Cómo configurar WordPress para que funcione perfecto

Una de las claves del éxito de WordPress es que es instalarlo y empezar a usarlo en 5 minutos. Pero esto puede llevar a engaño: si quieres hacer las cosas bien, antes de usarlo debes configurar WordPress con calma; si no, no tendrás los resultados que esperas.

Un ejemplo claro es que WordPress sigue viniendo, a día de hoy, con una configuración de los comentarios o de los enlaces permanentes que a muchos no nos parece en absoluto recomendable.

Por otra parte, a lo que WordPress incluye “de fábrica” le faltan cosas esenciales dentro de lo que prácticamente todo el mundo necesitamos. Por ejemplo: WordPress (la versión para hosting) no incluye formularios de contacto.

Por suerte, estas carencias se suplen facilmente con plugins (la mayoría gratuitos) y, en general, es muy fácil dejar tu instalación bien configurada para que tu WordPress funcione tal como lo necesitas.



En este post nos centraremos en las configuraciones realmente importantes, pasando un poco más por alto aquellas menos relevantes. Junto a eso, te contaré también como suplir con plugins cosas esenciales de las que carece WordPress de por sí.

Configuración de los ajustes “nativos” de WordPress

Vamos a empezar por los ajustes “nativos” de WordPress. Estos son los ajustes que se encuentran en un sitio WordPress recién instalados, es decir, los ajustes que WordPress trae de fábrica.

Aquí es importante entender que, conforme se añaden más funcionalidades a WordPress vía plugins, el abanico de ajustes va creciendo porque estos plugins añaden muchas veces sus propios ajustes a los ajustes estándar de WordPress.

Así que no te extrañe si ves que tu menú de ajustes va “creciendo” con el tiempo más allá de los ajustes que verás a continuación y que son los de un sitio WordPress recién instalado.

Ajustes generales de WordPress

Estos ajustes nativos de WordPress los vas a encontrar en el menú Ajustes/Generales:

Cambiar el nombre del sitio y la meta descripción (meta description) en WordPress

El primer bloque de ajustes en el que nos vamos a centrar son el título y meta-descripción del sitio.

Esto determina dos cosas:

  • Por un lado, dependiendo ya de la plantilla WordPress concreta que uses, si has habilitado que estos textos sean visibles en la portada y/o en el resto de las páginas, se verán como título y subtítulo de la portada.
  • Por otro lado, a un nivel más técnico, las etiquetas HTML, es decir, la etiqueta <title> (ambos textos combinados, separados por un guión) y la etiqueta <meta name= «description»> (solo la descripción corta) de la página principal del blog.

Recuerda que la etiqueta <title> de una página web se ve reflejada como el texto de las entradas en los resultados de búsqueda y también en la pestaña del navegador.

Por tanto, si el resultado de una búsqueda es el dominio (la página principal del sitio) se verán estos textos como resultado de búsqueda. Para el resto de las páginas serán el título y meta-descripción que le hayas puesto a cada una de las páginas.

Dirección de sitio y dirección de WordPress (URLs). Qué diferencias hay y cómo cambiarlas.

Los otros dos ajustes, la dirección de WordPress y la dirección del sitio suelen generar bastante confusión.

Pero en realidad es muy simple: generalmente, el directorio raíz de la parte pública de tu hosting (normalmente, la carpeta “public_html”) coincide con el directorio de instalación de WordPress.

En este caso, ambos campos han de contener la URL de tu dominio principal .

Puedes verlo en este vídeo de instalación de WordPress:

Pero a veces, por diferentes motivos, quieres que WordPress no se instale en public_html (o el directorio equivalente en tu hosting), sino en una carpeta específica.

En este caso, la dirección de WordPress debe reflejar esta carpeta. Es decir, si instalas WordPress en una carpeta llamada “blog” en tu servidor, por ejemplo, la configuración quedaría así:

  • Dirección de WordPresshttp://midominio.com/blog
  • Dirección del sitiohttp://midominio.com

En cualquier caso, si quieres instalar WordPress en su propia carpeta (que es bastante limpio y recomendable), habla siempre con el soporte de tu hosting.

Es fácil meter la pata en esto y dejarlo mal configurado y, por otra parte, normalmente (si el hosting es bueno) ellos te pueden ofrecer soluciones que no requieren ninguna configuración especial en WordPress de tu parte.



