Editorial

Ser de dinero vs Tener dinero

¿Para ti cuál es la diferencia?

Algunas veces en nuestra cabeza puede parecer lo mismo y hasta van de la mano, pero definitivamente… no son lo mismo.

Durante algún tiempo en mi vida me enfocaba en estar haciendo actividades que “dejaran dinero” y así iba saltando de actividad en actividad generando un poco de dinero, pero sólo eso… un poco.

A lo largo del tiempo me di cuenta que cuando sólo te enfocas en el dinero o te obsesionas con tenerlo, el dinero simplemente no llega.

¿Por qué?

Porque quedas atrapado en la paradoja del dinero, aún sigues enfocado sólo en la parte de tener dinero, de tener cosas materiales y no está mal, pero estás tratando de hacer la segunda parte de la ecuación antes que la primera.

Es como obsesionarte por tener una medalla de oro olímpica, antes de comenzar a practicar algún deporte.

Por supuesto que el dinero es importante! así que quiero darte unos tips rápidos para que tengas el enfoque correcto, salgas de la paradoja del dinero y el oro te comience a llover.

Puntos Clave

1 – La paradoja del dinero. Es irónico, pero que el dinero no sea tu prioridad.

Muchas veces cuando llegamos a “obsesionarnos” en un momento de nuestra vida por tener el dinero, hasta pareciera como si lo alejáramos con nuestra energía.

Y no es que nosotros queramos bloquear “energeticamente” el dinero, por supuesto que no, pero si tienes que pagar la mensualidad, tus gastos, al banco o lo que sea… es difícil no desesperarse por tener el dinero.

Entonces… ¿Cómo le hago?, porque para tenerlo no debe ser una prioridad pero al mismo tiempo lo necesitas YA porque los gastos no se pagan con sonrisas, amor, ni buena vibra (o por lo menos a mi no me los aceptan), se pagan con dinero pero al mismo tiempo este no debe ser tu prioriodad.

Si aún sigues con un poco de confusión, muy probablemente sigues atrapado en la paradoja del dinero, sigue leyendo, te sigo explicando qué hacer…

El dinero SIEMPRE es una consecuencia.

El dinero con el que cubres tus gastos, la mensualidad, el banco y demás cosas siempre es una consecuencia de quien eres, para bien o para mal.

Es una consecuencia de tus emociones, de tus pensamientos, de los distintos roles que juegas, de la forma en que te defines…

La buena noticia es que eso se puede cambiar.

Si bien en una situación apremiante, necesitas el dinero sí o sí para salir de ella, también quiero que sepas que el dinero no está resolviendo nada.

Imagina que te duele la muela, puedes tomar un paracetamol y se te quita el dolor, pero mañana es la misma historia, tomas otro paracetamol y se te quita el dolor… y así te la puedes llevar, pero sólo estás resolviendo el síntoma, no el problema raíz, que podría ser una infección o incluso algo más grabe.

Lo mismo sucede con el dinero, puedes conseguir dinero o hacer algo sólo porque te “deje dinero”, pero sólo estás resolviendo el síntoma.

Comienza por hacer algo que te apasione, cuando hagas algo que te gusta tanto… el dinero vendrá como consecuencia, va a llegar solo y en ese momento es cuando te conectas a un canal de energía donde “Dinero llama dinero”.

Para resolver el problema raíz del dinero, necesitas trabajar en lo siguiente.

Vuélvete la persona que tienes que SER.

Para tener las cosas materiales que quieras, la cantidad de dinero que quieras y alcanzar la vida que deseas, necesitas convertirte en la persona que genera TODO ESO.

Es decir, llegar a ser una versión tuya, pero mejorada.

¿Cómo sería la versión mejorada de ti si ya tuvieras TODO eso? (El dinero, las casas, los autos, los viajes?)

¿Cómo te imaginas esa versión?, ¿Cómo te ves?

¿Se parece a tu versión actual?

Lo más probable es que NO; entonces hacia allá es a hacia donde tienes que caminar y trabajar, a convertirte en esa versión tuya, pero mejorada.

Cuando te enfocas en alcanzar esa versión tuya pero mejorada “mágicamente” suceden varias cosas:

  • El dinero deja de ser una prioridad.
  • Comienzas a hacer lo que te apasiona.
  • Comienzas a crecer y el dinero comienza a llegar como consecuencia de ese crecimiento y mejora.

En este punto el dinero va a llegar a ti sí o sí, porque has trabajado y te has desarrollado a ti.

Mentalmente, espiritualmente, emocionalmente has aumentado tu valor.

Y aquello que es valioso, atrae a cosas valiosas (“Dinero llama dinero”).

Finalmente…

El problema, es que muchas personas no quieren invertir en ellas y piensan “Ahorita no tengo dinero para eso” y el dinero que tienen lo vuelven a poner en el ciclo de “obsesionarse con tener dinero” por eso quedan atrapadas en el mismo ciclo una y otra y otra vez.

Destina una parte en mejorarte, desde comprar un libro que te ayude a crecer, comprar un curso, conseguir un mentor, pero poco a poco ve alcanzando esa versión mejorada de ti.

Si quieres verlo energeticamente, deja de poner tu dinero en una vibración que sólo lo bloquea y ponlo una vibración que atraiga más abundancia.

Si quieres verlo financieramente, deja de poner tu dinero sólo en los gastos y comienza a ponerlo en ti, tu principal activo.

Si quieres verlo mentalmente, deja de poner tu dinero en el mismo ciclo mental “pensar en chico”, de “pobreza”, del “no me alcanza” y comienza a invertir para que crezcas, dale a tu mente la señal de “Estamos invirtiendo”, “Seguimos creciendo”, “Estamos avanzando”.

Velo como quieras, pero haz ese cambio.

Recuerda, es una cuestión de desarrollar tu propio ser, una inversión en ti, de alcanzar una mejor versión de ti y para eso a veces se necesita ayuda externa.

Hasta aquí llegamos el día de hoy!

Si te gusta este artículo por favor déjame tus comentarios y ayúdame a compartirlo en tus redes sociales!

Un abrazo! Omar Arroyo

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.