Teletrabajo

La regla del 95-5 y 2 secretos para lograr resultados sin precedentes en tu blog

Hoy quiero contarte una historia personal que empezó en el año 2006.

En aquel entonces, era un lector compulsivo de blogs en inglés.

Lo leía todo sobre marketing online.

Yo tenía mi negocio, junto con un socio.

Y yo estaba especializado en la venta de soluciones de marketing para clientes de tipo empresas medianas aquí en España.

Gente que no dispone de mucho presupuesto para realizar acciones y tampoco de mucho tiempo para crear y supervisar campañas.

Así que tenía un problema porque planteaba un montón de campañas de publicidad o de ‘emailing’ de pago y todo se salía del presupuesto disponible de estos clientes.

Con lo cual busqué soluciones para estos problemas.

Empecé a indagar de forma frenética para tratar de implementar nuevas formas de hacer marketing online ‘low-cost’ para estos clientes.

Y me puse a leer de forma absolutamente obsesiva todos los blogs de marketing online de EEUU.

Aquel proceso duró algo más de 2 años y terminé realmente enfermo de leer tantas cosas.

Pasé por muchas  fases:

  • No entender nada.
  • Estar confundido con afirmaciones contradictorias.
  • Creer entenderlo todo.
  • Al final ver que no había entendido nada.

En fin, ha sido un proceso muy estresante.

Frustrante.

La situación llegó hasta tal punto que afectaba a mi propia productividad en mi trabajo y llegó un momento en que tuve que poner un poco de orden en esto.

Empecé a comprar cursos.

Pensando en que iba a leer menos.

Pero no tenía la madurez suficiente para ver que ir de mentor en mentor, como una mariposa de flor en flor, es la peor cosa que puedes hacer si quieres de verdad aprender algo de manera autodidacta.

No conseguía despegar.

Y seguía leyendo como el que más.

Casualmente sin vender proyectos en mi negocio…

Mi vida sufrió un momento de revelación.

Cuando mi mujer me anuncio la llegada de 2 princesas, a principio de 2008.

Fue un momento de grandes cambios (trabajo, piso, coche, etc.) en unos pocos meses.

Y me desenganché de leer todos estos blogs durante todo el año 2008.

Cansado de no ver la luz.

Y seguramente porque necesitaba dejar madurar toda esta información acumulada durante casi 2 años.

Después del nacimiento de mi hijas, volví a leer blogs, pero con moderación y mirando el tiempo que dedicaba a esta actividad.

Estaba trabajando por cuenta ajena como responsable del canal online de una organización en el sector de la Salud.

Tenía que encargarme de un montón de proyectos superinteresantes: portales, blogs, campañas, directos de TV, e-learning, etc.

Y poco a poco surgió la idea de montar mi propio blog.

Conectando los 2 mundos.

Mi experiencia en Marketing digital (full time desde 2004) y mi faceta de bootstraper (2 empresas montadas en aquel entonces): iba a explicar a la gente cómo montar negocios online cuando no tienes presupuesto.

Inspirándome en los mejores casos de la blogosfera inglesa.

A mi salsa.

A finales de 2009, ya habíamos pasado, Mayte y yo, por la fase inicial de ser padres primerizos de mellizos.

La habíamos cagado en todo 😀 Ya el día a día era más llevadero. Menos movidito.

Era el buen momento.

Decidido montar el blog, con su acuerdo.

Sabiendo que esto no iba a ser moco de pavo.

Ni fácil, ni rápido.

Y.

Deje de leer blogs.

Completamente.

Hoy en día, en mi propio negocio, apenas leo blogs.

Los pocos que leo son de habla inglesa y apenas participo en estos blogs.

Lo hago el fin de semana.

Al igual que antes me leía el periódico y el suplemento el domingo por la mañana. Ahora leo blogs con mi tableta.

Es una afición.

No me sirve para el trabajo.

Durante la semana, tampoco me vas a ver de forma muy activa en las redes sociales.

Me estoy centrando básicamente en mi actividad en mi proyecto y en hacerlo crecer.

Y pago formaciones muy caras en EE.UU. para seguir actualizando mis conocimientos. O amplio mi paleta de habilidades con expertos locales, para los temas que se alejan del marketing online.

Siempre pagando… porque aprendo más y mucho más rápido.

Y además me relaciono con gente que admiro.

Secreto nº1 – Deberías dejar de leer blogs. ¡Desde Hoy mismo!

Así es.

Deja de leer blogs HOY, si realmente quieres lanzar tu proyecto MAÑANA.

La verdad es que hay muy pocos blogs que molan

El 99% de los blogs que existen en el mercado no merecen la pena leerlos. Y no sólo aquí, en España. Me refiero a una norma  general.

Es información reciclada, sin valor añadido, ni personalidad.

En muchos casos es una lectura barata, de la que no vas a sacar nada.

Leer muchas fuentes de información sólo conduce a la parálisis

Si sigues a decenas de blogs distintos a través de un lector RSS, se produce una tremenda pérdida de foco y una procrastinación casi infinita, hasta para poder ocupar las 8 horas de tu día de trabajo. Es la famosa ley de Parkinson que dice que tienes un tiempo X para realizar una tarea, esta tarea se va a extender en este tiempo X.