Cómo cambiar el correo del administrador de WordPress y añadir nuevos miembros (autores)

A continuación del bloque anterior, nos encontramos con un bloque dedicado a los usuarios de WordPress.

En primer lugar, está la dirección de correo electrónico para administradores. Es la dirección de email que se usará para los emails de notificaciones para administradores que envía WordPress:

A continuación de esto puedes configurar también la opción de dar o no la posibilidad de que los lectores que lo deseen se den de alta como usuarios de WordPress, junto con el perfil de usuario que se les asignaría.

Ojo, no te despistes con esto porque puedes crear un agujero de seguridad gigante. WordPress permite el alta incluso como administrador, de modo que estarías dando control absoluto sobre el sitio a un desconocido.

Mi recomendación es que, en principio, nunca habilites esta opción (tal como está configurado en la imagen). Si necesitas incorporar puntualmente colaboradores, puedes crear tú sus usuarios como administrador. Así mantienes la seguridad en condiciones.

El otro escenario típico sería crear un sitio de membresía, en cuyo caso te recomiendo explorar productos especializados (plugins) ya que los necesitarás, puesto que WordPress, de fábrica, no te da funcionalidad suficiente para lo que necesitan este tipo de sitios.

Cómo cambiar el idioma de WordPress a español (u otro idioma) y ajustar la zona horaria

El siguiente bloque del que te quiero hablar son los ajustes de idioma y zona horaria:

WordPress se encuentra completamente internacionalizado; puede funcionar con casi todos los idiomas del mundo, es tan simple como elegir el idioma que quieras utilizar en el desplegable de idioma del sitio y listo.

El cambio afectará tanto a la parte de administración de WordPress como a la parte que ve el público, es decir, todos los textos estándar del interfaz de usuario (“comentarios”“entradas recientes”, etc.) cambian.

Por otra parte, la zona horaria tiene más trascendencia de lo que uno puede pensar en un primer momento: según elijas una zona horaria UTC o una zona local (una ciudad), se tendrá en cuenta el horario de verano/invierno o no.

Esto es muy importante porque afecta a cosas como, por ejemplo, la programación de la publicación de tus contenidos o a herramientas de estadísticas.

Mi recomendación general es que, salvo excepciones justificadas, uses siempre una zona local (ciudad) para que se ajuste el horario según la época del año. Si no está disponible tu ciudad concreta en la lista, elije cualquiera de las que pertenezcan a tu misma zona horaria.

De no seguir esta pauta, puedes introducir errores como que un contenido se publique, por ejemplo, una hora antes de lo que querías.

Los formatos de fecha y hora en WordPress

El siguiente bloque, aunque algo largo, es muy simple:

Aquí puedes configurar diferentes formatos de fecha y hora, tal como lo habrás visto ya en mil otros sitios. WordPress usa la fecha y la hora en lugares como la fecha de publicación de una entrada, la fecha de un comentario, etc.

El otro dato, el día de comienzo de semana (por defecto, lunes), determina simplemente qué día se mostrará en la primera columna en los calendarios de WordPress y en otras aplicaciones (plugins) para las cuales pueda ser relevante de cuándo a cuándo entiendes que se debe extender la semana.

Los ajustes de escritura de WordPress

Los ajustes de escritura los encuentras en el menú Ajustes/Escritura y forman un bloque que seguramente te resulte algo más críptico:

Pero no te preocupes, porque realmente te recomiendo ignorar los apartados de Publicar por correo electrónico y el de Servicios de actualización.

El primero se refiere a enviar vía correo un post cuyo contenido se publicará en el blog. Aparte de múltiples limitaciones (no puedes maquetar prácticamente nada, etc.), no veo muchos escenarios donde esto sea realmente útil.

El segundo se refiere a servicios de actualización, que son sitios que difunden tus nuevos contenidos. Aunque esto suena prometedor en un primer momento, en mi experiencia práctica los resultados que esto me ha dado han sido prácticamente nulos.

De hecho, me parecen dos cosas tan inútiles para el 99,9% de los usuarios que, en mi opinión, el equipo de WordPress debería plantearse seriamente suprimirlas y/o relegarlas, si acaso, a un plugin.

Nos quedamos, por tanto, solo con la configuración de la categoría que se asigna por defecto a los nuevos posts y el formato de entrada por defecto que, en la práctica, será prácticamente siempre el formato estándar que viene configurado por defecto.

