Desde que el humano dejó las cavernas, nos hemos dedicado a encontrar la manera de hacer la vida más fácil.

Queremos que todo sea automático e instantáneo y lo hemos conseguido.

Voy a ser honesta, no existen negocios instantáneos, pero si existen negocios que harán tu vida más fácil.

Ya sabemos que a menos que tengas un trabajo que pague $300.000 al año, la mejor forma de tener independencia económica es invirtiendo en tu propio negocio.

Yo estuve pensando en esto por un tiempo, y sólo con las cuentas de pagar el registro, alquilar el local, conseguir el inventario, pagar los impuestos y todo lo demás, tenía que ahorrar por lo menos durante un año para poder empezar y sin ninguna garantía.

Por el momento, aparté esa idea y empecé buscar que otras opciones tenía, y me di cuenta de que se puede crear un negocio online en pocos pasos, en poco tiempo y con un costo bajísimo.

Yo misma no tenía nada de experiencia en este tema cuando empecé, así que tuve los mismos problemas que tú.

Por eso he escrito en este artículo cómo se crea un negocio y cómo se inicia un negocio en línea.

Lo mejor de todo esto es que las tiendas y los negocios en online como los que encontrarás en la lista de 21 ideas de negocios online que publicaremos mañana en esta web, se pueden automatizar casi por completo.

Así que cuando hayas empezado, cada vez tendrás más ingresos y más libertad de disponer de tu tiempo.

La idea de tener tu propio negocio puede ser más que un sueño y estás a punto de descubrir todo lo que necesitas para hacerlo realidad.

¿Cómo se crea un negocio?

Para crear un negocio, lo más importante es saber qué negocio elegir. Debe ser un emprendimiento sobre algo que te guste, que sepas hacer y que haya clientes que quieran comprar tus productos o servicios, o de lo contrario, tu empresa fracasará.

El primer paso es encontrar aquello que te gusta o te apasiona. Si te metes en un proyecto sólo por el dinero, pero en realidad no te atrae nada, con el tiempo perderás el interés en él.

Así que toma papel y lápiz, y empieza a apuntar todos aquellos emprendimientos que realmente te apasionaría iniciar.

Una buena forma de descubrir qué es lo que te gusta es revisar en tu currículo cuáles fueron los trabajos que más disfrutaste y por qué. Luego piensa en las cosas que te gusta hacer para sentirte mejor, como escribir, cocinar, o ejercitarte.

Haz una lista con todas las cosas que te interesen, porque si tu negocio se trata sobre algo que te interesa vas a pasar más tiempo pensando en formas de mejorarlo y esto te ayudará a diferenciarte de tu competencia.

Una buena técnica para crear esta lista es pensar en qué harías si tuvieses un millón de dólares. Tómate un minuto y piénsalo, esas cosas con las te encuentres fantaseando serán tus mayores intereses.

Recuerda que es importante anotarlo todo en tu lista, hasta aquellas ideas que parezcan tontas o sin importancia.

¿Y si nada me apasiona?

Hace un tiempo leí algo que me interesó mucho, explicaban que no siempre trabajamos en lo que nos apasiona, a veces encontramos un trabajo y nos apasionamos por él. 

Yo estoy de acuerdo con este comentario, a veces la vida simplemente es cuestión de actitud. 

Cuando decides odiar lo que haces lo logras y si te decides a amar lo que haces y encontrar motivos para disfrutarlo, también lo vas a lograr.

Entonces, piensa en esa lista con todo lo que sabes hacer, y crea tu lista de lo que te podría apasionar pensando en cuáles son las cosas que te darán más motivos para disfrutarlas.

Una vez hecho esto, debes comprobar qué sabes hacer, así vas tener un lista más corta de opciones dónde elegir.

Lo primero que tendrás a mano para ayudarte será tu hoja de vida, allí vas a encontrar tus conocimientos de acuerdo con los estudios con los que te has preparado.

Si tienes cursos de cocina, conocimientos de mecánica o una certificación de contabilidad, agrégalo todo en tu lista.

También vas a agregar las habilidades, si te llevas bien con las personas, si tienes muchos contactos y haces relaciones fácilmente o si eres muy bueno con las computadoras y el Internet.

