Te puedo imaginar perfectamente porque yo también sentí lo mismo ese día.

Acabas de cerrar el que crees que es el último problema en WordPress y ves tu obra recién creada. El niño de tus ojos. Tu blog.

Después de unos cuántos meses lidiando con plugins y demás herramientas ya lo tienes: tu medio de transporte hacia tus sueños está listo. Arrancas con el blogging hacia tu aventura por alcanzar el lifestyle que sueñas.

¿Sabes por qué recuerdo tan bien ese momento?

Porque eran instantes llenos de ilusión, energía positiva y muchas ganas. Rebosaba optimismo. Tenía claro cuáles era mis objetivos e iba a luchar a muerte por ellos.

Desde aquellos días hasta hoy han pasado 7 años. Tiempo en el que después de dar muchas vueltas y probar infinidad de estrategias alcancé mis metas.

Vivir de mi blog no era un imposible, sino que creé un negocio que crece cada día (tanto, que ahora incluso tengo un equipo).

Pero este no es un post para hablar de mí, sino para hablar de ti.

Porque una de las cosas que he visto en estos 7 años y más me ha impactado es cómo muchísimos bloggers fracasaban en su intento de vivir de su blog. Después de dedicar meses y meses de esfuerzo, tiempo y trabajo… tiraban la toalla.

Yo, como ellos, hice crecer Lifestyle al Cuadrado bajo las reglas del sistema de blogging tradicional. Lo que me diferenció fue que apliqué un enfoque a mi blog completamente distinto. Un enfoque que me hizo superar las barreras donde ellos se quedaron y alcanzar el éxito.

En este post no solo quiero explicarte cuál era ese enfoque, sino cómo descubrir esta realidad me ha permitido desarrollar un sistema de creación de negocios online que rompe con el que yo empecé.

Hoy te descubro por qué te puedo decir con toda tranquilidad que el sistema de blogging tradicional ha muerto y cuál es método más rápido para vivir de un “blog”.

En este artículo tienes mi embudo de venta mínimo viable al descubierto…

El problema de ceguera doble que puede hundir tus sueños

¿Por qué es tan difícil triunfar con el sistema tradicional de blogging?

Principalmente por la ausencia de foco.

Cuando lanzas un blog te das de bruces contra una realidad: no todo era tan sencillo como te habían pintado.

La lista de tareas por hacer nunca termina de estar controlada y te ves atrapado en una dinámica autodestructiva.

Y es que este monstruo te obliga a luchar contra 2 tareas titánicas.

La telaraña de la tecnología: cuando el robot te ahoga

Seguro que has leído en cientos de sitios que Internet ha supuesto la democratización de la tecnología. Ahora cualquier persona que tenga un ordenador y conexión puede crear una página web.

Y sí, es cierto.

El problema es cuando el camino se convierte en algo más importante que el fin.

¿Para qué abriste un blog?

  • Para transformar el mundo.
  • Para ayudar a miles de personas.
  • Para alcanzar el lifestyle que sueñas.

En definitiva, para cambiar tu vida.

Pero cuando abres tu blog te encuentras que todo eso queda en un segundo plano. Ahora la prioridad es ir arreglando los nuevos errores que te da cada día WordPress, tener bajo control a los odiosos plugins y conseguir sin volverte loco que el blog funcione con normalidad.

Pasaste de querer cambiar el mundo a dedicar el 90% de tu tiempo a ver tutoriales en YouTube sobre cómo funcionan algunas herramientas.

La falacia del redactor perpetuo

Miras en Internet y solo encuentras información que te dice que tu prioridad ahora es escribir. Crear y crear posts porque en unos meses conseguirás posicionarlos en Google y atraer tráfico orgánico.

¡Como si solo por escribir un post lo fueses a posicionar!

Es completamente absurdo.

La realidad es que en las keywords de mayor tráfico ya se encuentra tu competencia. Blogs con mayor antigüedad y autoridad a los que por mucho que tú quieras ganar con un contenido épico, Google no te dejará.

Google juega con sus propias reglas y a los novatos no se lo pone fácil.

Pero aún en el mejor de los casos, los expertos estiman que tienen que pasar unos 6 meses hasta el buscador te haga caso y puedas generar algo de tráfico. 6 meses para poder conseguir unas cuántas visitas…

El funnel de los sueños rotos: consecuencias del sistema de blogging tradicional

Cuando empiezas bajo el sistema del blogging tradicional eso es lo que te ocurre.  La tecnología y la redacción te abducen.