Los ajustes de lectura de WordPress

A diferencia del bloque de ajustes anterior, los ajustes de lectura son mucho más útiles y relevantes. Los tienes en el menú Ajustes/Generales

Configurar la página de inicio de WordPress

Dentro de las diversas configuraciones de estos ajustes destaca, sobre todo, la configuración de la página de inicio.

WordPress, por defecto, usa como portada una página especial que es un listado de las últimas entradas (posts) publicadas. Esto es muy típico en los blogs y los hace fácilmente reconocibles, lo habrás visto mil veces.

Sin embargo, esto no se adapta en absoluto a sitios web que no sean blogs (la web de una empresa, por ejemplo) e incluso para blogs no es lo recomendable.

¿Por qué?

Hay muchas razones, pero todas confluyen en que una página de este tipo se adapta mucho mejor a la gente que la visita (que suele ser gente que visita tu web por primera vez) que un listado de contenidos arbitrarios que es el listado de posts porque permite presentarles tu sitio, que entiendan de qué trata, qué temas se tocan en tu sitio e incluso ofrecerle algo atractivo (una descarga gratuita, por ejemplo).

Aquí se hila más fino con estas razones y se explica cómo diseñar una buena página de este tipo.

Eso sí, crear una página así conlleva cierto trabajo. Para hacer una página en condiciones necesitarás un page builder (constructor/diseñador de páginas) como Divi Builder o Elementor, aunque con la versión 5.0 de WordPress ha aparecido también su opción nativa de Gutenberg.

La idea es que con este tipo de herramientas puedes crear diseños mucho más apropiados para este tipo de páginas que con el editor clásico de WordPress que funciona muy bien para contenido “normal”, pero que resulta muy limitado para este tipo de contenidos.

Mi recomendación: a corto plazo no te compliques y tira para adelante con la opción por defecto (opción “Tus últimas entradas”). Pero más pronto que tarde deberías pensar en cambiar a un formato de landing page con la opción de “Una página estática”.

Si te decides por esta opción, simplemente tienes que configurar esta última opción, crear dos páginas y seleccionarlas en los desplegables correspondientes:

  • Portada: esto será la página que has diseñado como landing page y que se verá como página principal.
  • Página de entradas: esta página no tiene contenido y, en realidad, prácticamente sólo sirve para usar la URL de la página de entradas que suele ser típicamente la página que encuentras como “blog” en los menús.

Configuración de la página de entradas

Por otra parte, la página de entradas también la podemos configurar un poco más:

Los ajustes que puedes ver aquí son bastante intuitivos:

El número máximo de entradas a mostrar en el sitio se refiere al tamaño de la lista de posts en la página de entradas.

Es decir, en la página de entradas de este mismo blog,  limitar el número de entradas a seis entradas, tendría el siguiente resultado, solamente se mostrarían los últimos seis posts.

En cuanto a la opción equivalente para el feed sería lo mismo aplicado al feed RSS que incluye WordPress de fábrica.

A esto hay que añadir la opción de este bloque de configuraciones que permite decidir si quieres que en los lectores de feeds (como Feedly, por ejemplo) se vea solamente un resumen de los primeros párrafos del contenido o si permites que se vea el contenido entero.

Visibilidad en los motores de búsqueda

El último ajuste, dentro de los ajustes de lectura es la visibilidad en buscadores.

Esto se refiere a aplicar la metaetiqueta “noindex” a las páginas del sitio, lo cual tiene como consecuencia que los buscadores no indexen el sitio, es decir, que no lo van a considerar en sus resultados de búsqueda.

Es una opción muy útil, por ejemplo, para sitios que aún están en construcción y que quieres que se puedan acceder por personas seleccionadas a las que pasas las URLs, pero sin que se encuentren los contenidos de tu sitio desde los buscadores.

Mucho cuidado también con esta opción porque no ha pasado ni una vez ni dos que el propietario del sitio se haya dejado esta opción puesta y, después de muchos meses de frustración de no aparecer en Google, haya descubierto que había sido por ese motivo.

Cómo configurar bien los comentarios en WordPress

Vayamos ahora a un bloque de ajustes con bastante chicha: los comentarios.

Ajuste básico de los comentarios

En primer lugar, te vas a encontrar las opciones de los ajustes por defecto de las entradas.

