Quizás te hayas percatado o, quizas, te ha pasado desapercibido por la vorágine que supone el día a día.

Sin embargo, el acceso constante a datos, notificaciones e información en general pueden afectar negativamente a nuestra productividad.

La mayoría de nosotros comenzamos el día enganchados a nuestros teléfonos y perdiéndonos en una corriente de notificaciones e información.

Tres cosas para aprovechar mejor el tiempo y mantenernos enfocados en el trabajo

  • Comienza bien su día

En lugar de empezar el día revisando el email o el whatsapp, es conveniente que durante los primeros 20-30 minutos del día los dediques a tu persona y a planificarte el día.

  • Planifica tus tareas diarias

Aprovecha los ritmos naturales de su cuerpo. Concéntrate en tareas complejas y creativas por la mañana y organiza las reuniones por la tarde.

  • Organización

Un ambiente de trabajo ordenado favorece nuestra productividad y a tener una mente más despejada. De hecho, esto no solo es aplicable a tu mesa de trabajo, sino también al escritorio de tu PC, manteniendo despejado y organizado con carpetas en lugar de con ficheros aleatorios u organizando la pantalla de inicio de tu móvil solo cn aquellas apps indispensables y más importantes, desactivando aquellas que resultan más accesorias.

Realmente improvisar el día a día puede resultar bonito y apasionante, sin embargo, castiga drásticamente a nuestra productividad, por eso, cuánto más organizado y planificado tengamos nuestro espacio y tiempo de trabajo, mejor nos irá y con menos esfuerza.

Un artículo publicado en Pymes y Autónomos