Si eres streamer y estás pensando en ganar dinero con tus retransmisiones en directo, aquí te ofrecemos las vías más comunes y prácticas de monetización. Después sólo tendrás que crear contenido de interés y tener algo de paciencia.

Desde que retransmitir en streaming se ha vuelto tan fácil como tener un móvil con conexión a internet, son muchos los usuarios que se han lanzado a este formato y más aún los que se preguntan cómo monetizarlo.

Para empezar hay que distinguir entre un streaming informal, como el que cualquiera puede hacer con Periscope o Instagram para contar lo que está haciendo en un momento dado o para informar de un suceso, y el profesional.Este último es al que recurren los usuarios con una masa crítica de seguidores, microinfluencers y las marcas, porque les permite monetizar la retransmisión.

Existen tantas vías de monetizar un streaming como plataformas para retransmitir. Lo importante tener claro nuestro nicho, el  público al que nos dirigimos y qué queremos contar. Definida la estrategia, el siguiente paso es elegir la vía de monetización, que será distinta según la aplicación que elijamos y nuestra audiencia:

  • Publicidad: es la vía más recurrente para monetizar la retransmisiones en streaming y la primera por la que optan los usuarios que se inician en este mundo, porque no pone barreras de entrada al visionado, ya que al usuario le sale gratis. De todos modos exige una audiencia mínima para que los anunciantes se interesen por la cuenta o canal en cuestión; Facebook Live por ejemplo exige un mínimo de 300 views simultáneas para poder insertar un anuncio antes de la retransmisión o en medio de la misma.
  • Dirigir tráfico a una web: puedes usar tus retransmisiones en directo para promocionar un sitio web y tratar de aumentar su tráfico (puede ser desde tu propio blog, a un ecommerce o cualquier otra página). Es una técnica similar al marketing de afiliación y menos molesta que la publicidad estándar de anuncios.
  • Donaciones vía micromecenazgo: este modelo permite que cualquier usuario que vea un vídeo pueda donar dinero a su creador para apoyarle. Para recaudar lo necesario, hay que premiar a los donantes con algún tipo de incentivo (desde el más básico, que sería nombrarles durante la retransmisión a algún tipo de obsequio, ya sea una copia de la retransmisión, un libro electrónico, etc). Las plataformas que permiten este sistema se quedan con una comisión, como es el caso de YouTubePatreon te permite establecer las recompensas en función de la cantidad donada; Twitch (la plataforma por excelencia de los gamers), Mixer y Smashcast también te ofrecen la posibilidad de recibir donaciones de tu audiencia.
  • Suscripciones: consiste en cobrar una tarifa para que los usuarios puedan ver tus transmisiones, ya sea mensual o por emisión individual. Para apostar por este modelo tienes que contar con una base de clientes notable, que encuentre tus contenidos lo suficientemente relevantes como para pagar por ellos (Netflix y HBO serían el ejemplo por excelencia). La suscripción tiene sus ventajas y sus inconvenientes: por un lado te permite ingresar dinero de forma más o menos regular y el usuario no tiene que tragar con anuncios y publicidad molesta. El mayor hándicap es la necesidad de reunir a una audiencia lo bastante numerosa y fiel, por lo que no es un modelo útil para alguien que está empezando, ya que .

¿Por cuál es estas vías vas a descantarte para monetizar tus retransmisiones en streaming?

Vía | TNW