Pero como te conozco, sé que es posible que hayas pensado lo siguiente: “tengo tanta ilusión por conseguir mi sueño que no tengo problema en gastar 6 meses escribiendo a tope”.

La verdad es que me frustra muchísimo cuando veo comentarios así porque sé que esa persona va a entrar en el funnel de los sueños rotos.

#1 Línea editorial generalista -> tráfico no cualificado

Te han dicho que tienes que escribir y tú escribes. No solo eso. Sacrificas el estar con tu familia o amigos el fin de semana para poder crear todavía más contenidos. Vas directo a por tus objetivos.

Pero el problema está en que no has definido las bases de tu estrategia: escribes, pero no sabes el qué, para quién o por qué.

  • El qué: haces un mezcladillo de los temas que ves que tienen más tirón en redes sociales. Un poco de aquí y otro poco de allá. En la variedad está el gusto, ¿no?
  • Para quién: no sabes quién es tu clientes ideal y no tienes ni idea de qué necesita. O directamente, ni siquiera has pensado todavía en vender.
  • Por qué: crees que escribes para ganar visitas, pero es una terrible verdad a medias. En realidad deberías escribir para ganar clientes.

Y todos estos problema te abocan a la siguiente situación: tienes una línea de contenidos completamente generalista que atrae a un perfil muy variopinto de personas.

#2 Tráfico no cualificado -> poca conversión

Con perfil variopinto de personas me refiero a que al no tener una línea editorial definida, en tu blog aterrizarán usuarios con intereses muy distintos. Y esto nos lleva al siguiente paso, a cómo vas a ganar suscriptores.

Si piensas que solo por poner unos formularios en el sidebar o en la home vas a captar suscriptores, vas mal encaminado.

Este “imán de suscriptores” (es su traducción literal) es un regalo que ofreces a tus lectores a cambio de suscribirse. Lo más normal es que sea un ebook o un curso.

Pero fíjate en tu caso. Tú tienes lectores con gustos muy distintos, ¿a todos les va a interesar tu regalo? Claro que no. Llegados a este punto es posible que pienses: “no hay problema, creo distintos leads magnets para que todos tengan un motivo para suscribirse”.

Fíjate en el detalle que ni siquiera voy a entrar en todo el tiempo de trabajo que te llevaría crear todo ese material. Vamos al siguiente punto.

#3 Poca conversión -> pocos ingresos, frustración, ansiedad

Imagínate que has conseguido ganar suscriptores y que los tienes a todos en tu lista de correo. Ahora es cuando llega el momento de la verdad, de empezar con el email marketing y rentabilizar todo el esfuerzo que has hecho.

En este punto se darán 2 situaciones:

  • No tienes nada para vender: no puedes generar ingresos porque ni siquiera has pensado en vender algo. No tienes un servicio preparado y/o no sabes que producto de afiliado recomendar. ¿Resultado? Solo mandas newsletters informando de los nuevos contenidos que has creado.
  • Tienes un servicio o un producto: ya solo de pensar que hayas lanzado tu blog vendiendo algo me alegra, aunque te aseguro que solo unos pocos lo hacen. Pero la realidad es que lo que ocurrirá es que casi no venderás nada. Tienes una lista de suscriptores con necesidades de lo más diversas. ¿Crees que a todos les interesará lo que ofreces? ¿Todos están dispuestos a invertir en ti o solo quieren contenidos gratuitos? Te dejo que te respondas tú mismo.

El problema es que tienes todos los elementos de tu negocio completamente desalineados y eso deriva en que tu capacidad de venta (si la tienes) es casi nula.

#4 Pocos ingresos, frustración, ansiedad -> sueños rotos de lifestyle

Todo lo que te acabo de explicar nos lleva a la siguiente realidad:

  • Trabajas como un loco en tu blog.
  • Renuncias a disfrutar de tu familia y tus amigos por trabajar en tu blog.
  • Pasa más de medio año hasta que consigues visitas y algún mes más hasta que logras alguna venta.

Pero lo peor no es esto.

Lo peor es que cuando lleves cerca de un año, te vas a dar cuenta de que todo el trabajo que has hecho está mal planteado. Pero ahora ya no es como al principio que la ilusión y las ganas eran muy fuertes. Ahora estás quemado y agobiado porque sientes que te has dejado engañar.

