Crear un ecommerce de la nada: sin experiencia, sin conocer el sector y sin apenas medios; y esperar que no solo sea rentable sino que además pueda convertirse en un negocio que crezca año tras año a dos cifras, desde luego no es tarea fácil. O si…

Por suerte, hay multitud de canales y herramientas que pueden generarte ventas sin tu hacer prácticamente nada. Este es el caso de Google Shopping, un canal en el que solo necesitas tener una web aceptable y un producto con demanda a buen precio. Teniendo esto, la venta está garantizada. Ahora depende de ti querer o no sacarle el máximo partido.

El caso de Electrocosto.com refleja perfectamente lo dicho hasta ahora. En 2013, nace electrocosto y su primer objetivo es intentar llegar al máximo de clientes potenciales sin contar con una web posicionada, sin contar con recursos ni apenas presupuesto para marketing y sin contar con personal que sea capaz de “mover la web” y darle visibilidad. En principio el objetivo parece imposible, sin embargo, se apuesta por un canal donde nada de esto es necesario y donde lo único realmente relevante es el producto y el precio.

Las ventas llegan de inmediato, parece que la cosa funciona. Es momento de definir un presupuesto que se pueda soportar sabiendo que el ROI está garantizado. Importante también es saber que tu empresa está preparada para soportar tus mejores previsiones de ventas. Tampoco se puede morir de éxito.

Una vez se comprueba que la campaña es sostenible y que las ventas van acorde al presupuesto hay que rentabilizarla al máximo. Ahora es cuando nos toca a nosotros ganarnos esos puntos de más.

shop-the-internet

¿Cómo rentabilizar al máximo mi campaña de Shopping?

Lo primero que hay que saber es que Google Shopping también trabaja con un sistema de pujas, por lo que nuestro mayor esfuerzo debe recaer en saber hasta cuanto estamos dispuestos de pagar por cada click. En el caso de Electrocosto, se decidió en un principio optar por una cifra no muy elevada: 0,09€/click. Todos los productos entraban en puja al mismo precio, y es ahí el primer error y por tanto la primera oportunidad de mejora.

Como es evidente, no es igual de rentable pagar 100 clicks a 0,09€ para vender un frigorífico, que pagar esos 100 clicks para vender una funda de móvil. Para evitar esto, la primera medida que se hizo fue limitar el catálogo. Se contrató una de las muchas herramientas que hay para ello (véase BeezUp, Lengow, etc.) y se gestionó un catálogo personalizado para Shopping.

Con este tipo de programas podemos crear reglas de retiro automáticas basadas en estadísticas del producto. Por ejemplo, podemos indicar que retire todo producto de menos de 50€ que no convierta en los primeros 50 clicks.

Esta acción hizo que mejorara aun más el ROI y posibilitó seguir aumentando presupuesto.

Mi presupuesto no se agota, ¿qué hago?

Llegamos al punto en el que queremos invertir más pero vemos que no se agota el presupuesto diario. La solución más fácil sería aumentar el CPC, pero claro… yo lo que pretendo es generar más clicks y por tanto más ventas, si subo el CPC al final gasto más pero la cantidad de clicks no sube en proporción.

En Electrocosto se optó por pagar más pero solo por aquellos productos que realmente merezcan dicho aumento de presupuesto. Se creó un sistema para etiquetar aquellos productos que por precio y conversiones salen más rentables y por tanto admitan CPCs mayores. A Shopping se le puede enviar un campo personalizado en el catálogo para agrupar de algún modo los productos y desde tu cuenta de Adwords subdivir estas agrupaciones y asignarles a cada una un CPC máximo.

De este modo se consiguió aumentar notablemente la tasa de conversión y especialmente el retorno por euro invertido.

Resumamos un poco

Cada ecommerce debe evaluar sus puntos fuertes, los débiles (estos son casi más importantes) y desarrollar la estrategia que mejor resultado le pueda dar. Pero si entre uno de tus fuertes está el precio, desde luego Google Shopping es el canal que más puede aportarte y no solo basta con colgar tus productos y esperar a que se vendan. Si quieres rentabilizar la campaña al máximo debes saber que hay muchas formas de hacerlo y herramientas que te facilitarán el trabajo. Solo requiere un poco de tiempo y como siempre aplicar la lógica.

Un artículo escrito por Juan A. Serrano