Tomar las riendas de tu vida, abrir un blog y vivir de él no es fácil.

Al contrario, es muy difícil y da mucho miedo. Es tan, tan difícil que muchas personas se quedan ancladas en la fase de la excusa:

  • “No seré capaz porque no sé nada de tecnología”.
  • “Eso es para otros”.
  • “Soy demasiado mayor”.
  • No tengo tiempo“.
  • “No soy suficientemente experto en mi temática”.

Todas son igual de absurdas y tienen el mismo objetivo: autoengañarte haciéndote pensar que tu zona de confort es lo mejor para tu vida.

Todas ellas son excusas para reafirmarte en tus miedos y no intentar ir más allá.

Y de todas, la más usual y por la que más me suelen preguntar es la que tiene que ver con el complejo de inferioridad del blogger novato.

¿Te has escuchado diciendo frases como estas?

  • “Yo es que llevo muy poco tiempo en esto”.
  • “Necesito leerme (número X) posts más antes de lanzarme”.
  • “Tengo que hacer (número X) de cursos antes de crear mi blog”.
  • “No sé lo suficiente de este tema”.

Pues siéntate en mi diván de psicólogo blogger porque hoy vamos a desterrar todos esos complejos absurdos. Vamos a comprobar algo que te estás negando a ver:

YA estás preparado para lanzar tu blog porque YA eres un experto mínimo viable en tu sector.

¿Quieres saber de qué te estoy hablando?

Pues vamos a ello.

¿Por qué te interesa ser un “experto”?

Empecemos por el principio: ¿cuántas veces has leído un post en el que aparece la coletilla “esto te posicionará como un experto en tu sector”?

Seguro que unas cuantas veces. Y en Lifestyle al Cuadrado también.

Pero ¿te has planteado por qué es tan importante convertirse en un experto? ¿Por qué como blogger este debe ser uno de tus máximos objetivos?

Para mí hay 5 ventajas principales.

#1 Ya no sales a cazar clientes, te encuentran

No sufres buscando nuevos clientes a los que vender tus productos o servicios. Son los clientes los que te buscan y vienen a por ti. Han conectado con tu historia y tú eres su elegido.

Para muchos negocios el proceso de captación de posibles clientes nuevos suele ser muy traumático. Por ejemplo, si vendes servicios tecnológicos tienes que visitar a clientes que no conoces o ir a ferias donde te inflarás a hablar con desconocidos.

Peor aún si estás a la cabeza de un negocio unipersonal.

A ti te gustaría asistir a estas ferias, pero no tienes presupuesto. Te gustaría visitar a estos posibles clientes, pero no los tienes en cartera.

Sin embargo, si eres un experto ya no tienes que sufrir estos males. Ya eres conocido y la gente llega a ti.

Normalmente esto se suele dar por varias circunstancias:

  • Te conocen porque la gente habla de ti.
  • Has conseguido posicionarte y te encuentran en Google.
  • Te escuchan en un programa de radio o te leen en la prensa.
  • Tu estrategia de guest posting y entrevistas te ha hecho ganar visibilidad.

Para cualquier negocio que sea el cliente el que da el primer paso es la mejor situación inimaginable. Ya no hay miedos, ya no hay nervios y te sientes seguro porque ves que esa persona confía en tu criterio.

#2 Tus ventas se disparan porque “tú” eres un valor añadido

A los expertos no les cuesta tanto vender y pueden subir sus precios sin problema (siempre con unos límites). Su marca personal ha crecido tanto que para los clientes colaborar con ellos es una oportunidad única.

A un experto nunca se le ve como un gasto sino como una inversión.

Se les visualiza como una especie de “dioses” que todo lo que tocan se convierte en oro. Su marca personal es tan potente que su criterio se reverencia. Son la respuesta a todas las preguntas.

Suena exagerado, pero es así.

¿Y que es lo que la gente compra?

Soluciones a sus problemas.

#3 Otros negocios van a querer contratarte

Los centros de formación y los organizadores de eventos buscan a expertos con los que llenar sus carteles. Y como no, los ponentes reciben una cuota por su participación.

Porque los que organizan eventos y formaciones tienen la misma preocupación: llenar el aforo de asistentes.

Y la gente no va a pagar por ver a alguien que no conocen ni en su barrio. La gente paga por ver a personas con notoriedad y credibilidad.

Más allá de la venta de tus propios servicios y productos, generarás nuevos ingresos en concepto de formaciones organizadas y charlas en eventos.

