Como tener confianza en uno mismo

Unas de las principales cosas que impide a las personas realizar sus sueños, son los miedos.

Normalmente lo que encuentras detrás de los miedos cuando empiezas a mirar dentro de ti, es siempre un déficit de tener confianza en uno mismo.

Así que, esto puede explicar, por ejemplo, que un cliente al final no te contrate el servicio.

No tanto porque no crea en tu método o no crea que realmente eres un profesional capaz de acompañarle, sino porque está dudado de sí mismo.

Duda sobre si será capaz de sacar el máximo provecho al método que le estás ofreciendo.

Si este es tu caso, y si sientes esta falta de confianza en ti mismo y en tus propias capacidades, quiero explicarte cómo tienes que cambiar tu forma de pensar.

¿Por qué, si esperas a tener más confianza, vas a esperar toda tu vida?

Porque las personas suelen pensar que tener confianza en uno mismo es como un botón.

Algo que encendemos y podemos apagar cuando queremos.

Pero esto no es así.

Esta creencia es muy común.

La confianza, la seguridad en uno mismo, son cosas que uno tiene o no tiene.

Podemos esperar que por arte de magia, algo pase en nuestras vidas y en algún momento sentirnos capaces, levantarnos un día y sentir que tenemos más confianza en nosotros mismos para poder, por ejemplo, comenzar este reto que nos hemos propuesto.

Pero desgraciadamente, esto no funciona así.

¿Qué hacer en vez de querer tener confianza?

No se trata de tener o no tener confianza.

Esto es mucho más profundo, realmente lo que debes pensar es, en vez de tener confianza, como si fuese una posición que tienes o no, deberías darte un voto de confianza.

Creerte capaz de poder aprender, experimentar y al final conseguir resultados.

Más que a tener confianza, te animo a pensar en tener confianza en tu capacidad de aprender, progresar y sobre todo de superarte.

Esto es el secreto para poder avanzar en tu vida personal y laboral.

¿Qué es el ciclo de la superación de los 4C’s?

Estos conceptos no los he inventado yo, son información que saco de un coach muy famoso, que se llama Dan Sullivan.

Él tiene una metodología que se llama: Las cuatros C’s’.

Y quiero presentarte en un gráfico esta metodología, porque vas a poder ver el proceso aquí de una forma más clara y concisa.

Este es el proceso con el que vas a poder subir tus niveles de confianza y poder abordar retos cada vez más ambicioso.

Nos encontramos frente a un ciclo de crecimiento, de superación personal.

Y todo parte de una visión, una oportunidad.

Ten claro que las personas necesitan tener una visión de futuro que realmente les motive para poder trabajar en el cambio de su situación actual.

Existen dos cosas por las que las personas se mueven.

Una de ellas es el dolor.

Por ejemplo, si en estos momentos te encuentras mal, tienes un dolor de muelas, créeme que va a acudir rápidamente al dentista para que te resuelva el problema que tienes.

Esto es una palanca de acción en las personas.

Otra de las cosas por las que nos movemos es el deseo.

El cerebro humano está diseñado para que no hagamos nada.

Para que no asumamos ningún riesgo, con lo cual necesitas esta visión para poder actuar y conseguir el cambio.

El siguiente paso es el compromiso.

El compromiso que tienes con tu sueño a cumplir es muy importante.

Piensa que conseguir lo que te propongas, es medianamente fácil.

Esto se consigue a través de la repetición.

Cualquier músico, cualquier deportista, cualquier artista que pasa por escenario todas las noches sabe muy bien lo que tiene que hacer y es repetir y una y otra vez los mismos gestos.

Para comprometerte de verdad con tu objetivo, necesitas sacar tiempo de donde no lo hay para trabajar en él.

Todos tenemos 24 horas en el día, tendrás que sacar tiempo renunciando seguramente a otras cosas.

Una vez que has mostrado motivación, el paso siguiente es tener valentía.

Vas a entrar en la peor parte posible.

Esta es una fase crucial e incómoda.

Llena de miedos e incertidumbre.

Pero es necesario porque es el inicio del crecimiento y la innovación.

Es el momento en el que empiezas con algo nuevo, por ejemplo: si nunca has tocado el piano, los primeros días en el que lo intentas te resultará muy difícil.

Tu cuerpo ya está sufriendo y tu cerebro te está diciendo: “Pero, ¿qué estás haciendo? Vuelve al sofá y enciende Netflix, deja de hacer esto que es demasiado difícil y no tiene sentido”.

Por esta misma razón tienes que ser valiente al principio.

Porque este es un momento de bastante frustración.