Aquí te recomiendo que apliques la configuración que puedes ver en la imagen de abajo que habilita los comentarios en tu sitio, pero desactiva los pingbacks y trackbacks, que son unos avisos en forma de comentario de enlaces de otros blogs a un contenido tuyo.

Salvo que tengas un gran interés en disponer de esta información, en mi opinión es una funcionalidad bastante inútil porque es muy incompleta. Solamente recibirás la información de blogs que tengan esta funcionalidad activada y no recibirás nunca información de enlaces de otro tipo de webs que no sean blogs.

El siguiente grupo de ajustes, otros ajustes de comentarios, también está configurado en la imagen tal cual te recomiendo que lo configures tú.

Los textos son bastante claros en cuanto a lo que hace cada uno de los ajustes y las principales consideraciones en esta configuración son:

  • No obligar a registrarse para comentar porque así casi nadie comentaría en tu sitio.
  • Es importante la casilla de las cookies por cuestiones legales.
  • Te recomiendo paginar los comentarios. En este ejemplo se han paginado en bloques de 50, que es mucho, pero esto ya es tu gusto personal.
  • Se ha invertido el orden por defecto de los comentarios (de más antiguo a más reciente) para que los más recientes salgan los primeros. Me parece que tiene más sentido que entrar en un post con 100 comentarios, publicado hace ya un tiempo, y encontrarte como primero uno de hace cinco años.

Y en el último grupo puedes ver los avisos que puedes configurar. Esto ya es una decisión según gustos personales. Aquí se ha configurado que WordPress avise de nuevos comentarios, pero es verdad que en un sitio grande esto puede llegar a ser molesto cuando ya se generan muchos avisos cada día.

Configuración de la moderación de los comentarios

El siguiente conjunto de ajustes lo he agrupado por ser todos ajustes en torno a la moderación de comentarios.

Esta sección es también muy auto-explicativa y, por tanto, se entiende fácilmente.

Destaco, de nuevo, las cuestiones más importantes:

  • Recomiendo encarecidamente obligar a que los comentarios sean siempre moderados (opción de aprobar manualmente los comentarios). Si no, con el tiempo, se convierten en un coladero de spam.
  • Las secciones de moderación de comentarios y lista negra de comentarios personalmente no las uso porque no me han resultado eficaces. Mi recomendación aquí es usar plugins para combatir el spam como Anti-Spam. Resulta más eficaz y te robará menos tiempo.

Configuración de avatares

Los avatares son la foto o iconos del comentarista.

Aquí recomiendo también la configuración que viene por defecto y que en este caso también resulta auto-explicativa:

Un detalle interesante para darle un pequeño toque de personalización y mejora estética a la sección de comentarios es usar un avatar por defecto personalizado.

Normalmente, la enorme mayoría de los comentaristas no tienen avatar y afea mucho la sección de comentarios porque los avatares por defecto de WordPress son realmente “cutres”.

WordPress, en principio, no permite usar una imagen de avatar propia (otro detalle que ya va tocando que incorporen de fábrica), pero afortunadamente puedes suplir esto con plugins. En nuestro caso usamos WP User Avatar que va bastante bien.

Configuraciones de la imágenes y archivos en la librería de medios

Vamos ahora con una parte muy importante: la configuración de imágenes y ficheros.

Voy a empezar con las imágenes, porque optimizar las imágenes es crítico en cualquier web.

Las resoluciones que se usan hoy en día son altísimas, completamente desproporcionadas para un uso en web normal.

El problema es que estas altas resoluciones se traducen también en tamaños de fichero desproporcionados (varios megabytes en muchos casos) que, de usarse tal cual en una web, la ralentizarían enormemente.

La estrategia “de fábrica” de WordPress para esto consiste en crear varias copias en diferentes tamaños de cada imagen que se sube a la librería: un tamaño miniaturatamaño medio y tamaño grande.

Para cada una de esas variantes puedes especificar (según tus necesidades y diseño de tu web) los tamaños que consideres adecuados; abajo en la imagen puedes ver los tamaños por defecto.

Si pones 0 como tamaño no se generará la copia correspondiente. Sin embargo, hay una extraña salvedad: por alguna razón extraña, siempre se generará un tamaño medio con un ancho de 768 pixeles, aunque especifiques “0” para el tamaño medio.