#4 Todos te irán dando más visibilidad

Imagínate una bola de nieve que baja rodando por la montaña. ¿Qué le ocurre a esa bola?

Que cada vez se hace más y más grande. Solo tiene que seguir rodando para crecer más y más.

Pues esa bola es igual que la visibilidad de los expertos. Cada vez crece más y de forma más fácil.

Cuanta más visibilidad, más peticiones de entrevistas recibirá para aparecer en otros blogs . Y no solo en blogs, los medios convencionales también se fijan en los expertos y les dan difusión. 

Y luego claro, usan los logos de estos grandes medios en su blog para poder consolidar su autoridad. Porque cuando un lector vea esos logos sabrá que está ante alguien conocido.

De forma inmediata, su percepción de la persona cambiará a algo más positivo.

Así funciona el cerebro humano. Y si no me crees, echa un ojo a las leyes de la persuasión de Cialdini.

#5 – Formarás parte de un club V.I.P.

Los expertos se atraen entre sí y generan nuevas oportunidades de negocio entre ellos. Opciones hay miles:

  • Portales colaborativos.
  • Formaciones in-company.
  • Servicios avanzados que te van a permitir escalar más tus ventas y el impacto de tu oferta.

Estos son los 5 beneficios que obtendrás si te conviertes en un experto. Pero no olvides que si estás sentado en el diván no es por esto, sino por tu complejo de inferioridad como blogger novato.

Ha llegado la hora de que te hagas algunas preguntas.

¿Qué significa ser un experto?

Creo que esta discusión es necesaria y vamos a abordarla ahora mismo.

#1 ¿Un experto es un gran un técnico?

Si asociamos la palabra experto a “especialista”, un experto es alguien superespecializado en una disciplina. Me da igual de que sector sea, puede ser un músico, un deportista o un profesional en un ámbito técnico.

¿Y cuándo podemos considerar que alguien es un superespecialista de su materia?

Para responder a esta pregunta, Malcom Gladwell creó la regla de las 10.000 horas.

Malcom es el autor  de un libro que se llama “Fuera de Serie”. Y en ese libro, Gladwell estima que son necesarias  unas 10.000 horas para que alguien se convierta en un top experto de primer orden.

Piensa que en un año se estima que alguien con una jornada laboral completa trabaja entre 1.500 y 2.000 horas. Esto significa que para poder considerarte un especialista de tu materia debes trabajar 5 años full time.

Pero hay que tener cuidado con esta definición, ya que de este tipo de “expertos” solo sabemos que son personas ‘hipertécnicas’. Tipos muy brillantes a la hora de desempeñar su trabajo.

Sin embargo, esto no implica que sepan transmitir su conocimiento al mercado. De hecho, es habitual que estas personas se conviertan en “expertos mendigos” que no ganan ningún dinero más allá del sueldo de su empresa.

#2 ¿Un experto es un personaje público?

Un personaje público es alguien que aparece cada vez más en los programas de televisión o de radio.

Por algo será, ¿no?

Piensa en un talkshow donde aparecen varios expertos. Este es el tipo de programa favorito de los grandes medios. Un plató con 2 personas que tienen puntos de vista opuestos y que cuanto más violento y teatral sea el debate mejor.

Esto es lo que asegura unos niveles altos de audiencia y el motivo por el que los medios tienen mucho interés en recurrir a expertos.

¿Crees que la gente que aparece en los “debates” de prensa rosa son expertos?

Te dejo responder solo.

Pero aparecer en los medios no siempre es malo. También tienes la opción de escribir un  artículo o que te hagan una entrevista.

Este sería el “experto comunicador”: un experto comunicador en divulgación de información pero que no está tan hiperespecializado en su materia. Justo lo opuesto a lo que teníamos en la definición anterior.

¿Por qué será que siempre ponemos a parir a las personas más visibles de nuestro gremio?

  • Punset es la risa del mundo científico.
  • Arguiñano el peor cocinero para los cocineros vanguardistas españoles.
  • Dans es el peor bloguero tecnológico del mundo.
  • Mejide un fantoche maleducado de programas de TV polémicos.

Lo dejo por ahí para tu reflexión.

Más allá de su dominio técnico de la temática, para mí estas personas sí están haciendo las cosas de una forma excepcional. Sin contar que los que critican no entienden a qué se dedican.

El hecho es que están en todo lados.

Bien visibles.

¿Y dónde están los que les critican?

No existen porque son invisibles.

