Hoy en día las políticas de teletrabajo flexible garantizan a los empleados la libertad de trabajar desde cualquier punto geográfico, diciendo así adiós a la idea de sólo trabajar entre las cuatro paredes de sus oficinas. Gracias a los avances del sector tecnológico, trabajar desde cualquier lugar se está volviendo cada vez más fácil.

Con cada vez más empleados trabajando de forma remota, las empresas ya tienen una buena razón para deshacerse de la sala de conferencias y realizar reuniones on-line para ahorrar, aumentar la productividad e involucrar a sus empleados, al tiempo que se favorece el espíritu de equipo. David Gingell, CMO de TeamViewer, nos cuenta las ventajas que tienen las videoconferencias en el mundo corporativo y empresarial.

Las videoconferencias ayudan a las empresas a ahorrar en gastos

Con los precios de los inmuebles en las principales ciudades cada vez más altos, las teleconferencias se han convertido en uno de los recursos a través de los que las empresas pueden reducir costes.

Simplemente evitando siempre que sea posible desplazamientos a diferentes lugares sólo para participar en determinadas reuniones, las empresas pueden ahorrar dinero. Las teleconferencias permiten que las empresas puedan ahorrarse los costes derivados de alquilar un costoso espacio corporativo. Además, las salas de reuniones pueden reconvertirse en ingresos para la compañía.

Por ejemplo, algunas empresas están alquilando sus salas de reuniones para compensar el coste de su alquiler. Incluso, puesto que los materiales que se utilizan en las teleconferencias se visualizan y se comparten por lo general de forma virtual, se consigue un menor gasto en impresión de documentos, contribuyendo así al ahorro económico.

Las videoconferencias mejoran la colaboración

Gracias a las teleconferencias, las empresas son capaces de experimentar un incremento en la colaboración entre sus empleados, ya que los trabajadores situados en la oficina, los que se encuentren en otras localizaciones y los teletrabajadores pueden mantenerse en contacto y colaborar entre sí en tiempo real.

Las reuniones virtuales también permiten a equipos de diferentes lugares geográficos compartir fácilmente sus conocimientos y diferentes puntos de vista, sin importar la logística. Es posible discutir los proyectos corporativos en curso, tomar decisiones grupales, mostrar nuevos productos y servicios, compartir archivos y obtener un feedback instantáneo.

Las videoconferencias promueven la productividad

Recientes estudios han mostrado que las reuniones virtuales son más productivas que las reuniones presenciales, ya que tienden a comenzar y terminar a tiempo, y los participantes son menos propensos a recurrir a charla innecesaria.

Aquellos que forman parte en una reunión online son más conscientes de la hora programada, más puntuales y se distraen menos, lo que significa que pueden concentrarse en los asuntos que se están discutiendo y ser más productivos. Además, las teleconferencias evitan los obstáculos que pueden tener las reuniones presenciales, como el tráfico, cancelaciones de vuelos y el mal tiempo. Esto a su vez reduce el estrés y fomenta un equilibrio entre vida y trabajo más sano para los participantes, aumentando su productividad.

teleconferencia

Las videoconferencias aumentan la flexibilidad

Programar una reunión, especialmente en persona, puede ser una pesadilla logística. Las reuniones virtuales, sin embargo, hacen posible que los empleados participen en una reunión sin importar dónde se encuentren.

Gracias al desarrollo actual de la tecnología móvil, los participantes en la reunión incluso pueden unirse a través de sus dispositivos móviles. Los empleados pueden programar teleconferencias en un corto periodo de tiempo, permitiendo la participación de las personas clave, tanto internas como externas, independientemente de su ubicación geográfica.

Las videoconferenicas fomentan la contratación global de talento

Los servicios de teleconferencia se están convirtiendo en una herramienta clave para adquirir nuevos empleados a nivel mundial, sin limitar la búsqueda de talentos a una ubicación geográfica específica.

Mediante la utilización de las teleconferencias en cualquier etapa del proceso de contratación, las empresas pueden captar fácilmente talento de todo el país, e incluso a nivel internacional. Además del ahorro en gastos de viaje, la realización de entrevistas virtuales también asegura la continuidad en el proceso de selección en caso de impedimentos de viaje imprevistos. Las videoconferencias son una necesidad para los equipos de trabajo globales de hoy.

Las teleconferencias tienen ventajas innegables para la mayoría de las empresas. Estas ventajas no sólo inciden en los empleados y en un aumento de la productividad, sino que también facilitan la colaboración entre los equipos. Las teleconferencias conectan a la gente, lo que permite a varias personas o grupos de personas celebrar reuniones o intercambiar información en tiempo real, sin necesidad de estar en el mismo lugar.

Esto lleva a un aumento de la eficiencia y, como resultado, a un uso más rentable de los recursos, a la vez que se ahorra tiempo y dinero. En la gestión de recursos humanos, las teleconferencias se han convertido en un medio fundamental para la comunicación, así como en el proceso de reclutamiento, cada vez que es necesaria la comunicación cara a cara. Estas y muchas otras ventajas más significativas demuestran por qué las teleconferencias están ganando cada vez más terreno en las empresas.

Un artículo publicado en Muy Pymes