Quizás uno de los sentimientos más fuertes que tenemos los seremos humanos es el de la morriña, esa melancolía que siente uno al estar lejos de su tierra y de su fmailia.

Sin embargo, hay quienes suelen albergar el sentimiento contrario: el deseo irrefrenable de perderse en lugares lejanos.

Es una sensación muy bien recogida por la palabra en alemán “fernweh”, que literalmente significa dolor por la distancia, y que expresa las ganas irresistibles por conocer lugares nuevos.

Desafortunadamente, saciar este fuerte sentimiento de “comerse el mundo” no está al alcance de la mayoría de los bolsillos.

Puede que estés deseando largarte del lugar en el que te encuentras ahora mismo para disfrutar de otros países, otras culturas, y de todos los misterios que allí te esperan.

Pero quizá te faltan los recursos económicos necesarios para lanzarte a esta gran aventura.

No obstante, existen fórmulas que te permitirán perderte por el mundo sin renunciar a una cierta estabilidad financiera, y que si bien pueden parecerte un sueño inalcanzable, son opciones aptas para cualquier tipo de persona.

Cómo usar Internet para convertirte en un trotamundos

Hay muchas formas de utilizar Internet hoy en día para poder generar unos buenos ingresos sólo con nuestro ordenador, y así poder saltar de un país a otro viviendo como un auténtico nómada.

Entre las alternativas que existen para poder permitirte económicamente las peripecias por el extranjero está la de trabajar como freelance.

Ya seas diseñador webescritor, asesor fiscal, o incluso maestro, la tecnología ha ido borrando fronteras y ya es posible trabajar tan sólo con un ordenador y una conexión a Internet desde cualquier parte del mundo.

Para que puedas ofrecer tus servicios y conectar con aquellas personas que los necesitan, han surgido en los últimos años plataformas para freelancers como estas que facilitan enormemente el trabajo de los profesionales autónomos.

¿No tienes en tu caso ningún servicio que ofrecer como freelance a distancia, o lo de buscar clientes en línea es una idea que no te atrae?

En esa situación, contar tu experiencia de trotamundos en un blog podría convertirse en una buena fuente de ingresos para ti.

Crear una página web en la que compartas tus andanzas hoy en día es muy sencillo, y no se precisan de grandes conocimientos informáticos gracias a plataformas especializadas en webs como esta. De esta forma, puedes concentrar todos tus esfuerzos en crear contenido de calidad que enganche a tus lectores, y monetizar tu sitio en Internet.

Uno de los secretos para sacar el máximo partido económico de un blog es el número de visitantes que recibas, ya que a más visitantes, más rentable podrá ser tu página.

Por lo tanto, lo recomendable para crear un blog de éxito es seguir ciertos pasos concretos.

Una vez que hayas logrado esto, la manera de conseguir dinero es sencilla: cuando tengas suficiente visibilidad en la red, y tu blog sea atractivo, puede haber empresas interesadas en anunciarse en él mediante banners o artículos patrocinados a cambio de unos suculentos ingresos.

Si tienes un buen blog con bastantes visitas, pero las empresas o las marcas no contactan contigo, ¡hazlo tú!

No tengas miedo y busca compañías que se ajusten a la temática de tu blog, mándales un mensaje a través de sus páginas web o de sus redes sociales, y ofréceles trabajar juntos.

Hay una cosa importante que debes tener en cuenta aquí: llegar a este punto lleva su tiempo y dedicación, por lo que los primeros meses viajando sin unos ingresos pueden ser complicados.

Esto obliga a buscar distintas maneras para aguantar el primer tirón como trabajar en hostales, enseñar tu propia lengua o vender comida de tu propio país en mercadillos.

En definitiva, debes intentar explotar cualquier cualidad propia que puedas ofrecer como un servicio para poder conseguir un colchón económico en esas primeras semanas.

Por otra parte, ante una falta de ingresos, ahorrar será de gran ayuda.

Para lograrlo, hay formas de encontrar alojamiento y sustento a cambio de trabajo en algunas páginas web como Workaway.info o haciéndote cargo de hogares cuyos dueños permanecen fuera un tiempo determinado, y necesitan personas que vigilen su casa y la cuiden.

Emprender una aventura de tal magnitud puede convertirse ya no solo en la experiencia de tu vida, sino en tu manera de vivir.

No es un camino fácil, pero hay otros que han mostrado que es posible ser un nómada en pleno siglo XXI.

Lo importante es marcarse metas realistas, ser perseverante y adoptar ciertos hábitos que tienen en común las personas exitosas.

Y si sientes que esta es una meta imposible, recuerda las palabras de Lao-Tsé:

 

Un viaje de mil millas comienza con el primer paso