Conozco mucha gente en grandes empresas que ocupa su día a día leyendo blogs y, básicamente, procrastinando.

Lo peor para el emprendedor es la pérdida de foco.

Cuando recibes tanta información, en tan poco tiempo y cuando tienes que hacer frente a tantas opciones, hasta contradictorias, lo que hacemos los seres humanes, es protegernos.

Para evitar el colapso.

aplazamos decisiones.

No hacemos nada.

Por seguridad.

Y porque también es la opción más cómoda, ya que te quedas en tu zona de confort.

Ya has leído suficiente

Toca experimentar si quieres transformar información en conocimientos.

Y lo sabes.

Te lo digo muy en serio.

Deberías dejar de leer blogs si realmente quieres lanzar tu proyecto y hacerlo de forma  correcta.

Cárgate hoy a tu lector Feedly.

Ya verás cómo va a cambiar tu realidad en menos de 7 días.

La excepción a la regla

Como siempre,  hay excepciones a cada regla. Dos, en este caso.

  1. Te autorizo recurrir a los blogs cuando andas buscando una solución a un problema técnico concreto. La encontrarás en un blog. ¡Fijo!
  2. Si estás en un proceso de buscar ideas o si estás analizando a tus competidores también creo que es algo útil pasar tiempo en estos blogs.

Y para que no te agobies demasiado, te dejo leer una hora el domingo a los 3 blogs que habrás elegido.

Ni uno más.

😀

Secreto nº2 – La clave del éxito en tu micronegocio está en acelerar tu proceso de aprendizaje. Necesitas una metodología. Sí o Sí.

Cuando creas tu proyecto, en tu start-up, no sabrás qué hacer en cada momento.

Es normal y natural.

Y acojona.

Cada día, tendrás que aprender.

Y resolver dudas.

Al menor coste posible.

Tiempo o Dinero.

Es un hecho.

¡Ve acostumbrándote!

¿Por qué la gente suele fallar?

Excelente pregunta.

Digna de reflexión.

Más allá de los ilusos que creen en el éxito inmediato sin trabajo (no te hablaré más de estos inconscientes), yo creo que hay 3 razones básicas que explican por qué la gente falla.

#1 – No sabes lo que quieres

Hay muchas personas que no saben realmente lo que quieren.

Si este es tu caso, no puedes triunfar.

Tu negocio NO tiene estrategia.

Te vas a agotar, trabajando 60 horas a la semana, haciendo cosas que no impactan tu cuenta de resultado.

  • Si no sabes cuál es tu misión, no puedes priorizar tus tareas, ya que no sabes distinguir lo que es importante de lo que no lo es.
  • Si no sabes a qué te dedicas, no puedes saber si una oportunidad lo es, o sólo es una tentación para hacerte perder el foco.

Si no sabes lo que quieres, puedes ser el nº1 mundial en productividad personal, vas a fracasar.

Si no sabes lo que tienes que hacer en cada momento, se genera un desgaste tremendo.

Desgaste normal en los primeros pasos de tu start-up (te acuerdas, estás aprendiendo).

Pero un desgaste que tendrás que resolver, lo antes posible, si no quieres desaparecer del mapa muy rápido.

Falta de resultado + Cansancio = Motivación por los suelos

O lo que viene a ser lo mismo: Micro-negocio a punto de morirse.

#2 – No sigues una metodología

Tu misión es acelerar tu proceso de aprendizaje.

Pues necesitas una metodología, como todos los novatos.

Para poder conseguir tus primeros logros.

Aunque sean insignificantes.

Me da igual.

Irás más rápido y seguro si sigues una metodología probada, con muchas otras personas que han tenido y resuelto el mismo problema que tienes tú ahora.

Tristemente, en Google, pululan los consejos milagro y los atajos.

Las metodologías, explicadas paso a paso, se caracterizan por su… ausencia.

Es como si una metodología no fuese rastreable por Google.

Por eso la gente anda tan perdida.

Se centra en detalles sueltos sin tener la visión completa y sin entender el porqué de lo que están haciendo en cada momento.

Sin metodología, el coste de tu aprendizaje por el método de ensayo-error se dispara de forma exponencial.

Falta de resultado + Cansancio = Motivación por los suelos

O lo que viene a ser lo mismo: Micronegocio a punto de morirse.

#3 – No aplicas la metodología de forma correcta

Has decidido acudir a un profesional. Y tú sí tienes una metodología.

Pero no consigues hacer que funcione en tu negocio.

  • A lo mejor, esta metodología no funciona para tu negocio (ojo con el milagro de las recetas universales).
  • A lo mejor te faltan un par de pasos para completar toda la metodología, o aplicas los pasos pero no en el orden adecuado.

Y los resultados tampoco están a la altura de las expectativas iniciales.

Frustración + Cansancio = Motivación por los suelos

O lo que viene a ser lo mismo: Micro-negocio a punto de morirse.