#3 ¿Un experto es un charlatán?

Pongamos sobre la mesa ciertas cuestiones:

  • Hay gurús que no aciertan ni una vez con sus predicciones.
  • Las redes multinivel y esquemas de dinero fácil se siguen aprovechando de la “PON TÚ EL NOMBRE” de la gente. Solo hablan de fama, dinero y poder, pero del trabajo y los sacrificios ni hablar. Siempre hay gente que se aprovecha prometiendo cosas que no se conseguirán.
  • También hay expertos del “copiar y pegar” y que se aprovechan sin vergüenza alguna de lo que hacen los demás.

No es nada nuevo.

Hay muchos expertos vendedores de humo…

Yo he conocido a auténticos vendedores de enciclopedias que cobraban sueldos de ministros africanos como socios de grandes consultoras. Tipos peligrosos que lo vendían todo sin preocuparse por la calidad del resultado. Y es que también daba igual el coste humano para la plantilla de consultores que iban a realizar este proyecto sin sentido.

Mentían como bellacos porque solo les importaba el resultado.

Trabaja el que vende.

¿Será esto un experto?

¿Un tipo que convence con sus palabras y vende una y otra vez?

¿Un encantador de serpientes que arrasa con todo a su paso y que deja sal sobre la tierra que va pisando?

Seguramente, por desgracia, hay parte de verdad en esto.

#4 Conclusión: la definición de experto es subjetiva

Cada persona lo verá desde el prisma que más le interesa y pensando en sus propias necesidades. Pero si quieres posicionarte como un experto, vas a necesitar dominar las 3 facetas que hemos visto:

  1. Habilidades técnicas, algún tipo de Know How.
  2. Habilidades para comunicar ideas al mercado.
  3. Habilidades para vender (la marca personal que no vende es un farol).

Lo fundamental es que entiendas que ser experto no es algo absoluto. Siempre es algo relativo.

Piensa en el siguiente ejemplo.

Una persona que en estos últimos 3 meses ha instalado 15 blogs de forma gratuita a su red de amigos. De alguna forma, esta persona sí es un experto frente a otras personas que nunca han instalado un blog. Esto es un hecho.

Otra cosa muy distinta sería si esta persona intentase posicionarse en el mercado como el mayor experto en marketing para blogs. No tendría ningún tipo de credibilidad.

A la hora de posicionarte como un experto tienes que pensar frente a qué público quieres posicionarte y ser coherente con tu momento actual.

Así que tu pericia como experto es relativa, ya que tu credibilidad siempre va a girar en función del público que elijas.

Tú puedes verme ahora como un experto en marketing  para blogs y en negocios online, pero yo también tengo a otras personas a las que sigo y a quienes considero expertas.

Tu objetivo: el experto mínimo viable

Tú no necesitas transformarte en un experto como cuando piensas en un músico o en un deportista. No se trata de competir en los Juegos Olímpicos o en los Emmy Awards de la MTV. No es lo que te toca.

Tú lo que tienes que lograr es el nivel suficiente de pericia para posicionarte como experto en el mercado y lograr tus objetivos.

Fíjate en el siguiente dato:

Esa es tu oportunidad.

No necesitas ser el experto nº 1 del mundo de un tema. Tu reto es conseguir la destreza suficiente para ser percibido por tu audiencia como un experto.

Tu complejo como blogger novato se debe a que te estás fijando en personas que están posicionadas por encima de ti. Déjate de rollos y céntrate en tu cliente ideal.

Ya te lo dije en este post sobre cómo mantener una actitud emprendedora: todos tenemos un hueco en el mercado si tenemos claro a quién nos debemos dirigir.

¿Y sabes dónde te encontrarás dentro de 5 años?

Nadie lo puede saber a ciencia cierta, pero si has sabido escalar poco a poco verás que:

  • Estás muy cerca de alcanzar las 10.000 horas de Gladwell.
  • Tu capacidad de comunicar ha aumentado de forma increíble.
  • Te has ganado una credibilidad y las ventas ya no son tan difíciles.

Pero todo pasa por empezar siendo un experto mínimo viable de tu sector.

6 rasgos comunes para transformarte en un blogger respetado

Ahora que ya te has levantado del diván y te has puesto a trabajar tu marca personal, quiero enseñarte cómo hacerla crecer.

Quiero que veas cuál es el perfil que debe tener un blogger que aumenta su credibilidad cada día y se convierte en un nº 1 del sector.