No dejes nada por fuera, así no te parezca importante, cada actividad en la que seas bueno, debes tenerla en cuenta.

Otra cosa que vas a encontrar en tu hoja de vida son tus experiencias laborales, los lugares en los que has trabajado y los puestos que has ocupado.

Notarás que en algunos lugares estuviste trabajando más tiempo que en otros, concéntrate en encontrar cuáles fueron los trabajos que hiciste mejor y pregúntate ¿Que te hizo tan bueno para ese trabajo?

Verás que cuando termines, ya tendrás una idea más clara de los conocimientos que tienes y de tus habilidades.

Ahora, verás las dos listas que has creado y las vas a comparar.

Será como un juego de parejas, tomarás algo que te guste hacer, lo unirás con las habilidades con las que se relacione y pensarás en una idea de negocio.

Lo que te gusta + Lo que sabes = Idea de negocio. 

Te voy a dar un ejemplo para que puedas empezar, si te gusta la cocina y eres bueno con el Internet, puedes crear una página web de recetas de cocina o un servicio de catering en línea.

Si por otro lado, hay cosas que te gustan mucho pero no las sabes hacer, nunca es tarde para aprender.

Piensa en los talleres, cursos o seminarios que puedes tomar para aprender rápidamente algunas habilidades.

El resultado será una lista más corta con distintas ideas de negocios.

Por último, vas a elegir en tu lista cuál es la idea de negocio que más vende. 

Para saber esto puedes empezar por pedir la opinión de tus conocidos, conversar con personas que ya tengan alguno de estos negocios o hacer encuestas.

Busca en Internet las estadísticas de los negocios más rentables en tú país para ver cuáles son los mejores en tu lista.

Finalmente, toma la decisión y elige tu negocio. 

¿Cómo iniciar un negocio en línea?

Iniciar un negocio en línea es más fácil de lo que crees: sólo necesitarás tu idea de negocio, y tener un alojamiento en Internet para crear tu página web. A partir de ahí, sólo tienes que empezar a hacer tu página, y esperar a que los primeros clientes lleguen.

Para que el negocio que empieces alcance lo que tu esperas, debes empezar por saber exactamente qué es lo que quieres lograr, fija un objetivo general y así podrás ir fijando pequeñas metas para alcanzarlo.

Lo primero en lo que debes pensar para fijar tus objetivos es el estilo de vida que quieres tener a corto, mediano y largo plazo y cuánto dinero necesitas ganar.

Estos son ejemplos de algunas preguntas que debes hacerte:

  • ¿Quieres viajar o tener una oficina en casa?
  • ¿Te gusta relacionarte con lectores y usuarios?
  • ¿Prefieres contratar personas que se hagan cargo?
  • ¿Cuánto dinero necesitas ganar mensualmente?

Una vez que fijes tus objetivos y hayas elegido tu idea de negocios con los pasos que te expliqué antes, elige el modelo de tu negocio y empieza a armar tu plan de negocios.

El modelo de negocio es la forma en la que vas a representar tu idea y a llegar a tus clientes.

Puede ser a través de un blog, una página web, una comunidad en línea, libros electrónicos, una tienda en línea, video tutoriales, ventas por catálogos…

Tómate tu tiempo en este paso para investigar, y aprender sobre todas tus opciones.

El modelo de negocio que elijas debe ajustarse perfectamente a tu objetivo principal, ten en cuenta si tu prioridad es el tiempo, el dinero o quedarte en casa.

También piensa si quieres vender un producto u ofrecer un servicio, si es un producto que vas a fabricar tú mismo o si lo vas a comprar a proveedores

Lo siguiente que debes hacer es tomar tu idea y el modelo que elegiste y crear un plan de negocios.

Para armar tu plan de negocios ten en cuenta la descripción de tu negocio, lo que vas a hacer o a vender, quiénes serán tus clientes, los permisos legales que necesitas, de qué forma harás la publicidad, tu presupuesto con los gastos y costos y el capital que tienes para invertir.

Cuándo hayas terminado tu plan de negocio podrás ver de forma más clara lo que necesitas, busca formas para aprender las cosas que te hagan falta.