Resumiendo

Necesitas 1. entender a qué te dedicas, para 2. poder elegir la metodología correcta para tu proyecto, y luego 3. aprender a trabajar con ella, para por fin 4. empezar a cosechar resultados.

4 etapas.

En este orden.

Y no hay atajos…

Secreto nº3 – La regla del 95-5

Hay 2 formas de entender la regla del 95-5.

Ambas tienden en ayudarte a mantener el foco hacia las cosas que realmente importan.

Lo que te dice la regla del 95-5 para ti, como blogger

Uno de los errores más comunes que cometen los usuarios recién aterrizados en Twitter, es que creen que funciona como el correo electrónico.

Y que tienen que responder sí o sí a todos los tuits que aparecen en su timeline.

Esto les genera un estrés y un agobio inmenso. Que superan, una vez que entienden cómo funciona Twitter.

Les va y se quedan en Twitter. O no les va, y lo dejan para siempre (esto es una mierda para niñatos).

Suele pasar algo similar con los blogueros.

Creen que todas las páginas de su blog son igual de importantes y que tienen que dedicarle el mismo nivel de atención.

Generando el mismo estrés y agobio que experimenta el usuario novato en Twitter.

Felizmente, no es así.

Creo que hoy en día mi blog supera a las 700 páginas (se dice pronto, ¿verdad?).

Bueno, pues la realidad es que sólo un 5% de estas 700 páginas tienen un impacto sobre mi cuenta de resultado.

Unas 35 páginas.

Más o menos.

Páginas a las que sí debería prestar una atención máxima.

La gran duda radica en saber cuáles son estas páginas.

😀

Vamos listando:

  • La portada.
  • La página ‘Aerca de’.
  • El formulario de contacto.
  • La ‘landing’ para el curso gratis.
  • El recurso de autoevaluación.
  • La página de los webinars.
  • Las X páginas dónde vendo algo (presencia de un botón de compra, sea un producto o un servicio).
  • Las Y páginas más vistas en mi blog.
  • La página 404.
  • Así, hasta 35.

Como ves, tengo claras mis prioridades.

En cada momento.

Lo cual me permite actuar en consecuencia, y maximizar el impacto (positivo) de mis acciones sobre mi “bottom line”, u objetivos.

En un negocio de una sola persona, saber gestionar tus prioridades no es un lujo. Es cuestión de supervivencia.

Lo que te dice la regla del 95-5 sobre tus lectores

Hay otra interpretación de esta misma regla del 95-5.

El 95% de tus visitas entrarán en tu blog por una página que no será tu portada.

Sí.

Otro mito que cae.

Los bloggers novatos se obsesionan con su portada.

Por un lado hacen bien. Es una página importante. Quizás la que más.

Por eso debes presentar algo más que tus últimas entradas.

Dejar claro lo mejor que ofreces, gratis, a cambio de un email.

Y destacar tus mejores servicios y/o productos.

Esto, es cierto.

Inspírate con mi portada por ejemplo.

Pero si crees que tu portada es la puerta de entrada natural para el blog, te equivocas.

La realidad es que en el 95% de los casos, las visitas no pasarán por la portada.

El cuento de los paracaidistas en un laberinto

Imagina que tu blog es un laberinto.

La verdad es que los blogs, por su naturaleza, son laberínticos. Una colección de post-its sobre todo y nada, ordenados por fecha, no puede generar otra sensación para tus lectores. Un caos.

Bien sigamos.

Tú, dueño de este blog, eres buena persona.

No quieres que ninguno de tus lectores se pierda.

Así que dejas en tu portada, un mapa con el camino a seguir para poder salir del laberinto y no perderse.

Lo haces de buena fe. Quieres que tus lectores disfruten de tu laberinto.

Lo que pasa, es que, un par de meses después de lanzar tu blog, levantas la cabeza por casualidad, y ves llegar a tus lectores, vestidos de paracaidistas, en muchos sitios de tu blog. Pero muy pocos aterrizan en tu portada.

Así que no ven el mapa que has dejado para ellos.

Se pierden.

Y tu no sabes nunca más de ellos.

¿Capito?

Tus take aways

Hoy te he contado cosas personales sobre mi.

Y luego me he centrado en ti, como persona. Porqe eres el que va a ejecutar tu idea en tu micro negocio.

Eres clave en el éxito de tu proyecto. Debes seguir una metodología y tienes que estar enfocado.

Pero con el cuentito de los paracaidistas en el laberinto, sé que has descubierto que tú no eres la única pieza para triunfar con tu negocio en la nube.

Usas un blog porque es una fantástica herramienta para conseguir visibilidad.

¡Genial!

Pero acabas de descubrir que no hay peor herramienta que un blog para convertir estas visitas en algo más productivo para tu cuenta de resultado.

Y por eso…

Necesitas un sistema.

Para asegurarte que un porcentaje razonable de visitas se entere de lo bueno que eres y de lo que tienes que ofrecerle.

Sin un buen sistema, vender tus servicios o tu productos en Internet, es un auténtico milagro.

Después de atender a centenares de micronegocios online, ya te anticipo que no creo mucho en los milagros en el canal online.

Escrito por  

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.