#1 Ser útil

Es decir, aportar valor. Y para mí la definición de aportar valor significa ayudar a la gente.

Y para conseguirlo deberás:

La clave del éxito de cualquier blog reside justo en esto. Aporta tu conocimiento para ayudar a los demás a conseguir lo que tú has alcanzado.

#2 Ser creíble

La credibilidad es otro aspecto fundamental. Olvídate de pretender, controlar, fingir o manipular. No tiene sentido porque la gente no es tonta. La puedes engañar una vez, pero no 2.

Trata de ser auténtico y coherente. O lo que es lo mismo, habla de lo que conoces y dominas.

Y cuando no sepas algo, sé sincero y reconócelo de forma abierta.  A la gente le gustan las personas auténticas y reales. Nadie se cree que exista alguien que lo sepa todo y que nunca se equivoque.

Hasta los superhéroes realistas tienen más éxito que los “impresionantes”. En la Wikipedia Batman es la página 520 en el ranking de visitas, mientras que Superman es la 1907.

Batman es humano y realista. Superman es un hombre perfecto, invencible, fuerte y que viaja a otros planetas.

Sé Batman, no seas Superman.

#3 Ser cercano

Las ventas siempre se hacen de persona a persona. La realidad es que solo compramos productos y servicios a la gente con la que nos sentimos cercanos, afines o parecidos.

Es fundamental que consigas que la gente conecte contigo en tu blog. Veamos unas cuantas ideas:

  • Pon fotos para que la gente pueda ver quién eres.
  • Escribe un “Sobre mí” que llegue.
  • Cuenta anécdotas personales en las redes sociales.
  • Contesta los emails y comentarios que te escriban.

Este es uno de los aspectos peor trabajados en la red por los freelance.

Toda la gente que vende de forma tradicional sabe que el contacto directo con el cliente es lo más importante a la hora de cerrar un trato. El impacto de la cercanía sobre tu cuenta de resultados es inmenso.

#4 Ser profesional

No basta con demostrar que sabes mucho de un tema. Un experto es una persona que domina su materia y sabe cómo gestionar todos los procesos de su trabajo:

  • Es serio.
  • Cumple con los objetivos de sus clientes.
  • Responde al teléfono.
  • No cambia los precios en la mitad del proyecto.
  • Explica cómo trabaja y fija unas fechas.

Si cumples con todo esto, la experiencia de colaborar y de trabajar contigo es positiva. Y esto también es una forma de destacar frente al mercado porque hay un déficit de buena atención al cliente en España.

Tienes toda una ventaja competitiva para diferenciarte de tus competidores y poder hacerlo mejor que ellos.

#5 Experimentar más que nadie

Los verdaderos expertos tienen una capacidad increíble de crear ideas nuevas. Son prácticos y eficaces a la hora de gestionar toda la información. Si algo no funciona, abandonan muy rápido y se centran en lo que sí da resultados.

Y si son capaces de hacer algo así es porque son humildes. Capaces de aceptar un error y seguir probando ideas nuevas. No paran de experimentar una y otra vez.

El conocimiento verdadero nace de la práctica y de acompañar a los clientes en sus proyectos:

  • Un formador ‘full time’ no es un experto. Sólo es la versión humana de un manual de usuario.
  • Un conferenciante ‘full time’ tampoco. Quizás lo haya sido, pero para que siga siendo efectivo tiene que seguir experimentando.

En la red no necesitas afirmar sino demostrar.

Comparte tu experiencias con tu audiencia, explica lo que haces paso a paso y enseña tus resultados. Esa es la actitud de un verdadero experto.

#6 Conocerse como persona

Estoy convencido de que los expertos que venden bien su propuesta de valor son personas que se han encontrado. Si la persona es capaz de entender y ser objetivo con todas sus capacidades puede crear un perfil completamente innovador.

Una persona no solo es buena en una única cuestión. Busca dentro de ti cuáles son tus otros potenciales e incorporarlos a tu mensaje.

Si tienes la capacidad de juntar todas tus habilidades en tu propuesta de valor, la probabilidad de éxito se dispara.

Te voy a contar la historia de Eric Antoine, un mago humorista muy conocido en Francia:

  • Era un buen mago, pero no de los mejores.
  • Era un buen humorista, pero no de lo mejores.

Le costaba mucho encontrar trabajo. No le contrataban ni de mago ni de humorista.

En cambio, hoy triunfa porque es el primer mago humorista. Ha juntado sus 2 facetas para hacerse único.

