Teletrabajo

Primeros pasos para un trabajo freelance en casa

Has entrado en este post buscando la respuesta a cómo trabajar de freelance desde casa. Así que o bien estás empezando y no tienes muy claro cómo organizar tu trabajo como freelance para que este te dé de comer o bien ya lo has organizado pero por lo que sea no está dando los resultados que tú esperabas.

En cualquiera de los dos casos, has llegado al lugar adecuado.

Mientras escribo esto, te imagino asintiendo con la cabeza o frunciendo el ceño, como si no te creyeras del todo que yo puedo ayudarte a lidiar con este monstruo que es el trabajo en remoto. 

Y sí, puedo hacerlo.

Porque no solo he formado —con resultados positivos— a muchos de los freelance de éxito del panorama nacional —muchos de ellos nómadas digitales que viajan por el mundo trabajando— sino que yo he pasado de ser un freelance a estar al frente de una multinacional que trabaja con un equipo totalmente en remoto y que contrata habitualmente a  muchos freelances para distintos trabajos.

Razones para trabajar desde casa

El trabajo freelance desde casa es una práctica cada vez más común.

Trabajar para uno mismo, sin jefes a los que rendir cuentas, con libertad de movimientos y de escenario y horarios flexibles que permitan la conciliación familiar es un sueño para muchos.

Disfrutas de una mejor calidad de vida (más tiempo, que puedes aprovechar en mejorar tu salud: deporte, duermes más, comes comida casera).

Tienes menos interrupciones y eres, por lo tanto, más productivo.

Gastarás menos (en transporte, en gasolina, en ropa…) y tu vida es en general mucho más flexible.

Puedes comprobarlo en esta entrevista sobre autoempleo que le hice a mi propia esposa (knowmada digital)

Gracias al nuevo paradigma digital, resulta además sencillo hacerlo.

Pero también puede convertirse en una pesadilla si no sabes gestionarlo de manera adecuada.

Trabajar desde casa como freelance no es sinónimo de hacer el vago y requiere mucho compromiso y mucha organización para que las cosas funcionen.

Vamos a empezar:

Diseña tu vida primero, no tu negocio.

No sé si conoces un libro llamado Design your life, escrito por Bill Burnett y Chris Evans y que está basado en un curso que se da en la Escuela de Diseño de Stanford.

Usando los principios y la filosofía de los trabajos de diseño, los dos autores elaboraron una ruta sobre la que avanzar reevaluando resultados de vida.

¿Qué quiero decir con esto?

El diseño combina la lógica con la imaginación y elimina los filtros que nuestra mente suele colocar a la hora de resolver problemas.

Los profesionales del diseño han empleado siempre nuevas técnicas para optimizar materiales, para hacer los entornos mucho más creativos y vivibles.

El pensamiento de diseño de algo requiere plantearse un problema y llegar a una solución posible, recopilando modos y formas de facilitar el desarrollo creativo hasta llegar al quid de la cuestión.



Todos empiezan con una única pregunta:

¿Cuál es el problema o qué es lo que quieres crear o resolver?

Cuando quieres construir una vida alrededor del trabajo freelance, la mayoría de la gente empieza pensando en el trabajo y luego, construye la vida alrededor de ese trabajo.

Cuando la verdadera forma de que esto funcione es hacerlo al revés.

Piensa con absoluta sinceridad quién eres y quién quieres ser y empieza a elaborar tu sistema de negocio alrededor de eso.

Walt Disney tenía un sistema creativo en tres pasos:

  • La fase de los sueños: en la que dejas volar tu imaginación hasta rincones en los que puede parecer una locura lo que estás soñando. Es la fase de las ideas, que proceden siempre de una curiosidad sin límites.
  • La fase de poner los pies en el suelo: analizamos esas ideas y pensamos: ¿cómo llegamos hasta ahí? ¿Cómo lo hacemos? ¿Podemos hacerlo con los recursos que tenemos?
  • Por último, la fase crítica: ¿qué nos falta para llegar hasta donde queremos llegar? ¿es la idea suficientemente buena? Preguntarnos qué hacemos hoy nos llevará, como bien dice el amigo Walt, a donde queramos mañana.

Así que hay que pensar en modo Disney: quién queremos ser, cómo podemos llegar hasta allí y qué nos falta para eso.

Ahora ya puedes empezar a diseñar tu proyecto freelance, preguntándote en todo momento qué valor aportas a eso que quieres construir.

Es evidente que todo no es tan sencillo.