En este momento estás ejecutando y seguramente poco a poco lo estás logrando.

Obviamente, nadie nace siendo un emprendedor de éxito.

Para llegar a ello, hay que pasar por una serie de actividades y de procesos, y dominar poco a poco estos procesos.

El paso siguiente es el de adquirir nuevas capacidades.

Si te de verdad te estás proponiendo un reto, algo que nunca has hecho en tu vida, está claro que de una forma u otra vas a tener que adquirir habilidades que no tienes.

Conocimiento, actitudes y hábitos.

Estas habilidades aún no estarán implementadas en tu vida, por lo que tendrás que hacerlo poco a poco.

En esta fase vivirás una parte de innovación, porque has salido de tu zona de confort.

Has decidido explorar nuevos territorios.

Y tendrás que aprender cosas nuevas.

Esto quiere decir que estás cerrando la puerta a tus miedos y que poco a poco vas a conseguir resultados.

El último paso de esta fase es la confianza.

La confianza es el beneficio colateral de haber adquirido nuevas capacidades.

Ahora habrás conseguido tener más confianza y así poder conquistar oportunidades y retos más grandes.

Piensa en las personas a las que vendes tu solución.

¿Cómo transformarte en un emprendedor imparable?

No sólo eres capaz de atraer y vender a estos clientes, sino también de entregar lo que vendes y que ellos quedan contentos.

La confianza, como puedes ver, no es algo que podamos comprar, no es algo que está disponible en un supermercado.

Todo arranca con una decisión.

La decisión es querer construir la visión de futuro que has soñado y a partir de ahí, ponerte a trabajar y poco a poco, ir consiguiendo los resultados.

Tu nivel de confianza irá aumentando y podrás abordar nuevos retos.

Cuando decides abordar nuevos retos, volverás a pasar por este ciclo.

No creas que no tienes confianza en ti, porque eres un emprendedor novato.

Te equivocas por completo.

Debes pensar que cada vez que te enfrentas a un reto más grande, este será más difícil.

Al principio de este ciclo existe un acto de fe.

Una decisión que tomas de hacer o no hacer.

Un voto de confianza que te otorgas a ti mismo.

Te crees capaz de explorar, experimentar, aprender y triunfar.

Piensa que vas a lograrlo, siempre y cuando te dejes el suficiente tiempo para ir adquiriendo estas nuevas habilidades.

Con lo cual, este ciclo es absolutamente revelador y muy potente.

Así que a modo de resumen: la confianza no se tiene, se gana.


Artículos recomendados:


¿Por qué la perfección es el enemigo del progreso y qué hacer, a modo de sustitución, para conseguir resultados rápido?

Confiando en tu capacidad de aprender y superar retos con tiempo, con paciencia.

Se trata de confiar en ti mismo, darte un voto de confianza y darte el permiso de poder experimentar, aprender y es lo que te va a llevar a conseguir resultados.

Todo arranca de una decisión y para mí, una decisión es un acto de fe.

Nunca podrás estar seguro de que la decisión que estás tomando es la correcta.

Incluso en tu vida personal, tampoco puedes estar seguro cuando te casas, si es con la mujer de tu vida, tampoco puedes estar seguro si la compras es la casa de tu vida, tampoco estarás seguro si cambias de trabajo,etc.

Pero esto no te impide tomar decisiones, porque en estos momentos esto se alinea con tus deseos y valores.

Se trata de saber si realmente quieres o no y nada más.

Siempre vas a querer buscar una excusa, “no tengo dinero”“no tengo tiempo”“no es el mejor momento”, siempre vas a encontrar una excusa, si realmente no estás comprometido con tus sueños.

Siempre digo que no quiero trabajar con personas que buscan excusas.

Yo quiero trabajar con gente que está dispuesta a luchar por sus sueños.

Poco a poco, con los resultados que vas a conseguir entrarás en una espiral ascendente y cada vez, a medida que vas completando ciclos, irás afrontando retos más altos.

Así es como se progresa en la vida.

Si te fijas en la posición del experto Tony Robbins, que por ejemplo llena Wembley para dar sus charlas, en algún momento hace 30 años él podría estar en tu misma situación.

Pero en algún momento tuvo la valentía de tomar decisiones y de arrancar con su aventura.

Y ahora está donde está, porque ha sabido completar ciclos en el que cada vez sus niveles de confianza eran más altos.

Ha conseguido resultados que han retroalimentado sus sueños y ahora está abordando retos que a ti te parecen completamente inalcanzables hoy.

Todo se limita a una sola cosa, arrancar.

Así que solo me queda animarte para que sigas trabajando duro por conseguir tus sueños.

Escrito por

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.