El miedo forma parte del ser humano. Aunque el miedo es fundamental para nuestra supervivencia, también actúa como una fuerza que nos hace retroceder y evita que alcancemos nuestro máximo potencial.

Siempre escuchamos que para ser exitosos, debemos superar nuestros miedos. Sin embargo,  también podemos usar el miedo como una fuerza motivadora, que nos lleve a tomar acción para lograr nuestros objetivos.

Es realmente útil de manera temporal, ya que vivir en un estado constante de miedo es perjudicial. A continuación, te mostraré 4 maneras en que puedes usar el miedo para motivarte a perseguir tus sueños.

1. Ten miedo del arrepentimiento de vida

Tratamos de evitar la decepción poniéndonos objetivos pequeños. Sin embargo, podemos usar nuestro miedo a decepcionarnos para motivarnos a hacer cosas grandes.

¿Cómo te sentirías en 10 años si no hubieras ido tras tus sueños? Seguro pensarías en cómo te resignaste a la mediocridad y todas esas oportunidades que dejaste de lado. Te sentirías vacío y triste.

si estuvieras en tu lecho de muerte, te darías cuenta que la vida no se basa en lo que lograste o no lograste, sino de cómo decidiste ir por lo que quieres. Una pequeña decepción es pasajera, pero la gran decepción de sentir el arrepentimiento al final de tu vida es terrible.

Nunca tengas miedo de intentar algo nuevo.

Pregúntate a ti mismo: ¿Preferiría sentir un pequeño fracaso temporal de algo que no conseguí o la gran decepción de no haber intentado alcanzar mi máximo potencial?

2. Usa el miedo para no decepcionar a los que te apoyan

El miedo a las críticas es algo muy común, tal vez este miedo te esté paralizando a ti también. Hacer que no te importe lo que piensen los demás es imposible, los seres humanos buscamos encajar y ser aceptados. Es parte de nuestra psicología.

En lugar de luchar contra este miedo, debes hacer que te importe solo aquellos que te apoyan y no los que te critican. El miedo a decepcionar a estas personas que te apoyan puede ser un poderoso motivador.

Debes preguntarte a ti mismo: ¿Quiénes sufrirían si no logro alcanzar el éxito y compartir mi trabajo?

Enfócate en esa minoría que entiende lo que haces y te apoya, no en la mayoría que te crítica y no te aporta nada.

3. Descubre qué intenta enseñarte el miedo

El típico “No puedo hacerlo” es una creencia limitante muy común que nos paraliza. Cuando no crees poder conseguir algo, ten por seguro que no te comprometerás completamente a intentarlo.

Sí, habrán cosas que no podrás lograr y está bien. Sin embargo, aunque no puedas lograrlo solo, puedes hacerlo en equipo. Teniendo este enfoque dejas de creer que debes hacer algo solo y te das la oportunidad de recibir ayuda de los demás.

El miedo es una preocupación que tu mente crea para desarrollar una estrategia que evite el fracaso.Tener miedo de que no puedes hacer algo puede motivarte a crear un equipo, encontrar un mentor y desarrollar nuevas habilidades.

En lugar de reafirmar tus miedos con creencias limitantes, descubre las lecciones que los miedos te quieren enseñar. Cuando tomas este enfoque, el miedo desaparece. Pregúntate a ti mismo: ¿Qué me está tratando de enseñar este miedo?

4. Haz que tu zona de confort te de miedo

Una de los consejos más escuchados es que debemos salir de nuestra zona de confort, pero no es tan fácil que uno mismo se ponga en situaciones fuera de lo común.

Algo que realmente funciona es hacer de tu zona de confort algo muy incómodo. Por ejemplo, tal vez te gusta jugar videojuegos todas las noches en lugar de trabajar en crear contenido para tus redes sociales y hacer crecer tu negocio.

Obligarte a ti mismo a trabajar no es tan cómodo como jugar videojuegos, por lo que caer en la trampa es fácil. Pero, si te pones el objetivo de crear un artículo o imagen cada noche y le dices a tres amigos de confianza que si no lo haces le pagarás $50 a cada uno, todo cambia.

El miedo a perder dinero y quedar mal ante los demás hace que tu zona de confort sea incómoda. Como este ejemplo, hay muchas otras formas de forzarte a ti mismo a trabajar hacia tus objetivos.

Y tú, ¿cómo convertirás al miedo en tu amigo? ¡Escríbenos en los comentarios!

Vía: Gananci