Cómo lanzar tu propio proyecto de crowdfunding, paso a paso

Si en la época renacentista eran familias como los Médici los encargados de realizar la función de mecenas para amparar la producción de obras y descubrimientos de científicos y artistas como Brunelleschi, Vasari o Galileo Galilei, hoy en día la posibilidad de llevar a cabo un proyecto sin contar previamente con el capital cae en manos del crowdfunding, el micromecenazgo online del siglo XXI y gracias al que han nacido iniciativas tan diversas y exitosas como como los smartwatch de Pebble -posteriormente adquiridos por Fitbit-, la nevera Coolest Cooler, el archiconocido juego Exploding Kittens, el juguete para la ansiedad Fidget Cube o la película de Verónica Mars.

Si tienes una idea flotando en tu cabeza, estás deseando hacer de carne y hueso un proyecto social, videojuego, gadget, prenda o innovación tecnológica, en esta guía encontrarás los puntos fundamentales para diseñar una campaña de crowdfunding. Aunque las plataformas contribuyan a simplificar el proceso, tendrás que tener en tu mano toda clase de ingredientes para triunfar: marketing, creatividad, diseño, capacidad visionaria, comunicación emocional, difusión online, cálculos financieros…

Dividamos tu campaña de crowdfunding, como los autores clásicos, en tres actos. ¡Vamos allá! Así son los principales puntos que deberás desarrollar para tu campaña de micromecenazgo digital. 

Primer acto: la idea

Es muy probable que la idea en si misma del proyecto haya surgido antes de plantear el crowdfunding como alternativa de difusión. Deberás pensar en todas las características del producto, desde sus prestaciones a sus materiales. ¿Qué necesidades solventará? ¿Hacia que tipo de público está encaminado? ¿Cuánto tiempo se precisará para su producción? ¿A partir de qué cantidad será viable? ¿Cuál es el mínimo de personas que se necesitan para la financiación? ¿En qué consistirán cada una de las recompensas? Esta fase exige cálculos, una concienzuda investigación y mucha paciencia, dejando fermentar a su vez tu germen creativo. He aquí algunas consideraciones a tener en cuenta:

  • ¿Cómo está el mercado?: A fin de cuentas, considera que un crowdfunding es una modalidad de emprendimiento bajo financiamiento colectivo, por lo que, como en cualquier otro caso, debes realizar un pequeño estudio de mercado adaptado al tipo de negocio. Este te servirá para conocer si las características y especificaciones de tu producto podrán satisfacer a tu potencial target y solucionar problemas, cubrir necesidades o mejorar la vida cotidiana de dicho público objetivo. Saber si tu idea es o no viable es clave para el éxito futuro de tu proyecto de crowdfunding, por lo que puedes realizar sondeos previos, testeos A/B y encuestas a micronichos. Se calcula que, considerando la regla 1-3, un 2% de las visitas de un proyecto se convierten en mecenas.
  • Naming: Escoger el nombre ideal para tu producto, potente, sencillo, fácil de recordar y con gancho no es moco de pavo, ya que se trata de un asunto primordial. Junto con la imagen gráfica o el logo, son algunos de los aspectos distintivos para que los consumidores te recuerden. Lo ideal es que sea lo más breve posible -piensa en marcas famosas como Nike o Apple-, sea sencillo de memorizar, escribir y deletrear, invoque el aspecto esencial del producto y no esté previamente registrado en la oficina de patentes ni como dominio, ya que si tienes éxito tras la pantalla es posible que desees abrir una web o tienda online.
  • Selección de la plataforma: En España, la plataforma más popular es la nacional Verkami, así como otras más enfocadas en proyectos de carácter social como Goteo.org, o Lánzanos, que incluye formación. Si quieres darle a tu proyecto un prisma internacional, sin duda la reina del baile es la archiconocida Kickstarter, seguida de Indiegogo, donde también han visto la luz numerosos proyectos relativos a la tecnología, el arte o la innovación.
  • Considera los aspectos legales del crowdfunding que tiene que cumplir tu campaña: Ponte en manos de un especialista con profundo conocimiento de las leyes para este apartado.
  • Simplifica: Emplea técnicas como el brainstorming para decidir las características fundamentales del proyecto, pero ten en cuenta que menos es más. No te vayas por los cerros de Úbeda y apuesta por crear un producto que brille, resuelva, encandile y conecte con el público objetivo, que debes definir previamente. ¿Para qué segmento de edad está dirigido? ¿Qué lenguaje emplearás para acercarte a ellos? ¿Cuáles son sus inquietudes, nivel socioeconómico o principales aficiones?

