Teletrabajo

Como curar el sindrome del objeto brillante, de una vez por todas

¿Sufres el síndrome del objeto brillante?

Bueno, pues si éste es tu caso tienes un problema grave.

Primero, si no eres consciente de qué es este síndrome del objeto brillante, debes saber que se trata de una persona (te pongo como ejemplo mi nicho de mercado, el nicho de la gente que quiere emprender y construir un negocio online), y cada tres meses compra un nuevo curso, elige un nuevo mentor p elige un nuevo modelo de negocio.  Es decir, cambia cada dos por tres el método con el que va a construir su negocio online.

¿Por qué pasan estas cosas?

¿Por qué tantas personas están cayendo en esta trampa?

Esto es un pensamiento limitante que hay que arreglar.

¿Y cómo salir de este laberinto del objeto brillante?

Las únicas dos actitudes que puedes tener en la vida: ser una víctima o…

La raíz del problema se encuentra en el rechazo de responsabilidad propia del emprendedor.

Cuando tienes un problema (por ejemplo: los resultados no son los que esperas, no consigues los clientes que generan ingresos con tu negocio online), tienes dos formas de verlo.

Puedes mirar hacia afuera y en este caso solo llegan excusas como: el mentor es mal mentor, el método es mal método, el mercado es mal mercado…

Todo esto es rechazar tu propia responsabilidad y culpar a los demás.

Esto se llama hacerse la víctima.

Por lo que vas a tener que cambiar tus creencias y tu forma de pensar.

Para poder arreglar este problema o bien rechazas tu propia responsabilidad o la asumes.

Si asumes tu propia responsabilidad, ¿cuál es el problema si en estos momentos no tienes los resultados que deseas?

En estos momentos no eres capaz de ejecutar las tareas del plan que tienes a un nivel de calidad suficiente para conseguir los resultados.

No tendrás más opciones que seguir formándote y seguir adquiriendo habilidades.

O bien invertir más en tu negocio, contratando a gente del mercado, que ya tiene estas habilidades que durante un tiempo determinado puede venir a apoyar y aportar estas cosas en tu proyecto.

De cara al cliente final, que lo hagas tú o que lo haga un tercero es completamente irrelevante.

Ellos lo que quieren es solucionar sus propios problemas.

Hoy tienes que comprar en el mercado esta habilidad o tienes que tener más paciencia y aceptar el hecho de que adquirirás estas estas habilidades.

El ingrediente secreto para triunfar a la cabeza de tu negocio online

Si lo piensas bien, en el fondo todo lo que has aprendido en la vida: escribir, comunicar, tocar un instrumento de música, etc.

Todo se basa en un proceso que es siempre el mismo.

Hay que atender, luego hay que ejecutar y hay que repetir. Es con la repetición que va aumentando el nivel de calidad de lo que estás haciendo.

No hay varita mágica.

Esto es otra de las cosas que tienes que arreglar en tu mindset: no hay atajos, no hay forma de resolver el problema que tienes de forma milagrosa ni garantizada en 30 días.

Esto no existe.

Aunque no lo hagas, es tan sencillo como esto: entender que tienes que hacer el trabajo duro para poder llegar a tus sueños.

Todos tenemos sueños que son muy potentes, lo que diferencia uno de otro es la capacidad de sacrificio para construir este sueño.

En este caso si vas cambiando de curso en curso, de mentor en mentor, de método en método, lo que estás haciendo es rechazar en cada momento tu propia responsabilidad.

Eres tú el que debe crear estas cosas.

Nadie va a venir desde fuera a arreglar tus problemas, ni a construir un negocio que funcione.

Nadie será el punto de inflexión de un negocio en el que no estás trabajando.

La base en que tú ejecutas las cosas, tienes que ejecutar bien, con un nivel de calidad suficiente para conseguir resultados.

Obviamente hay que romper con esto.

¿Cómo construir un negocio tan sólido como un árbol centenario?

¿Qué hay que hacer para no caer preso en este síndrome del objetivo que brilla?

Primero, tienes que elegir un modelo de negocio y solo uno.

Aunque y ahí de nuevo esto es un tema personal, tiene que ir en función de lo que quieres hacer, de tus habilidades…

Pero una vez que has elegido un modelo de negocio, si éste pasa por ejemplo por vender servicios a clientes, no deberías cambiar nunca jamás este modelo de negocio y además tampoco tendría sentido cambiar de nicho.

Créeme, afrontar el reto de abrir un nuevo nicho de mercado completamente distinto es un reto mayor, que no tiene sentido.

Entonces céntrate en un nicho de mercado y céntrate en un modelo de negocio.

Cuando miras la gente en el mundo digital, están todos enfermos saltando de proyecto en proyecto, de mentor en mentor y de curso en curso.

Es todo lo que pasa, pero esto no es una actitud inteligente ni sana.

Lo ideal es cambiar el chip y olvidarte de los emprendedores digitales que están intoxicados.

