Como desarrollar habilidades y competencias profesionales

Esta semana en el blog quiero hablarte sobre cómo desarrollar nuevas habilidades y nuevas competencias.

Si te has metido en el camino de emprender, ya sabes que el emprendedor siempre está aprendiendo cosas nuevas.

Para mí lo más bonito de este camino es que no tenemos dos días iguales.

Y seguramente tampoco tengamos dos trimestres iguales.

Porque cada vez tenemos que afrontar nuevos retos y aprender cosas nuevas.

Así que es absolutamente fundamental que tengas claro cómo puedes adquirir nuevas habilidades.

Si no actúas sobre estos conocimientos, no vas a conseguir ningún resultado.

Tu misión como emprendedor es adquirir nuevos conocimientos, ponerlos en marcha y transformarlos en experiencia.

Transformarlas en cosas que son capaz de generar resultados en tu negocio.

La pregunta del millón en este caso es ésta:

¿Cómo hago para aprender mejor y aprender más rápido?

Obviamente todos queremos de verdad que nos den una píldora.

Imagínate que te tomas una píldora, y que de repente, sepas pilotar un helicópteros.

Esto sería rollo Matrix total.

Esto no nos termina de molar del todo.

Pero imagínate que recibimos un chute de información.

El manual.

Y toda la información que recibe un piloto aprende en cinco o seis años de estudio y un montón de horas de vuelo de simulaciones.

Imagínate que tú ya lo tienes todo adquirido y te has transformado en un maestro.

Ser un ninja de la noche a la mañana.

Esto es lo que queremos todos.

Pero ya sabemos que en estos momentos, dado el estado de evolución del progreso y del saber humano, esto no funciona así.

Entonces, ¿cómo funciona eso de adquirir nuevas habilidades?

Las 4 fases universales del aprendizaje (o por qué Usain Bolt es el hombre más veloz del planeta pero sería un pésimo coach)

Te he preparado un pequeño gráfico, porque creo que de forma visual vas a comprender mejor las cuatro etapas que hay en el proceso de adquirir nuevas habilidades o nuevas competencias para tu carrera profesional.

Déjame explicarte un poco el gráfico que ves aquí.

Este gráfico nos va a presentar las cuatro fases universales en cualquier tipo de aprendizaje.

Esto puede aplicarse tanto a escribir, leer, aprender música, hacer manualidades, crear, programar, aprender un idioma, lanzar un negocio, etc.

Como puedes observar en la imagen, en el eje vertical tenemos el subidón anímico.

Las emociones que puedes sentir.

Cuanto más alto esté este eje vertical, más positivo y emocionado te encuentras.

También tenemos un eje horizontal, que es el tiempo.

Si te fijas en la imagen, aquí hay una curva un tanto extraña, ya que es el proceso que corresponde a el deseo de abordar una nueva temática completamente nueva en tu vida, y tratar de adquirir aprendizajes.

El proceso que seguimos todos empieza por una primera fase en el que somos incompetente e inconsciente.

Es la fase en la que todavía ni siquiera hemos arrancado con la primera clase de lo que queremos formarnos.

Pero estamos experimentamos el deseo.

A veces este deseo es tremendamente potente.

Sentir este deseo es algo muy potente, porque esto nos ha hecho tener una visión de futuro que nos ha transformado.

Así que estaremos ante un subidón anímico absolutamente tremendo.

En una fase en el que no somos consciente y tampoco somos competentes.

Necesitamos pasar por esta fase, sí o sí.

Necesitamos tener esta visión que nos entusiasme.

Es necesario para poder cerrar este ciclo.

La segunda fase es una fase absolutamente acojonante.

Sí, seguimos incompetente.

Porque a lo mejor acabamos de comprar un training, son los primeros días, pero tomamos conciencia de todo el trabajo que hay detrás.

A mi por ejemplo, cuando tenía 15 años, me desperté un día y decidí que quería tocar el saxofón.

Entonces, a toda prisa, mis padres tuvieron que rascar dinero de dónde no lo había para comprarme un saxofón.

Y allá fuimos los tres a una tienda a comprar mi primer saxofón.

Los días posteriores a la compra, me apunté a una escuela de jazz, estaba comprometido con aprender a tocar el saxofón.

Los primeros días me di cuenta del esfuerzo económico que habían hecho mis padres para comprar este saxofón.

Y ahí tomé conciencia de lo que habían hecho mis padres para ayudarme a cumplir mis sueños.

En esta segunda fase, lo que hacemos es hundirnos cada vez más en un pozo en el que nos damos cuenta de todo el trabajo que tenemos por delante.