La idea es que luego, en función del tamaño real de la página visualizada en pixeles, se use la versión más pequeña posible (y, por tanto, con el menor tamaño de fichero).

Por ejemplo: si la imagen original tiene un ancho de 2000 pixeles, pero el tamaño real en el que se está viendo en la página no supera los 600 pixeles, se debería usar la versión más próxima a este ancho.

Así ahorraríamos una considerable cantidad de kilobytes de tamaño de fichero, lo que redundaría en ahorro de ancho de banda y una carga más rápida de la página. Si estamos trabajando con muchas imágenes en una página, estos efectos de optimización se multiplicarían.

En teoría esto estaría muy bien si no fuera por tres “peros” importantes:

  • Se añade un consumo adicional de espacio en disco considerable por cada imagen subida. En planes de hosting con un espacio en disco justo puede ser un problema.
  • La eficacia de esta estrategia de optimización hoy en día no es muy alta, ya que las resoluciones de los dispositivos han ido en aumento (móviles con altas resoluciones, pantallas “retina”, etc.) y, por tanto, las versiones pequeñas de las imágenes (las que ahorran realmente) se usan cada vez menos en la práctica.
  • No se ataca el problema por donde realmente se debería atacar: que las imágenes subidas estén optimizadas desde un principio, es decir, que antes de subirlas tengan ya las dimensiones justas y estén optimizadas al máximo a nivel de tamaño de fichero.

En definitiva, esta es otra de las cosas de WordPress donde ya va tocando una puesta al día porque, en mi opinión, tal como viene de fábrica no responde bien a las necesidades actuales en cuanto a cómo trabajar de manera óptima con imágenes en la web.

Lo que yo te recomiendo son dos cosas:

  1. Dejar los tamaños en cero para evitar copias redimensionadas innecesarias (salvo la de tamaño medio que WordPress te endosa por narices).
  2. Optimizar proactivamente las imágenes.

Esto último lo puedes hacer de dos maneras:

Visto esto, queda solo por comentar el ajuste de subida de archivos. Aquí te recomiendo simplemente dejarlo tal como está por defecto, usando carpetas basadas en mes y año.

Cambiar la estructura de los enlaces permanentes en WordPress

El siguiente ajuste es otro ajuste que resulta muy importante: los enlaces permanentes, llamados a veces también “enlaces bonitos” porque son mucho más estéticos y tienen una usabilidad mucho mejor que los enlaces por defecto de WordPress.

Es decir, los enlaces por defecto de WordPress siguen el siguiente patrón:

http://midominio.com/?=4563

Aquí la página concreta es un simple parámetro numérico. Ver esto como URL en el navegador, aparte de feo, orienta muy poco al usuario.

Mucho mejor algo así:

http://midominio.com/como-configurar-wordpress/

¿No te parece?

Pues en esto consisten básicamente los enlaces permanentes.

A partir de aquí tienes una cierta variedad de formatos para estos enlaces permanentes entre los cuales el más recomendado (y yo me sumo a la recomendación) es el denominado “nombre de la entrada” (viene marcado en la imagen de arriba).

Hecho esto, quedaría la configuración de las páginas de categorías y etiquetas.

Éstas son las páginas con los listados de las entradas que pertenecen a una determinada categoría o determinada etiqueta.

Por defecto, usan un patrón de URL como éste con las palabras en inglés de categoría y etiqueta:

http://midominio.com/category/wordpress/

En el ejemplo de arriba estaríamos viendo un listado de la categoría “WordPress” con todas las entradas que se han asignado a esta categoría.

Aquí lo que te recomiendo es simplemente usar la configuración en la imagen de arriba para que estas URLs tengan palabras en castellano y no esa mezcla rara y fea de inglés y español que se ve en el ejemplo de URL anterior.

Configuraciones de privacidad en WordPress

La última pantalla, los ajustes de privacidad, que puedes encontrar en el menú Ajustes/Privacidad, son de nuevo muy importantes, aunque también muy sencillos.

Aquí se trata de indicar cuál es la política de privacidad de tu sitio, algo que con la legislación actual sobre protección de datos se ha convertido una obligación legal en muchos países, incluido España. Es algo que, por tanto, debería preocuparte.

Pues bien, en este ajuste vamos a definir simplemente cuál es la página en la que se redactan estos términos de política de privacidad.

