Teletrabajo

Eres tu peor tu enemigo. Ni te das cuenta de…

¿Llevas años persiguiendo un objetivo que se te resiste?

Has intentado muchas cosas y nada ha funcionado hasta la fecha.

Te has formado con los mejores.

Has implementado sus métodos, has visto como otros progresaban con ellos pero tú no.

Nos pasa a todos.

De hecho, me ha pasado a mi durante años.

Hasta que entendí que yo mismo era la fuente y la solución a todos mis problemas.

Yo mismo – mi Yo Presente – era el que saboteaba los progresos de mi Yo Futuro.

Todos sufrimos esta lucha interna entre lo que somos y lo que deseamos ser.

No siempre gana la visión del futuro.

Puedes estar estancado años frente al mismo problema.

Puedes no ser consciente de ello.

Puedes no saber cómo resolverlo.

Pero no deberías ser demasiado duro contigo mismo.

Puedes resolverlo. Y por fin lograr todo lo que deseas.

¿Cómo?

Necesitas reprogramarte.

Tu avatar actual es incapaz de llegar a la meta que te has marcado.

Así que te toca cambiar de avatar.

Déjame explicarte cómo hacerlo

Paso #1 para un cambio transformacional – Elige tu meta, un objetivo

Es obvio, pero lo primero que te toca definir es lo que quieres.

Y no, saber lo que NO quieres no basta.

Tienes que definir lo que deseas.

Nombrarlo, visualizarlo y comprometerte.

Paso #2 para un cambio transformacional – Cambiar tus hábitos

Si deseas dejar de fumar, tendrás que hacer algo más que proclamarlo … y seguir fumando cada día como siempre.

Cambiar de hábitos nefastos es muy duro. Pero es posible.

Si tu negocio no está a la altura de tus expectativas, tienes que hacer cosas nuevas para arreglar este problema.

Solo los locos pretenden resolver problemas haciendo las mismas cosas de siempre que han demostrado no funcionar del todo bien…

Muchas veces, estos cambios de hábitos, tan dolorosos, no suelen resultar, más allá de los primeros días del cambio.

Se habla de recaída.

¿Por qué uno recae?

Porque no ha cambiado su identidad

Paso #3 para un cambio transformacional – Cambiar tu identidad

Dame un minuto, soy ingeniero, no místico.

Te voy a explicar algo que vas a entender al instante.

Imagina 2 personas en la calle. Hace frio, llueve, aun así, estas 2 personas están fuera, en un callejón oscuro.

Son fumadores … que intentan dejarlo.

Llega una tercera persona, “la mecha”.

Se enciendo un pitillo y ofrece a estas 2 personas un cigarrillo.

La primera persona responde: “No gracias, estoy intentando dejarlo”

La respuesta de la segunda persona es más sorprendente: “No gracias, no fumo”

A la semana, la primera persona había recaído y fumaba un paquete al día. La segunda sigue sin fumar.

¿Por qué?

Porque la segunda persona ha completado su cambio de identidad y ya no fuma.

Una persona NO fumadora no fuma. Es de cajón.

Un deportista hace ejercicios todos los días del año. No se cuestiona.

Un músico hace música todos los días del año. No se cuestiona.

Un emprendedor vende todos los días del año. No se cuestiona.

Así que define tu identidad

¿Qué eres?

Soy un emprendedor de éxito

Pues inspira a tu comunidad por tu congruencia y coherencia.

Pues lidera en vez de resolver follones.

Vende como el que más.

Ten paciencia y visión a largo plazo.

Sé ejemplar y no dudes nunca de tu visión.

Cuida tus pensamientos y tus palabras.

Etc.

¿Lo entiendes?

Empieza primero por cambiar de identidad (definirte un nuevo avatar) y evalúa poco a poco cómo te estás transformando en este nuevo avatar.

¿Por qué la genta fracasa (en la vida o su negocio)?

Porque la gente aborda el cambio por el orden erróneo:

1 – La Meta (el deseo) 2 – Los hábitos (Las tácticas) 3 – La identidad

Cuando el proceso que maximiza la probabilidad de cambio exitoso es:

1 – Cambio de Identidad 2 – Cambio de hábitos 3 – Cambio en los resultados (la meta)

Para estar a la cabeza de un negocio de éxito, lo primero que necesitas es transformarte tú en una persona emprendedora de éxito.

Ya sabes el secreto para transformar tu negocio en un negocio de éxito.

Frente a cualquier problema que tienes que afrontar en el día a día de tu negocio, hazte esta sencilla pregunta:

¿Cómo reaccionarían Bill Gates, Steve Jobs, Elon Musk o Jeff Bezos?

Hazte esta misma pregunta 5, 10, 20 o 50 veces al día.

Y haz 5, 10, 20 o 50 veces lo que harían ellos.

Al terminar cada día, date 5 minutos para reflexionar sobre tu día y valorar ¿cómo lo has hecho hoy? ¿Cómo hubieras podido hacerlo mejor?

Haz esto durante 90 días, sin fallar ni un solo día y habrás completado tu reprogramación de personalidad.

Enhorabuena.

¡Por fin estás listo parar ejecutar un gran plan para revolucionar tu negocio!

Ya que sabes que eres tu peor enemigo y cómo puedes arreglarte, estás listo para completar la transformación digital de tu negocio y hacer escalar estas ventas a la altura de tus sueños.

Franck Scipión

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.