La primera vez que lancé un infoproducto me equivoqué por completo.

Creé algo que mi audiencia no quería. Si lo hice así fue porque yo pensaba que era lo ideal y acabé por no vender (casi) nada.

Estaba en un mundo desconocido y entré en él sin pensar demasiado y cometiendo muchos errores.

Ahora es posible que tú estés en la misma  situación. No sabes qué infoproducto crear y tienes muchísimas dudas.

Es normal, ya que buena parte de la responsabilidad de generar ventas o no vendrá de la decisión que tomes.

Y es que hay muchas preguntas en el aire:

  • ¿Hacer un ebook o un curso online?
  • ¿De qué tema hablo?
  • ¿Qué formato es el más adecuado?
  • ¿Qué precio poner?

Muchos emprendedores digitales, incluido yo, se han equivocado a la hora de elegir qué infoproducto crear porque se han basado en unas creencias erróneas.

Va a dar igual que realices una promoción increíble o que te gastes un dineral en publicidad. Si falla la base, falla todo.

Y para que tengas esa base y puedas crear tu infoproducto sabiendo que vas en el camino correcto, hoy voy a compartirte los 5 pasos que hay que seguir para crear el infoproducto ganador.

Si quieres recibir decenas de notificaciones de Stripe, PayPal y demás vendiendo mientras duermes o estás de paseo, sigue leyendo.

Todo comienza aquí.

#1 Conviértete en un súbdito de tu audiencia

Uno de los errores más comunes a la hora de lanzar un infoproducto es este.

Cuando alguno de mis seguidores me pregunta por qué no vende, lo primero que le suelo preguntar es justo por qué ha elegido hacer ese infoproducto y no otro.

Las respuestas más comunes son estas 2:

  • Vi a otro blogger de mi competencia escribir sobre ello.
  • Fue de lo que a mí me apetecía hablar.

Veamos por qué ambos motivos son erróneos.

En el primer caso, lo más probable es que hayas escogido a un blogger que está bastante por encima de ti y eso te ha llevado a querer imitarle. Aunque ambos trabajéis en el mismo campo, tienes que tener claro que vuestras comunidades no son iguales.

No quieras imitar a tus referentes, ya que vuestras audiencias no son comparables. No por cantidad, sino por lo que necesitan. Los problemas de cada comunidad son diferentes ya que están en momentos y situaciones distintas.

El segundo caso también es muy corriente. Se trata de un tema que has escogido solo porque a ti te parece atractivo o porque te apetecía investigar sobre él.

De nuevo, error.

Tú no eres tu cliente ni la persona que va a usar el infoproducto para solucionar sus problemas.

En ambos casos deberías plantearte la siguiente pregunta: ¿quién va comprar tu infoproducto?

  • ¿Esa audiencia de la que desconoces sus necesidades?
  • ¿Tú te vas a comprar a ti mismo?

Tus futuros compradores son tus lectores, tu propia comunidad.

Por lo que tu infoproducto tiene que estar al servicio de tu audiencia. O mejor dicho, al servicio de las necesidades de tu audiencia.

Un producto o un servicio solo tendrá éxito si responde a la demanda de tus lectores. Cualquier otro criterio es erróneo.

#2 Identifica la temática ideal

“Vale Franck, soy consciente de que todo se basa en lo que quieren mis lectores. Pero… ¿cómo averiguo cuáles son sus necesidades?”.

Si estás leyendo este post es porque entiendo que tienes un blog y has invertido tiempo en generar contenidos que atraigan a tu lector ideal.

En todo ese tiempo habéis establecido una comunicación y compartido opiniones acerca de muchos temas. Aunque no te lo creas, toda la información que necesitas ya la tienes en tu blog.

Te doy 3 ideas.

Idea nº1: pon la lupa en los comentarios

Los comentarios de tu blog son una de las fuentes de información más importantes que posees para conocer a tus lectores. Ten en cuenta que cuando una persona te deja un comentario es porque el artículo le ha tocado el corazón.

Revisa lo que te han dicho:

  • ¿Te han formulado alguna pregunta sobre el tema?
  • ¿Destacan lo interesante que es un aspecto en concreto pero tienen dudas?

Ese tipo de detalles son los que tienes que anotar.