WordPress incluye un borrador por defecto de estos términos, pero que tienes que personalizar para tu sitio. En ese sentido, es también importante saber que, para que esta configuración tenga todos sus efectos, la página tiene que estar publicada.

Esto hará que (en los temas preparados para ello) el enlace a esta página se incluya automáticamente en los lugares previstos (normalmente en el pie de página).

Configuraciones adicionales útiles en el fichero wp-config.php

Un post sobre la configuración de WordPress se quedaría cojo si no hablase, al menos también un poco, del fichero wp-config.php de WordPress.

Este fichero se encuentra en el directorio raíz de la instalación de WordPress y añade un montón de configuraciones más a las que ya hemos visto.

Se trata de configuraciones ya algo técnicas, razón por la cual no se exponen a los usuarios “normales” en las pantallas de ajustes que hemos visto antes, aunque también hay dos ajustes de los que hemos visto que también se pueden configurar aquí y tomándose como preferentes.

Sobrescribir la dirección del sitio y de WordPress

Los dos ajustes que puedes sobrescribir desde wp-config.php son estos:

Y, como probablemente ya te habrás imaginado, sobrescriben los ajustes generales de dirección de WordPress (WP_SITEURL) y la dirección del sitio (WP_HOME).

Estas dos configuraciones son muy importantes, porque si las configuras mal en los ajustes visuales, puedes quedarte sin acceso a tu sitio WordPress.

Sin embargo, al tener el comodín de poder editarlos también en el fichero wp-config.php puedes corregir esta situación fácilmente editándolos aquí. Una vez corregidos en la parte visual, puedes eliminarlos de wp-config si quieres, o dejarlos, eso a tu gusto.

Configuraciones técnicas adicionales

Junto a los dos parámetros anteriores hay un sinfín de otros parámetros, tantos que merecen un post sólo para ellos. Además, son en muchos casos, configuraciones bastante avanzadas.

Por eso, aquí haré sólo un repaso a algunos de los parámetros que considero los más interesantes para tu día a día. Ya te aviso de que esta parte del post se vuelve un tanto técnica

Dominio del host y conexión a la base de datos

WordPress necesita una base de datos para funcionar. Por eso, cuando instalas WordPress por primera vez, tienes que realizar algunas configuraciones de la base de datos.

El problema viene cuando, por el motivo que sea, los datos de conexión a la base de datos cambian.

En este caso tienes que reconfigurar la conexión con la base de datos.

En caso de dudas con los parámetros de la base de datos, recuerda que, en estas cosas, el soporte de tu hosting te debería echar una mano si lo necesitas.

Modificar la parametrización por defecto de WordPress

Hay una serie de funciones automáticas de WordPress cuya parametrización puede ser interesante cambiarla.

El intervalo (en segundos) con el cual WordPress guarda automáticamente el contenido que estás editando:

El número máximo de revisiones de entradas y páginas (versiones de un contenido que has ido editando) que quieres que se guarden:

Días de margen hasta que se elimina un elemento de la papelera.

Límite de memoria PHP. Para sitios con mucha carga es necesario tener más memoria, aunque en el caso de usar un hosting, esto estará también condicionado por las políticas del hosting (tiene que permitir hacer esto).

Habilitar trazas de depuración

El último bloque de configuraciones es el más técnico. Sólo tiene sentido si tienes ciertos conocimientos de programación PHP. Se trata de la configuración de las trazas de depuración.

Si eres un usuario “normal”, ignora esta parte del post porque no te servirá de mucho.

Para activar la información de depuración en WordPress debes configurar las siguientes líneas en wp-config:

De este modo, la información de depuración se volcará en el siguiente fichero de tu instalación WordPress:

/wp-content/debug.log

Incluso puedes activar que estas trazas se vean directamente en el interfaz de usuario con la siguiente línea, si en un momento dado te resulta más cómodo:

5 Funcionalidades más para una configuración perfecta de WordPress

Con lo anterior hemos visto todo lo importante dentro de lo que hay que configurar en un sitio WordPress recién instalado.

Pero hay una cosa importantísima que hay que tener en cuenta: en un sitio de WordPress vas a necesitar más cosas de las que vienen de fábrica.

Por ejemplo: WordPress no incluye formularios de manera nativa.

Por suerte, estas cosas es fácil añadírselas con plugins, pero esto implica que, en realidad, aún no hemos terminado si queremos repasar una configuración de WordPress para un sitio real.

