CÓMO EMPECÉ CON MI NEGOCIO ONLINE

Hoy te quiero hablar sobre cómo empecé mi negocio online. Es una pregunta que recibo muchas veces y entiendo que haya cierta curiosidad por saber cómo di ese primer paso que me llevó hasta donde estoy hoy.

En mi caso, y creo que en el de muchos otros, todo surgió de la necesidad. Muchas veces en la vida pasa un tren por delante que tienes que coger en el momento adecuado y si en ese momento no das el salto más tarde puedes arrepentirte de no haberlo hecho.

Los inicios

No sé si sabes que además de esta web en la que estás ahora mismo tengo otro negocio que se llama Mac para Todos que, de hecho, fue el primero.

¿Por qué y cómo surge? En el año 2001 llegó mi primer Mac a casa y entonces era mucho más complicado que ahora conectar un ordenador a Internet. El único proveedor de servicios de este tipo que había en España era Telefónica y por supuesto nadie dentro de la empresa conocía como podía conectarme a la red.

Después de dar mil vueltas desesperada y preguntar en todos los servicios técnicos imaginables estuve a punto de tirar la toalla, devolver el ordenador y cambiarlo por un PC. Y en ese momento pasó por delante el tren del que te hablaba.

Si prefieres escucharme puedes hacerlo desde el reproductor que está justo debajo o suscribiéndote de forma gratuita a “Cómo comenzar a vender online” a través de iTunes.

Segunda parte:

Me subí al tren

Tenía dos opciones y elegí quedarme con él y seguir investigando. Encargué varios libros en Estados Unidos a Amazon y a través de esos libros y por supuesto equivocándome muchísimas veces conseguir por fin conectar el Mac a Internet. No te creas que fue cuestión de un día; me llevó bastante más tiempo.

En ese momento fui consciente de una cosa: había algo que yo había conseguido y estaba segura de que a cualquiera que lo intentaste le iba a costar muchísimo trabajo. Se me encendió una bombilla y pensé que quizá podía enseñar a los demás a hacerlo.

Descubrí que había un hombre en Inglaterra que estaba haciendo justo lo que yo quería. Estaba grabando vídeos sobre cómo usar un Mac, ¿por qué no podía también yo intentarlo?

No tenía ni conocimientos técnicos ni de creación de negocio pero sí una necesidad interior apremiante de compartir lo que sabía.

De esa necesidad nació Mac para Todos. Y eso demuestra que el no saber o las dificultades técnicas no son una barrera insalvable. No tenía micrófono, no tenía cámara, y aún así me tiré a la piscina.

De los errores se aprende

Los vídeos iban saliendo poco a poco y cada vez mejores pero fui consciente enseguida de que si seguía haciendo todo absolutamente gratis el “negocio” no iba a suponer una diferencia en mi vida.

Tras más de 2 años dándole vueltas y más vueltas decidí que había llegado el momento de empezar a cobrar por lo que hacía y en ese momento tuve la primera gran decepción. De más de 1000 personas que se descargaban los vídeos de forma gratuita solamente veinte decidieron pasar a la suscripción de pago.

La verdad es que, como se dice vulgarmente, fue la primera en la frente. Hasta que algún alma caritativa me habló de un principio de marketing que, por supuesto, yo desconocía: sólo un 3% aproximadamente de la gente que te sigue estaría dispuesta a pagarte por algo.

Cosas así te abren los ojos y empiezas a ser consciente de la cantidad de gente que necesitas si de verdad quieres vivir de eso que te gusta.

Aún así continúe con mi empeño y decidí seguir adelante pasase lo que pasase.

Mantenía mi trabajo, no lo había dejado, y por lo tanto tenía cierta seguridad económica para poder continuar la aventura.

Poco a poco Mac para Todos fue subiendo lentamente. Gracias a los errores (muchos) que cometí y a la sabiduría acumulada con el paso del tiempo fui capaz más tarde de explicarle a la gente cómo había conseguido crear un negocio de la nada. Y de ahí surgió mi propia marca, Pepa Cobos, y el podcast “Cómo comenzar a vender online”.

engo que reconocer que ahora, echando la vista atrás, hay muchas cosas que han sucedido casi por casualidad o por suerte aunque sí que es verdad que hay que perder el miedo y aprovechar las oportunidades según llegan.

Cuando empecé a cobrar por lo que ofrecía en “Mac para Todos” tuve que ponerme las pilas y profesionalizar el aspecto tanto de mi contenido como de mi web. No había entonces en España mucha gente ofreciendo vídeo y yo quería unas páginas que mostrasen en todo su esplendor lo que hacía.

Demostrando una vez más que las cosas “fáciles” no eran lo mío decidí investigar y crear yo misma lo que necesitaba. Sorprendentemente y a pesar de ser de letras al 100% al meterme en el mundo de la programación y el código le encontré enseguida la lógica y me enganchó poco a poco.

Tal y como me pasó con los Mac me di cuenta de que era posible mostrarle a la gente que crear una web no era tan complicado y, casi sin querer, fui dándole forma a mi marca personal para lanzar un curso en el que enseñaba la forma sencilla de crear una página web.

Y ahora, ¿cambio lo que hago?

Esa fue mi primera pregunta. El curso no me había hecho rica pero sí que me demostró que había más formas posibles de ganarse la vida. Tomé entonces una decisión importante: tiraría hacia adelante con ambos negocios.

Probé de todo, programas más avanzados, creación de webs para terceros, consultoría personal,.. pero el punto de inflexión definitivo llegó de nuevo de la mano de mi gallina de los huevos de oro: un podcast.

Si “Mac para Todos” estaba funcionando y podía llegar a miles de personas cada semana, ¿por qué no aprovechar el mismo canal y hablar sobre todo lo que sabía y había ido acumulando acerca de la creación de un negocio online? En ese momento nació “Cómo comenzar a vender online”.

Cada semana desde entonces ha sido mi plataforma, altavoz, medio de comunicación preferido y, en ocasiones, hasta la terapia más efectiva.

Gracias a ello el negocio ha crecido de manera exponencial y evolucionado hasta lugares que nunca hubiera imaginado.

Me encantaría contarte que todo ha formado parte de una estrategia planificada al milímetro pero lo cierto es que ha sido más producto de la intuición y el sentido común que de otra cosa.

Eso sí, no he dejado de intentarlo en ningún momento, no he tirado la toalla y si el plan A fallaba, iba a por el B, y si no a por el C o el D o el que hiciera falta. Creo que esa ha sido mi principal ventaja frente a posibles competidores.

Moraleja

Cuando sientas que ha llegado el momento de hacer algo en tu vida, hazlo. El camino es impredecible pero es, con seguridad, el que te llevará al lugar donde debes estar.

Nunca pierdas las ganas de aprender pero siempre con criterio. Confía en tu intuición y prueba; siempre hay espacio para el cambio. No cierres los ojos ante las dificultades, están ahí e ignorarlas no las hará desaparecer.

No corras detrás de todas las novedades y últimas modas, no siempre estarán hechas para ti. Mírate dentro, respira y decide cuáles serán los siguientes pasos.

Y si al final resulta que un negocio online es lo que siempre deseaste acuérdate de que me tienes aquí para echarte siempre una mano.

Pepa Cobos.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.