Te vendieron que solo con abrir un blog y escribir podrías alcanzar la vida de tus sueños y ahora te das cuenta de que eso no es así.

La tentación de hacer caso a tu familia y abandonar es muy alta. Quizás ellos tenían razón y esto no era para todos.

Eres un emprendedor digital, pero te comportas como un blogger

Al principio del post te expliqué que yo también usé el sistema de blogging tradicional cuando empecé. Sin embargo, el enfoque que le di a mi blog fue lo que me salvó de acabar como te he dicho antes.

Lo que a mí me diferenció de los demás es que yo quise vender desde el primer día. Yo tuve claro que quería facturar 21.500 € con la venta de infoproductos y explicarlo todo en mi blog.

La cifra es lo de menos. Lo importante es la mentalidad. Yo no quería un blog para escribir.

Mi objetivo era (y es) tener un blog que me genere ingresos para poder ayudar a más personas.

Yo no soy blogger, soy emprendedor.

Ahí está la base del problema del sistema de blogging tradicional.

Para crear un negocio online no necesitas un sistema editorial (puedes tenerlo, pero como verás más adelante es opcional), sino una estrategia comercial.

Un plan que te permita generar ingresos desde el primer día y no caer atrapado en la telaraña de la tecnología o la falacia del redactor perpetuo.

Y eso es lo que te voy a enseñar en este momento.

Ahora dejamos de lado ese funnel de los sueños rotos para entrar en mi embudo de lifestyle: mi funnel mínimo viable para que ganes dinero desde el minuto número 1 con “blog”.

El embudo de venta mínimo viable: las 4 fases que te harán generar ingresos desde el día nº1

En este post te expliqué en profundidad qué es un funnel de ventas, así que ahora solo te voy a explicar la idea central.

Un embudo de conversión (también se le llama así) representa las distintas fases que atraviesa un cliente desde que nos conoce hasta que se convierte en cliente. Estos te resulta útil porque te permite entender mejor qué necesita el usuario en cada momento para terminar el proceso en una venta.

Fíjate en la imagen.

Este es el esquema que representa a mi embudo de venta mínimo viable y sus distintas fases.

Este funnel se basa en la filosofía del Customer Development de Steve Blanck. La idea es atacar el mercado cuanto antes para poder validar en el menor tiempo si es viable. Se busca la máxima eficiencia en el menor tiempo posible.

Por eso, para no perder tiempo y dinero, no seguimos la línea habitual del blogging:

  • Blog.
  • Contenidos.
  • Lectores.
  • Definición de la oferta.

Al contrario, en mi embudo de venta el enfoque es comercial desde el primer momento porque para que tu negocio online sea viable necesitas generar ingresos ya.

Lo que yo te propongo es reducir al máximo la tensión tecnológica y eliminar los contenidos como sistema de tracción de visitas, para que te puedas centrar en lo único que importa:

Vender.

Te lo explico punto por punto.

#1 Oferta irresistible: plantando nuestra bandera en el mercado

Antes, a medida que generábamos una audiencia con nuestros contenidos, descubríamos cuáles eran sus preocupaciones y necesidades.  Pero como vimos, eso nos podía llevar meses o incluso equivocarnos en nuestro análisis.

¿Cuál es la mejor manera de validar 100% segura de validar una oferta?

La venta.

Si vendes, tu oferta es atractiva; si no vendes, no es buena. Es así de simple y así ha funcionado toda la vida.

Cuanto antes te enfrentes al mercado con tu oferta, antes verás puedes generar ingresos con ellos.

¿Que falla?

No hay problema. Planteamos otra.

El error del sistema tradicional reside en que crea la estructura del negocio (lo que conlleva más esfuerzo y tiempo) sin haber validado antes si la oferta es correcta. Eso es lo que sucedía cuando veíamos que muchos bloggers se dan cuenta al año (a veces incluso en 2) de que todo su planteamiento era erróneo.

Miles de horas luchando contra WordPress y creando contenidos para darse cuenta después de que todo lo que habían hecho no servía para nada.

¿Cómo debes plantear tu oferta?

Todo gira sobre 2 pivotes:

Todo empieza aquí y quien te diga lo contrario miente (o no tiene ni idea de negocios online).