Idea nº2: plantea preguntas en tu newsletter o autoresponder

Otra técnica muy útil es emplear el email de bienvenida que envías a tus suscriptores para recabar información. Es el momento ideal para preguntarles cuál es su mayor problema en relación con tu temática.

Si ya estás trabajando con un autoresponder, es interesante que en algunos emails introduzcas más preguntas (la posdata es un sitio genial para hacerlo). Eso favorecerá que se abra una conversación y que tú puedas conseguir más información.

No olvides que uno de los objetivos más importantes del email marketing es que puedas establecer una relación más estrecha con tus suscriptores.

Idea nº3: recupera los emails que te han mandado

Revisa en tu bandeja de entrada todos los emails que has recibido de tus lectores. Lo normal es que con el tiempo te hayan llegado varios correos electrónicos con dudas o comentarios sobre distintos temas.

Recopila todos esos emails y verifica si hay una duda que predomine por encima de las demás.

Otro aspecto importante a tener en cuenta, es que cuando intentas averiguar los problemas de tus lectores, muchas veces ellos pueden no saber lo que necesitan.

Una buena prueba de esto es la mítica frase de Henry Ford:

Si les hubiera preguntado a mis clientes que querían, me habrían dicho: Un caballo más ràpido

No te quedes con lo que te piden los lectores, tienes que ir más allá y averiguar qué es lo que provoca su necesidad.

Tienes que llegar a la raíz del problema para poder ofrecerles la mejor solución.

#3 Testea a tus suscriptores

Después de realizar los 2 pasos anteriores, ya tienes que tener varias ideas para crear tu infoproducto. Ahora solo te queda corroborarlas.

El método ideal para hacerlo es que realices una encuesta.

Eso sí, los resultados de una encuesta solo van a ser fiables si la muestra tiene un tamaño considerable. Si solo recibes 3 respuestas, no tienes una base sólida para tomar una decisión con criterio. El riesgo que estarías asumiendo sería demasiado alto.

En cambio, si superas las 100 respuestas te puedo garantizar que vas a lanzar un infoproducto que va a dar en la diana.

¿Cómo crear un encuesta de forma sencilla?

Después de haber probado varias aplicaciones, Google Forms sigue siendo la que me parece más fácil de usar.

Para acceder tan solo tienes que entrar en la web de aplicaciones de Google en la nube y pulsar en formularios. También puedes acceder desde Google Drive.

Más sencillo no puede ser.

Solo tienes que incorporar las preguntas y el tipo de respuesta que quieres para cada una. Puedes elegir entre 4 tipos:

  • Selección múltiple: escoger una opción entre varias.
  • Casilla de confirmación: puedes elegir una o varias respuestas.
  • Desplegable: muestra una lista desplegable y seleccionas una opción.
  • Escala: suele ser la que se usa para preguntar el grado de satisfacción o conformidad con un asunto. Se ve una línea y escoges de 0 a 10 tu nivel.

 

También puedes crear encuestas más personalizadas, ya que tienes la opción de remitir al usuario a una pregunta específica según haya sido su respuesta.

Para distribuir la encuesta te dan 3 opciones:

  1. Mandarla por email.
  2. Un enlace que puedes enviar por redes sociales.
  3. Un código HTML que puedes embeber en un post o en una página de tu blog.

Otra herramienta de encuestas que probamos en el lanzamiento de Visibilidad Ascendente fue Thrive Quiz Builder. Pero para empezar, con Google Forms tienes más que de sobra.

#4 Escoge el precio justo

El tema del precio es fundamental y es una de las cuestiones que más dudas genera. El miedo a ser demasiado caro o barato siempre está ahí.

Para un primer infoproducto hay una horquilla de precios muy buena desde los 47 hasta los 97 euros.

Se trata de una franja muy buena de precios porque no superas la barrera de los 100€. Pedir más de esa cifra puede representar un problema para una primera transacción. El cliente puede sentir que es una cifra excesiva para un “infoproductor novato”.

