Teletrabajo

Publi-redacción: El “Efecto Zeigarnik” – El Poder de los Pensamientos Inconclusosa

¡Qué tal! Carlos Juez nuevamente.

Si aún no has leído el artículo de ayer: “Cómo Escribir Tu Primera Carta de Ventas HOY MISMO… Incluso si Jamás lo Has Intentado” te recomiendo que lo leas primero .

Si ya lo leíste… continúa con el “Efecto Zeigarnik”

Antes de empezar, quiero hacer mención al comentario de Jordana en un artículo anterior a este. Jordana dijo:

“Muy buen artículo. Quedé con ganas de más… ja ja ja. Quedo en espera del siguiente artículo. Gracias Carlos y Alvaro.”

Y precisamente, sobre eso trata el artículo de hoy…

A nuestro cerebro no le gusta cuando las cosas están incompletas. Nos hace sentir incómodos. Esto significa que, si algo queda inconcluso, captará nuestra atención hasta que podamos “cerrar” ese “capítulo.”

¿Alguna vez has visto una película que queda en “Continuará”, donde la última escena queda inconclusa y te hace pensar en que no puedes esperar hasta que salga al cine la siguiente?

Entonces has experimentado el efecto Zeigarnik.



Hace algunos años, una investigadora llamada Bluma Zeigarnik, hizo una observación importante. Los meseros en los restaurantes pequeños, tomaban las órdenes de muchas personas, en muchas mesas y luego entregaban los platos de comida – en su mayoría – acertadamente a cada individuo.

Lo más interesante es que, aunque pasaran 10 ó 15 minutos desde que se efectuó la orden, ellos seguían recordando los detalles. Pero, lo más interesante aún es que, un par de minutos después de servir la comida, olvidaban prácticamente todo.

Según Mark Joyner (MindControlMarketing.com) en su libro “Mind Control Marketing”, lo que sucede es que al haber una tarea inconclusa en la mente del mesero provoca un desbalance sicológico, lo que provoca que la tarea se fije con más fuerza en la conciencia hasta que sea completada.

Pero Zeigarnik llevó la investigación más allá. Ella tomó sujetos de prueba y les ordenó que hicieran varias tareas, pero no dejó que completaran todas, sino, sólo algunas. Al entrevistar a los sujetos de las pruebas descubrió que las tareas inconclusas eran recordadas con mayor frecuencia y con mayor detalle.

Conocer esto, como marketer, es invaluable.

¿Cómo utilizar este principio de la sicología en tu marketing?

Esta técnica es en EXTREMO poderosa.

Hará que más personas abran tus emails, que más gente lea tu carta de ventas por más tiempo.

Te dará una ventaja que otros ni se imaginan que existe. Especialmente tu competencia.

Te ayudará a crear Banners sobre tu sitio web, por ejemplo, que la gente no podrá evitar cliquear.

¿Querrías poseer para ti esta ventaja? Probablemente sí.

Y te voy a enseñar a utilizarla en este mismo artículo. Sólo sigue leyendo…

El Efecto Zeigarnik se encuentra al “tope” de entre mis tácticas preferidas. Es por eso que la recomiendo tanto, sobre todo porque…

¡ALTO, DEJA DE LEER AHORA!

¡ESPERA!

¡SOLO ESPERA UN POCO!

¡SOLO UN POCO MÁS!

¿Notas como ansías leer la siguiente frase?

¿Cómo viajas rápidamente al siguiente párrafo? ¿Y al siguiente? ¿Y al siguiente?

Ese es el poder del Efecto Zeigarnik. Tú quieres conocer la forma de utilizar la técnica al punto de querer decir “Ya pues Carlos. ¡Habla de una vez!”

Y yo sigo sin contarte nada.  😀

Y es que acabo de utilizar la técnica contigo. Revisa lo escrito más arriba.

Te explico sobre los experimentos realizados. Te explico sobre el poder de la táctica. Te explico todas las ventajas que tendrás, como: que tus lectores se queden “pegados” a tu carta, que tus banners magneticen a quienes los vean, etc.

Luego te pregunto si quieres conocerla. Te digo que te la voy a revelar en este mismo artículo y luego, incluso, te “ordeno” – “¡Sigue leyendo!” Y tú sigues leyendo.

Este es el poder que te dará el Efecto Zeigarnik sobre tus lectores. La capacidad de tenerlos fijos en tu carta.

¿Por qué ocurre esto? Porque quieres saber aquello que te he prometido que te voy a revelar. Y no es simple curiosidad, sino que te he revelado pequeñas piezas de información y he dejado el resto inconcluso.

Y eso es lo que tienes que hacer. Revela algo de información en tu carta, un poco más y otro poco más, luego di a tu lector que en unos minutos continúas con eso y que primero quieres contarle sobre … cualquier otro aspecto de tu producto o servicio. Así los tendrás pendientes de lo que has escrito, leyendo todo para no perderse de “eso” que – finalmente – completará toda la “escena” que han pintado en su mente.

Es como cuando, a los 16 años, estando en la casa de mi tío, entré al cuarto de las herramientas (a mi tío le encanta hacer los arreglos por sí mismo.)

Siempre había querido entrar ahí. Ciertamente no olía muy bien, ni estaba muy ordenado. Luego de encender la luz, entre todas sus cosas, encontré algo muy peculiar. Al principio, me dio “escalofríos” como en esas escenas de las películas de terror, pero la curiosidad pudo más y abrí el viejo libro, lleno de polvo, que encontré (que obviamente no debía estar en un cuarto de herramientas) en el que estaban las iniciales A.P.R.

A esa edad yo no sabía qué significaban esas iniciales, ahora lo sé…

Y te revelo su significado al final de este artículo.

¡JA! Lo volví a hacer.

(Me encantaría ver tu cara en este momento)

Contar una historia y dejarla inconclusa es otra forma de utilizar el Efecto Zeigarnik. Claro, yo estoy haciéndolo y bromeando con ello, pero estoy seguro de que puedes utilizar este conocimiento a tu favor, en tus propias cartas.

Un artículo escrito por

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.