¿Demasiada información en Internet que provoca que tu foco se pierda?

¿Te llevas horas y horas leyendo blogs que lo único que hacen es confundirte aún más?

¡Alto! Apaga todos estos “ladrones de tu tiempo”, incluso deja de leer este artículo. Fuera.

Vivimos en la era de la información, toda está al alcance de un solo clic.

Pero… ¿es necesario que sufras una intoxicación de información? Un empacho de “fast food”.

En este articulo te mostraré porqué deberías alejarte de esa masa de “basura informativa” y cómo realizar una dieta de ayuno informativo para libertarte de esta plaga como es la infoxicación.

Yo lo he llevado a cabo y te aseguro que funciona a las mil maravillas.

Volverás a sentir que llevas el control de tu vida. De verdad, el exceso provoca parálisis y esto es lo peor que te puede pasar. Como diría mi buen amigo Fernando Fernán Gómez … ¡A la mierda!.

Recuerda
“Aprender a ignorar cosas es un magnífico camino para llegar a la paz interior.”
Robert J. Sawyer. El Cálculo de Dios

¿Por qué el exceso de información te aleja de tu objetivo?

¿Sorprendido?

Así es, el exceso de información te aleja de tu objetivo tanto a nivel profesional como personal.

¿Te llevas horas y horas leyendo blogs sobre marketing pero tu sigues en el mismo punto? No vendes un pepino.

Así es … sigues en el mismo punto porque lo único que haces es leer.

Leer no es trabajar ni pasar a la acción. A mi me encanta leer, blogs no mucho, me cansan los blogs. Prefiero coger un buen libro que ahí sí que hay información que puede servirme.

En un blog, incluso este, solo encontrarás información sesgada e incompleta. No digo que no esté bien. Para nada, pero es muy sencillo decir una gilipollez y luego volver a editarla. Donde dije “Digo” digo “Diego”. Esto provoca que pocas veces se contraste la información como Dios manda.

Un libro requiere un esfuerzo mayor. Requiere respeto. Por lo que el autor siempre dedicará más tiempo a limar toda la información que vuelque en el. En un blog no. Así de claro.

¿Por qué un exceso de información provoca parálisis?

¿Conoces el experimento de la mermelada?

A ver, te cuento. Resulta que llevaron a cabo un experimento para ver que aceptación tenía aumentar la variedad de sabores de mermeladas en una gran superficie y cómo afectaba a las ventas.

Los datos fueron muy claros. Cuando se aumentó la variedad de sabores de mermelada, es decir, arándanos, naranja amarga, naranja dulce, ciruelas, pasas, etc. detectaron que la venta de mermeladas cayeron en picado.

¿Por qué? Sencillamente porque el exceso de mucha oferta provoca parálisis en las personas. El ser humano odia decidir y entre una variedad pequeña es fácil. Melocotón, ciruela y fresa. Ahora bien, si le pones 20 sabores más … ahí la cosa se complica y acabamos bloqueados. Nuestra ansiedad aumenta y nuestra capacidad de decisión disminuye por lo que lo dejamos para luego. Ese luego nunca llega.

Eso pasa también con el exceso de información. Nos bloquemos. Tu también. ¿Resultado? No pasas a la acción.

Recuerda
Tu cerebro está preparado para absorber la información con cuentagotas. No más. Dásela despacito. Con prudencia. Sin mucho agobio. Necesitas absorberla de una manera organizada. Además, la mayoría de lo que lees en menos de 4 minutos lo has olvidado.
¿Para qué entonces leerlo todo? Selecciona lo que creas importante y urgente para tu negocio y trabájalo. Coge papel y lápiz y haz un esquema. Disfruta de ese conocimiento.

Empieza inmediatamente un ayuno informativo de una semana

El mundo no se va a inmutar, mucho menos acabarse, si cortas el cordón umbilical de la información.

¿Realmente quieres seguir leyendo noticias negativas, escuchando a políticos ineptos o viendo bromas de adolescentes mientras se tiran por una montaña y se parten el cuello para salir en YouTube?

Por favor, … ¡estamos locos o qué!

¡Un ayuno ya! Y para que ni lo notes lo mejor es recurrir al método de la tirita; un tirón rápido … un ayuno informativo de una semana.

La información se parece demasiado al helado para hacerlo de otra forma. “Bueno, me comeré media cucharadita” es tan realista como “voy a conectarme un minutito”.

Si luego quieres volver a tu dieta de 15.000 calorías informativas a base de patatas fritas, muy bien, pero a partir de mañana y por lo menos durante cinco días completos, éstas son las reglas:

  • Nada de periódicos, revistas, audiolibros o radio que no sea música. La música se permite a todas horas en nuestra dieta de información.
  • Nada de webs de noticias ni blogs.
  • Nada de televisión, excepto una hora por puro placer todas las noches. Una película, una serie. Lo que quieras que no te requiera pensar. Por supuesto sin tu móvil ni tablet cerca.
  • Nada de leer libros que no sea novela por placer antes de irte a la cama.
  • Nada de navegar por internet en el trabajo salvo que sea necesario para llevar a cabo una tarea para ese día. Necesario significa necesario, no que estaría bien saber. La lectura innecesaria es el enemigo público número uno durante este ayuno de la semana.
  • Elimina todas las redes sociales de tu “maldito” móvil. Basta ya de parecer idiota en mitad de la calle. Recuerda que mientras tu estás mirando el móvil están pasando muchas cosas alrededor tuya … una mujer guapísima pasa (tu no la ves), el chico de tus sueños está cruzando la calle, tu vecino te sonríe … Te estás perdiendo muchas cosas.
  • Vuelve al lápiz y papel. La inspiración llega cuando estás paseando – por ejemplo – por lo que te recomiendo que vayas acompañado de un bloc de notas.

