Pues eso, ¿no crees que ya ha llegado el momento? Deja de ser invisible. Es una de las cosas, incluso me atrevería a decir que la principal, que más nos preocupan. Es frustrante ver que tus esfuerzos por destacar y sobresalir no obtienen frutos y que, semana tras semana, tus ganas se van quedando por el camino.

Créeme, te entiendo. Y no lo digo de boquilla. Sé lo que es estar metido en la rueda del trabajo frenético y a deshoras con resultados escasos (y eso siendo generosa).

Casi te diría que es lo único, incluso para alguien optimista por naturaleza, que me ha quitado el sueño y me ha hecho sufrir.

No existe la fórmula mágica

Me encantaría poner una frase ingeniosa con resultado espectacular pero me temo que no va a ser así. Este es un problema que vamos a intentar solucionar desde dos frentes: exterior e interior. ¡Comienza la batalla!

  • Frente exterior:
    • Te guste o no el mundo es digital, las redes sociales están a la orden del día y tienes que estar ahí. No valen las excusas de “es que soy tímida” o “yo no soy de esta época”; esas me las sé todas y he descubierto, de manera dura, que no queda otra. Eso no quiere decir que haya que tener presencia en TODAS las redes sociales, sólo en aquellas en las que esté tu público, cliente, lector u oyente ideal. Y cuidadito con lo que haces. Vamos a tomárnoslo como una parte más de nuestro trabajo y no como un patio de recreo.
    • Lo habrás oído ya hasta la saciedad, pero NO te fijes y pretendas copiar aquello que funciona. Piensa en las cosas que te llaman la atención. ¿Por qué lees lo que lees o miras lo que miras?. Sólo puede ser por dos motivos, o bien el contenido parece hecho justo para ti, o bien la persona de la que proviene tiene algo que te atrae.
      Escribe, graba, fotografía con alguien específico en mente. No tengas miedo a no gustar, no puedes atraer a todos. Sé original y creativo. Eres como eres, explótalo.
    • Reutiliza tu contenido. Abre tu mente. No sólo existen los blogs o las redes. Hay vídeo , audio,… Cada uno tenemos diferentes capacidades y fortalezas, apuesta por aquello que se te da bien.
    • Mantente despierto. El mundo va a una velocidad endiablada. No te duermas en los laureles. Es reinventarse o morir. Tú eliges.

Si prefieres escucharme puedes hacerlo desde el reproductor que está justo debajo o suscribiéndote de forma gratuita a “Cómo comenzar a vender online” a través de iTunes.

Lo que pasa dentro influye (mucho) en lo que ves fuera

  • Frente interior:
    • Seguro que te ha pasado alguna vez y te has “cazado” analizando con lupa lo que hace Fulanito o Menganita y pensando por qué $%!#R le irá tan bien si no sabe hacer la o con un canuto. O pensando que no te extraña que venda porque conoce a mucha gente y le invitan a todos sitios. ¿No? Es verdad y lo sabes 😉 ¿Y si, para variar, cambiásemos la forma de mirar?
      Aquí está nuestro frente interno. Nuestra propia batalla, la más difícil. Esa mentalidad NO te llevará a ningún sitio. Te ata y te impide avanzar.
    • Concéntrate en quererte, en gustarte, en ver todo aquello bueno, abraza tus diferencias y muéstralas. Nadie regala nada y todo el mundo tiene sus momentos pero sólo depende de ti salir adelante. No pienses nada más que en tu camino. Mira hacia los lados para aprender no para juzgar y respira hondo y cuenta hasta 100 muchas veces.

¿Qué te parece? ¿Nos ponemos las pilas y empezamos, juntos, a sacar la cabeza? Sé que puedes, ¡ánimo!

Un artículo escrito por Pepa Cobos