¡Bingo!

Llegar a ser un experto que aporta valor pasa por un trabajo de introspección.

Siéntate un rato contigo mismo y pregúntate:

  • ¿Quién soy?
  • ¿Qué cosas hago bien?
  • ¿Qué cosas me gustan?
  • ¿Dónde destacan los demás que soy bueno?

Si juntas todos los ámbitos donde destacas es probable que tu propuesta final sea irresistible para el mercado. No pienses que solo tienes una única habilidad, seguro que posees muchas cualidades que no estás valorando y que podrían sumar puntos a tu propuesta.

A lo mejor ahora no eres capaz de ver este tipo de cuestiones en ti, pero quédate con estas preguntas dentro y reflexiona sobre ellas de vez en cuando. Poco a poco verás cómo descubres este tipo de habilidades.

Conocerse bien es clave para ayudar a los demás.

3 formas para presentarte como “experto” sin tener que mentir a nadie

Ahora queda que veas un detalle fundamental: cómo te vas a presentar al mercado como experto.

Recuerda que tu mensaje tiene que ser coherente con el público al que te diriges y con tu momento profesional.

Posicionamiento nº1: el “especialista”

Es el punto que explicamos antes con las 10.000 horas de Malcom Gladwell. Si llevas 5 años trabajando full time en un tema muy concreto es posible que ya hayas llegado hasta ese estatus de experto.

Tampoco tiene que ser tu profesión. Conozco a personas que se dedican de forma obsesiva a su afición o llevan practicándola unos 20 o 25 años. A todas estas personas también se les puede atribuir esas 10.000 horas de trabajo.

Si es tu caso, puedes posicionarte como experto porque tienes la capacidad de hablar de temas muy muy complejos.

Posicionamiento nº2: el “facilitador” o “curador”

Seguro que el término de curación de contenidos te suena. Curator es una palabra inglesa que significa “facilitador”.

Y un “facilitador” es alguien que en vez de producir contenidos (o crea en poca cantidad), lo que hace es agrupar, validar y seleccionar los mejores contenidos de su nicho para luego compartirlos.

Con esta tarea de selección y filtrado de contenidos consigues que la gente te lea porque va a ahorrar tiempo. Tus lectores sabrán que contigo van a acceder a las mejores informaciones de tu nicho.

Además, con este trabajo de curación tienes la excusa perfecta para contactar con los bloggers que tú destacas en tu blog. Es una oportunidad fantástica para hacer networking.

Si no te sientes cómodo con el posicionamiento como “experto” puedes empezar como curador.

Posicionamiento nº3: aprendiz abierto o 2.0

Este posicionamiento implica que digas de forma abierta que tú estás aprendiendo de esa temática. A este posicionamiento se le denomina “el aprendiz abierto” o “el aprendiz 2.0”.

Lo que haces es compartir tu viaje y explicar lo que vas aprendiendo poco a poco en tu blog.

Con los meses, tu propio expertise se consolidará y avanzará. Y todo ese camino que has recorrido, todo eso que has aprendido es lo que te convertirá en un referente para todos aquellos que todavía no han empezado o están dando sus primeros pasos.

Además, al tener tus vivencias muy frescas podrás dar una ayuda mucho más concreta. Tú lo acabas de vivir y estás actualizado. Otros expertos pueden haber perdido perspectiva con ese tema.

Recuerda que los completos novatos son casi el 98% de cualquier mercado. En consecuencia, posicionarte como el “aprendiz 2.0” es totalmente factible.

No necesitas el permiso de nadie ni ningún diploma

Para ser un experto no necesitas pedir permiso a nadie, tener el diploma de alguna organización del mundo o pagar 60.000 € en un MBA.

De verdad.

Sólo necesitas ayudar a la gente de forma genuina.

Y si haces esto durante 5 años es posible que te transformes en un auténtico experto en:

  1. Entender las necesidades de tu audiencia.
  2. Resolver los problemas de tu audiencia.
  3. Divertir a tu comunidad (que no todo es sufrimiento en esta vida).

Convertirte experto en estos 3 puntos es lo que te va a dar resultados. No necesitas nada más.

Fuera complejos ni nada que se le parezca.

Tú eres un experto mínimo viable en tu sector y vas a lanzar ya tu blog.

Y ahora, es tu turno: dime en qué sector te vas a posicionar como un experto mínimo viable y qué posicionamiento vas a utilizar.

Un artículo escrito por Franck Scipion