Mejor habla con emprendedores offline de toda la vida.

Son personas que trabajan en el sector de la construcción, fontaneros o cualquier otra profesión.

Ellos con el paso del tiempo lo único que han hecho es mejorar su praxis en este oficio.

Mejorar su entendimiento de las necesidades de los clientes puliendo su base de clientes cada año, tratando de tener cada vez clientes.

Y dejando los peores clientes para los novatos que entran en su mercado.

Si hablas con ellos, están tremendamente tranquilos con su actividad.

Pero también tienen una visión a muy largo plazo, esto es un pilar en su vida.

Es algo que no cuestionan, lo único que están haciendo es reforzar este pilar y crear nuevas ramas.

Necesitas visión a largo plazo, paciencia en la ejecución de lo que estás haciendo.

Normalmente estos emprendedores, lo que hacen cuando tienen dinero, es invertir en su propio negocio, contratan a más personas o crean nuevos productos o nuevas experiencias.

Están obsesionados con servir mejor sus clientes o con entregar sus proyectos más rápido.

Todo lo que hacen al final alimenta lo que es el tronco inicial.

Lo único que están haciendo, es cuidar el árbol.

Quieren llegar a tener un árbol centenario, super sano.

Aunque en cambio, si estás cambiando cada tres o seis meses, lo que estás haciendo es volver a empezar de nuevo con la semilla aquí.

Así todo es muy lento, porque llevas años plantando diferentes semillas que nunca terminan de crecer.

Cuando lo único que tienes que hacer es cuidar una sola semilla.

Es cierto, que todos hemos empezado por ahí.

Empezamos teniendo algo muy pequeño, pero con el paso del tiempo este árbol se hace más y más grande.

El error principal que estás cometiendo es creer que ahí fuera hay cosas mejores, cuando no es así.

Es el cuidado que vas a hacer a tu propio proyecto, es lo que lo hará crecer.

El césped no es más verde en casa del vecino y si es el caso, lo que pasa es que el vecino cuida mejor su césped, que tú el tuyo.

Pero si cuidas del césped esté crecerá fuerte, es de cajón.

Deja de actuar de esta forma, cuando estás pensando en crear un negocio digital.

Porque realmente lo que estás haciendo es estar constantemente dejándote llevar por promesas golosas y tú caes en esta trampa.

El cambio es fácil, decidir no escuchar estos mensajes y centrarte en lo que es tu modelo de negocio.

No te estás perdiendo nada, no hay un modelo superior al tuyo, sigue el modelo que tú has elegido.

Haz crecer tu comunidad para obtener cada vez más resultado.

Ahí afuera también existe una mentira muy recurrente: debes ser experto para poder triunfar con tu negocio online.

Y esto es completamente falso.

Vale, para mí un experto es alguien que lleva 25 años en un sector.

Que tiene un montón de experiencia, que da conferencias, es un tío/a que sabe mucho.

Pero cuando hablamos de crear un negocio, el propósito de un negocio es muy sencillo: es encontrar a un cliente que tiene una necesidad y tú tienes la capacidad de entregarle la respuesta a esta necesidad.

Si has encontrado este cliente, basta con entregarle tu solución para que él consiga el resultado deseado.

Con lo cual no se trata de saber más que otros en tu sector, sino de tener la capacidad de resolver el problema que tiene el cliente.

Existen dos tipos de profesionales:

  1.  Los que entregan resultados.
  2.  Los que venden humo.

Pero esto no es un problema digital, es un problema de toda la vida.

En el mundo offline, en el mundo corporativo, tenemos los recursos que realmente generan valor para las organizaciones.

Y luego tenemos a parásitos que lo único que quieren es desarrollar su carrera sin aportar ningún valor.

Están dispuestos a hacer mil tonterías para tirar a sus compañeros.

Esto es ley de vida, es naturaleza humana.

El mundo digital no es más que un ejemplo reflejo de lo que pasa en otros entornos, no hay ninguna diferencia.

No existe el ingrediente secreto de la sopa de fideos.

Basta con creer que eres especial, para hacer las cosas especiales, no tienes por qué ser experto para ser un buen emprendedor.

Realmente, tienes que entender tu visión, entender las necesidades reales de mercado.

Saber más que los clientes a quién te diriges y sobre todo, tener la capacidad de producir resultados.

 

Así que te aconsejo que trabajes de esta forma, busca un nicho de mercado, entiende las necesidades, trabaja una oferta, adquiere habilidades y refuerza tu capacidad de resolver este problema.

A partir de ahí, ten un sistema de venta y transforma a más clientes ,uno tras otro.

No hay más secretos.

Así que ya sabes, deja de buscar ahí fuera cosas que no existen, no hay objetos brillantes.

Toma la decisión de ser consciente, de quién eres, de lo que quieres y sobre todo, responsable del poder de tus propios actos.
A partir de ahí construye un solo árbol.

Te deseo un árbol centenario con tu negocio digital.

Escrito por  

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.