Una queja típica entre quienes aún no tienen un blog y no se lanzan o quienes ya lo tienen, pero no lo dedican el tiempo suficiente es la de:

“No dispongo de tiempo para el blog”

Lo primero que te quiero sugerir es un buen examen de conciencia:

¿Estás siendo realmente sincero contigo mismo?

Quiero decir, ¿de verdad no tienes tiempo o simplemente no le estás dando prioridad a tu blog?

Por ejemplo: si no estás dispuesto a arañar una cantidad significativa de horas, por ejemplo, a actividades como copas, futbol, programas de cotilleo, series de televisión, etc. lo cierto es que tienes tiempo de sobra, pero tu proyecto de blog no tiene suficiente prioridad para ti.

Si es tu caso, mi consejo es radical, lo mismo incluso te sienta mal, pero me arriesgaré:

Olvídate del blog, no lo dediques ni un minuto más. Es lo mejor que puedes hacer, créeme. Incluso leyendo este email estás perdiendo tu tiempo.

Y ojo, no es una crítica: todo el mundo somos libres de priorizar nuestro tiempo como nos dé la gana, faltaría más. Es simple lógica: si esa es la prioridad que tiene tu blog sus posibilidades de éxito son nulas. Por tanto, mejor dejarlo ya.

Ahora bien, si de verdad ya apenas te queda tiempo porque llegas tarde del trabajo, tienes hijos pequeños que atender, etc., entonces te podrán servir las técnicas que te contaré a continuación para pasar de “imposible” a “viable”.

13 Técnicas para redactar en la mitad del tiempo

La gran clave para redactar más rápido está en que la gran mayoría de la gente no es ni de lejos todo lo eficiente que podría.

1. Gana tiempo con un archivo de ideas. No dejes escapar tus ideas, anótalas inmediatamente, estés donde estés. Hoy en día, todos tenemos un smartphone y lo tienes facilísimo para tomar notas en cualquier momento, o hacer incluso una pequeña grabación.

2. Dedica un 10-20% del tiempo a pensar la estructura del contenido. Ganarás mucha velocidad en el resto al no rehacer las cosas mil veces.

3. No te pases de ambicioso y perfeccionista en un solo contenido y no te vayas por los cerros de Úbeda. Acota tus posts. Ya habrá tiempo para más posts con más detalles.

4. Termina lo que empiezas. Evita arranques y paradas. Gastan un tiempo muerto inmenso.

5. No añadas ideas sobre la marcha (recuerda el punto 2).

6. Ve consolidando el contenido y la ortografía párrafo por párrafo, de arriba abajo. No revises todo de arriba abajo 10 veces seguidas.

7. No mezcles tareas de diferente naturaleza. Por ejemplo: no edites una imagen, luego un poco de contenido, luego otra imagen, luego otro poquito de contenido, etc. Trabaja por bloques. Todo el contenido de una tacada y todas las imágenes de una tacada.

8. Fija un umbral mínimo de tiempo de dedicación. Cuando te pongas con tus contenidos, resérvate, por ejemplo, dos horas. Al cabo del un tiempo, cuando hayas adquirido un poco de práctica, no es difícl superar las 1000 palabras de contenido en ese tiempo.

9. Identifica los mejores huecos del día y resérvalos en tu agenda con estatus de “sagrados”.

10. Fuera email, redes sociales, teléfono, etc. cuando estés creando un contenido. Radicalmente. Si puedes apagar tu móvil, mejor que mejor.

11. No pasa nada por hacer también algún post corto. Seth Godin, uno de los expertos en marketing más famosos del mundo, es conocido por sus posts extremadamente cortos, algunos de apenas 100 palabras.

12. Habla con tu pareja y consigue su apoyo y compromiso con tu proyecto. Todo lo anterior te resultará mucho más fácil así.

13. Mide tus avances. ¿Estás progresando realmente en los puntos anteriores? Mídelo y si no es así, analiza por qué y elimina las causas que te impiden avanzar.

¿Cómo lo ves?

A mí me han servido mucho y te aseguro que es incomparable la velocidad a la que voy hoy, siguiente estas pautas, con la que tenía cuando empecé.

¡Un fuerte abrazo!

Berto