El coworking gana cada vez más adeptos en el sector hotelero

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, el coworking está trascendiendo a las oficinas. Las nuevas formas de trabajar piden flexibilidad y una fuerza laboral móvil. Por eso, un número creciente de hoteles está empezando a involucrarse en esta tendencia de flexibilizar espacios, transformando lugares infrautilizados en zonas comunes o espacios de coworking modernos y funcionales.

El hotel Schani en Viena fue pionero en apostar por estos espacios de trabajo compartido. Su objetivo fue siempre conectar a personas de diferentes nacionalidades con los negocios locales. Una combinación perfecta entre ocio y trabajo sobre la que giró todo el diseño y la decoración del hotel.

En España, uno de los ejemplos más demandados es el de La Cocotera en Tarifa. Este hotel boutique dispone de habitaciones compartidas con literas, con un toque muy vintage. También se pueden reservar apartamentos-estudio con baño privado. Aun así, lo más llamativo de este pequeño alojamiento son sus espacios comunes, azotea incluida (foto de portada), todos ellos destinados al coworking, con Wifi, sillas, escritorios e impresora.

Pero el alojamiento va un paso más allá. No es turismo MICE, es mucho más. Es un alojamiento donde prima el bleisure, pues más allá del trabajo, los huéspedes pueden disfrutar de puntos de venta de entradas o de masajes. Además, es un hotel pet-friendly.

Tendencia en Estados Unidos

En Estados Unidos, cada vez son más los hoteles que se suman a la fiebre del coworking. Por ejemplo, el hotel Virgin en Chicago cuenta con un modelo de bono mensual para su espacio de coworking, el Virgin Commons Club, que incluye bar, salas privadas de reuniones, bebidas gratuitas, biblioteca, Wifi e impresión inalámbrica.

Otro ejemplo es el Ace Hotel de Nueva York, cuyo vestíbulo atrae a coworkers de todo el mundo para disfrutar de sus puntos de trabajo común y su bar, que sirve brownies sin gluten y café.

Estos espacios están diseñados para atraer a grupos amplios de trabajadores, no solo ejecutivos de postín, sino para aquellos trabajadores freelance que busquen un lugar tranquilo donde trabajar o responder sus correos.

A medida que más empresas adoptan políticas de trabajo flexible se requiere de este tipo de espacios para que los empleados puedan optimizar al máximo su tiempo. Además de que sirve también para poner en común a muchos emprendedores, deseosos de compartir ideas y conocimientos en un entorno social.

«Desde el punto de vista de un hotel, puede ser una gran oportunidad», indica Lauro Ferroni, que dirige la investigación de mercados de capital de JLL, a Hotel-online. «El coworking tiene una gran demanda, por lo que cualquier intento serio de los hoteleros por capturar parte de esa demanda resultará, probablemente, fructífera».



La evolución del lobby

Los nuevos tiempos han traído también un cambio en la estructura del lobby. El vestíbulo se ha convertido en una zona privilegiada para transformarse en un espacio de coworking, el cual no está dirigido solo al huésped, sino también a los emprendedores locales.

Gracias a este tipo de iniciativas, los hoteles obtienen nuevos ingresos en los momentos más tranquilos, como suelen ser la mañana y la tarde. Asimismo, las personas que buscan trabajar en un lugar tranquilo encuentran comodidad, internet, enchufes, impresoras y comida y bebida en un mismo espacio.

De hecho, hay hoteles que no cobran una tarifa especial a sus coworkers, como por ejemplo el Ace Hotel de Nueva York. Según los defensores de esta decisión, el hecho de que el hotel esté lleno atrae a más gente, multiplica los ingresos del bar y, a la vez, impulsa la imagen de marca. Es decir, si los coworkers del Ace Hotel disfrutan del buen trato de esta cadena, probablemente la elijan cuando necesiten alojarse en otra ciudad.

En definitiva, la industria hotelera tiene que velar por ofrecer servicios de alta calidad para crear una buena experiencia de usuario y eso es lo que pide la nueva fuerza laboral de los lugares donde trabaja, ya sea una oficina tradicional, el lobby de un hotel o un espacio de coworking al uso.

Marriott, Sheraton y cada vez más…

Cada vez son más las cadenas que deciden apostar por el coworking en alguna de sus marcas. Por ejemplo, en el moderno Moxy by Marriott, con hoteles en Estados Unidos, Europa y Asia, han rediseñado los espacios comunes para que los huéspedes puedan trabajar y descansar, pero también el público en general.

De igual forma, la cadena Sheraton ha renovado el lobby de más de 400 hoteles para que estén equipados de todas de corriente, puertos USB y otro tipo de necesidades que puedan tener los coworkers.

Otros hoteles como The Hobo en Estocolmo van un paso más allá y cuentan ya con un área específica llamada SPACEby destinada a que los emprendedores que trabajan en su lobby puedan presentar sus productos y servicios.

Opciones de pago

Aun así, la mayoría de los hoteles que ofrecen este servicio, cobran por él. Algunos cobran por hora por ocupar espacios destinados al coworking, otros como el ya mencionado hotel Schani cobran unos 100 dólares por trabajar diez días en su vestíbulo.

En La Cocotera cobran 5 euros al día a los huéspedes (35 euros a la semana, 150 euros al mes o 2,50 euros la hora) y 10 euros a los visitantes (50 euros a la semana, 180 euros al mes o 2,50 hora). El pago incluye café, té y leche gratis y un espacio donde cocinar su propia comida. También pueden disponer de taquillas y diferentes espacios para el trabajo, algunos con vistas a Marruecos.

En otros hoteles como el NEST de Dubai, los coworkers que pagan el acceso pueden usar también el gimnasio, nadar en la piscina del hotel o tomar café gratis, todo ello mientras comparten ideas y proyectos con otros emprendedores en un ambiente elegante a la par que flexible.

En definitiva, varias son las fórmulas, pero casi todas culminan con éxito. Los hoteleros lo saben y por eso son cada vez más los alojamientos que se suman a la fiebre del coworking, adaptando espacios en desuso o rediseñando el vestíbulo para atraer, ya no solo a los cada vez más trabajadores nómadas, sino a aquellos emprendedores locales que buscan de un sitio donde impulsar su creatividad.

Vía: Tecnohotel

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.