Cómo funciona el coworking

El coworking es un servicio que ofrecen los Espacios de Coworking, mediante el pago de una CUOTA mensual, como un gimnasio o un club, por el que tienes acceso a una serie de servicios. Suele haber varias opciones y planes en función de la cuota que pagues, que te dará acceso a más o menos servicios.

El servicio principal es trabajar en una oficina, en este caso, muy especial, llamada espacio de coworking o coworking. Tendrás todo lo necesario para trabajar: enchufar tu ordenador, imprimir, hacer fotocopias y reunirte con clientes. Pero a diferencia de otras opciones del mercado, como alquilar una oficina o un centro de negocios, en los espacios de coworking compartes la oficina con más profesionales y empresas que, como tú, buscan una alternativa más flexible, más económica y más social. En diferencias entre coworking y centros de negocio podrás profundizar sobre ello.

Así que en vez de tener una oficina para ti sólo, la compartes y en el proceso, haces relaciones nuevas y te pueden salir oportunidades de trabajo.

Todos los espacios de coworking ofrecen servicios muy similares como:

Acceso a zonas de trabajo equipadas.
Salas de reuniones
Zonas comunes
Talleres, charlas, eventos, etc…
Domicilio Social, fiscal, administrativo.
Domiciliar tu correspondencia.
Internet por cable
Wifi
Almacenamiento

Pero antes de acceder a ellos, tienes que elegir qué opción quieres, para trabajar en el coworking: un puesto permanente o dedicado o, lo que en algunos sitios como en Freeland llamamos puesto fijo, o un puesto flexible. En algunos casos tienes la opción de trabajar por horas, sólo por las mañanas, sólo por las tardes o, por otro lado, usar sólo la sala de reuniones mediante un bono por horas.

Tienes muchas opciones y planes, elige aquel que encaje mejor con tu ritmo de trabajo y tus horarios.

Una vez elegida la opción que más te convenga y formalizada tu relación con el espacio coworking, ya es momento de empezar:

Saca tu ordenador y ponte a trabajar, a llamar por teléfono, a cerrar citas y reuniones, pon en tu web y en tus tarjetas que tienes una nueva sede, una nueva oficina, en este caso un coworking.

A partir de este momento, cuando ya estés sentado en tu mesa, conectado a internet y trabajando, es cuando te darás cuenta de que trabajar en un espacio de coworking, no tiene nada que ver con trabajar en una oficina convencional.

Levántate, hazte un café, date un vuelta por el coworking y descubre todas las posibilidades que te ofrece. Infórmate de que programa de eventos, talleres, charlas y de que empresas forman parte de la comunidad, de la que tú ahora, también formas parte.

Este es uno de los factores que diferencia definitivamente el coworking del resto de formas de trabajo, de las OFICINAS FLEXIBLES, de los centros de negocio y de alquilar una oficina; la comunidad, el sentido comunitario y el trabajo colaborativo.

Otro factor propio del funcionamiento de un coworking es el HOST o anfitrión, normalmente, el gestor del espacio. Éste se encarga de conocer muy bien lo que hace cada empresa y cada profesional, para conectar a todos los miembros de la comunidad. Así que dedica un tiempo a hablar con él porque te ayudará a conectar tus recursos con los del resto de empresas y profesionales.

Ahora que ya sabes como funciona el coworking, te invito a que busques uno.

Un artículo escrito por 

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.