Podrías necesitar algunos conocimientos sobre finanzas, programación, diseño, o contabilidad y tienes varias opciones para resolver esto.

Puedes elegir los métodos más convencionales como inscribirte en cursos, seminarios, talleres o foros y tomar algunas clases.

Si no quieres salir de casa o si no tienes suficiente tiempo, existen muchas formas gratuitas de aprender sobre cualquier cosa por Internet.

Encuentra cursos en línea, descarga audio libros, sigue una canal de video tutoriales o contrata a un profesor en línea.

Cuando hayas completado estos pasos, estarás listo para empezar con la parte más interesante que es crear tu página web.

Lo primero que vas buscar cuando vayas a crear tu página web es una plataforma para diseñarlaestas plataformas funcionan como sitios web en los que puedes organizar y administrar el contenido de tu página.

Si tienes dudas sobre qué plataforma elegir, lee más aquí.

Lo mejor de estos sitios es que puedes crear tu sitio web por tu propia cuenta, sin ningún conocimiento de programación porque la mayaría de las acciones solo son seleccionar, mover y soltar.

Crear tu sitio web puede ser tan fácil como hacer una presentación en Power Point.

Tienes muchas opciones, algunos son creados para diseñadores y otros son especialmente fáciles de usar. Así podrás elegir según tus necesidades.

Para asegurarte de que va a cumplir con tus expectativas, haz una prueba de la plataforma que elegiste.

Muchos de estos sitios ofrecen períodos de prueba gratuitos, así podrás tomarte el tiempo de ver cómo funcionan, revisar las plantillas, probarlos y encontrar el que te ayudará a crear la página que imaginaste.

Luego de haber elegido tu plataforma piensa en el nombre que quieres para tu página. Así podrás conseguir el dominio y el host.

El dominio es el nombre y el enlace que va a llevar a tu página web.

Tienes la opción de comprar el dominio o registrarlo si no existe.

El host es el espacio que va a ocupar tu página y en el que se va a subir toda la información con la que la vas a diseñar.

El siguiente paso para crear tu página es elegir una plantilla y empezar a diseñarla.

Ten en cuenta cada detalle para que al final todo tenga armonía, los colores, las fuentes, el fondo y las imágenes, cada elemento en tu página es importante.

Busca algunas ideas en internet para saber cuáles son los mejores colores para tu tipo de negocio, por ejemplo, está demostrado que los colores rojo y amarillo son los mejores para los restaurantes, fíjate en los logos de Mc Donald´s y Burger King.

También busca ideas sobre las combinaciones de esos colores y asegúrate de usar imágenes de alta calidad.

Sé que estarás muy ansioso por publicar tu sitio web, pero primero debes detenerte y revisarlo muy bien.

Revisa que todo esté en orden y funcione perfectamente, haz tantas pruebas como sea necesario.

Verifica la ortografía y la gramática; prueba que todos los botones del menú funcionen, que tengan la dirección de enlace correcta; y que las personas puedan llegar directamente a lo que tú quieres que vean.

Si revisas la página justo después de haber terminado, tu mente estará nublada por lo que se te escaparán algunos errores, así que te recomiendo revisar nuevamente al día siguiente y pedirles a tus conocidos que la vean por ti.

Finalmente, llegará el momento que tanto esperabas ¡Vas a publicar tu página web!

Esto será lo más fácil que harás, haz clic en el botón “Publicar” y listo, ya tu página y tu negocio estarán abiertos al público. 

El último paso para iniciar tu negocio en línea cuando ya hayas publicado tu página es encontrar más clientes y suscriptores y esto lo vas a lograr con haciendo publicidad.

La forma más fácil de hacer publicidad es correr la voz con tus amigos y familiares, puedes empezar por compartir el enlace de tu página en tus redes sociales como Facebook y LinkedIn. Y empezar a ganar visibilidad.

Crea redes sociales como Facebook, Twitter, LinkedIn e Instagram especiales para tu negocio, agrega el link a tu página en el perfil, consigue seguidores y publica anuncios con publicidad y concursos.

Haz relaciones con otras páginas web y ofrece pagar por publicidad o intercambiar publicidad. 