Nos damos cuenta de que de la noche al día no nos vamos a transformar en John Coltrane, sino que seguramente habrá días, semanas, meses, años o décadas de trabajo y de práctica cotidiana, para realmente dominar un arte tan bonito y complejo como puede ser la música.

Seguramente pases por esta fase pensando: “Dios mío. ¿dónde me he metido? ¿Qué decisión he tomado? Me he equivocado”.

Todos pasamos por estas fases en la que escuchamos demasiado al cerebro, y todavía no nos hemos puesto en modo acción, ‘on’.

Pensamos demasiado y ejecutamos poco.

En la siguiente fase, vemos como poco a poco, con la práctica cotidiana, con la repetición de los actos, empezamos a ser competentes.

Somos más conscientes del trabajo que hay para mejorar en nuestro aprendizaje.

Esta es una fase muy bonita.

Los primeros meses suelen ser  frustrantes y luego poco a poco vemos como se acelera la sensación de aprendizaje.

Dominamos cada vez más habilidades nuevas, progresamos rápido.

Esta es una fase en la que estamos muy contentos con los avances que vamos consiguiendo.

Es probable que no puedas practicar todos los días cinco horas al día, pero quizás si 15 minutos al día, piensa que si por ejemplo estás aprendiendo música, con este tiempo invertido, imagina las auténticas barbaridades que puedes hacer.

Si lo proyectas a 12 meses, a 24 meses, incluso a 10 años y a mucho más tiempo.

Llegará un momento en el que domines totalmente la habilidad hasta donde te habías propuesto.

Y llegamos a la cuarta fase.

Esta es una de las fase más alucinantes en la que, por ejemplo, vamos a coger esta vez un ejemplo del mundo del deporte.

Usain Bolt es el hombre más rápido del planeta y está en una fase en el que es super competente.

Lleva tantos años repitiendo los mismos movimientos que los ejecuta de forma inconsciente, se ha transformado casi en un robot

La repetición de estos gestos ha hecho que llegue a un nivel de perfección casi absoluto.

Usain Bolt es capaz de correr casi en el 100% de las veces, carreras por debajo de diez segundos pero es incapaz de explicarte cómo lo está haciendo.

Lo tiene interiorizado en el cuerpo.

Es algo que realmente fluye con su energía y su mente.

Está completamente alineado con su persona y su esencia pero esto no hace de él un gran coach.

Porque ha llegado a un nivel de dominio técnico tan potente que realiza estos trabajos de forma inconsciente.

Tienes que entender un par de cosas importantes, la primera es el subidón anímico y luego la caída en el pozo del infierno del:

“Dios mío, ¿dónde me he metido?”

Esto pasa en cuestión de días.

Tenemos una visión y tomamos una decisión.

Entramos por ejemplo en un tren y de ahí a caída en picado.

Dios mío, ¡al final tengo que hacer todo esto!

Y ahí es donde tienes que mantenerte firme y ser valiente.

Si apagas el cerebro evitarás darle paso a los miedos.

Así empezarás a pasar al modo acción masiva.

Aunque esta acción es completamente imperfecta, vas a ver que eres capaz de conseguir resultados de forma muy rápida.

Con lo cual, lo primero que hay que hacer es apagar cuanto antes el cerebro.

Y así que puedas ponerte a ejecutar el método que te recomienda tu profesor o tu mentor.

En esta fase de adquisición de competencias, tendemos a pensar que en un par de semanas estará todo hecho.

Realmente, es mucho más razonable pensar que te va a costar meses o a veces años lograrlo.

Las personas somos demasiados optimistas con nuestra capacidad a corto plazo pero infravaloramos lo que podemos hacer si nos proyectamos a varios años vista.

Es mejor poner el foco en los progresos, que poner la mirada en la cima y en todo lo que te queda por recorrer.

Todos los montañeros te dirían lo mismo, dirían: “no, baja la vista, mira el camino y céntrate en el próximo paso”.

Es lo que tienes que hacer para llegar a tocar la cumbre muy pronto.

Por eso, céntrate en hacer el camino.

Llegarás a la maestría.

Puedes tardar años en llegar a dominar lo que te hayas propuesto y debes tener en cuenta que no siempre vas a necesitar dominar una habilidad hasta llegar al nivel de la maestría.

Los emprendedores tenemos que hacer las tres primeras fases.

Hay que entender como funciona esto.

De esta forma estaremos capacitados para poder delegar.

Y así poder integrar una persona al equipo y así contar con la empatía de su proceso de aprendizaje y adaptación, porque nosotros ya hemos pasado por ahí.

