajas más y te sientes más libre?

Cuando te imagines ahí sentado, viendo los frutos de tu trabajo, sentirás una revolución de energía. Ya no habrá problemas para encontrar tiempo para tu blog. No habrá obstáculos insalvables para sacarlo de donde sea.

No lo olvides: tus porqués te ayudarán a sacrificar parte de tu felicidad de hoy para poder lograr una felicidad mucho más grande mañana.

¿Sigues repitiéndote “no tengo tiempo”?

Ahora ya sabes que esa frase es solo una excusa que te bloquea a la hora de hacer realidad tus sueños.

Sí hay tiempo y solo depende de ti el encontrar la cantidad suficiente para trabajar en tu blog. Todo lo demás es incertidumbre.

Pero como la inseguridad es una enemiga poderosa y traicionera te voy a pedir que realices un último ejercicio:

Ponte media hora frente al papel que rellenaste antes con tus porqués y explícame ahora lo siguiente: ¿por qué quieres un blog con una audiencia enamorada de tu proyecto?

Nada de Internet ni de distracciones. Tan solo tú, un papel y un bolígrafo.

Es muy importante que a la hora de realizar el ejercicio lo hagas de una forma honesta contigo mismo. Sé sincero y extiéndete lo que necesites. Esas palabras son la esencia de tu motivación, de porqué estás aquí leyéndome.

Y los propósitos, cuando se escriben en un papel, son más poderosos.

¿Te atreves a compartirlos conmigo?

Escrito por 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.