Pero tampoco puedes irte por debajo de los 47€. Aunque sé que existe una atracción innata a bajar los precios, no debes hacerlo por 4 motivos:

  1.  Descuentos: cuando decidas el precio de tu infoproducto siempre tienes que dejar margen para poder ofrecer descuentos. Si vendes un infoproducto a 7€, hacer un descuento del 50% es ridículo. Estamos hablado de tan solo 3.50€.
  2.  Pagos a afiliados: tienes que tener presente la posibilidad de llegar a acuerdos con otros bloggers que se conviertan en tus afiliados. En este caso, tendrás que pagarles una comisión por cada venta que ellos vayan a generar. Si tu producto es demasiado barato, el interés a nivel de comisión que puedes ofrecer es nulo.
  3.  Sin recursos de promoción: si vendes tus productos tan, tan baratos, no generarás ingresos para poder implantar estrategias de promoción. Por ejemplo, una campaña en Facebook Ads.

Uno de los principales errores que cometen todos los bloggers es tirar los precios por los suelos. Pero no solo es un error que te afecta ahora, sino que también lo hará a medio y largo plazo. Cuando marcas ese primer precio estás marcando un punto de partida.

Las subidas que vayas aplicando a los siguientes productos tienen que ser graduales, porque los lectores pueden sentir que son desproporcionadas.

Ese ascenso hasta llegar a niveles de rentabilidad razonables te puede costar meses o incluso años.

#5 Elige un producto hiperespecializado

La hiperespecialización es uno de los puntos que te va a ayudar a vender a un precio más elevado.

Por ejemplo, un curso de blogging para WordPress se puede vender bien, pero si sacas el mismo curso específico para profesores de yoga lo vas a poder vender mucho más caro. Lo especializado siempre se vende más caro.

Lo que te acabo de decir se basa en una idea muy sencilla: la gente quiere comprar sistemas o métodos que puedan replicar paso a paso.

Tus lectores quieren indagar y aprender sobre tu temática, pero debes ponerles las cosas fáciles. Tienen que tener la seguridad de que lo que explicas también va a funcionar en su ámbito.

Cuando vendes un producto estás realizando una promesa a tus clientes. Tienen que notar que después de aplicar lo que explicas en tu ebook o curso, su vida cambia. El cliente tiene que haber progresado gracias a tu infoproducto.

La promesa que realizas es la que fija el precio. Puedes prometer un gran resultado y pedir un precio muy alto, pero como luego no seas capaz de cumplir… tu credibilidad se verá dañada.

Y antes de terminar con este punto, un consejo extra: la temática de las relaciones interpersonales es una de las mejores para vender infoproductos.

Te doy ejemplos:

  • Superar miedos.
  • Desarrollo personal.
  • Habilidades profesionales.
  • Terapia financiera.
  • Espiritualidad.
  • Fitness.
  • Running.
  • Artes marciales.

Las posibilidades son infinitas…

Franck… ¿qué hago si no tengo audiencia?

Buena pregunta.

Todo lo que te estoy contando en este post funciona muy bien si tienes un blog que ya ha alcanzado una audiencia mínima viable o funcionas con un sistema de Extreme Blogging.

Cuando alcanzas la cifra de las 100 visitas diarias tienes la tranquilidad de que vas a obtener un mayor feedback de tus lectores. Así que si todavía no tienes este volumen de tráfico o utilizas Facebook Ads con ese sistema, mi recomendación es que esperes antes de meterte en esto de vender un infoproducto.

Si quieres monetizar de todas formas, lo mejor que puedes hacer es tratar de vender como afiliado el producto de otro blogger de tu nicho.

Pero para conseguir vender infoproductos, tu primer objetivo tiene que ser alcanzar un visibilidad mínima. Hasta que no alcances esa meta, deberías olvidarte de cualquier otro tema.

Elige ya qué infoproducto vas a lanzar y… ¡lánzate!

Ahora tienes todas la información que necesitas para decidir qué infoproducto crear. Pero si te quedas en la teoría, como hace la mayoría, no conseguirás nada.

Una cosa es leer y otra actuar. Así que manos a la obra.

Recuerda que la clave de todo está en tu audiencia, en los problemas que tienen día tras día. Tu foco no puede ser otra cosa.

Investiga, pregunta y verifica hasta que detectes cómo vas a mejorar la vida de tus lectores.

Y en cuanto encuentres esa idea ya puedes estar tranquilo: significará que acaba de nacer el infoproducto ganador que te hará alcanzar la libertad con la que sueñas.

Y ahora, dime… ¿qué infoproducto vas a crear?

Escrito por