Así que voy a rematar este post repasando de manera muy resumida los plugins que necesitas añadir a WordPress para disponer de un sitio completamente configurado para necesidades reales.

No voy a entrar en el detalle de configuración de cada plugin, porque algunos se merecen un post entero para ellos solos; además, todos ellos son muy conocidos y dispones de un amplio abanico de tutoriales para aprender los detalles necesarios.

Añadir formularios a WordPress

Empezamos por los formularios. Prácticamente todas las webs necesitan formularios, ya sea un simple formulario de contacto, formularios para el alta en tu lista de correo o cosas más avanzadas como formularios para pedidos o incluso para realizar pagos.

Te recomiendo para ello dos plugins: para formularios integrados en la página, WP Forms, y para formularios tipo “popup” (ventana emergente), Popup Maker.

Aquí tienes un tutorial para WP Forms:

Y aquí otro para Popup Maker:

Añadir un sistema de caché a WordPress

WordPress, tal como viene de fábrica, es muy pesado para el servidor porque es un sistema dinámico donde las páginas se crean leyendo su contenido de la base de datos y construyendo “sobre la marcha” el HTML de la página con cada acceso de cada usuario.

De no hacerlo así, sería imposible crear un sistema como WordPress.

Las cachés son un mecanismo que evita que este proceso pesado se repita con cada usuario y solo se ejecute una vez cuando entre una visita y otra la página no haya cambiado.

Para ello, una caché guarda la página HTML generada y reutiliza ese HTML para los usuarios siguientes. Así hasta que el contenido de la página cambie (al añadir un nuevo comentario o editar la página) y sea necesario generar una nueva “foto” en HTML.

El resultado es un incremento drástico de la velocidad del sitio y una gran reducción de la carga del servidor.

Lo mejor es usar una caché en servidor como la que ofrecen los hostings que recomendamos: WebempresaSiteGround y Raiola Networks.

Pero si tu hosting no tiene esta opción, la alternativa (peor, pero que aun así supone una gran mejora) es un plugin de caché.

En mi experiencia personal, entre todos los que he usado, el que en términos generales (rendimiento, estabilidad, etc.) mejores resultados me ha dado sigue siendo el clásico WP Super Caché.

Yoast SEO para WordPress

Aunque WordPress es “SEO friendly” le faltan muchos detalles que son importantes para hacer un SEO realmente eficaz.

Por suerte, existe el plugin Yoast SEO que se ha convertido en el estándar de facto para esto en WordPress. En este post te explicamos la configuración detallada de este plugin y cómo se trabaja con él en la práctica.

Te pongo también aquí el vídeo de configuración que acompaña a este post:

Protección básica de WordPress ante ataques de fuerza bruta

Nada más tengas algo de visibilidad, aparte del spam, vendrán los ataques.

Hay muchos tipos de ataque, pero los más típicos son los ataques de fuerza bruta que intentan logarse una y otra vez como administrador en tu web.

Esto será de nuevo un tema donde un buen hosting te va a proteger muchísimo. Pero en cualquier caso, es una buena medida protegerte, al menos, con un plugin contra ataque de fuerza bruta frente a este tipo de ataques tan frecuentes.

Para ello te recomiendo el plugin WP Limit Login Attempts que es un plugin sencillo y ligero que no cargará demasiado tu web. Con este plugin y una política de nombres de usuario y contraseñas responsable, los atacantes ya lo tendrán mucho más complicado para hackearte.

Copias de seguridad automáticas de tu sitio WordPress

Aunque cualquier hosting bueno te ofrece un servicio de copias de seguridad, toda seguridad es poca y ellos mismos te suelen recomendar tener, además, tu propio mecanismo automatizado de copias de seguridad.

Nosotros en este blog usamos UpdraftPlus que, entre otras cosas, tiene la gran ventaja de permitir la integración con varios servicios de almacenamiento en la nube como Google Drive o One Drive para dejar ahí automáticamente las copias de seguridad creadas periódicamente:

Y con esto, por fin…, hemos terminado 🙂

Si sigues punto por punto todo lo que hemos tocado en este post, tendrás una primera configuración realmente completa de tu sitio WordPress. Es cierto trabajo, pero te aseguro que merece la pena.

Un artículo escrito por

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.