Promocion Web

Cómo aumentar tu credibilidad y ganarte la confianza de tus clientes

Es muy fácil hacer grandes promesas en Internet.

Seguro que has visto anuncios que te garantizan crecer 10 centímetros en 10 días, recuperar todo el pelo que perdiste sin ir de turismo a Turquía o bajar los kilos que ganaste sin moverte del sofá.

Pero dudo que te hayas creído algo de eso (aunque sería genial que fuera verdad)

Todos tenemos un radar que se activa en cuanto detecta algo sospechoso antes de comprar. Las afirmaciones exageradas, los detalles que no encajan o la falta de información hacen huir a cualquiera.

El problema es que no siempre hay que llegar a un ejemplo tan exagerado como los de antes para que un  comprador busque una solución a otra parte. Algunas veces hay algo que no termina de convencer para comprar, y es mucho más sutil y difícil de detectar.

Es posible que te haya pasado comprando en tiendas físicas. Un vendedor puede darte buenas sensaciones y otro no, incluso ofreciéndote el mismo producto.

Salvo que haya una gran diferencia de precio entre una tienda y otra, seguro que irás a la primera porque tiene “algo” distinto que te hace sentir más tranquilo a la hora de sacar la tarjeta.

Es un problema de confianza y credibilidad. Si no consigues generar credibilidad, el cliente no se atreverá a dar el siguiente paso contigo, a pesar de todos los motivos a favor de tu oferta.

La confianza se gana en gran parte con el tiempo. Por suerte, no tienes que esperar a llevar años en el mercado para lograr que el público se fíe de ti. Puedes utilizar el copywriting para aumentar tu credibilidad y transformar la desconfianza en ventas.

7 trucos para aumentar tu credibilidad

¿Te has preguntado alguna vez por qué tus clientes confían en ti?

¿Por qué deberían creerse todo lo que dices en tu web?

¿O por qué tendrían que confiar en los consejos que das en tus emails o tus redes sociales?

Seguro que a ti se te ocurren bastantes motivos, como tu formación, tu experiencia o ese método de trabajo que solo tú sigues y que te diferencia de la competencia. Pero no se trata de lo que tú sabes… sino de lo que tus potenciales clientes perciben sobre ti.

Voy a darte algunos trucos para transmitir todo eso y lograr que los futuros clientes confíen en ti antes de comprar.

Todos se basan en lo mismo:

  1. Dar muuuuucha información.
  2. Apoyarte en la opinión de otras personas.

Vamos a empezar 😉

#1. Detalles, números y estadísticas

Las afirmaciones demasiado generales no inspiran confianza porque casi siempre suenan a cliché.

Compara estas dos frases:

  • “Somos el método líder para tratar la obesidad en España”.
  • “Más de 100.000 personas en España han recuperado su peso ideal gracias a nuestro método”.

¿Cuál te gusta más?

Aparte de que en la segunda frase se explica el beneficio de una forma más clara, la primera suena un poco a disco rallado.

En la primera frase podrías cambiar la palabra “líder” por “número 1”, o “referente”, y seguiría teniendo el mismo efecto. En cambio la cifra tiene mucho más peso en la mente del consumidor.

En este ejemplo de Airbnb, el copy explica cuánto puedes ganar en un mes alquilando un piso: 1697 euros exactamente. Ni 1600 ni 1700 🙂

Es una cifra tan concreta que te hace pensar que es el resultado de un cálculo elaborado por la propia compañía.

Los detalles no solo tienen que ser números. Como te explicaré un poco más adelante, también puedes hablar de procesos, materiales o motivos por los que tu producto o servicio es tan efectivo.

Por supuesto, todo lo que afirmes tiene que ser 100% real, lo que me lleva al siguiente punto 😉

#2. Cita tus fuentes

A veces no es suficiente con incluir una cifra o entrar en muchos detalles, sino que necesitas apoyarte en hechos contrastados por autoridades.

Por ejemplo:

  • ¿La Organización Mundial de la Salud respalda el tratamiento médico que ofreces? Explícalo.
  • ¿Tienes datos relevantes de un estudio universitario o de un experto en la materia? Inclúyelos.
  • ¿Te otorgaron un certificado o sello de calidad? Ponlo en tu pie de página, en el “acerca de” o en las páginas de servicios.

De esta manera es más sencillo que el lector confíe en ti, porque te apoyas en referentes con mayor reputación o experiencia que la tuya.

#3. Explica el cómo o el por qué

Explicar por adelantado cómo funciona tu producto o servicio te va a ahorrar muchísimas preguntas antes de la venta. También si eres capaz de explicar en qué basa su eficacia o su mejoría.

A veces el lector no puede entender todo lo que explicas porque es necesario tener un cierto nivel de conocimientos técnicos. En ese caso, intenta simplificar al máximo sin perder el rigor.

Aquí tienes un ejemplo de la página de la escritora y conferenciante Mel Robbins. En ella explica de una forma muy sencilla que su Regla de los 5 segundos está respaldada por hallazgos científicos sobre el cerebro.

#4. Añade prueba social, testimonios, antes y después y casos de éxito

Demuestra al usuario que no es el primero en comprar y probar tu producto o servicio, a través de comentarios en redes sociales, testimonios en texto y vídeo, o casos de éxito más detallados. Los ejemplos de antes y después también pueden funcionar muy bien en algunos sectores.

Un error frecuente a la hora de mostrar testimonios es buscar referencias de personas que no se parecen mucho al cliente ideal.

Si has visto anuncios de cremas antiarrugas en la tele, tal vez te has dado cuenta de que muchas de las modelos son demasiado jóvenes para usar tratamientos para las arrugas.

¿De verdad confías en esa modelo que asegura que su piel es otra desde que usa la crema?

Si quieres que tu cliente confíe en que puedes ayudarle, presenta a personas que están en una situación de partida similar, no alguien que tiene una cierta ventaja.

#5. Adelántate a las preguntas y objeciones

Para que el posible cliente no tenga ninguna duda antes de comprar tienes que meterte en su cabeza y pensar en todos los “Y si…”:

  • ¿Y si no funciona para mí?
  • ¿Y si mi caso es especial?
  • ¿Y si no tengo tiempo o los conocimientos o las habilidades necesarias?

Piensa en todas las posibles objeciones o preguntas que puede plantearse un cliente antes de comprar, e inclúyelas en tus páginas de venta, en una página de FAQ o en tu garantía.

#6. Enséñalo, no lo cuentes

Utiliza el copy para que el lector se imagine en la cabeza cómo funciona el producto. Cuenta cómo lo va a usar y va a interactuar con él de manera gráfica, utilizando verbos de acción y todo tipo de detalles.

Acompaña tu texto con una foto o un vídeo y el resultado será mucho mejor 😉

#7. Muestra tus credenciales

Nunca me han gustado esas páginas web que convierten el sobre mí en una especie de currículum. Pero sí es necesario demostrar que tienes la experiencia y formación necesaria para hacer lo que estás haciendo.

Explica dónde has estudiado, con quién has trabajado, tus clientes destacados, las apariciones en medios de comunicación…

Y además… cuidado con estos errores que pueden restar credibilidad

Todo lo que parezca poco coherente te puede quitar credibilidad.

Decir una cosa en tu web y otra en tus redes sociales, exagerar mucho o cometer algún error en tus textos puede hacerte perder la confianza del usuario.

¿Sabes alguna otra forma de aumentar tu credibilidad que no he mencionado aquí? Cuéntamelo en un comentario

Javi Pastor

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.