Segundo acto: la planificación

Esta fase es minuciosa, abarca numerosos aspectos y sin duda, es clave para que el proyecto salga a pedir de boca. Estas son algunas claves que debes tener en consideración:

  • Selecciona el modelo de crowdfunding: En la actualidad existen dos modelos:  Keep-it-All (KIA), en el que se mantiene la financiación, aunque los fondos no superen el objetivo y el  Todo o nada (AON), en el que solamente se mantiene la financiación si se cumple el umbral objetivo. Cumming, Leboeuf y Swienbacher analizaron 47.139 campañas de la plataforma de crowdfunding Indiegogo para averiguar cual de los dos modelos tenía más éxito y claramente, los proyectos doble o nada se postularon como claros ganadores. De hecho, si has sido tú mismo mecenas de alguna campaña averiguarás que es la modalidad más escogida.
  • Pauta los objetivos: Deberás describir minuciosamente el proyecto y pautar los diversos objetivos de la campaña. En base a cada uno podrás enriquecer o personalizar el proyecto a tu antojo. Este apartado exige una compleja planificación económica en base a los materiales, el presupuesto de fabricación, los envíos o las compañías con las que trabajes para los diferentes encargos del proyecto, como logística, imprenta o diseño, por ejemplo.
  • Selecciona las recompensas: Es importante que estas sean atractivas y generosas, aportando valor y resultando persuasivas. Existen cuatro tipos fundamentales:
    • Simbólicas: Lo habitual es que sean digitales, no acarreenprácticamente costes, y se valoren aproximadamente en 5 o 10 euros. Por ejemplo, suelen consistir en un mensaje de agradecimiento o aparecer en los créditos del libro, web o película.
    • Producto: Son las más escogidas por los mecenas y pueden contener un solo producto o varios. Por ejemplo, unos tenis, un gadget con diversos complementos, una revista con merchadising, etc… Es importante que todos los productos estén relacionados con el proyecto.
    • Servicios: Se trata de los crowdfunding asociados a causas, o proyectos emprendedores y sociales, en los que las recompensas pueden ser talleres, cursos online o servicios combinados con productos asociados al proyecto.
    • Experiencias: Se trata de recompensas exclusivas para los mecenas más implicados, incluyendo un alto grado de personalización y contacto directo con el equipo como una charla por Skype, una cena o comida, visita original, etc… Otras opciones personalizadas son los packs limitados, los productos únicos o las dedicatorias. 

Tercer acto: la campaña

Si este apartado se resumiese en tres palabras, estas serían marketing, marketing, marketing. Estas son algunas de las claves que debes tener en consideración:

  • La comunicación y la difusión son las claves de tu éxito. Es importante brindar toda la información posible, teniendo en cuenta que todos los mecenas querrán saber dónde han invertido su dinero. Indica todas las características del producto, incluye call to action magnéticos e interesantes y logra que la campaña de marketing sea integral.
  • El apartado gráfico es fundamental: La fotografía de producto puede marcar la diferencia para que las personas apuesten por el micromecenazgo digital de tu crowdfunding. También es importante hacer vídeos con explicaciones y demostraciones, especialmente en el caso de gadgets tecnológicos, juegos o electrodomésticos.
  • Imagen de marca: Es fundamental que adquieras personalidad gráfica y trabajes el apartado del branding empleando un tono unificado, creando un logotipo interesante, seleccionando colores corporativos propios y por supuesto, creando notas de prensa para los medios. También puedes organizar charlas y eventos para dar a conocer el proyecto, contactar con bloggers e influencers que puedan estar interesados en darlo a conocer.
  • Landing page y blog: Ambos instrumentos son esenciales para darle vida a tu proyecto, aportar feedback e información constante a tu target y resolver toda clase de dudasEl email marketing se trata de otro acicate del que te puedes valer para elaborar newsletters atractivas y funcionales con todas las novedades, paso a paso, a tus mecenas.
  • Redes sociales, las reinas del baile: A día de hoy, no se entiende una campaña de crowdfunding sin las redes sociales, especialmente Facebook e Instagram. La primera tiene un carácter más informativo y la segunda, más visual y persuasivo. Debes actualizarlas con frecuencia, realizar preguntas y aprovechar el potencial de los sorteos, concursos y premios. 
  • Monitorización: Resulta clave realizar un seguimiento exhaustivo de las aportaciones de tus mecena, así como de la visibilidad de tu campaña en los medios o la retroalimentación y el ROI en las redes sociales.
  • Los expertos recomiendan, a ser posible, intentar recaudar el 30% en los 7 primeros días, llegar al 100% cuanto antes, convertir visitas a mecenas siempre con un ratio de 1 a 3 mecenas por cada 100 visitas.  
  • La precampaña es clave para motivar a los interesados y que ellos mismos actúen como altavoces. Debes dinamizar las redes con publicaciones diarias, preparar notas de prensa, comunicarte con otros creadores de la plataforma de crowdfunding, mandar listas de emails personalizados de adelanto, crear eventos en Facebook y lograr el efecto Big Bang, aquel que permite una explosión de la recaudación de la campaña en sus primeros días..

En cuanto a la poscampaña, los expertos destacan que es fundamental que la entrega de las recompensas o el retorno de la inversión acontezca en 8 meses o menos tras la finalización de la campaña. De lo contrario, los retrasos en la entrega de las recompensas pueden propiciar reacciones negativas de los mecenas en las redes sociales. La información constante hacia ellos es clave, ya sea en torno a las novedades, retrasos, cambios, o logística de los pedidos. En ellos se ampara tu proyecto, por lo que deben ser partícipes de cada uno de tus movimientos.

Escrito por Andrea Núñez-Torrón Stock

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.