Llevo más de un año sin red sociales en mi móvil y te aseguro que me encanta. Me he dado cuenta que no las necesito. Que me importa un comino lo que hacen mis amigos y lo que comparten. Prefiero llamarlos por teléfono.

¿Y sabes una cosa? Se alegran de que los llame y acabo siendo al que siempre recurren para tomar algo. ¿Por qué? Porque hago lo que el resto no hace.

Y después me dicen que fumar es malo y que no llegaré a los 100 años … ¡Levanta la cabeza del móvil y mira “palante”! ¡Tu sí que nos vas a llegar a viejo si te atropella un coche! 😉

Como siempre digo a mis clientes: si las masas van hacia la izquierda tu ve hacia la derecha. Y si van hacia ti, tu ve ahora por el camino contrario. Siempre al contrario de las masas. ¿Cuántas personas de éxito hay en el mundo? Pocas. ¿Y con vidas mediocres? Muchas. Las masas están equivocadas. Lo tengo claro.

Para mi las redes sociales son trabajo por lo que para conectarme tengo que estar en mi despacho y analizando. Mi negocio no vive de “likes” sino de Euros.

Son herramientas de promoción donde me dejo el dinero para llevar tráfico a mis activos digitales y no un simple “circo” de comida para el ego.

Two pupils leaning on a pile of books while reading on touchpad

Además, a nivel de negocio no valen para nada a menos que tengas una estrategia bien establecida y te aseguro que en el supermercado mientras compras pan y miras el móvil no se crean estrategias. ¿Qué pretendes conseguir en Facebook? ¿Por qué estás en Twitter? No me vale porque todos están. No.

Respuesta correcta: porque está mi cliente.

Todos los gurús utilizan el móvil para promocionar sus productos – Te dirás para tus adentros.

¿Quién te ha dicho eso? Te aseguro que gente muy buena y que gana mucha pasta odia las redes sociales y el móvil. Es más, dicen que es el fin de la vida tranquila. Literalmente … lo odian. son muy celosos de su tiempo y tranquilidad.

Buenos hábitos que debes seguir

¿Por qué no adquieres el hábito de preguntarte si vas a usar esta información de forma inmediata por ser importante?

No es suficiente utilizarla para “algo”; tiene que ser inmediato e importante. Si no cumple estas dos condiciones, no la consumas. La información es inútil si no se aplica a algo importante o si se te olvida antes de que puedas hacerlo.

Céntrate en la información “justo a tiempo” en vez de la información “sólo en caso de”. Esto es como cuando acumulamos cosas en nuestras casas solo por el hecho de “por si acaso lo necesitamos”. Ese momento nunca llega, te lo aseguro.

Acostúmbrate a tirar lo que no necesitas en un corto espacio de tiempo.

Precisamente ahora estoy en mi programa personal “mierdas las justas” donde me he comprometido a tirar o regalar (ropa a personas necesitadas) todos los sábados 2 cosas de mi casa.

¿Y sabes lo mejor? … sienta genial.

Practica el arte de no terminar

Empezar algo no justifica automáticamente terminarlo.

Si estás leyendo un artículo que es una basura, suéltalo y no vuelvas a cogerlo.

Si vas a ver una película y es peor que “Torrente”, sal de ahí echando leches antes de que mueran más neuronas.

Si estás lleno después de media bandeja de patatas fritas, pon el maldito tenedor sobre el plato y no pidas postre.

Si has empezado un libro y cada página te aburre más que la anterior, por favor, deja de leerlo y regálaselo a la persona que peor te caiga. Fastidia su tiempo. No hay nada peor que malgastar la vida en algo que no te llena.

Más no es mejor, y dejar algo a medias suele ser 10 veces mejor que terminarlo. Acostúmbrate a no terminar lo que sea aburrido o improductivo a menos que un jefe o un cliente te exija terminarlo. Jejeje.

Recuerda
El tiempo es oro. Es tu mayor activo; lo único que realmente te pertenece. El resto es humo. No permitas que tu mente se convierta en un vertedero de información. ¡Qué asco!
Ebook Gratis • Textos Que Enamoran A Tu Cliente
Descubre Cómo Atraer Y Captar Clientes En Internet A Través De Tus Palabras

Guía práctica donde descubrirás los secretos para redactar una página de ventas, campañas de email marketing, anuncios en Facebook, propuestas únicas de ventas, … Todo para que tus textos toquen el corazón y el bolsillo de tu potencial cliente.

50 páginas de puro contenido. Más de 15.000 descargas y ahora … completamente GRATIS.