Una de las cosas más difíciles de hacer es tomar decisiones. Y muchas veces tomamos malas decisiones simplemente porque no analizamos las cosas de la manera correcta.

Como buenos empresarios si queremos hacer crecer nuestro negocio tenemos que comenzar a tomar decisiones estratégicas y analizar nuestras posibilidades en consecuencia: pensar en inversión y rentabilidad en lugar de gasto, y en mediano plazo en lugar de corto plazo.

Por ejemplo, ¿qué te parece esto?

¿Un servicio mensual de email marketing por USD 30 mensuales te parece caro o barato? Depende;) Si tienes organizado un sistema de email marketing para sacarle el jugo y conseguir clientes con eso, pues no, porque es GRACIAS a esos USD 30 mensuales que haces más ventas… (Yo pago actualmente USD 200 mensuales por mi sistema de email y me sale a cuenta porque me genera ingresos gracias a que tengo el sistema de marketing bien implementado)

¿Un servicio de webinars por USD 400 anuales te parece accesible? Again, si vas a saber rentabilizarlo, si gracias a él vas a conseguir más clientes, porque (de nuevo) tienes un buen sistema de marketing, esto en lugar de quitarte dinero, te consigue más dinero… (Justamente ayer inverti no USD 400 sino USD 700 por un sistema live y automático de webinars para comenzar a lanzar más seminarios;)

Pero claro, puedo aprovechar estas herramientas porque tengo el sistema correcto. Y obtuve el sistema correcto cuando, igualmente, en mi proceso de crecimiento, invertí en formaciones y coaches que me han ayudado a acelerar como no lo hubiera podido hacer sola.

Así que mi único consejo hoy: Cuando tomes tus próximas decisiones, analízalas en base a tu crecimiento; y ya sabes, piensa en inversión, y en mediano plazo.

Saludos

Susy