También contaremos con la capacidad de poder juzgar si esta persona que hemos contratado está haciendo bien su trabajo o no.

Muy a menudo el emprendedor tiene que aprender, pero no tiene que ir hasta la parte alta de esta curva en la que al final los progresos se están estancando.

Es fundamental que entiendas que tu papel como emprendedor es más bien el de liderar que el de transformarte en un campeón como es el caso de Usain Bolt.

Los novatos suelen cometer un gran error.

Cuando sienten el subidón anímico en el que tienen una visión y toman la decisión de entrar en el training que le van a permitir aprender esto que necesitan y justo en el momento, de sacar la tarjeta de crédito le surgen dudas.

Y ahí dan un paso atrás y dicen no.

Se dice que una vez que uno aprende a manejar una bicicleta es para toda la vida.

Igual pasa con nadar y otras muchas cosas.

Ahora que entiendes que tenemos que pasar por este proceso de adquirir nuevas competencias, nuevas habilidades.

La pregunta es: ¿Cómo lo hacemos?


Artículos recomendados:


Las 3 M’s que vas a encontrar en cualquier proceso de adquisición de competencias nuevas.

Yo llamo a esto la regla de las tres M’s, la primera M es de malo, la segunda M es de mejor, y la tercera M es de magistral.

Esto es un proceso.

Todos comenzamos a hacer las cosas de forma patética.

La primera vez que haces algo, es obvio que no lo harás bien.

Pero son tus primeras veces.

Lo importante es no dejar de practicar.

Después cuando pasa un tiempo, llegas a la segunda M en el que estás haciendo las cosas mejor.

Y esto lo has conseguido, porque te has empeñado en seguir avanzando.

La repetición es absolutamente mágica.

Y con el paso del tiempo, sobretodo si vas acompañado de mentores en el camino que te ayudan a acelerar y a mejorar tu arte, puedes llegar al último paso.

La tercera M, la m de magistral.

En el que realmente comienzas a dominar perfectamente esta habilidad.

Una de las formas de poder acelerar este proceso de las 3 m, es de ponerte a enseñar lo que estás haciendo.

Porque es la mejor forma de dominar una competencia.

No hay otro secreto.

Te pueden vender cualquier fórmula mágica garantizada.

Todo esto es humo.

No existe.

Tienes que pasar por el camino de aprender, ponerte en peligros, sufrir al principio.

¿Qué es la regla del 1% y cómo asegurarte de que la tienes trabajando a tu favor?

Además existe un tercer concepto que quiero presentarte.

Ahora que estamos hablando de habilidades y competencias.

Es la regla del 1%

Para esta regla, esto es algo que aparece en un libro de James Clear “Atomic Habits”, es un buen libro, te lo recomiendo.

Habla en general, de los hábitos y productividad personal.

Esta regla nos dice lo siguiente:

Si empezamos en algún momento dado con un capital de uno…

¿Y si cada día lo hacemos 1% mejor?

Son cambios apenas perceptibles.

Resulta que después de un año nos encontramos con un resultado que es próximo a 38%.

Esta es la diferencia entre tener buenos hábitos y malos hábitos.

Porque con que lo hagas bien en algún día dado, 1% mejor, es absolutamente indetectable.

Lo que pasa es que, de forma continuada, todos los días del año, esta tendencia al 1% mejor, se ve reforzada.

Realmente puedes progresar muy rápido.

Debes considerar que si te subes a esta curva del 1% es porque quieres adquirir una habilidad.

Y que has comprado un training.

Además quieres progresar rápido.

Y además inviertes tiempo para mejorar.

Con todo esto puedes conseguir grandes cosas.

Y estas son las cuatros fases, que vas a encontrarte en el camino de aprender nuevas habilidades.

Aunque seguramente como emprendedor tan sólo te interesan las tres primeras.

¿Cómo se adquieren competencias nuevas?

Muy fácil.

La repetición.

Empezamos ejecutando mal.

Pero el secreto es que la acción de acciones imperfectas, es capaz de producir grandes resultados.

La perfección es un enemigo absolutamente letal.

Con el paso del tiempo y la repetición, además siempre y cuando estés bien acompañando en estos primeros pasos para poder consolidar tu aprendizaje, llegarás a dominarlo.

En este caso estarás haciendo una curva ascendente de 1% mejor todos los días.

Por lo cual, invierte en ti.

Fórmate.

Y no dejes nunca de mejorar lo que estás haciendo.

Olvídate de la perfección.

La perfección es el enemigo del progreso.

Así se adquieren nuevas habilidades en tu vida.

Escrito por 

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.