Como vender consultoria on-line en 3 etapas

En este post quiero hablarte de una hoja de ruta donde veremos tres sencillas etapas por las que vas a pasar cuando crees tu negocio digital.

Porque si, existen tres etapas y te las voy a contar para que te puedas preparar de la mejor forma posible para vivir lo que te espera en este camino.

Allá vamos.

Esta hoja que voy a compartir contigo es la hoja de ruta que vas a tener que seguir si nunca has vendido absolutamente nada en tu vida o en un negocio.

Voy a detallarte estas tres etapas.

Pero antes, una advertencia previa.

Crear un negocio digital es un acto de fe.

No existen garantías, nadie te puede decir si va a salir bien o no.

Esto es igual que la vida, igual que cuando te casas, que cuando tomas la decisión de tener hijos o de comprarte una casa.

No tienes ninguna garantía de que estos proyectos vayan a salir bien.

Y esta es exactamente la misma actitud que debes tener con tu negocio online.

Es un acto de fe que tienes que tomar.

Una decisión y sobre todo, el compromiso de crear un negocio de verdad y hacerlo funcionar.

Y lo más importante de todo, que este negocio al final tenga la capacidad de transformar tu vida.

Vamos ya con las 3 etapas:

1. Etapa “El pantano de las ideas”:

Es el momento en que ya has visto información por internet  y de repente te das cuenta que hay un mundo completamente nuevo y alucinante que tiene la capacidad de transformar tu vida.

La mayoría de las personas, cuando descubren que se puede trabajar desde internet y disfrutar de una vida mucho más libre, vendiendo conocimientos y ayudado a los demás, se preguntan: “Dios, ¿para qué estoy trabajando para una empresa?.

¿A quién le importa lo que estoy haciendo?.

¿Por qué nunca me dan las gracias por mi trabajo?.

Cuando podría estar terminando de construir mi vida profesional, disfrutando de libertad y trabajando a la vez con una conexión a internet”.

Este es el mensaje que tiene la capacidad de despertar en ti un deseo completamente poderoso.

La primera fase por la que pasas es esta, el pensar: ¿Y si me meto en este tema e intento construir un negocio digital basado en algo que yo tenga y que pueda ofrecer a los demás?

Es normal que lo primero que se te pase por la cabeza sea: Yo no valgo para esto.

No tengo ni idea, no tengo habilidades especiales, no estoy especializado, no veo qué servicios puedo vender.

Esto pasa porque tienes la mala costumbre de no mirar las cosas que haces bien.

Seguramente seas una persona que tiende a ser perfeccionista, siempre te falta algo.

Siempre miras lo que te falta para llegar a la perfección y nunca consideras todas las cosas que ya haces bien.

Lo cual es completamente normal.

Al principio, no te debe extrañar que no tengas las ideas claras o incluso que te encuentres con que tienes demasiadas ideas.

Este es uno de los principales problemas con los que te puedes encontrar.

Tanto si te pasa una cosa u otra, tienes que poner una regla aquí.

Esta fase inicial, el pantano de las ideas, es una trampa letal.

Muchas personas se encuentran presos en este pantano de ideas y no salen nunca de ahí.

Ponen el modo de sobre analizar en bucle las propuestas que tienen en mente y esto lo hacen día tras día y semana tras semana y no son capaces de salir de ahí.

Para salir de este bucle debes marcarte un horizonte temporal.

Máximo 15 o 30 días para empezar a atacar una idea posible negocio.

Porque tienes que entender que esta es la fase inicial.

Y que aunque es una fase interesante de introspección y de ideas nuevas, en algún momento tienes que arrancar con la mejor idea posible y hacer el camino para saber si esto va a funcionar o no.

Yo llego a personas que me dicen que me siguen desde el año 2010 pero a los que realmente nunca he visto en ninguna de mis formaciones.

Y ahí siguen con la idea de construir algo y todavía no lo han hecho.

Ha pasado ya una década.

No quiero que esto te pase a ti también.

Date un tiempo ilimitado para hacer este análisis.

Deberías seguir un método para tratar de dejar fluir tus ideas.

Y para analizarlas bien y así ver cuales son las que más te gustan para poder montar  tu negocio digital.

Y a partir de ahí arrancar con el camino.

La etapa del caos creativo

Ahora vamos con la segunda etapa una vez que has completado la de crear tu negocio digital.

En la etapa del caos creativo seguramente estés captando tu primer cliente o tus dos primeros clientes.