#2 Captación: por qué sí vamos a comprar tráfico

Durante todo el artículo te he dicho varias veces que centrarse en escribir contenidos es un error. Mejor todavía, en mi funnel de venta no vas a invertir ni un minuto en crear posts (correos sí).

Te voy a liberar de la soga que te tenía atado al teclado con la esperanza de conseguir visitas.

En lugar de perder tu tiempo (que también es dinero) redactando posts y más posts, invierte en publicidad.

Los anuncios en Internet funcionan porque te permiten segmentar bien a quién te diriges y, además, ahora los números sí salen. No necesitas tener un gran presupuesto.

#3 Conversión: transformación de oruga en mariposa

Aunque en el esquema aparece en una única fase, para explicártelo en este post he decidido dividirlo en 2 partes.

Una de ellas es la conversión de visitas en suscriptores.

Se trata de un paso crucial porque estamos convirtiendo a un usuario que puede no conocerte de nada (tráfico muy frío) en un cliente hambriento de tus productos.

Este proceso de alimentación tienes 2 elementos principales:

  • Una Squeeze Page.
  • Un Lead magnet.

La primera es una landing page enfocada a ganar suscriptores. Normalmente, solo aparece un texto enfocado a reflejar los beneficios de tu regalo, una imagen en 3D de la guía o el curso y el formulario.

Si quieres crear Squeeze page en menos de 5 minutos usa Thrive Content Builder (también te valdrá diseñar cualquier otro tipo de landing).

Antes ya te expliqué lo que era un lead magnet. Pero cuidado, porque aquí es donde se suelen equivocar muchos emprendedores digitales. Para que el lead magnet funcione debe estar completamente alineado con tu estrategia.

  • Alineado con el tráfico que captes por medio de la publicidad: de ahí la importancia de la segmentación en las campañas que hagas.
  • Alineado con lo que quieres vender: si vas a vender un servicio de coaching de desarrollo personal, tu lead magnet debe abordar alguno de los problemas que sufra el cliente ideal de un servicio así. Esto es lo que te garantizará que los leads que atraigas tengan un interés inicial en la oferta que les presentarás después.

Si estas fases del embudo de venta no están alineadas, olvídate de la conversión.

#4 Fidelización: el camino hacia la  venta

Ahora ya sí. Ahora tu lista está llena de usuarios deseosos de saber más acerca de lo que tienes para ofrecerles. ¿Significa eso que ya puedes venderles?

No.

Recuerda el embudo de venta. Ahora es el momento de fidelizar y establecer una relación genuina con nuestros suscriptores para ganarnos su confianza. Y en esta fase, nuestros grandes aliados van a ser el email marketing y un autoresponder. 

En este punto tienes que crear una secuencia de emails automáticos que tendrá 2 objetivos:

  • Reforzar tu credibilidad y posición en el mercado.
  • Generar confianza.

Te doy una serie de correos que nunca deberían faltar en tu autoresponder:

  • Tu historia: empatiza con tu cliente. Muestra que tú has pasado por lo mismo que él, lo que te permite poder ayudarle.
  • Casos de éxito: menciona a clientes con los que hayas conseguido unos resultados espectaculares. Por ejemplo, yo siempre menciono a mis mejores alumnos.
  • Aporta valor: demuestra que conoces tu sector y crea unos contenidos de gran utilidad para tu usuario.

Todos estos contenidos son los que harán que este cliente empiece a verte como la posible solución a sus problemas.

#5 Venta: afiliación

Vender, vender y vender.

Ese el objetivo de tu negocio online. Pero no vender cualquier cosa.

En este caso, me refiero que si acabas de empezar, no tiene ningún sentido que intentes crear tu propio infoproducto. Recuerda lo que vimos al principio: máxima efectividad en el menor tiempo posible.

Queremos atacar el mercado cuanto antes para que puedas validar tu oferta y tu capacidad de venta. Por eso, lo ideal es que empieces con un producto de afiliado.

Busca un producto que responda a la oferta que has diseñado (¿no me digas que no hay nadie en tu sector vendiendo algo parecido?) y ofrécele a ese profesional ser su afiliado.

Y ya lo tienes. Un producto listo para vender en el menor tiempo posible.

P.D. Si quieres aprender más sobre este modelo de negocio, basado en el embudo de venta mínimo viable, te espero en el training gratuito de Extreme Blogging. Solo tienes que registrarte en la próxima sesión .

Escrito por