El proceso de diseñar un negocio online como freelance tiene que pasar por varias etapas cuya meta es que vayas del punto A (donde estás ahora) al punto B (tu objetivo final).

En cada una de ellas tendrás que trabajar con pequeños objetivos, analizar los resultados obtenidos y pulir el sistema.

Y eso significa cambiar radicalmente la forma en la que la mayoría de nosotros se enfrenta a los problemas.

Normalmente pensamos que seremos felices «si encontramos el trabajo perfecto».

Sin embargo puede que haya múltiples trabajos perfectos para ti pero que tengan que cambiar a lo largo del tiempo conforme cambia tu vida y lo que quieres en ella.

Puedes reinventarte en cualquier momento y tu vida nunca termina de rediseñarse.

Es el trabajo el que tiene que adaptarse a la vida perfecta y no, al revés.

Vale, esto lo tengo claro, Franck.

Me he hecho un diseño mental de la vida que quiero conseguir.

Quiero tener libertad geográfica.

Quiero tener libertad de horarios.

Quiero tener libertad financiera que me permita vivir como quiero.

Quiero poder elegir con quién me relaciono.

Y quiero poder elegir mis clientes.

¿Cómo consequir los primeros clientes? 

Te presento a los 4 fantásticos de la venta online:

La relevancia:

No puedes vender servicios de community manager freelance, así a grosso modo.

Bueno, puedes, pero no te comerás un colín.

Y tendrás que salir a buscar clientes y, si das una patada en el suelo, salen tropecientos community managers. Todos iguales, como los peces de un banco.

¿Cómo hacer que te elijan a ti?

Tienes que especializarte.

Sé el salmón que va contracorriente.

Busca un nicho concreto.

Sé el mejor en ese nicho de mercado.

Y ya no tendrás que salir a buscar sino que llenarás de clientes una agenda completa.

Si quieres que te ayude a buscar descárgate esta guía gratuita.

La autoridad

Esto va de la mano del anterior. Cuanto más te especializas en un campo en concreto, más sabes de ese campo.

Si tu cliente ve que con tus consejos consigue resultados, tu autoridad se dispara.

Eso se consigue ayudando a los demás y consiguiendo resultados.

Si escribes contenidos hiperrelevantes para tu público objetivo, contenidos que le ayuden, es muy probable que tu autoridad suba.

Pero para eso tienes que conocer a tu buyer persona como la palma de tu mano.

La confianza

No hay campaña de Facebook Ads que genere confianza.

La confianza es una labor de hormiguita que va poco a poco trabajándose.

Contestando mails.

Piensa en cada persona detrás de cada mail como un posible cliente potencial y ofrécete a ayudarle.

En un mercado en el que la atención al cliente deja mucho que desear, el que contestes los mails sienta un poso de confianza insuperable.

La empatía

Ponte en el lugar de tu cliente.

Entender cuál es su problema y cuáles son los obstáculos a los que se enfrenta y las dudas que puedan surgirle cuando escucha tu solución te va a abrir muchas puertas.

Primeros pasos como freelance

Pon en orden tus finanzas

Al principio, cuando no tienes ninguno de los cuatro fantásticos, ni has diseñado una idea de negocio como la que te cuento en la guía de arriba, el dinero llega gota a gota y los ingresos son irregulares.

Así que lo primero de todo es sentar las bases de tus finanzas:

  • Determina cuáles son tus gastos mensuales y qué es lo que necesitas para sobrevivir durante al menos tres meses.
  • Construye un pequeño cojín para las temporadas de vacas flacas. Lo ideal es que ahorres el 25% de tus ganancias, así que cuenta con eso en tu «sueldo» mensual.
  • Vete reservando el dinero de los impuestos a medida que vas facturando, para que cuando llegue la trimestral no te deje pelado.
  • Separa el negocio de lo personal en lo relativo a las cuentas. Ten una cuenta solo para tu negocio y otra personal, a la que pasas un «sueldo» mensual para gastos de agua, luz, comida, hipoteca, etc.

Planifica tu tiempo

  • Automatiza todos aquellos procesos que puedas automatizar. Por ejemplo, la facturación (Quaderno es ideal para eso).
  • Fíjate un horario en el que a primera hora de la mañana esté la tarea roca: la tarea más importante del día. Es importante armar una lista de prioridades y cumplirla.
  • Rutina y disciplina son las cualidades más importantes para que seas productivo. Los hábitos son uno de los puntos más importantes en los negocios online de éxito.
  • Combina el trabajo con algún deporte y con descansos de unos diez minutos entre los ciclos productivos para que la cabeza descanse.

Escrito por 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.