Pero no tienes ni idea de cómo entregar la solución.

La has vendido, casi ni te crees haberlo hecho pero lo has conseguido, te la han comprado y a partir de ahí tienes que entregarla.

En estos primeros proyectos, con estos primeros clientes, vas a hacer un montón de cosas completamente inútiles, vas a meter la pata, tenlo claro.

Meter la pata forma parte del proceso.

Uno de los principales problemas de esta etapa es añadir demasiado valor.

Te pones a trabajar y a trabajar y al final el cliente se siente abrumado.

Pero no quiere todo esto que le has dado.

Tan solo te había contratado para resolver un pequeño problema, ojalá lo hayas logrado.

Al principio de esta fase del caos creativo, te das cuenta que estás trabajando demasiado.

Párate un momento a revisar un poco lo que estás haciendo.

El orden en el que estás haciendo las cosas.

Tienes que ver la secuencia de las cosas que tienes que hacer para que el cliente vaya pasando de un hito al siguiente y al final completar el recorrido y llegar a la meta.

En estos tres o cuatro primeros proyectos es donde vas afinar tu método de entrega, y es lo que llamo yo el caos creativo.

Porque al principio todo será demasiado intenso, pero al final el propósito es que el cliente consiga lo que él esperaba de ti cuando te ha contratado.

La etapa de la maestría

La tercera etapa, una vez que ya has ejecutado tu método con tres o cuatro clientes, es “la etapa de la maestría”, en la que ya tienes clara tu misión en el mercado.

Y ya entiendes mucho mejor cómo puedes ayudar a la gente.

Y sobre todo empiezas a tener tu método de entrega, una serie de pasos a seguir para ejecutar la entregar tu servicio a tus clientes.

Este es un método básico, pero por lo menos no estás del todo perdido con lo que tienes que hacer.

Y quizás en esta etapa de la maestría, ya confirmas tu misión, porque ya te crees capaz de crear un negocio digital.

Y porque ya has conseguido al menos cinco clientes y estás trabajando con más clientes.

A lo mejor en esta etapa ya se activa un poco el boca a boca.

Lo estás haciendo cada vez mejor y tus clientes obtienen cada vez más resultados.

Estas son las tres etapas por las que vas a tener que pasar, sí o sí, no hay forma de saltarte alguna.

¿Cuánto tiempo tienes que estar en cada etapa?

Esto es muy variable.

Pero si quieres ser completamente honesto contigo mismo, depende del tipo de proyectos que entregues, de la complejidad que tienen estos proyectos  y sobre todo, de tus habilidades y capacidad de entregarlas.

Ojalá ya hayas tenido la capacidad de entregar  proyectos bajo el umbral de una empresa.

Por ponerte un ejemplo, si has trabajado en campañas de Facebook Ads para una agencia digital, te será mucho más fácil vender tus proyectos a tus clientes, porque ya tienes una estructura de trabajo marcada.

Pero aun así vas a tener que pasar por todas estas etapas.

Creo que entre tres a seis meses es el tiempo que necesitas para poder superar esta etapa inicial.

Con lo cual el mensaje es mucho más rápido que lo que te cuentan por ahí.

Al principio lo fundamental es elegir un solo colectivo, un público, un target al que te vas a dirigir.

Este target debe tener un problema y una sola solución.

No deberías ofrecer varias soluciones en estas tres etapas, es la mejor forma de generar aún más caos.

Y además seguro que morirías en el intento de crear tu negocio digital.

Una sola solución.

Un solo target.

Tienes que hacer de alguna forma que tu solución enganche con el mercado y que tengas tú la capacidad de entregarla.

Con lo cual no tienes que esperar una media de tres años para conseguir tus primeros clientes.

No.

No tienes que construir un infoproducto para empezar a vender.

Deberías vender servicios, esto es mucho más inteligente, mucho más rápido.

Y además vas a aprender mucho más de la interacción con tus clientes al principio.

No necesitas tampoco una reputación 10 o ser un súper experto para empezar a vender.

La clave está en identificar qué problema que vas a resolver.

Y sobre todo resolver el problema mejor que los demás competidores del mercado.

Créeme que por poco que estés atento a lo que está pasando en el mercado detectarás que hay un montón de clientes insatisfechos en el mundo digital.

Basta con elegir un problema que vas a resolver y resolverlo mejor que la competencia.

No hay más, no es complejo, se trata de decidir.

Toma acción.

Escrito por 

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.