Esto quiere decir que estas otras páginas te van a ceder un espacio para hacerte la publicidad.

Para que tu página esté entre los resultados de búsqueda por Internet, tendrás que actualizarla con frecuencia y crear contenido nuevo todos los días en tus redes sociales.

Si te interesa la publicidad pagada, contrata una agencia publicitaria o suscríbete en los programas de Facebook y de Google que fueron creados especialmente para los negocios.

 

¿Cómo crear una tienda en línea?

Lo primero que debes saber para crear tu tienda en línea es el producto que vas a vender. Después, busca una plataforma en la que crear tu tienda online, y sube a ella las fotos y descripciones de tus productos.

Si ya has hecho tu plan de negocios y te has decidido a crear una tienda online, lo primero que vas a hacer es elegir tus productos.

Antes de seguir adelante debes pensar si tu mejor opción es fabricar tus propios productos y crear una marca o comprar a los proveedores. 

Para fabricar productos y crear tu marca vas a necesitar un poco más de presupuesto y tiempo, pero las ganancias irán incrementando y tu negocio crecerá más rápido.

Si eliges contactar proveedores, los costos serán menores, verás tus primeras ganancias en menos tiempo pero se van a mantener más estables.

Mi recomendación es que empieces con un par de productos que compres a proveedores para ayudarte a ganar reputación mientras creas tu marca y vas agregando tus propios artículos.

Después de decidir esto, estarás listo para elegir, y la pregunta más importante es ¿Qué es lo que mejor se vende?

Aquí no se trata de elegir todo un campo, te recomiendo que mejor elijas el producto específico que mejor se vende.

Lo que quiero decir con esto, es que tendrás más éxito si en lugar de elegir “equipos electrónicos” eliges el producto que más se vende, por ejemplo: teléfonos celulares.

Mantén tu mente abierta haz una búsqueda en Internet y toma en cuenta todas tus opciones.

Cuando ya tengas la idea de los productos que vas a vender, empieza a buscar proveedores.

Si decidiste fabricar tus productos, necesitarás proveedores para los materiales que vas a usar, asegúrate que sean de calidad.

Si en cambio vas a ser re-vendedor, encuentra a los proveedores que venden los artículos de mejor calidad y al menor precio.

Te sugiero que tengas varias opciones, en caso de que por alguna razón uno de tus proveedores no te pueda responder a tiempo.

Luego, toma fotos de los productos, prepara una descripción para cada uno y pon manos a la obra porque será el momento de diseñar y crear tu tienda en línea. 

Existen muchas plataformas en Internet que te ofrecen el diseño de tu página.

Cuando hayas publicado tu tienda, empezarás a recibir tus primeras ventas, lo más importante en esta etapa será crear una reputación.

Para que no creas que esto es algo que te va tomar años te daré algunos consejos muy fáciles de seguir.

Lo más importante es que cumplas tus promesas, nunca me ha gustado fijar fechas exactas para cumplir algo, pienso que es mejor fijar lapsos más flexibles.

Por ejemplo, es mejor decir que la mercancía se envía de 3 a 5 días y cumplir ese lapso que decir hoy se lo envío y no hacerlo.

Así que, cuando decidas los tiempos de atención, de envío y de entrega asegúrate de que los puedas cumplir. Claro que si puedes hacerlo más rápido, mejor.

El siguiente consejo es mostrar preocupación por los clientes, esto lo harás respondiendo a las preguntas de los interesados, al contactar a los compradores y haciendo seguimiento a los envíos.

Tu trabajo no termina hasta que el cliente esté feliz con su producto en las manos, si hay cualquier problema en el camino tendrás que asegurarte de que tus clientes sepan que pueden contar contigo.

Por último, haz relaciones con tus clientes y sé amable.

Comparte con tus seguidores en las redes sociales como Facebook, Instagram y LinkedIn, responde a los comentarios haz llamadas de seguimiento, y todo lo que sea necesario para ganar su confianza, así también te ganarás su lealtad y una excelente reputación.

Mañana concretaremos este artículo con 21 Ideas de negocios.

Un artículo publicado en Gananci